Lo que nos dice el Señor hoy (Tiempo de Semana Santa)

Tema en 'Comisión General' comenzado por Carita, 10 de Mayo de 2015.

  1. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles III de Cuaresma
    Reflexión del Evangelio
    CRISTO, tú me diste ejemplo de respetar la ley antigua, que no viniste a abolir, sino a llevar a su plenitud, con tu vida y tu palabra. Y yo quiero respetarla, amarla y cumplirla, porque la haces tuya, y “antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse”. No es cumplimiento material, es una aceptación gozosa de tu voluntad, que quiere lo mejor para mí y me señalas el camino. Glorifica al Señor, Jerusalén (Salmo 147, 12a).
     
  2. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo octavo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.233
    Me gusta recibidos:
    782
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves 19 de marzo. San José.

    Lectura del santo evangelio según san Mateo (1,16.18-21.24a):

    Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
    El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera:
    María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
    José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:
    - «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
    Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor.

    Palabra del Señor


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  3. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo octavo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.233
    Me gusta recibidos:
    782
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves 19 de marzo. San José.

    Reflexión sobre la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda


    Queridos hermanos:

    Todos tenemos un gran aprecio por la Eucaristía, y nos emociona la lectura de las narraciones de la Última Cena. Pero quizá nunca nos hemos detenido a pensar que Jesús, en buena medida, no hizo sino lo que había visto hacer a San José en el hogar de Nazaret. La cena pascual judía era una celebración de carácter doméstico, no del templo ni de la sinagoga, presidida por el padre de familia.

    José tuvo la incomparable vocación de acompañar a Jesús en su formación como judío creyente, quizá enseñarle algunos salmos, llevarle a la sinagoga, recordarle los momentos clave de la historia religiosa del Pueblo. En otra época se tuvo más devoción a San José: se celebraban “siete domingos” en su honor, y, en muchos lugares, su fiesta –casi siempre en cuaresma- era el día del “cumplimiento pascual”. Pero tal vez fue una devoción más apoyada en leyendas discutibles que en datos consistentes. Mucho de aquello ha caído, y tenía que caer. Ciertamente es escasa la información que tenemos sobre José. No sabemos si era anciano o joven, si silencioso o parlanchín (se le ha tenido por lo primero a causa simplemente de nuestra ignorancia de palabras suyas).

    Pero el evangelio, principalmente el de Mateo, nos transmite unos datos de gran interés teológico-espiritual. José es llamado “justo” y se le dice que no tenga “temor” en llevarse a María como esposa. Ese temor no puede ser sino la reverencia ante lo divino que sabe que habita en ella. Muy probablemente la traducción correcta sea: “no tengas temor… porque la criatura de que es portadora venga del Espíritu Santo” (aunque no se nos diga cómo llegó a saberlo). Para él, convivir con María será vivir en el templo; y él sabe que no es sacerdote, que no está habilitado para tal familiaridad. Este es el respeto, el “temor” religioso que practica José.

    En su conjunto, la narración evangélica que hemos oído es la invitación a José a que no se asuste de vivir permanentemente en un ámbito sagrado, él, que es un hombre “justo”, es decir, “respetuoso de Dios”. Se le encarga incluso que realice funciones de padre con el hijo de Yahvé, que no es su hijo biológico, como es la de “imponerle el nombre”, que le custodie y acompañe en su minoría de edad… Es un hermoso relato de vocación.

    Y todo culmina con la aceptación por parte de José, con la afirmación de su obediencia hacia lo que Dios espera de él. Al final del relato podría afirmarse de nuevo que era “justo”, y que, con todo el “estremecimiento” que ello le causara, dejó que Dios le condujese por caminos insospechados. Se nos invita a todos a vivir esa misma fe, al sobrecogimiento de quien se encuentra con lo sobrenatural, y a transmitir a otros esos mismos dones de que disfrutamos. E igualmente a confiar en Dios cuando nos parezca que nos propone algo superior a nuestras capacidades.

    Vuestro hermano

    Severiano Blanco cmf


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  4. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes III de Cuaresma
    Santo Evangelio
    Un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: <<¿Qué mandamiento es el primero de todos?>>. Respondió Jesús: <<El primero es: “Escucha, Israel, El Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser”. El segundo es este: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay mandamiento mayor que estos>>. El escriba replicó: <<Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios>>. Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: <<No estas lejos del reino de Dios>>. Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

    Oseas 14, 2 – 10
    Salmo 80, 6. 8 – 11. 14. 17
    Marcos 12, 28b34
     
  5. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes III de Cuaresma
    Reflexión del Evangelio
    CRISTO, “Escucha, Israel”: este es el primerísimo mandamiento que le anuncias al escriba. Como a buen discípulo, me invitas a estar siempre atento a tu palabra. Escucharte y dialogar contigo en la oración: así irá creciendo lo que quiero que sea la columna vertebral de mi vida: la amistad contigo. Cuanto mejor te conozca, más te amaré y me dejaré amar por mi Amigo del alma, el siempre Fiel. Yo soy el Señor, Dios tuyo; escucha mi voz (Salmo 80, 11. 9).
     
