Lo que nos dice el Señor hoy (Tiempo Ordinario)

Tema en 'Comisión General' comenzado por Carita, 10 de Mayo de 2015.

  1. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.115
    Me gusta recibidos:
    1.978
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo V en Tiempo Ordinario
    Primera Lectura
    El año de la muerte del rey Ozías, vi al Señor sentado sobre un trono alto y excelso: la orla de su manto llenaba el templo, junto a él estaban los serafines, y se gritaban uno a otro diciendo: <<¡Santo, santo, santo, el Señor del universo, llena está la tierra de su gloria!>>. Temblaban las jambas (poste, viga) y los umbrales (entrada) al clamor de su voz, y el templo estaba lleno de humo. Yo dije: <<¡Ay de mí, estoy perdido! Yo hombre de labios impuros que habito en medio de gente de labios impuros, he visto con mis ojos al Rey, Señor del universo>>. Uno de los seres de fuego voló hacia mi con un ascua (brasa) en la mano, que había tomado del altar con unas tenazas; la aplicó a mi boca y me dijo: <<Al tocar esto tus labios, ha desaparecido tu culpa, está perdonado tu pecado>>. Entonces escuché la voz del Señor, que decía: <<¿A quién enviaré? ¿Y quién irá por nosotros?>>. Contesté: <<Aquí estoy, mándame>>.

    Isaías (El profeta nos habla del mensaje y ministerio de Salvación. Todo del Antiguo Testamento) 6, 2a. 3 – 8
     
  2. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.115
    Me gusta recibidos:
    1.978
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo V en Tiempo Ordinario
    Segunda Lectura
    Os recuerdo, hermanos, el Evangelio que os anuncié y que vosotros aceptasteis, en el que además estáis fundados, y que os está salvando, si os mantenéis en la palabra que os anunciamos; de lo contrario, creísteis en vano. Porque yo os transmití en primer lugar, lo que también yo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; y que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; y que se apareció a Cefas (Pedro) y más tarde a los Doce; después se apareció a más de quinientos hermanos juntos, la mayoría de los cuales viven todavía, otros han muerto; después se le apareció a Santiago, más tarde a todos los apóstoles; por ultimo, como a un aborto, se me apareció también a mi. Porque yo soy el menor de los apóstoles y no soy digno de ser llamado apóstol, porque he perseguido a la Iglesia de Dios. Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia para conmigo no se ha frustrado en mí. Antes bien, he trabajado más que todos ellos. Aunque no he sido yo, sino la gracia de Dios conmigo. Pues bien; tanto yo como ellos predicamos así, y así lo creísteis vosotros.

    1Corintios (Son las segundas cartas de San Pablo y esta es la primera parte. El Apóstol nos habla de la sabiduría de Dios hecho hombre en Jesucristo que lucha contra los pecados del mundo y la seducción de la filosofía pagana. Todo del Nuevo Testamento) 15, 1 – 11
     
  3. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.115
    Me gusta recibidos:
    1.978
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo V en Tiempo Ordinario
    Colecta Campaña Contra el Hambre en el Mundo. Manos Unidas
    Delante de los ángeles tañeré (tocaré) para ti, Señor
    Santo Evangelio
    La gente se agolpaba entorno a Jesús, para oír la palabra de Dios. Estando él de pie junto al lago de Genesaret, vio dos barcas que estaban en la orilla; los pescadores, que habían desembarcado, estaban lavando las redes. Subiendo a una de las barcas, que era la de Simón, le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente. Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: <<Rema mar adentro y echad vuestras redes para la pesca>>. Simón contestó: <<Maestro, hemos estado bregando toda la noche y no hemos recogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes>>. Y, puestos a la obra, hicieron una redada tan grande de peces, que las redes comenzaban a reventarse. Entonces hicieron señas a los compañeros, que estaban en la otra barca para que vinieran a echarles una mano. Vinieron y llenaron las dos barcas, hasta el punto de que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se echó a los pies de jesús, diciendo: <<Señor, apártate de mi, que soy un hombre pecador>>. Y este estupor se había apoderado de él y de los que estaban con él, por la redada de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Y Jesús dijo a Simón: <<No temas; desde ahora serás pescador de hombres>>. Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

