Lo que nos dice el Señor hoy (Tiempo Ordinario)

Tema en 'Comisión General' comenzado por Carita, 10 de Mayo de 2015.

  1. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo XXIII en Tiempo Ordinario
    Primera Lectura
    Decid a los cobardes de corazón: <<Sed fuertes, no temáis. Mirad a vuestro Dios, que trae el desquite, viene en persona, resarcirá y os salvará. Se despegarán los ojos del ciego, los oidos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará. Porque han brotado aguas en el desierto, torrentes en la estepa; el páramo (desierto) será un estanque, lo reseco un manantial>>.

    Isaías (Isaías es el primero de los profetas de los seis que forman Los Libros Proféticos. El Profeta nos da sus Mensajes y nos habla del Ministerio de Salvación. Todo del Antiguo Testamento) 34, 4 - 7a
     
  2. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo XXIII en Tiempo Ordinario
    Segunda Lectura
    No mezcléis la fe en nuestro Señor Jesucristo glorioso con la acepción (sentido, significado) de personas. Suponed que en vuestra asamblea entra un hombre con sortija de oro y traje lujoso, y entra también un pobre con traje mugriento (sucio, roñoso); si vosotros atendéis al que lleva el traje de lujo y le decís: <<Tú siéntate aquí comodamente>>, y al pobre le decís: <<Tú quédate ahí de pie>> o <<siéntate en el suelo, a mis pies>>, ¿no estáis haciendo discriminaciones entre vosotros y convirtiéndoos en jueces de criterios inicuos (malvados, injustos)? Mis queridos hermanos: ¿acaso no eligió Dios a los pobres según el mundo como ricos en la fe y herederos del Reino, que prometió a los que le aman?

    Santiago (Santiago es la primera carta de las cuatro que forman Las Cartas Católicas. Santiago nos habla de la Palabra y de la Moral en la fe. La fe está muerta sino va acompañada de las obras. Todo del Nuevo Testamento) 2, 1 - 5
     
  3. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo XXIII en Tiempo Ordinario
    Alaba, alma mía, al Señor
    Santo Evangelio
    Dejando Jesús el territorio de Tiro, pasó por Sidón, camino del mar de Galilea, atravesándo la Decápolis. Y le presentaron un sordo, que, además, apenas podía hablar, y le piden que le imponga la mano. Él, apartándolo de la gente, a solas, le metió los dedos en los oidos y con la saliva le tocó la lengua. Y mirando al cielo, suspiró y le dijo: <<Effetá>>. (esto es, <<ábrete>>). Y al momento se le abrieron los oidos, se le soltó la traba de la lengua y hablaba correctamente. Él les mandó que no lo dijeran a nadie; pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos. Y en el colmo del asombro decían: <<Todo lo ha hecho bien: hace oir a los sordos y hablar a los mudos>>.

    Marcos 7, 31 - 37
     
  4. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo XXIII en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, todo lo has hecho bien en mi vida: lo que ha habido de mal ha sido cosecha propia de mis pecados, que has perdonado. Te doy gracias por mis padres, que me llevaron a tu Iglesia: en el Bautismo se me abrió el oido para escuchar tu Palabra, y la boca para proclamar tus maravillas. ¡Que nunca me aparte de tu camino, que nunca me desentienda de tu amistad!
     
  5. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Lunes XXIII en Tiempo Ordinario
    Santo Evangelio
    Un sábado, entró Jesús en la sinagoga a enseñar. Había allí un hombre que tenía la mano derecha paralizada. Los escribas y los fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo. Pero él conocía sus pensamientos y dijo al hombre de la mano atrofiada: <<Levántate y ponte en medio>>. Él, levantándose, se quedó en pie. Jesús les dijo: : <<Os voy hacer una pregunta: <<¿Qué está permitido en sábado, hacer el bien o el mal, salvar una vida o destruirla?>>. Y, echando en torno una mirada a todos, les dijo: <<Extiende tu mano>>. Él lo hizo, y su mano quedó restablecida. Pero ellos, ciegos por la cólera, discutían que había que hacer con Jesús.

    1Corintios 5, 1 - 8
    Salmo 5, 5 - 7. 12
    Lucas 6, 6 - 11
     
  6. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Lunes XXIII en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, es absurdo anteponer la ley del descanso sabático al amor, que es la sintesis de la ley y está por encima de ella. Tu poder a favor de los hombres no conoce barreras, para hacer el bien. Es infinitamente mayor tu poder de hacer el bien que mi capacidad de recibir ¡Llena, Señor, mi corazón de ti, todos los días!
     
