Lo que nos dice el Señor hoy (Tiempo Ordinario)

Tema en 'Comisión General' comenzado por Carita, 10 de Mayo de 2015.

  1. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.063
    Me gusta recibidos:
    643
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles 8 de enero. Feria de Navidad.

    Queridos amigos:

    El Evangelio de hoy nos presenta a Jesús preocupado por dos dimensiones del ser humano: sus necesidades espirituales y sus necesidades materiales.

    En el comienzo del relato, Jesús mira y siente. Es porque mira con los ojos de Dios, y ante lo que ve, siente lo que todo padre sentiría: ante los que están desorientados, cansados, extraviados, sin rumbo -“como ovejas sin pastor”-, siente compasión de ellos, y les da lo que necesitan: su Palabra.

    Es la Palabra de Dios que es capaz de recordarnos quiénes somos y a dónde vamos: venimos del Padre, somos hijos suyos y hermanos de los demás, y estamos llamados a volver juntos a la casa del Padre. Es la Palabra que cuando lo necesitamos nos reconduce en nuestros extravíos… como la palabra de un buen padre o una buena madre, que quiere lo mejor para sus hijos. Es la Palabra que se ha seguido encarnando en la historia en forma de catequesis, predicación, educación, formación… para que tengamos vida, y vida en abundancia.

    A la vez, en la segunda parte del relato, Jesús se muestra sensible a otro tipo de demandas del ser humano: las necesidades materiales. Porque cuando los discípulos querían que el Maestro despidiera a la gente, para que se fueran a los pueblos de alrededor a comprarse lo que necesitaran para comer, Jesús les responde: “Dadles vosotros de comer”. Y recogiendo lo que hay, bendiciéndolo y repartiéndolo, hubo para todos en aquella tarde.

    Jesús no creó una panadería, ni una asociación de ayuda, ni una ONG… pero su Palabra, igual que sacia la sed interior del hombre, es capaz de movilizar los recursos para que la justicia del Reino comience a hacerse presente. Es su misma Palabra la que anuncia esa posibilidad y la que denuncia toda injusticia, con expresiones especialmente duras para aquellos que buscan la seguridad de su vida en acumular y atesorar… para, al final, morirse tal cual vinieron al mundo.

    Así el Maestro sigue hoy enviando a su Iglesia: a dar sentido a la vida y a alentar al mundo para que siga acogiendo el Reino, donde hay pan y palabra para todos.

    Vuestro hermano en la fe:

    Luis Manuel Suárez CMF (@luismanuel_cmf)


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  2. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.804
    Me gusta recibidos:
    2.583
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves después del Domingo de Epifanía
    Santo Evangelio
    Después de haberse saciado los cinco mil hombres, Jesús enseguida apremió a los discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la orilla de Betsaida (al Este del Jordán) mientras él despedía a la gente. Y después de despedirse de ellos, se retiró al monte a orar. Llegada la noche, la barca estaba en mitad del mar, y Jesús, solo, en tierra. Viéndolos fatigados de remar, porque tenían viento contrario, a eso de la cuarta vigilia de la madrugada, fue hacia ellos andando sobre el mar, e hizo ademán de pasar de largo. Ellos, viéndolo andar sobre el mar, pensaron que era un fantasma y dieron un grito, porque todos lo vieron y se asustaron. Pero él habló enseguida con ellos y les dijo: <<Ánimo, soy yo, no tengáis miedo>>. Entró en la barca con ellos y amainó el viento. Ellos estaban en el colmo del estupor, pues no habían comprendido lo de los panes, porque tenían la mente embotada.

    1 Juan 4, 11 – 18
    Salmo 71, 1 – 2. 10 – 13
    Marcos 6, 4552
     
  3. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.804
    Me gusta recibidos:
    2.583
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves después del Domingo de Epifanía
    Reflexión del Evangelio
    JESÚS, en medio de la penumbra, en el mar agitado de mi vida, me llega tu Palabra: <<Ánimo, soy yo, no tengas miedo>>. Contigo, nada ni nadie puede arrebatarme la paz del corazón y la seguridad de que tú y yo constituimos la mayoría absoluta que nadie podrá vencer y, menos, el Enemigo envidioso de mi fe y de mi vida y ¡qué jamás me olvide de esta realidad esperanzadora de tu presencia salvadora en mi vida: me alimentas en mi hambruna espiritual y me animas con tu presencia viva en las turbulencias de mi vida!
     