    Lucas 5, 111
     
  4. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.115
    Me gusta recibidos:
    1.978
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo V en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, yo también te diría con Pedro que te apartes de mí, que soy más pecador que él, y me considero indigno de tenerte a mi lado como Amigo. Pero, lejos de ti, mi vida carecería de sentido. Como Pedro, quiero dejar todo lo que me impide seguirte: Por tu palabra, volveré a echar las redes, seguro de que contigo habrá pesca milagrosa de buenas obras. Yo confío en ti. ¡No te apartes de mí, que soy un pecador! Hoy me brindas una ocasión propicia para demostrar que quiero amarte en los necesitados, uniéndome a la CAMPAÑA CONTRA EL HAMBRE de Manos Unidas.
     
  5. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del duodécimo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    672
    Me gusta recibidos:
    554
    Puntos de trofeos:
    93
    Lunes 11 de febrero. V semana del Tiempo Ordinario.

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (6,53-56):

    En aquel tiempo, terminada la travesía, Jesús y sus discípulos llegaron a Genesaret y atracaron. Apenas desembarcados, lo reconocieron y se pusieron a recorrer toda la comarca; cuando se enteraba la gente dónde estaba Jesús, le llevaba los enfermos en camillas. En los pueblos, ciudades o aldeas donde llegaba colocaban a los enfermos en la plaza y le rogaban que les dejase tocar al menos la orla de su manto; y los que lo tocaban se curaban.

    Palabra del Señor


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  6. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del duodécimo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    672
    Me gusta recibidos:
    554
    Puntos de trofeos:
    93
    Reflexión de la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda:
    https://www.ciudadredonda.org/calendario-lecturas/evangelio-del-dia/comentario-homilia/hoy

    Queridos hermanos:

    Ningún paleontólogo actual aceptaría la descripción del origen del universo que nos parece encontrar hoy en el Génesis. El autor no sabía de big-bang, ni del enfriamiento de la corteza terrestre, ni del darwinismo; ni lo sabía ni le interesaba. Él solo entendía de una cosa: que Dios es el creador y el mundo es la criatura, y que Dios hace las cosas bien y para el bien. Esto se preocupó de saberlo y de que todos lo supiéramos. En el siglo XVI varios sabios (Copérnico, Képler, Galileo…) se devanaron los sesos estudiando los movimientos de los astros, con discusiones acaloradas, condenas por supuestas herejías, etc. Mezclaban lo que no se debe. No habían leído suficientemente a un sabio cristiano del Norte de África, Agustín de Hipona, que ya por el lejano siglo IV hacía un ingenioso juego de palabras: “la Biblia no enseña cómo va el cielo, sino cómo se va al cielo”.

    El autor del Génesis ha hecho un hermoso poema, lleno de paralelismos y también de segundas intenciones. Los tres primeros días toca separar: luz-tinieblas, aguas superiores-aguas inferiores, zona húmeda-zona seca; y los días siguientes toca decorar: la bóveda celeste con astros, los aires y las aguas con aves y peces, la tierra firme con vegetales y animales, y el hombre en el centro, como administrador de todo ello. Y el autor, con toda su secularidad, capta el sentido religioso de lo creado: la bóveda del cielo debe de imaginársela a semejanza de la del templo de Jerusalén; y la función de los astros es señalar las fiestas… (nótese que al sol y la luna no les da nombre, quizá porque había que luchar contra cultos astrales del paganismo circundantes…).

    El judaísmo y cristianismo son las religiones más seculares y al mismo tiempo las más sacralizantes. Veneran al universo por ser obra de Dios y amado por Dios; pero saben que solo Dios es Dios, y que lo demás pertenece al dominio humano: “el cielo pertenece al Señor, la tierra se la has dado a los hombres”, dice el Salmo 115. La fe es incompatible con fetichismos: ninguna criatura tiene poderes o propiedades divinas; hay que mirar con ojo crítico los renovados cultos a la “pacha mama” y movimientos semejantes.