  7. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Martes XXIII en Tiempo Ordinario
    Santo Evangelio
    Jesús salió al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce, a los que también nombró apóstoles: Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano; Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago Alfeo, Simón, apodado el Zelote, Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor. Después de bajar con ellos, se paró en una llanura, con un grupo grande de discípulos y una gran muchedumbre del pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. Venían a oirlo y a que les curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y toda la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

    1Corintios 6, 1 - 11
    Salmo 149, 1 - 6. 9
    Lucas 6, 12 - 19
     
  8. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Martes XXIII en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, cada día, y siempre antes de cada actuación de importancia, te retiras para hablar con tu Padre, de quien siempre te confiesas el Hijo obediente. Me enseñas que la oración es una constante en tu vida. Y tus apóstoles de ayer y de hoy saben que la oración es el alma de todo apostolado: "Contemplar para ofrecer el fruto de la contemplación" es el lema de los dominicos que el Vaticano II amplió a todos los sacerdotes.
     
  9. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles XXIII en Tiempo Ordinario
    Santo Evangelio
    Jesús levantando los ojos hacia los discípulos, les decía: <<Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. Bienaventurados vosotros, cuando os odien los hombres, y os excluyan, y os insulten, y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas. Pero, ¡Ay de vosotros, los ricos, porque ya tenéis vuestro consuelo! ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados, porque tendréis hambre! ¡Ay de los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis! ¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacian vuestros padres con los falsos profetas>>.

    1Corintios 7, 25 - 31
    Salmo 44, 11 - 12. 14 - 17
    Lucas 6, 20 - 26
     
  10. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles XXIII en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, qué maravillosas tus bienaventuranzas, y que cuesta arriba se nos hacen aceptarlas en toda su pavorosa grandeza y dureza. Solo con la ayuda de tu Espíritu, que logre hacer nuestro corazón como el tuyo, será posible aceptar como una dicha la pobreza, el hambre, las lágrimas, el odio y la exclusión social ... En tus manos está mi vida. ¡Haz de mí lo que quieras, cuando quieras y como quieras!
     
  11. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves XXIII en Tiempo Ordinario
    Santo Evangelio
    Jesús a sus discípulos: <<A vosotros los que me escucháis os digo amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os calumnian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, no le impidas que tome también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames. Tratad a los demás como queráis que ellos os traten. Pues si amáis solo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien solo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores hacen lo mismo. Y si prestáis solo cuando esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo. Por el contrario, amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; será grande vuestra recompensa y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos. Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso; no juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante, pues con la medida con que midiereis se os medirá a vosotros>>.

    1Corintios 8, 1b - 7. 11 - 13
    Salmo 138, 1 - 3. 13 - 14. 23 - 24
    Lucas 6, 27 - 37
     
  12. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves XXIII en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, amar a mis enemigos, hecer el bien a los que me odian y orar por ellos ... no es que sea dificil: es imposible para mi, si tu Espíritu no cambia mi corazón de piedra por uno de carne a la medida del tuyo, manso y humilde, que perdonó desde la cruz a quienes te quitaban la vida. Desde mi pobreza y debilidad, quiero seguir tu ejemplo y tu doctrina, pero ¡envíame tu Espíritu!
     
  13. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes XXIII en Tiempo Ordinario
    Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz
    Santo Evangelio
    Jesús a Nicodemo: <<Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Porque tanto amó Dios al mundo que entregó a su Unigénito para todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creido en el nombre del Unigénito de Dios>>.

    Números 21, 4b - 9
    Salmo 77, 1 - 2. 34 - 38
    Filipenses 2, 6 - 11
    Juan 3, 13 - 17
     
  14. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes XXIII en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, señalando una gran cruz de la frente al pecho y de hombro a hombro, comienzo el día y todas mis acciones relevantes, recordando que tu cruz es fuente de vida. Al contemplarte en la cruz confieso con mis labios y creo en mi corazón que tú eres mi Señor y mi Salvador: si los israelitas dañados de muerte se curaban mirando a la serpiente, ¿no voy a encontrar yo la salvación mirándote con fe clavado en la Cruz?
     