  4. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.063
    Me gusta recibidos:
    643
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes 10 de enero. Feria de Navidad

    Lectura del santo evangelio según San Lucas (4,14-22a):

    En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan. Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor.» Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él.
    Y él se puso a decirles: «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír.» Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios.

    Palabra del Señor


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  5. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.063
    Me gusta recibidos:
    643
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes 10 de enero. Feria de Navidad

    Reflexión sobre la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda.


    Queridos amigos:

    Hay momentos en la vida en que se espera tanto que suceda un acontecimiento, que se vive en estado de expectación. Cuando dos personas se van a prometer su amor para siempre, cuando ese matrimonio va a tener su primer hijo, cuando uno confía aprobar un examen para conseguir un puesto de trabajo, cuando se espera el resultado de una prueba médica…

    El pueblo de Israel también vivía en estado de expectación. Al menos algunos. Porque la historia de amor de Dios con su pueblo no podía acabar así… El Dios que les había liberado de la esclavitud de Egipto, el Señor de la Alianza que había mantenido su Palabra en medio de las infidelidades del pueblo, no les podía dejar solos. Aunque algunos dijeran que el cielo se había cerrado para siempre. Un resto fiel del pueblo de Israel esperaba que Dios se manifestara.

    El evangelio de hoy nos presenta una escena del cumplimiento de esa promesa. Nazaret, el pueblo de María, puede representar a todo Israel. En la rutina de su vida cotidiana, aquella mañana de sábado, algo sorprendente aconteció: Jesús entró en la sinagoga, se puso en pie para hacer la lectura y proclamó las palabras de Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mí… me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad…”. Y lo más sorprendente es que añadió: “Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír”.

    La expectación llega a su desembocadura. La promesa se cumple. Dios no ha cerrado su cielo para siempre. A pesar de la infidelidad de su pueblo y del egoísmo del corazón humano, Dios sigue estando por salvar. Por perdonar. Por tender un nuevo puente. Por abrir un nuevo camino. Por dar una nueva oportunidad. Quizá la oportunidad definitiva… En Jesús, se cumplen sus promesas. Jesús es la promesa cumplida.

    Y como en el Pueblo de Israel, en su pequeño pueblo ocurre lo mismo: si seguimos leyendo el relato, hubo muchos que se escandalizaron de sus palabras, diciendo que quién era Él para decir lo que decía. Pero también hubo un pequeño grupo de hombres y mujeres que, en respuesta a su llamada, se fueron uniendo al Señor para ser la semilla de ese nuevo camino que Jesús viene a traer de parte del Padre.

    Nosotros somos los continuadores de ese pequeño grupo que, en medio de la humanidad, quiere seguir acogiendo la Buena noticia del Evangelio, con la ilusión de los orígenes y con la experiencia que nos da la historia, para hacerla vida en el mundo.

    Gracias, Señor,

    por seguir dándonos tu vida a través del Espíritu.

    Haznos continuadores de tu camino

    y reúnenos, al final, en tu Reino eterno. Amén

    Vuestro hermano en la fe:

    Luis Manuel Suárez CMF (@luismanuel_cmf)


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  6. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.804
    Me gusta recibidos:
    2.583
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado después del Domingo de Epifanía
    Santo Evangelio
    Sucedió que, estando Jesús en una de las ciudades, se presentó un hombre lleno de lepra; al ver a Jesús, cayendo sobre su rostro, le suplicó diciendo: <<Señor, si quieres, puedes limpiarme>>. Y extendiendo la mano, lo tocó diciendo: <<Quiero, queda limpio>>. Y enseguida la lepra se le quitó. Y él le ordenó no comunicarlo a nadie; y le dijo: <<Vé, preséntate al sacerdote y ofrece por tu purificación según mandó Moisés para que les sirva de testimonio>>. Se hablaba de él cada vez más, y acudía mucha gente a oírlo y a que los curara de sus enfermedades. Él, por su parte, solía retirarse a despoblado y se entregaba a la oración.