    Según el Génesis, Dios iba contemplando su creación y veía que era buena. A veces el cristianismo ha quedado “tocado” por las religiones o filosofías dualistas, que valoraban el espíritu y despreciaban la materia. Afortunadamente ya no se suele predicar sobre la “salvación de las almas”, sino de las personas. En el evangelio de hoy Jesús aparece “curando cuerpos”, o sea, personas; no “tenemos” cuerpo, “somos” cuerpo. Nuestra fe no es en la inmortalidad del alma, sino en la resurrección de la persona.

    Dejamos para otro día los deberes de la ecología o cuidado del planeta. Recordemos hoy sencillamente que Dios creó todo para el bien, para la gloria. La esperanza cristiana cuenta con la glorificación de cuanto existe; es preciso que “esto corruptible se revista de incorruptibilidad y esto mortal de inmortalidad” (1Co 15,54). La creación entera suspira por la glorificación del ser humano, para “participar también ella de la libertad de los hijos de Dios” (Rom 8, 21).

    Fijémonos hoy en Francisco de Asís y oigamos su canto a las criaturas. Él percibía la bondad y belleza de Dios en todo lo existente. Pongámonos gafas de poeta, es decir, de creyente, y miremos con esperanza agradecida cuanto nos rodea y a cuantos nos rodean.

    Vuestro hermano, Severiano Blanco cmf




    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  7. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del duodécimo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    672
    Me gusta recibidos:
    554
    Puntos de trofeos:
    93
    Martes 12 de febrero. V semana del Tiempo Ordinario.

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (7,1-13):

    EN aquel tiempo, se reunieron junto a Jesús los fariseos y algunos escribas venidos de Jerusalén; y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. (Pues los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos, restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y al volver de la plaza no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas).
    Y los fariseo y los escribas le preguntaron:
    «Por qué no caminan tus discípulos según las tradiciones de los mayores y comen el pan con manos impuras?».
    Él les contestó:
    «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito:
    “Este pueblo me honra con los labios,
    pero su corazón está lejos de mí.
    El culto que me dan está vacío,
    porque la doctrina que enseñan
    son preceptos humanos”.
    Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres».
    Y añadió:
    «Anuláis el mandamiento de Dios por mantener vuestra tradición. Moisés dijo: “Honra a tu padre y a tu madre” y “el que maldiga a su padre o a su madre es reo de muerte”. Pero vosotros decís: “Si uno le dice al padre o a la madre: los bienes con que podría ayudarte son ‘corbán’, es decir, ofrenda sagrada”, ya no le permitís hacer nada por su padre o por su madre; invalidando la palabra de Dios con esa tradición que os transmitís; y hacéis otras muchas cosas semejantes».

    Palabra del Señor
     
  8. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del duodécimo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    672
    Me gusta recibidos:
    554
    Puntos de trofeos:
    93
    Martes 12 de febrero. V semana del Tiempo Ordinario.
    Reflexión de la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda:
    https://www.ciudadredonda.org/calendario-lecturas/evangelio-del-dia/comentario-homilia/hoy
    Queridos hermanos:

    El Concilio Vaticano II recordó –ya lo venían diciendo los teólogos- que existe una jerarquía de verdades, es decir, que no todos los contenidos de nuestro Credo tienen el mismo peso. Lo mismo se puede decir de los preceptos morales por los que nuestra vida se rige; quizá por ello siempre distinguió la Iglesia entre pecados graves y leves.