  6. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado III de Cuaresma
    Santo Evangelio
    Dijo Jesús esta parábola a algunos que confiaban en si mismos por considerarse justos y despreciaban a los demás: <<Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: “¡Oh Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni tampoco como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo”. El publicano, en cambio, quedándose atrás, no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: “¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador”. Os digo que este bajó a su casa justificado, y aquel no. Porque todo el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido>>.

    Oseas 6, 1 – 6
    Salmo 50, 3 – 4. 18 – 21ab
    Lucas 18, 914
     
  7. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado III de Cuaresma
    Reflexión del Evangelio
    CRISTO, nos parece exagerado leer en las vidas de los santos que se consideraban grandes pecadores y se castigaban duramente, por sus pecados y por los de los demás. A la vista de la parábola se entiende mejor. Cuando la luz de tu Evangelio ilumina todos los rincones de mi vida, veo con más claridad que hay mucho que limpiar y corregir en mi vida, para que coincida con el diseño de amor que tienes de mí. Ten compasión de mí, que soy pecador. Quiero misericordia, y no sacrificio (Oseas 6, 6a).
     
  8. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo IV de Cuaresma
    Primera Lectura
    El Señor dijo a Samuel: <<Llena tu cuerno de aceite y ponte en camino. Te envío a casa de Jesé (padre de David) el de Belén, porque he visto entre sus hijos un rey para mí>>. Cuando llegó, vio a Eliab y se dijo: <<Seguro que está su ungido ante el Señor>>. Pero el Señor dijo a Samuel: <<No te fijes en su apariencia ni en lo elevado de su estatura, porque lo he descartado. No se trata de lo que vea el hombre. Pues el hombre mira a los ojos, más el Señor mira el Corazón>>. Jesé presentó a sus siete hijos ante Samuel. Pero Samuel dijo a Jesé: <<El Señor no ha elegido a estos>>. Entonces Samuel preguntó a Jesé: <<¿No hay más muchachos?>>. Y le respondió: <<Todavía queda el menor, que está pastoreando el rebaño>>. Samuel le dijo: <<Manda a buscarlo, porque no nos sentaremos a la mesa mientras no venga>>. Jesé mandó a por él y lo hizo venir. Era rubio, de hermosos ojos y buena presencia. El Señor dijo a Samuel: <<Levántate y úngelo de parte del Señor, pues es este>>. Samuel tomo el cuerno de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. Y el espíritu del Señor vino sobre David desde aquel día en adelante.

    1 Samuel (Samuel pertenece a los libros históricos que son doce y este es el quinto. Consta de dos partes y esta es la primera. El mensaje nos aclara lo que entraña el Reino de Dios en el mundo, falto de Él. En este contexto, aparece y resalta las cualidades de David sobre todo su espíritu religioso. Todo del Antiguo Testamento) 16, 1b. 6 – 7. 10 – 13a
     
  9. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo IV de Cuaresma
    Segunda Lectura
    Antes erais tinieblas, pero ahora sois luz por el Señor. Vivid como hijos de la luz, pues toda bondad, justicia y verdad son frutos de la luz. Buscad lo que agrada al Señor, sin tomar parte en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien denunciándolas. Pues da vergüenza decir las cosas que ellos hacen a ocultas. Pero, al denunciarles, la luz las pone al descubierto, y todo lo descubierto es luz. Por eso dice: <<Despierta tú que duermes, levántate de entre los muertos y Cristo te iluminará>>.