    1 Juan 5, 5 – 13
    Salmo 147, 12 – 15. 19 – 20
    Lucas 5, 1216
     
  7. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.804
    Me gusta recibidos:
    2.583
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado después del Domingo de Epifanía
    Reflexión del Evangelio
    JESÚS, “si quieres puedes limpiarme”, te pido como hizo el leproso del Evangelio. No, yo no tengo la lepra del cuerpo que va minando la salud y termina en la descarnada muerte física, aislado de todo contacto con otras personas. Pero tú que puedes y quieres limpiarme de otra lepra que, cuando dejo que el Maligno me engañe y me lleve a su esclavitud, me contagio de un mal mayor: la lepra del alma. Quiero ser siempre libre, con la libertad de los hijos de Dios. Y tú eres la libertad que me hace libre. Ven a mi vida, no me dejes solo en manos del Enemigo: contigo tengo la vida, la libertad, la felicidad aun en medio de los sufrimientos propios de este valle de lágrimas. Espero que me respondas: “Quiero, queda limpio”. Y yo te seguiré a dondequiera que vayas.
     
  8. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.804
    Me gusta recibidos:
    2.583
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo después de la Epifanía
    Primera Lectura
    Esto dice el Señor: <<Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, en quien me complazco. He puesto mi espíritu sobre él, manifestará la justicia a las naciones: No gritará, no clamará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, la mecha vacilante no la apagará. Manifestará la justicia con verdad. No vacilará ni se quebrará hasta implantar la justicia en el país. En su ley esperan las islas. Yo, el Señor, te ha llamado en mi justicia, te tomé de la mano, te formé e hice de ti la alianza de un pueblo y luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la cárcel, y de la prisión a los que habitan en las tinieblas>>.

    Isaías (El profeta Isaías, en sus mensajes, siempre nos habla de la Salvación. Nos ofrece la realidad del Emmanuel: "Dios con nosotros" y la inquebrantable fe en Él. Todo del Antiguo Testamento) 42, 1 – 4. 6 – 7
     
  9. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.804
    Me gusta recibidos:
    2.583
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo después de la Epifanía
    Segunda Lectura
    Pedro tomó la palabra y dijo: <<Ahora comprendo con toda verdad que Dios no hace acepción de personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los hijos de Israel, anunciando la Buena Nueva de la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos. Vosotros conocéis lo que sucedió en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él>>.

    Hechos de los Apóstoles (Los Hechos de los Apóstoles es considerado el Quinto Evangelio. Fue escrito entre los años 70 y 75 del siglo I en la era de Nuestro Señor Jesucristo. El tema principal es la expansión de la Iglesia bajo la dirección del Espíritu Santo. Todo del Nuevo Testamento) 10, 34 – 38
     
  10. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.804
    Me gusta recibidos:
    2.583
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo después de la Epifanía
    Fiesta del Bautismo del Señor
    El Señor bendice a su pueblo con la paz
    Santo Evangelio
    Vino Jesús desde Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirlo diciéndole: <<Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?>>. Jesús le contestó: <<Déjalo ahora. Conviene que así cumplamos toda justicia>>. Entonces Juan se lo permitió. Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrieron los cielos y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. Y vino una voz de los cielos que decía: <<Este es mi hijo amado, en quien me complazco>>.

    Mateo 3, 1317
     
  11. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.804
    Me gusta recibidos:
    2.583
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo después de la Epifanía
    Reflexión del Evangelio
    JESÚS, el acontecimiento de tu Bautismo ya no es solo una fiesta anual, sino también un misterio luminoso del rosario. En esta fiesta en mi rosario de los jueves, admiro tu profunda humildad, al ponerte en la fila de los pecadores para ser bautizado como uno más. Yo sé que tú eres el único justo, y yo soy un pobre pecador necesitado de conversión. Hoy escucha la voz de tu Padre que me llama a escucharte y a convertirme.
     
  12. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.063
    Me gusta recibidos:
    643
    Puntos de trofeos:
    113
    Lunes 13 de enero. Lunes de la I semana del Tiempo Ordinario.

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,14-20):

    Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios.
    Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»
    Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago.
    Jesús les dijo: «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.»
    Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.

    Palabra del Señor


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  13. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.063
    Me gusta recibidos:
    643
    Puntos de trofeos:
    113
    Lunes 13 de enero. Lunes de la I semana del Tiempo Ordinario.

    Reflexión sobre la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda.

    Queridos hermanos, paz y bien.