    Nos enseñó además el Concilio a distinguir entre Tradición y tradiciones, así, con mayúscula y minúscula. La palabra Tradición (¡de la misma raíz que “traición”!) significa entrega; es impagable el servicio que nos hizo la generación anterior al “entregarnos”, transmitirnos, su fe. Y lo mismo estamos llamados a hacer nosotros. Eso es la Tradición. Y para ello no tenemos otro medio que los conceptos y comportamientos humanos, limitados y pobres. Surgen las explicaciones y complicaciones, con el riesgo de ocultar bajo hojarasca el tesoro central. Eso fue lo que Jesús detectó y fustigó: el revestimiento humano del plan de Dios había llegado a ocultar el contenido divino de dicho plan. Los judíos se lavaban a la vuelta del mercado, por si los productos adquiridos habían pasado por manos de personas “despreciables”: algún pecador público, algún pagano… Jesús enseñará qué es lo que realmente contamina.

    Desgraciadamente a veces hemos dado culto a pequeñeces, incluso a prácticas sin sentido; nos hemos enzarzado en discusiones bizantinas, nos hemos excomulgado por nimiedades. Por minucias hemos juzgado y condenado al hermano, olvidando que juzgarle y condenarle era mucho más grave que sus pequeños errores o trasgresiones. El evangelio nos tiene que ayudar a centrarnos, a entrar en el fondo del corazón y ver críticamente qué se aloja allí: ¿verdad? ¿comprensión? ¿prejuicios? ¿rencores?...

    Y no concluyamos nuestra reflexión sin volver al Génesis, a esa visión harmónica del mundo y de la humanidad. Los animales quedan a disposición del hombre, los vegetales permitirán que hombres y animales vivan, el hombre es destinado a formar familia en entrega diferenciada, a poblar la tierra… Son cosas de experiencia cotidiana que el autor desea que veamos en sintonía con el plan de Dios; les busca una causa u origen (lo que técnicamente se llama “etiología”).

    Finalmente, el autor inculca que el hombre no se olvide de dar culto a su Creador; de ahí su insistencia en la santidad del séptimo día. Es sencillamente la llamada a que, periódicamente, nos detengamos a contemplar el don de Dios y le demos gracias por tanta bondad y hermosura.

    Vuestro hermano
    Severiano Blanco cmf
     
  9. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del duodécimo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    672
    Me gusta recibidos:
    554
    Puntos de trofeos:
    93
    Miércoles 13 de febrero. V semana del Tiempo Ordinario.
    Lectura del santo evangelio según san Marcos (7,14-23):


    En aquel tiempo, llamó Jesús de nuevo a la gente y les dijo: «Escuchad y entended todos: nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre».
    Cuando dejó a la gente y entró en casa, le pidieron sus discípulos que les explicara la parábola. Él les dijo: «También vosotros seguís sin entender? ¿No comprendéis? Nada que entre de fuera puede hacer impuro al hombre, porque no entra en el corazón sino en el vientre y se echa en la letrina». (Con esto declaraba puros todos los alimentos).
    Y siguió: «Lo que sale de dentro del hombre, eso sí hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los pensamientos perversos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, malicias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro».

    Palabra del Señor
     
  10. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del duodécimo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    672
    Me gusta recibidos:
    554
    Puntos de trofeos:
    93
    Miércoles 13 de febrero. V semana del Tiempo Ordinario.
    Reflexión de la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda:
    https://www.ciudadredonda.org/calendario-lecturas/evangelio-del-dia/comentario-homilia/hoy

    Queridos hermanos:

    Quienes participamos diariamente en la Eucaristía, habremos podido observar que hoy se nos ofrece una nueva narración de la creación, que hemos meditado hace un par de días. Hoy se nos dice en prosa, bajo el género de hermosa leyenda, lo que antes se nos dijo en un solemne poema. Los Santos Padre hablaban de la admirable condescendencia de Dios, que nos transmite su verdad en lenguaje humano y con las formas y géneros usuales entre nosotros.

