Lo que nos dice el Señor hoy (Tiempo Ordinario)

Tema en 'Comisión General' comenzado por Carita, 10 de Mayo de 2015.

  1. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo cuarto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    817
    Me gusta recibidos:
    619
    Puntos de trofeos:
    93
    Reflexión sobre la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda.

    Queridos hermanos y hermanas:

    Hacemos memoria de Bernabé, considerado hombre «lleno de fe y de Espíritu Santo», que con gran generosidad vendió sus bienes y entregó lo recibido a los Apóstoles para las necesidades de la comunidad (Hch 4,37). El testimonio de quien sigue a Jesús, como el que dio Bernabé (considerado profeta y doctor), puede ayudar a otros a vivir con autenticidad su encuentro con Dios. Recibimos en este día una invitación a revalorizar las actitudes que nos acompañan a la hora de participar en la comunidad, no sólo eclesial sino en la comunidad humana, y si éstas edifican o defraudan. En muchas ocasiones, encontramos a muchos servidores (sacerdotes, religiosos, laicos), con poco Espíritu y mucho clericalismo, que en lugar de motivar al seguimiento ahuyentan a muchos fieles.

    El evangelio, por su parte, nos recuerda que Jesús echó a andar, en la comunidad de iguales, un proyecto de dignificación de todas las personas, principalmente de los más desfavorecidos de la sociedad: enfermos, agonizantes, leprosos, oprimidos por toda clase de mal. ¿Cómo mantener viva la causa de Jesús más allá de nuestras prácticas religiosas?

    Recordemos que nuestra vida cristiana no puede reducirse a religión sin más o a prácticas de culto, ritos y adoctrinamiento. Estamos llamados, sobre todo, a actualizar el apostolado de la compasión realizado por Jesús, que pasó haciendo el bien, erradicando el sufrimiento de las personas. Comprendemos, así, que el seguimiento de Jesús comienza por la llamada que él hace a cada uno. Una llamada que se transforma en adhesión cuando se reproducen los rasgos de vida que hicieron de Jesús una persona llena de Dios: agraciado, desprendido y disponible. Y así nos quiere Dios, hombres y mujeres, abiertos al discipulado y al seguimiento, alejados del conformismo, del silencio cómplice y sin cobardías.

    En palabras del papa Francisco: «Jesu?s mismo es el modelo de esta opcio?n evangelizadora que nos introduce en el corazo?n del pueblo…Cautivados por ese modelo, deseamos integrarnos a fondo en la sociedad, compartimos la vida con todos, escuchamos sus inquietudes, colaboramos material y espiritualmente con ellos en sus necesidades, nos alegramos con los que esta?n alegres, lloramos con los que lloran y nos comprometemos en la construccio?n de un mundo nuevo…» (EG 269). ¿Qué acciones podrían realizar tú y tu comunidad para hacer presente la Buena Nueva de Jesús?




    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  2. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.354
    Me gusta recibidos:
    2.259
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles X en Tiempo Ordinario
    Santo Evangelio
    Dijo Jesús a sus discípulos: <<No creáis que he venido a abolir la Ley y los Profeta: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. En verdad os digo que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes, y se lo enseñe así a los hombres, será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien lo cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos>>.

    2Corintios 3, 4 – 11
    Salmo 98, 5 – 9
    Mateo 5, 1719
     
  3. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.354
    Me gusta recibidos:
    2.259
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles X en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, con qué facilidad se aspira a ser alguien, considerado, importante en este mundo. Erróneamente. Lo único que importa es tu opinión, no la del mundo. Y tu opinión sobre mi es de misericordia, pero también de responsabilidad. Hoy me dices que tu Palabra, aún en lo que me parecería menos importante, es la única guía de mi vida. No por ser grande en el cielo, sino porque tú eres mi Amigo y me dices lo que esperas de mi. No quiero defraudarte.
     
    A edolado le gusta esto.
  4. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo cuarto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    817
    Me gusta recibidos:
    619
    Puntos de trofeos:
    93
    Jueves 13 de junio. Jueves de la X semana del Tiempo Ordinario.

    Lectura del santo Evangelio según san Marcos (14, 12a. 22-25):

    El primer día de los Ácimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, mientras comían, Jesús tomó pan, y pronunciando la bendición, lo partió y se lo dio diciendo:

    «Tomad, esto es mi cuerpo».