  15. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado XXIII en Tiempo Ordinario
    Nuestra Señora, La Virgen de los Dolores
    Santo Evangelio
    Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo al que amaba, dijo a su madre: <<Mujer, ahí tienes a tu hijo>>. Luego, dijo al discípulo: <<Ahí tienes a tu madre>>. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió como algo propio.

    Hebreos 5, 7 - 9
    Salmo 30, 2 - 6. 15 - 16. 20
    Juan 19, 25 - 27
     
  16. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado XXIII en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, nos tenías reservado para el último momento tu más preciado y dulce regalo, tu Madre dolorosa. Con Juan, al pie de la cruz, acojo a María en mi casa, en mi corazón, en mi vida. Con ella me será más llevadero adaptar mi vida a la tuya, como hizo María: es tu mejor discípula conviviendo contigo en Nazaret y siguiéndote hasta el Calvario; es mi mejor maestra con su silencio al pie de la Cruz
     
  17. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo XXIV en Tiempo Ordinario
    Primera Lectura
    El Señor Dios me abrió el oido; yo no me resistí, ni me eché atrás. Ofrecí la espalda a los que me apaleaban, las mejillas a los que mesaban (arrancaban) mi barba. No oculté el rostro a insultos y salivazos. El Señor me ayudaba, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal (gran dureza), y sé que no quedaré defraudado. Tengo cerca a mi defensor, ¿quién pleitará contra mí? Comparezcamos juntos. ¿Quién tiene algo contra mi? Que se me acerque. Mirad, el Señor me ayuda: ¿quién me condenará?

    Isaías (Isaías nos habla de Dios que es siempre transcendente y omnipotente, mientras el hombre siente por fuerza su triste estado de culpabilidad. La única fuente de salud es Dios a quien le debemos fidelidad y en quien unicamente debemos confiar. Todo del Antiguo Testamento) 50, 5 - 9a
     
  18. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo XXIV en Tiempo Ordinario
    Segunda Lectura
    ¿De qué le sirve a uno decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Podrá acaso salvalvarlo esa fe? Si un hermano o una hermana andan desnudos y faltos del alimento diario, y uno de vosotros le dice: <<Id en paz: abrigaos y saciaos>>. pero no le da lo necesario para el cuerpo: ¿de qué sirve? Así es también la fe: si no tiene obras, está muerta por dentro. Pero alguno dirá: <<Tú tienes fe y yo tengo obras. Muéstrame esa fe tuya sin las obras y yo, con las obras, te mostraré mi fe>>.

    Santiago (Santiago pertenece a las Cartas Católicas y nos habla de temas morales y en este caso de la fe, la cual está muerta, si no va acompañada de las obras. Todo del Nuevo Testamento) 2, 14 - 18
     
  19. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo XXIV en Tiempo Ordinario
    Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida
    Santo Evangelio
    Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Filipo; por el camino preguntó a sus discípulos: <<¿Quién dice la gente que soy yo?>>. Ellos le contestaron: <<Unos, Juan Bautista; otros, Elías, y otros, uno de los profetas>>. Él les preguntó: <<Y vosotros, quién decís que soy yo?>>. Tomando la palabra Pedro le dijo: <<Tú eres el Mesías>>. Y les conminó (aconsejó con autoridad) a que no hablaran a nadie acerca de esto. Y empezó a instruirlos: <<El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser reprobado (censurado) por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días>>. Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo (reñirle). Pero él se volvió, y mirando a los discípulos increpó a Pedro: <<¡Ponte detrás de mí, Satanás! ¡Tu piensas como los hombres, no como Dios!>>. Y llamando a la gente y a sus discípulos les dijo: <<El que quiera venirse en pos de mí, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará>>.

    Marcos 8, 27 - 35
     
  20. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    12.822
    Me gusta recibidos:
    1.746
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo XXIV en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, tu pregunta me llega directa: ¿Quién digo yo que eres tú para mi? Tú lo sabes todo. Tu sabes que te quiero: eres mi Señor y mi Dios, mi Maestro y mi único Amigo de verdad, en quien puedo descansar sin ningún temor. Quiero seguirte adonde quiera que vayas, negándome a mi mismo, cargando con mi cruz a tu lado: así, hasta que te dé el abrazo definitivo que nos una para siempre al otro lado de esta vida.
     

Comparte esta página