    Además el autor bíblico echa mano de leyendas ya existentes en el Oriente Medio, pero pedagógicamente purificadas para nosotros. Un mito muy conocido hablaba de una guerra entre los dioses buenos y los dioses malos; los primeros habrían vencido, y con la sangre de los malos habrían amasado el barro para crear al hombre. Omitiendo estos datos politeístas y burdos, el Génesis nos enseña, con gran sencillez y profundidad, que somos terrenos y supraterrenos: barro modelado por Dios y vivificado por su aliento. Debemos comprometernos con la materia, con el planeta, sin olvidar que somos más que materia.

    Y a esa antropología se añade una teología de la creación, como algo hermoso, útil y puesto al servicio del hombre. Dios desea un mundo harmónico, bello y fértil, y un hombre feliz como centro de la creación. Lo uno y lo otro tan excelente que Dios mismo bajará a “pasear con el hombre a la hora de la brisa”.

    Pero junto a ello está la historia del “árbol misterioso”, que no se debe tocar. También figuraba en leyendas corrientes, a las que el autor del Génesis da un nuevo contenido. El hombre de todas las épocas ha pretendido dominar lo divino, manipular a Dios; ha practicado magia y brujería, adivinación por cuantos medios se ha imaginado, nigromancia; se ha negado a respetar el misterio de Dios. Y esto continúa: por ahí están los autodenominados “videntes”, los echadores de cartas, los brujos, los que dicen que tienen “poderes”… Quizá incluso se han multiplicado en nuestro tiempo, como contrapeso al secularismo que ha pretendido negar todo espacio a Dios. Pero la increencia no se combate con superstición, sino con auténtica fe, que implica “respeto” a Dios; “ahora ya sé que temes a Dios”, se le dice a Abrahán. Seamos admiradores y buenos cuidadores de la creación, y agradecidos y respetuosos con el Creador.

    Y no podemos concluir sin hacer un subrayado en el evangelio. A propósito del joven David, a quien Dios elegía para ser rey de Israel y prefiguración del futuro mesías, dice el anciano Samuel que “los hombres ven la apariencia, mientras que el Señor se fija en el corazón” (2Samuel 16,7). Si algo fustigó Jesús fueron las exterioridades que no iban acompañadas de la correcta actitud interior; ¿qué sentido tienen purificaciones externas, “lavarse las manos”, cuando lo que está sucio es el corazón? Hagamos hoy nuestro el conocido cántico: “Danos, Señor, un corazón nuevo; derrama en nosotros un espíritu nuevo”.

    Vuestro hermano
    Severiano Blanco cmf
     
  11. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del duodécimo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    672
    Me gusta recibidos:
    554
    Puntos de trofeos:
    93
    Jueves 14 de febrero. V semana del Tiempo Ordinario.
    Lectura del santo evangelio según san Lucas (10,1-9):

    En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él.
    Y les decía: «La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: "Paz a esta casa." Y, si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: "Está cerca de vosotros el reino de Dios."»

    Palabra del Señor
     
  12. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del duodécimo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    672
    Me gusta recibidos:
    554
    Puntos de trofeos:
    93
    Jueves 14 de febrero. V semana del Tiempo Ordinario.
    Reflexión de la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda:
    https://www.ciudadredonda.org/calendario-lecturas/evangelio-del-dia/comentario-homilia/hoy


    Queridos hermanos:

    [​IMG]

    Mientras el mundo comercial celebra a San Valentín (sin saber quizá nada de dicho santo; hay varios con ese nombre), nosotros recordamos a dos grandes evangelizadores que sembraron la fe cristiana en la Europa oriental y cuya herencia se encuentra hoy principalmente en las Iglesias ortodoxas, aunque también en las católicas de rito bizantino.

    El papa Juan Pablo II declaró a los santos Cirilo y Metodio Patronos de Europa, subrayando así la pluralidad de ritos de nuestro continente, con su célebre expresión de que la Iglesia tiene que respirar con los dos pulmones: el oriental y el occidental. Es una invitación al enriquecimiento de nuestra espiritualidad, a la misión y al ecumenismo. Muchas de las Iglesias herederas de estos santos han sufrido en el silgo XX dura persecución y martirio bajo los regímenes comunistas. Se merecen especial veneración.