    Después tomó el cáliz, pronunció la acción de gracias, se lo dio y todos bebieron. Y les dijo:

    «Esta es mi sangre de la alianza, que es derramada por muchos. En verdad os digo que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el reino de Dios».

    Palabra del Señor


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  5. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo cuarto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    817
    Me gusta recibidos:
    619
    Puntos de trofeos:
    93
    Jueves 13 de junio. Jueves de la X semana del Tiempo Ordinario.

    Reflexión sobre la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda.

    Queridos hermanos y hermanas:

    Celebrando la fiesta de Jesucristo, sumo y eterno sacerdote, reconocemos en la comunidad el significado real que el mismo Jesús dio a toda su vida, modificando incluso el sentido del sacerdocio cultual del primer testamento. La primera lectura nos remite a una nueva alianza que Dios sella con su pueblo, inscrita en los corazones, que contiene como única ley, la del amor.

    El sacerdocio de la antigua alianza perdió su significación, por convertirse en un culto externo, incapaz de comprometer la vida del oferente y de los fieles, con el agravante que era un animal, la víctima (o chivo expiatorio), que se sacrificaba para agradar a Dios y conseguir de él favores o gracias. Tal práctica terminó degenerándose hasta que se convirtió en un espacio de manipulación religiosa y exclusión de personas. Por eso los mismos profetas arremeterán contra esta clase de culto (Am 5, 21-23).

    Todo sacrificio pierde su sentido real sino queda comprometida la vida de las personas y es aquí donde Jesús es fiel reflejo de esa vida coherente y sacrificada por amor. Si algo tenemos claro es que Jesús no estaba de acuerdo con el proceder de la clase sacerdotal y se enfrentó de tal manera con esa estructura que terminaron condenándolo y crucificándolo. Perfectamente se define la vida entregada de Jesús cuando se dice: «quiso ser al mismo tiempo sacerdote, víctima y altar» (Prefacio Pascual V), manifestando no sólo la coherencia de su vida sino la comprensión que él tenía del verdadero sacrificio agradable a Dios: el amor ágape. Un amor que lo condujo a la entrega total de la vida de manera gratuita, desinteresada y en libertad.

    La invitación que recibimos en una fiesta como la de hoy es a reconocer el sacerdocio común que nos acompaña a todos los fieles desde nuestro bautismo y que nos invita a ser mediadores o puentes entre Dios y su pueblo. Si nos tomamos en serio lo de ser puentes que comunican y acercan, sabremos con facilidad que nuestra vida está llamada a ser una «eucaristía» viva, como el pan partido y repartido que se entrega por amor a todos.




    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  6. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.354
    Me gusta recibidos:
    2.259
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes X en Tiempo Ordinario
    Santo Evangelio
    Dijo Jesús a sus discípulos: <<Habéis oído que se dijo: No cometerás adulterio>>. Pero yo os digo: todo el que mira a una mujer deseándola, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón. Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna” (infierno). Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”. Se dijo: “El que repudie a su mujer que le dé acta de repudio”. Pero yo os digo que si uno repudia a su mujer -no hablo de unión ilegitima- la induce a cometer adulterio, y se casa con la repudiada comete adulterio>>.

    2 Corintios 4, 7 – 15
    Salmo 115, 10 – 11. 15 – 18
    Mateo 5, 2732
     
  7. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.354
    Me gusta recibidos:
    2.259
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes X en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, queda meridianamente claro que “lo primero es antes”. Y lo primero es mantenerse en pie, en gracia, en tu amistad. Nada hay tan importante para ti, y quiero que lo sea para mi. Me resulta muy duro lo de sacarme un ojo o cortarme una mano. Para mis fuerzas, imposible. Con tu gracia, todo lo puedo. También, huir de las ocasiones peligrosas.
     
  8. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.354
    Me gusta recibidos:
    2.259
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado X en Tiempo Ordinario
    Santo Evangelio
    Dijo Jesús a sus discípulos: <<Habéis oído que se dijo a los antiguos: <<No jurarás en falso>> y <<Cumplirás tus juramentos al Señor>>. Pero yo os digo que no juréis en absoluto: ni por el cielo, que es el trono de Dios; ni por la tierra, que es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, que es la ciudad del Gran Rey. Ni jures por tu cabeza, pues no puedes volver blanco o negro un solo cabello. Que vuestro hablar sea sí, sí, no, no. Lo que pasa de ahí viene del maligno>>.