    Efesios (Siete son las Cartas de San Pablo y Efesios es la cuarta. La Idea fundamental de esta carta es la universalidad de la Iglesia como realizadora del misterio de Cristo … todos con igualdad de derechos en un solo cuerpo, del cual, Jesucristo es la cabeza. Y el Apóstol Pablo hace un llamamiento a la unidad y a la vida en Cristo y da normas de perfección cristiana. Todo del Nuevo Testamento) 5, 8 – 14
     
  10. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Me he equivocao, puse Ordinario y es Cuaresma logicamente. Perdón
    Domingo IV en Tiempo Ordinario
    El Señor, es mi pastor, y nada me falta
    Santo Evangelio
    Al pasar, vio Jesús a un hombre ciego de nacimiento. Entonces, escupió en la tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego, y le dijo: <<Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa: Enviado)>>. Él fue, se lavó, y volvió con vista. Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban: <<¿No es ese el que se sentaba a pedir?>>. Unos decían: <<El mismo>>. Otros decían: <<No es él, pero se le parece>>. Él respondía: <<Soy yo>>. Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista. Él les contestó: <<Me puso barro en los ojos, me lavé y veo>>. Algunos de los fariseos comentaban: <<Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado>>. Otros replicaban: <<¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?>>. Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego: <<Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?>>. Él contestó: <<Que es un profeta>>. Le replicaron: <<Has nacido completamente empecatado (mal intencionado) ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?>>. Y lo expulsaron. Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo: <<¿Crees tú en el Hijo del hombre?>>. Él contestó: <<¿Y quién es Señor, para que crea en él?>>. Jesús le dijo: <<Lo estás viendo: el que te está hablando, ese es>>. Él le dijo: <<Creo, Señor>>. Y se postró ante él.

    Juan 9, 1. 69. 1317. 3438
     
    Última modificación: 23 de Marzo de 2020
  11. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo IV de Cuaresma
    Reflexión del Evangelio
    CRISTO, el ciego no te pidió nada, y tú le diste lo que más necesitaba, la vista. Te vio con los ojos de la cara y te conoció con los ojos del alma. ¡<<Creo Señor>>, que tu eres la luz del mundo y que todo lo haces bien, incluso cuando permites el dolor, la enfermedad, el sufrimiento! Como el ciego, me postro ante ti y quiero ser testigo de tu amor, pues me curas porque me amas.
     
  12. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Lunes IV de Cuaresma
    Santo Evangelio
    Salió Jesús de Samaria para Galilea. Jesús mismo había atestiguado: <<Un profeta no es estimado en su propia casa>>. Cuando llegó a Galilea, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían ido a la fiesta. Fue Jesús otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había un funcionario real que tenía un hijo enfermo en Cafarnaún. Oyendo que Jesús había llegado de Judea a Galilea, fue a verle, y le pedía que bajase a curar a su hijo que estaba muriéndose. Jesús le dijo: <<Como no veáis signos y prodigios no creéis>>. El funcionario insiste: <<Señor, baja antes de que muera mi niño>>. Jesús le contesta: <<Anda, tu hijo vive>>. El hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino. Iba ya bajando, cuando sus criados vinieron a su encuentro diciéndole que su hijo vivía. Él les preguntó a qué hora había empezado la mejoría. Y le contestaron: <<Ayer a la hora séptima (una de la tarde) lo dejó de la fiebre>>. El padre cayó en la cuenta de que esa era la hora cuando Jesús le había dicho: <<Tu hijo vive>>. Y creyó él con toda su familia. Este segundo signo lo hizo Jesús al llegar de Judea a Galilea.

    Isaías 65, 17 – 21
    Salmo 29, 2. 4 – 6. 11 – 12a. 13b
    Juan 4, 4354
     
  13. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Lunes IV de Cuaresma
    Reflexión del Evangelio
    CRISTO, los milagros espectaculares pueden ayudar a los alejados a aceptar la posibilidad de que haya algo sobrenatural. Los cristianos de a pie no los necesitan para saber que nos amas: yo me siento querido por ti, que deseas ser mi Amigo: ¿Puedo desear algo mejor para mi? Tu amistad es la base de mi esperanza. Tus milagros son la expresión de tu amor al necesitado, la manifestación de tu gloria y la confirmación de mi fe, que fue el regalo más valioso que me hiciste en mi Bautismo. Te ensalzaré, Señor, porque me has librado (Salmo 29, 2a).
     
  14. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo octavo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.233
    Me gusta recibidos:
    782
    Puntos de trofeos:
    113
    Martes 24 de marzo. Martes de la IV semana del Tiempo Ordinario

    Lectura del santo evangelio según san Juan (5,1-16):