    Las lecturas litúrgicas son de orientación misionera. El libro de los Hechos nos presenta un gran avance de la fe cristiana, que no estaba destinada solo a los judíos, la etnia de Jesús, sino a todo el mundo. Los paganos, que estaban “sin esperanza y sin Dios en este mundo” (Ef 2,12), se alegran inmensamente de que les llega la luz de la fe. Esto nos hace mirar a nuestro tiempo: la Iglesia crece constantemente, pero casi 5000 millones de seres humanos no han oído todavía hablar de Jesús.

    El evangelio nos recuerda que Jesús, ya en su tiempo, deseó realizar la misión contando con colaboradores, aquel grupo de seguidores que son prefiguración de toda la Iglesia que surgirá después. A los enviados les predice persecuciones (“en medio de lobos”); ¡cuánto entienden de esto los pueblos evangelizados por Cirilo y Metodio!

    El mensaje no puede ser otro que el de la paz. Si el evangelio no deja paz en los corazones, es señal de que el mensajero se ha equivocado en la exposición. Desgraciadamente abundaron en otra época predicadores de amenaza y amedrentamiento; con cierta admiración, y diferenciándole de otros de su tiempo, decía de la predicación del P. Claret el filósofo Balmes: “nada de terror, suavidad en todo”. “Evangelio” es palabra griega que significa “anuncio agradable”; desnaturalizarlo sería un gran pecado. El mismo pasaje que hemos leído le da como contenido la cercanía del “Reino de Dios”; y, cuando Dios reina, el hombre disfruta de paz, de plenitud, está feliz.

    Jesús quiere, además, que el mensajero lleve el evangelio como incorporado a su atuendo, o simbolizado por su vida. Sería contradictorio que el que anuncia al Dios providente anduviese ansioso por llenar sus alforjas y talegas. Otra versión lucana del discurso (Lc 9) prohíbe además al enviado llevar bastón: mensajero de la paz, será más convincentes si viaja indefenso. Y no puede perder el tiempo en los ceremoniosos saludos judíos a los transeúntes (“no saludéis por el camino”), pues retardaría lo que urge transmitir; el mensaje es tan importante que su entrega no admite dilación. Finalmente, el evangelizador debe cultivar la cercanía cordial con el receptor de su anuncio, la cual se manifiesta en comer a una misma mesa. Hermoso programa para evangelizadores de hoy.

    Vuestro hermano
    Severiano Blanco cmf
     
  13. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del duodécimo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    672
    Me gusta recibidos:
    554
    Puntos de trofeos:
    93
    Viernes 15 de febrero. V semana del Tiempo Ordinario.
    Lectura del santo evangelio según san Marcos (7,31 37):


    EN aquel tiempo, dejando Jesús el territorio de Tiro, pasó por Sidón, camino del mar de Galilea, atravesando la Decápolis. Y le presentaron un sordo, que, además, apenas podía hablar; y le piden que le imponga la mano. Él, apartándolo de la gente, a solas, le metió los dedos en los
    oídos y con la saliva le tocó la lengua.
    Y mirando al cielo, suspiró y le dijo:
    «Effetá» (esto es, «ábrete»).
    Y al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y hablaba correctamente.
    El les mandó que no lo dijeran a nadie; pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos.
    Y en el colmo del asombro decían:
    «Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos».

    Palabra del Señor
     
  14. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del duodécimo tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    672
    Me gusta recibidos:
    554
    Puntos de trofeos:
    93
    Viernes 15 de febrero. V semana del Tiempo Ordinario.
    Reflexión de la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda:
    https://www.ciudadredonda.org/calendario-lecturas/evangelio-del-dia/comentario-homilia/hoy

    Queridos hermanos:

    También hoy el autor del Génesis se sirve de mitos y leyendas ya existentes, que, debidamente depuradas, le sirven para expresar el mensaje cristiano (o ya precristiano) que desea inculcar. El hombre es limitado, proclive a escuchar voces contrarias a la llamada amigable de Dios; desea a veces irrumpir sin respeto en el mundo del misterio, de lo divino, quizá hasta en actitud de desafío; “mas, ay, que contra el cielo/ no tiene el hombre rayo/, y en súbito desmayo/ cayó de ayer a hoy…” (El Mesías, de García Tassara).