    Con el Bautismo del Señor hemos cerrado el tiempo de Navidad. De contemplar al Recién Nacido, la Palabra hecha carne, pasamos a verlo ya adulto, en permanente salida. De ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo, anunciando que el Reino de Dios ha llegado, y la necesidad de convertirse. Porque el plazo se ha cumplido.

    Desde el mismo comienzo de su predicación, Jesús estuvo cerca de la gente. ¿Cómo llevó a cabo su misión? Hablando del Reino de Dios, del amor del padre hacia todos, por un lado, y curando a los enfermos por otro. Palabras y hechos. Palabras de apertura a todos, y hechos que confirman esas palabras.

    Jesús ve que esa misión debe implicar a otras personas. Porque el Reino no es cosa de unos pocos, sino de todos. Y por ello llama a algunas personas, de esas que se vieron interpeladas por su Palabra, para que le acompañen. “Pescadores de hombres”, les dice. Porque había mucha desorientación, mucha oscuridad. Y la Luz, que se apareció a los hombres en Belén, se extendió por todas partes.

    Muchos se vieron convencidos por lo que Jesús decía y hacía. Otros – cada uno es libre – no lo recibieron. Pero por Jesús no queda. Él y sus compañeros se van a lanzar a la aventura que han recibido del Padre.

    No solo en los tiempos de Jesús la tarea era difícil. Hoy también. Sigue habiendo desorientación y oscuridad. Siguen haciendo falta muchos obreros para el ancho mundo de Dios. Aunque no sea jueves, podemos rezar por las vocaciones a la vida consagrada y al sacerdocio. Para que siga habiendo personas que anuncien la Palabra. Por todo el mundo. Y tú mismo, en tu condición, puedes hacer tu aporte a la tarea evangelizadora. No lo dejes para mañana.


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
  14. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.804
    Me gusta recibidos:
    2.583
    Puntos de trofeos:
    113
    Martes Primero en Tiempo Ordinario
    Santo Evangelio
    En la ciudad de Cafarnaún, el sábado entró Jesús en la sinagoga a enseñar; estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba con autoridad y no como los escribas. Había precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: <<¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios>>. Jesús lo increpó: <<¡Cállate y sal de él!>>. El espíritu inmundo lo retorció violentamente y, dando un grito muy fuerte, salió de él. Todos se preguntaron estupefactos: <<¿Qué es esto? Una enseñanza nueva expuesta con autoridad. Incluso manda a los espíritus inmundos y lo obedecen>>. Su fama se extendió enseguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

    1 Samuel 1, 9 – 20
    Salmo 1 Samuel 2, 1. 4 – 8abcd
    Marcos 1, 21b28
     
  15. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    13.804
    Me gusta recibidos:
    2.583
    Puntos de trofeos:
    113
    Martes Primero en Tiempo Ordinario
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, la primera victoria de Satanás en nuestro mundo, y a veces en mis titubeos, consiste en convencernos de que no existe. Tu apóstol Pedro, que fue presa del demonio cuando te negó, nos pone alerta: Vuestro enemigo el demonio, como león rugiente, anda cerca buscando a quien devorar. Resistidle fuertes en la fe. Dame esa fuerza de la fe, para que no caiga en las garras de quien solo puede llevarme a la ruina y a la muerte. Contigo camino en el amor hacia la Vida.
     
  16. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.063
    Me gusta recibidos:
    643
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles 15 de enero. Miércoles de la I semana del Tiempo Ordinario.

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,29-39):


    En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar.
    Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron: «Todo el mundo te busca.»
    Él les respondió: «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido.»
    Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.

    Palabra del Señor
     
  17. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.063
    Me gusta recibidos:
    643
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles 15 de enero. Miércoles de la I semana del Tiempo Ordinario.

    Reflexión de la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda

    Queridos amigos, paz y bien.

    Es bueno tener un horario fijo, para saber a qué atenernos. La rutina nos ayuda a no volvernos locos, teniendo que estudiar cada día nuestro horario para saber qué hacer. A principios de año, mucha gente se hace propósitos que exigen una disciplina. Ir al gimnasio, comer sano, pasear más, ver menos televisión… Muchos famosos publican sus horarios y rutinas, para que se puedan imitar.