    2 Corintios 5, 14 – 21
    Salmo 102, 1 – 4. 8 – 9. 11 – 12
    Mateo 5, 3337
     
  9. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.354
    Me gusta recibidos:
    2.259
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado X en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, hoy me llamas a la sencillez, al “sí” o “no” simplemente, y el cumplimiento de mis votos, o el seguimiento fiel del camino que señalan mis promesas bautismales. Mis padres y padrinos las hicieron en mi nombre. Hoy las ratifico yo, al leer tu palabra. Quiero ser discípulo tuyo, miembro de tu Iglesia peregrina en esta vida, y de tu Iglesia celestial cuando me llames a la otra vida: en esta vida y en la muerte, siempre con la llave de la fe que me abre el cielo.
     
  10. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.354
    Me gusta recibidos:
    2.259
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo XI en Tiempo Ordinario
    Primera Lectura
    Esto dice la Sabiduría de Dios: <<El Señor me creó al principio de sus tareas, al comienzo de sus obras antiquísimas. En un tiempo remoto fui formada, antes de que la tierra existiera. Antes de los abismos fui engendrada, antes de los manantiales de las aguas. Aun no estaban aplomados los montes, antes de las montañas fui engendrada. No había hecho aun la tierra y la hierba ni los primeros terrones del orbe. Cuando colocaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba la bóveda sobre la faz del abismo; cuando sujetaba las nubes en la altura, y fijaba las fuentes abismales; cuando ponía un limite al mar, cuyas aguas no traspasan su mandato; cuando asentaba los cimientos de la tierra, yo estaba junto a él, como arquitecto, y día tras día lo alegraba, todo el tiempo jugaba en su presencia: jugaba con la bola de la tierra, y mis delicias están con los hijos de los hombres>>.

    Proverbios (Proverbios pertenece a los Libros Sapienciales que son siete y Proverbios ocupa el tercer lugar. Dios está presente en este mundo sapiencial y ético: posee la sabiduría y concede la sensatez al hombre. Todo del Antiguo Testamento) 8, 22 – 31
     
  11. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.354
    Me gusta recibidos:
    2.259
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo XI en Tiempo Ordinario
    Segunda Lectura
    Habiendo sido justificados en virtud la fe, estamos en paz con Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo, por el cual hemos obtenido además por la fe el acceso a esta gracia en la cual nos encontramos; y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Más aún, nos gloriamos incluso de las tribulaciones (penas), sabiendo que la tribulación produce paciencia, la paciencia, virtud probada, la virtud probada, esperanza, y la esperanza no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado.

    Romanos (Romanos son las primeras cartas de San Pablo de las siete que la integran. Pablo la escribió en el año 58 del I desde Corinto. Y nos habla de la reconciliación con Dios desde la Fe con nuestro Señor Jesucristo. Todo del Nuevo Testamento) 5, 1 – 5
     
  12. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.354
    Me gusta recibidos:
    2.259
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo XI en Tiempo Ordinario
    Solemnidad de la Santísima Trinidad
    Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!
    Santo Evangelio
    Dijo Jesús a sus discípulos: <<Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la Verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues no hablará por cuenta propia, sino que hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir. El me glorificará, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que recibirá y tomará de lo mío y os lo anunciará>>.

    Juan 16, 1215
     
  13. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.354
    Me gusta recibidos:
    2.259
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo XI en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SANTÍSIMA TRINIDAD, PADRE, HIJO Y ESPÍRITU SANTO: yo os adoro profundamente. Quiero vivir siempre consciente de que los Tres habéis venido a mí y habéis hecho morada en mi vida. ¡Que jamás os pierda por el pecado! ¡Que viva cada día pendiente de vuestra presencia, con adoración perpetua en espíritu y en verdad!
     
  14. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo cuarto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    817
    Me gusta recibidos:
    619
    Puntos de trofeos:
    93
    Lunes 17 de junio. Lunes de la XI semana del Tiempo Ordinario.

    Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,38-42):

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: " Ojo por ojo, diente por diente". Yo, en cambio, os digo: No hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehuyas.»

    Palabra del Señor


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  15. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo cuarto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    817
    Me gusta recibidos:
    619
    Puntos de trofeos:
    93
    Lunes 17 de junio. Lunes de la XI semana del Tiempo Ordinario.