    Aunque parezca pasado de moda, nos es obligado reflexionar sobre la realidad del pecado. No todos los comportamientos valen igual. Y no todo son meros “desajustes psicológicos”. Siendo criatura tan nobles, podemos usar mal de las cualidades con que el Creador nos ha adornado: la voluntad, la libertad… Podemos olvidar nuestra condición de creados para la vida y tomar un camino de autodestrucción. Así vemos hoy a Adán: autodestruido. En vez de pasear con Yahvé por el jardín a la hora de la brisa, termina avergonzado, escondido, lleno de temores; se da cuenta de que está desnudo. Al alejarse de su Creador, su ser más íntimo se queda en cueros. Menos mal que, como veremos en los próximos días, Dios es fiel y no abandona. Saldrá al paso del hombre herido y le dará nuevas oportunidades; vendrá la Alianza. El rostro de ese Dios compasivo en medio de nuestro mundo es Jesús, que –dirán repetidamente los evangelios– va curando toda enfermedad y dolencia del pueblo, hoy la sordomudez.

    Marcos no anda muy ducho en geografía. Si de la zona de Tiro alguien se encamina hacia Sidón, se aleja del Mar de Galilea, al cual tampoco se llega por la Decápolis. Quizá en la fase aramea de la tradición evangélica un originario Betsaida, ciudad vecina al Mar de Galilea, se entendió como beSaidá (=por Sidón), y siguieron desafortunados intentos de arreglo. Pero esto ni al evangelista ni a nosotros nos interesa mucho; nos basta con que Jesús fue realmente humano, situado en el tiempo y en el espacio. Allí hemos de encontrar lo que importa: su acción y su mensaje.

    Los evangelistas son cuidadosos en subrayar que en Jesús se realizan las esperanzas seculares de Israel. En Isaías 35,5 leían: “en aquellos días, los oídos del sordo se abrirán, la lengua del mudo cantará”; y Jesús afirmará en Nazaret, tras leer un párrafo de este mismo profeta: “hoy se cumple esta Escritura que habéis oído” (Lc 4,21). Esa fue también la respuesta de Jesús a los discípulos del Bautista cuando le preguntaron si era él el que tenía que venir o aún había que esperar a otro: “…los sordos oyen…” (Lc 7,22).

    Pero la Iglesia leyó siempre estas acciones de Jesús en profundidad; vio en ellas más que curaciones físicas. En Jeremías 6,10 hay un lamento de que muchos judíos tengan “orejas incircuncisas”, es decir, no oían a Yahvé ni obedecían su palabra porque les faltaba sintonía con él. Y esta es la advertencia y la llamada que hoy se nos dirige a nosotros. A muchos nos hicieron con el bautismo el rito, ahora opcional, del effetá, que incluye esta oración: “que es Señor te conceda, a su tiempo, escuchar su palabra y proclamar la fe”. Que el Señor nos libre de caer en la sordomudez espiritual.

    Vuestro hermano
    Severiano Blanco cmf
     
  15. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.115
    Me gusta recibidos:
    1.978
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado V en Tiempo de Cuaresma
    Santo Evangelio
    Jesús toma consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, sube aparte con ellos solos a un monte alto y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero (personas encargadas de limpiar) del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús: <<Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Vamos hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías>>. No sabía que decir. Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube: <<Este es mi Hijo amado: escuchadlo>>. De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos. Cuando bajaban del monte, les ordenó que no contasen a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos>>. Esto se les quedó grabado, y discutían que querría decir aquello de resucitar de entre los muertos. Le preguntaron: <<¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?>>. Les contestó él: <<Elías vendrá primero y lo renovará todo. Ahora, ¿por qué está escrito que el Hijo del hombre tiene que padecer mucho y ser despreciado? Os digo que Elías ya ha venido, y han hecho con él lo que han querido, como estaba escrito acerca de él>>.