    SE celebraba una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.
    Hay en Jerusalén, junto a la Puerta de las Ovejas, una piscina que llaman en hebreo Betesda. Esta tiene cinco soportales, y allí estaban echados muchos enfermos, ciegos, cojos, paralíticos.
    Estaba también allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo.
    Jesús, al verlo echado, y sabiendo que ya llevaba mucho tiempo, le dice:
    «¿Quieres quedar sano?».
    El enfermo le contestó:
    «Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se remueve el agua; para cuando llego yo, otro se me ha adelantado».
    Jesús le dice:
    «Levántate, toma tu camilla y echa a andar».
    Y al momento el hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar.
    Aquel día era sábado, y los judíos dijeron al hombre que había quedado sano:
    «Hoy es sábado, y no se puede llevar la camilla».
    Él les contestó:
    «El que me ha curado es quien me ha dicho: “Toma tu camilla y echa a andar”».
    Ellos le preguntaron:
    «¿Quién es el que te ha dicho que tomes la camilla y eches a andar?».
    Pero el que había quedado sano no sabía quién era, porque Jesús, a causa del gentío que había en aquel sitio, se había alejado.
    Más tarde lo encuentra Jesús en el templo y le dice:
    «Mira, has quedado sano; no peques más, no sea que te ocurra algo peor».
    Se marchó aquel hombre y dijo a los judíos que era Jesús quien lo había sanado.
    Por esto los judíos perseguían a Jesús, porque hacía tales cosas en sábado.

    Palabra del Señor
     
  15. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo octavo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.233
    Me gusta recibidos:
    782
    Puntos de trofeos:
    113
    Martes 24 de marzo. Martes de la IV semana del Tiempo Ordinario

    Reflexión sobre la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda

    Queridos.

    Las lecturas de hoy nos ofrecen dos imágenes muy hermosas: el torrente de agua cada vez más abundante que mana del santuario de Dios y que a su paso todo lo transforma en vida, y la piscina de Siloé que cura a los enfermos que pueden sumergirse en ella. Dos imágenes que simbolizan la sobreabundancia de vida que procede Dios y de Jesús, el Hijo de Dios.

    El Evangelio nos presenta a un paralítico que es curado treinta y ocho años después por el poder de la Palabra de Jesús y no por haber entrado en la piscina. Este hombre se curó por haber entrado en contacto con el Señor; y le curó de la parálisis y de algo peor “el pecado” que nos desconecta de Dios y de su proyecto, y es causa de otras parálisis personales: el egoísmo, el odio, el rencor, la envidia, la injusticia… que nos destruyen como personas.

    Cuando Jesús sale al encuentro del paralítico se interesa primero por su voluntad “¿quieres?”. Después pronuncia su palabra poderosa que le pone en pie. Dios, en Jesús, se ha acercado a los enfermos, ciegos, cojos, paralíticos, a los deseosos de sanar, de caminar, de anunciar, de cuestionar el mundo que los quiere postrados. El hecho de que Jesús ordene al paralítico curado que cargue con su camilla en sábado lo introduce en un ámbito nuevo, en el que lo importante no es saber qué trabajos puede hacer en sábado, sino liberar a las personas de todo aquello que les paraliza y les impide ser felices y vivir con dignidad y libertad. Por eso Jesús se opone con fuerza y valentía a que el pecado, las críticas o la legislación lo bloqueen en su proyecto de vida, de resurrección y salvación.

    Al hombre de hoy, y de siempre, sentado en los límites de la esperanza sin poder comprometerse con la vida, desilusionado de los demás y con frecuencia también de la religión, es al que Cristo viene a buscar allí donde se encuentre, paralizado por el sufrimiento, el pecado o por las distintas circunstancias de la vida. A este hombre Jesús le pregunta sencillamente “¿Quieres curarte? Y si como el paralítico le dice “Señor, no tengo a nadie que me eche una mano”, oirá de Jesús “Levántate y echa a andar”. No son los ritos vacíos o alguna agua milagrosa la que cura, sino el poder de la Palabra de Jesús que recrea, rompe las ataduras que nos aprisionan, y sobre todo nos libera del pecado y sus consecuencias. Jesús en el corazón del hombre es “el surtidor de agua que salta hasta la vida eterna”, como él mismo le dijo a la Samaritana. La presencia de Jesús transforma el corazón de las personas y las hace vivir con ilusión y esperanza. Por eso el hombre vive en plenitud cuando Dios está en él.