    Queridos hermanos:

    A la postre –alguien dirá– es inapreciable la diferencia entre aquellos que dicen tener fe y quienes caminan por el mundo sin ella. A todos –unos y otros– nos toca bregar en el mar de la historia con idénticos asuntos. A todos nos reserva la vida un puñado de alegrías y no pocas penas. A todos nos llegará un día la muerte, «tan callando». Y muchos hombres y mujeres –creyentes o no– han de afrontar una existencia dolorosa e injusta, repleta de «luchas, infortunios, apuros, golpes, cárceles, motines, fatigas, noches sin dormir y días sin comer» (2Cor 6,4-5).

    Es ciertamente así: la fe no nos libra de ninguna de las pruebas de la vida. Todo lo humano nos afecta a todos hasta la raíz, hayamos sido agraciados o no con el don de la esperanza en Dios. No hay norma alguna de la existencia que pierda vigencia para quien cree. Sin embargo, sí existe una ley que no rige para cualquiera, una ley que solo puede descubrir quien mira el mundo bajo la luz de Dios. Es la ley de la prodigalidad infinita que nace del amor divino. Creer es tanto como vivir sostenidos y exigidos por una generosidad que no tiene fin.

    A esta ley nueva de la desmesura apelan Pablo y Mateo en las lecturas que hoy se proclaman en la liturgia. Pablo explica que los cristianos portan la gracia de arrostrar las dificultades de la vida con un plus de liberalidad que sería impensable sin el don de la fe. Así se entiende la extraña forma de proceder de los creyentes cuando son perseguidos: «con limpieza, saber, paciencia y amabilidad, con dones del Espíritu y amor sincero, llevando la palabra de la verdad y la fuerza de Dios» (2Cor 6,6-7). Hasta el punto de poder ser considerados «los afligidos siempre alegres, los pobres que enriquecen a muchos» (2Cor 6,10). En un lenguaje más exhortativo, el Cristo de Mateo apela a la misma ley de la sobreabundancia: poner la otra mejilla, prestar también la capa, caminar una milla más... son todo muestras de una largueza más propia de Dios que de los hombres. Pero –he aquí la maravilla– también de los hombres transformados por la sinmedida del amor de Dios.

    Fraternalmente:
    Adrián de Prado Postigo cmf




    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  16. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo cuarto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    817
    Me gusta recibidos:
    619
    Puntos de trofeos:
    93
    Martes 18 de junio. Martes de la X semana del Tiempo Ordinario.

    Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,43-48):

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo” y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto.»

    Palabra del Señor



    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  17. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo cuarto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    817
    Me gusta recibidos:
    619
    Puntos de trofeos:
    93
    Martes 18 de junio. Martes de la X semana del Tiempo Ordinario.

    Reflexión sobre la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda.

    Queridos hermanos:

    Es curioso cómo a veces lo más pedestre nos ayuda a mirar a lo más alto. En la vida pero también en la fe. En la segunda carta que Pablo envía a los cristianos de la comunidad de Corinto les insta con mucha vehemencia a ser generosos «en la colecta a favor de los santos», como lo habían sido las Iglesias de Macedonia. Hablando en plata, Pablo necesitaba que los corintios contribuyeran con su dinero a la colecta que él mismo supervisaba y que habría de llevar a Jerusalén. Se trataba, pues, de una cuestión aparentemente muy lejana a los asuntos del espíritu. Sin embargo, una petición tan prosaica le sirve al Apóstol para alumbrar una de las confesiones de fe más elevadas que se le conocen: «ya sabéis lo generoso que fue nuestro Señor Jesucristo: siendo rico, se hizo pobre por vosotros, para enriqueceros con su pobreza».

    Aquello que Pablo esperaba recibir de los cristianos de Corinto (su riqueza material) le permitió confesar delante de ellos el corazón del misterio de Cristo (su pobreza radical, que nos enriquece). Para él, que anunciaba el Evangelio a tiempo y a destiempo, cualquier circunstancia de la comunidad cristiana debía poder enraizarse en Jesús y hallar su sentido en Él. Al fin y al cabo, todo en nuestra existencia, también lo más cotidiano, está llamado a ser transfigurado conforme al amor de Dios en Cristo. Todo ha de llegar a vivirse conforme a la dinámica de la salvación, en la que la entrega total de Cristo por nosotros nos hace capaces del amor de Dios y dispensadores de su misericordia. En ocasiones, una pequeña limosna, como la de la viuda del templo –algo tan simple, tan mundano, tan habitual, tan indigente–, porta en sí toda la riqueza del cielo.