    Génesis 3, 9 – 24
    Salmo 89, 2 – 6. 12 – 13
    Marcos 9, 213
     
  16. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.115
    Me gusta recibidos:
    1.978
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado V en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, ¡qué bien se está a tu lado cuando todo marcha bien! Pero tu Padre me aconseja que te escuche, y tú me dices que cada día he de cargar con la cruz. Quiero seguirte en los momentos de gozo, de luz y de gloria, y también en los misterios de dolor.
     
  17. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.115
    Me gusta recibidos:
    1.978
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo VI en Tiempo Ordinario
    Primera Lectura
    Esto dice el Señor: <<Maldito quien confia en el hombre y busca el apoyo en las criaturas, apartando su corazón del Señor. Será como un cardo en la estepa, que nunca recibe la lluvia; habitará en un árido desierto, tierra salobre e inhóspita. Bendito quien confía en el Señor y pone en el Señor su confianza. Será un árbol plantado junto al agua que alarga a la corriente sus raices; no teme la llegada del estío, su follaje siempre está verde; en año de sequía no se inquieta, ni dejará por eso de dar fruto>>.

    Jeremías (Jeremías es el segundo profeta despues de Isaías de los seis que forman Los Libros Proféticos. Jeremías desarrolla el concepto de Dios como <<Esposo>> que ama a su pueblo y particularmente a sus individuos, con un amor infinito, gratuito y eterno. Todo del Antiguo Testamento) 17, 5 - 8
     
  18. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.115
    Me gusta recibidos:
    1.978
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo VI en Tiempo Ordinario
    Segunda Lectura
    Hermanos: si se anuncia que Cristo ha resucitado de entre los muertos, ¿cómo dicen algunos de entre vosotros que no hay resurrección de muertos? Pues si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado; y si Cristo no ha resucitado, vuestra fe no tiene sentido, seguís estando en vuestros pecados; de modo que incluso los que murieron en Cristo han perecido. Si hemos puesto nuestra esperanza en Cristo solo en esta vida, somos los más desgraciados de toda la humanidad. Pero Cristo ha resucitado de entre los muertos y es primicia de los que han muerto.

    1Corintios (Corintios pertenece a las segundas cartas de San Pablo que son siete y estas son la primera parte. Pablo nos habla de Dios como fuente de Sabiduría humanizada en la persona de Jesucristo. Todo del Nuevo Evangelio) 15, 12. 16 - 20
     
  19. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.115
    Me gusta recibidos:
    1.978
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo VI en Tiempo Ordinario
    Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor
    Santo Evangelio
    Jesús bajó del monte con los Doce, se paró en una llanura con un grupo grande de discípulos y una gran muchedumbre del pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén, y de la costa de Tiro y de Sidón. Él, levantando los ojos hacia sus discípulos, les decía: <<Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. Bienaventurados vosotros cuando os odien los hombres, y os excluyan, y os insulten y proscriban (destierren) vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo; porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas. Pero, ¡ay de vosotros, los ricos, porque ya habéis recibido vuestro consuelo! ¡Ay de vosotros los que estáis saciados, porque tendréis hambre! ¡Ay de los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis! ¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que vuestros padres hacían con los falsos profetas>>.

    Lucas 6, 17. 20 - 26
     
  20. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.115
    Me gusta recibidos:
    1.978
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo VI en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, tus criterios no son mis criterios, tus rasgos -perfectamente tratados en las bienaventuranzas- no son los de mi vida, mis aspiraciones no van por ahí ... Pero yo sé que tú tienes palabras de vida eterna. Y quiero estar entre tus pobres, tus hambrientos, los que lloran y son incomprendidos en este mundo ... Dejo mi futuro -bienaventuranza eterna -- en tus manos.
     
    A mortadeelo le gusta esto.

Comparte esta página