    José Luis Latorre

    Misionero Claretiano
     
  16. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles IV de Cuaresma
    Solemnidad de la Anunciación del Señor
    Santo Evangelio
    El ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una mujer desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David: el nombre de la Virgen era María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: <<Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo>>. Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba que saludo era aquél. El ángel le dijo: <<No temas María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, y su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin>>. Y María dijo al ángel: <<¿Cómo será eso, pues no conozco varón?>>. El ángel le contestó: <<El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. También tu pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, “porque para Dios nada hay imposible”>>. María contestó: <<He aquí la esclava del Señor; hágase en mi según tu palabra>>. Y el ángel se retiró

    Isaías 7, 10 – 14; 8, 10b
    Salmo 39, 7 – 11
    Hebreos 10, 4 – 10
    Lucas 1, 2638
     
  17. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles IV de Cuaresma
    Reflexión del Evangelio
    JESÚS, Hágase en mi según tu palabra. Estas palabras de tu Madre, que abren la puerta para tu entrada salvadora a la humanidad, serán el lema de tu vida. El profeta había escrito: Aquí estoy para hacer tu voluntad. Y pronunciaste esa actitud en Getsemaní: Padre, que no se haga mi voluntad, sino la tuya. Cada día se lo pido yo varias veces cuando te acompaño con el Padrenuestro. Es lo mejor que me puede ocurrir: que se haga en mi la voluntad del Padre. Tú vas delante de mí, como Maestro, como ejemplo. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad (Salmo 39, 8a, 9a).
     
  18. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves IV de Cuaresma
    Santo Evangelio
    Dijo Jesús a los judíos: <<Si yo doy testimonio de mi mismo, mi testimonio no es verdadero. Hay otro que da testimonio de mí, y sé que es verdadero el testimonio que da de mí. Vosotros enviasteis mensajeros a Juan, y él ha dado testimonio en favor de la verdad. No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para que vosotros os salvéis. Juan era la lámpara que ardía y brillaba, y vosotros quisisteis gozar un instante de su luz. Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de juan: las obras que el Padre me ha concedido llevar a cabo, esas obras que hago dan testimonio de mí: que el Padre me ha enviado. Y el padre que me envió, él mismo ha dado testimonio de mi. Nunca habéis escuchado su voz, ni visto su rostro, ni su palabra habíta en vosotros, porque al que él envió no lo creéis. Estudiáis las Escrituras pensando encontrar en ellas vida eterna; pues ellas están dando testimonio de mí, ¡y no queréis venir a mí para tener vida! No recibo gloria de los hombres; además, os conozco y sé que el amor de Dios no está en vosotros. Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibisteis; si otro viene en nombre propio, a ese si lo recibiréis. ¿Cómo podréis creer vosotros, que aceptáis gloria de unos de otros y no buscáis la gloria que viene del único Dios? No penséis que yo os voy a acusar ante el padre, hay uno que os acusa: Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza. Si creyerais a Moisés, me creeríais a mi, porque de mí escribió él. Pero si no creéis en sus escritos, ¿cómo vais a creer en mis palabras?>>.

    Éxodo 32, 7 – 14
    Salmo 105, 19 – 23
    Lucas 6, 3638
     
  19. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves IV de Cuaresma
    Reflexión del Evangelio
    CRISTO, no quería escuchar de tus labios estas palabras dirigidas a mí: “No queréis venir a mí para tener vida”. Yo si quiero ir a ti y estar contigo que eres mi Vida. Pero, por otra parte, cuando me engaña el enemigo y peco, te digo con la vida que no quiero estar contigo para tener vida. Perdón, Señor, no sé lo que hago. Si sé que me lo dices “para que me salve”, porque no hay salvación lejos de ti. Acuérdate de mí, Señor, por amor a tu pueblo (Salmo 105, 4).
     
  20. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.988
    Me gusta recibidos:
    2.811
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes IV de Cuaresma
    Santo Evangelio
    Recorrería Jesús Galilea, pues no quería andar por Judea porque los judíos trataban de matarlo. Se acercaba la fiesta judía de las Tiendas. Una vez que sus hermanos se hubieran marchado a la fiesta, entonces subió él también, no abiertamente sino a escondidas. Entonces algunos que eran de Jerusalén dijeron: <<¿No es este el que intentan matar? Pues mirad cómo habla abiertamente, y no le dicen nada. ¿Será que los jefes se han convencido de que este es el Mesías? Pero este sabemos de dónde viene, mientras que el Mesías, cuando llegue, nadie sabrá de donde viene>>. Entonces Jesús, mientras enseñaba en el templo, gritó: <<A mí me conocéis, y conocéis de dónde vengo. Sin embargo, yo no vengo por mi cuenta, sino que el Verdadero es el que me envía; a ese vosotros no lo conocéis; yo lo conozco, porque procedo de él, y él me ha enviado>>. Entonces intentaban agarrarlo; pero nadie le pudo echar mano, porque todavía no había llegado su hora.

    Sabiduría 2, 1a. 12 – 22
    Salmo 33, 17 – 21. 23
    Juan 7, 12. 10. 2530
     

Comparte esta página