    Quien va introduciendo poco a poco la lógica del misterio cristiano en todas las facetas de su existencia va adquiriendo, aun sin saberlo, la fuerza de lo alto. De modo que llegará un día en que se descubra capaz de aquello que, viviendo bajo otra lógica, le hubiera sido imposible. Podrá llegar incluso a perdonar a sus enemigos, como hizo Cristo en la cruz; un gesto de amor tan generoso que representa la cumbre de la vida cristiana. Quien comienza compartiendo unas tristes monedas puede al final compartir Su feliz misericordia.

    Fraternalmente:
    Adrián de Prado Postigo cmf


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  18. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo cuarto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    817
    Me gusta recibidos:
    619
    Puntos de trofeos:
    93
    Miércoles 19 de junio. Martes de la XI semana del Tiempo Ordinario.

    Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,1-6.16-18):

    En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará. Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, cuando vayas a rezar, entra en tu aposento, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido, y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará. Cuando ayunéis, no andéis cabizbajos, como los hipócritas que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan. Os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.»

    Palabra del Señor
     
  19. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo cuarto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    817
    Me gusta recibidos:
    619
    Puntos de trofeos:
    93
    Miércoles 19 de junio. Martes de la XI semana del Tiempo Ordinario.

    Reflexión sobre la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda.

    Queridos hermanos:

    Las lecturas que nos propone la liturgia aluden de distinto modo a la recompensa de la fe. En la segunda carta a los Corintios, Pablo, que estaba pendiente de recaudar lo más posible para la colecta de los santos de Jerusalén, asegura que Dios será generoso con quien siembra generosamente: Él «os proporcionará y aumentará la semilla, y multiplicará la cosecha de vuestra justicia» (2Cor 9,11). Por su parte, Mateo pone en boca de Jesús una llamada a practicar la justicia con humildad para que el Padre, que está en lo escondido, pueda colmarnos con su recompensa.

    Tanto Pablo como Cristo desean despertar el buen obrar de los creyentes con la promesa de un premio futuro. Lo cual, considerado en bruto, parecería atentar contra la absoluta gratuidad del don de Dios, que es radicalmente libre y muy superior a las acciones humanas. Sin embargo, la Escritura es diáfana a este respecto y consigna a la vez la libérrima donación de sus bienes por parte de Dios y la legitima espera de una recompensa por parte del hombre. La clave está no tanto en lo que el hombre y Dios hacen sino en lo que buscan y en lo que resulta de los distintos modos de buscar.

    Hay un modo de vivir la fe y el amor que resulta dependiente, caprichoso y mercantil: Dios buscando comprar el afecto del hombre; el hombre buscando comprar el agrado de Dios. Ambos afanados por obtener una recompensa que los engrandezca. En este caso, el centro de la búsqueda no es la persona amada sino el propio beneficio del amante. Cuando tomamos esta vereda, la avidez ocupa el lugar de la gratuidad.

    Pero el recto amor cristiano nunca es así. La fe debe ser libre, ordenada y pródiga: Dios buscando al hombre con toda su caridad; el hombre buscando a Dios con toda su libertad. Ambos apremiados por ver cumplida la felicidad del otro. Entonces, sí. Entonces adviene una recompensa impensada que es el amor mismo, aquel que nace cuando todo nuestro querer e interés se dirigen hacia aquel a quien amamos y no hacia lo que nosotros recibimos de él. Cuando nos buscamos de esta manera, somos a la vez el premio y los premiados.

    Fraternalmente:
    Adrián de Prado Postigo cmf
     
  20. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.354
    Me gusta recibidos:
    2.259
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves XI en Tiempo Ordinario
    Santo Evangelio
    Dijo Jesús a sus discípulos: <<Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes de que lo pidáis. Vosotros orad así: “Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal”. Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, también os perdonará vuestro Padre celestial, pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas>>.

    2 Corintios 11, 1 – 11
    Salmo 110, 1 – 4. 7 – 8
    Mateo 6, 715
     

Comparte esta página