    A nosotros la Liturgia hoy nos propone como modelo un día de Jesús. Y es muy completito. Siempre cerca de los pobres, en este caso, de los enfermos. Primero la suegra de Pedro, y luego todos los del lugar. De la suegra de Pedro, además, se nos dice que “se puso a servirles”. Recuperada de su fiebre, se siente con fuerzas y alimenta agradecida a su Sanador. Nosotros podemos también, cuando Jesús nos libera de nuestra “fiebre espiritual”, del pecado, ponernos a servir a los demás, sobre todo a los más cercanos.

    Más tarde, cuando todavía está oscuro, en la soledad de la noche, Jesús se aparta a una zona tranquila, para hablar con su Padre, y encomendarle todas las necesidades con las que se había encontrado en ese lugar. Y pedirle fuerzas, quizá quejarse porque hay muchos escépticos, solicitar que el tiempo y los caminos le fueran propicios… Todo lo que se le dice a un Padre, a un amigo, mientras se habla con Él. Porque eso es la oración. Nosotros podemos también hablar cada día con nuestro Padre, contarle nuestras cosas, pedirle, llorarle, agradecerle, simplemente contemplarle y dejarnos acariciar por su amor.

    Y, después del reposo y de la oración, a seguir predicando. “Que para eso he salido”. A encontrarse con los que le buscan, y a buscar a los que no quieren encontrarse con Él. Habrá momentos mejores y peores, gente que se convenza y gente que diga que no les interesa. Jesús se reirá y llorará con la gente; mirará casi siempre con amor, y, algunas veces, con algo de ira; se dejará el corazón y las fuerzas en cada momento, cada día y cada minuto. Nosotros también podemos ponernos en camino, predicar con las palabras y con las obras. Ser testigos, aguantar lo que nos venga y ponerlo todo en las manos de Dios, sabiendo que todo depende de Él, trabajando como si todo dependiera de nosotros.

    Vuestro amigo en la fe, Alejandro C.M.F.
     
  18. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.063
    Me gusta recibidos:
    643
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves 16 de enero. Jueves de la I semana del Tiempo Ordinario.

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,40-45):

    En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme.»
    Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.» La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio.
    Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.»
    Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.

    Palabra del Señor
     
  19. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.063
    Me gusta recibidos:
    643
    Puntos de trofeos:
    113
    Reflexión de la Palabra publicada en la web Ciudad Redonda

    Queridos hermanos, paz y bien.

    Fidelidad para ser feliz. Fidelidad a Dios para salir vencedores en la lucha. En las muchas luchas de la vida. Durante mucho tiempo, los israelitas pensaron que sus victorias estaban unidas a la fidelidad a Dios, y sus derrotas, a que se alejaban de Él. La primera lectura de hoy nos lo recuerda.

    El leproso del Evangelio no era feliz. Estaba fuera de la sociedad, de la vida religiosa, de la familia… Sin derechos, marginado. El encuentro con Jesús le devuelve sus derechos, le restaura su dignidad como persona.

    Volvemos a ver a Jesús cercano a los que más sufren, los pobres, los niños, en este caso, los enfermos. Es una persona con fe, que sabe que su única salida es Jesús. Ha oído hablar de Él, y le confía su vida. “Si quieres, puedes curarme”. Jesús, por supuesto, quiere. Y le da una segunda oportunidad.

    Nosotros hemos oído hablar de Jesús, sabemos mucho de Él – seguramente mucho más que aquel leproso – aunque a lo peor, no tenemos tanta fe. O no nos decidimos a pedirle a Cristo que nos libere. Pero lo más importante es que Jesús, como sintió lástima de aquel enfermo, siente también lástima por ti. Por cada uno de nosotros. Basta que nos acerquemos a nuestro Salvador con la esperanza de que Él lo puede todo. Y nos purifica, nos limpia, nos da la vida y nos devuelve la dignidad de hijos de Dios. Ahí radica la fuerza del sacramento de la Penitencia.

    El exleproso se dedicó a alabar a Jesús “con grandes ponderaciones”. Ojalá nosotros podamos ser testigos de la alegría, cada vez que recibimos el perdón, y que se note en nuestras vidas. Y, si hace mucho que no te confiesas, aprovecha la ocasión que nos da hoy la Liturgia para decirle a Jesús que, si quiere puede limpiarte. Seguro que quiere. Y siéntete limpio otra vez. Siempre se puede.

    Vuestro hermano en la fe, Alejandro, C.M.F.
     
  20. mortadeelo

    mortadeelo Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    18 de Marzo de 2009
    Mensajes:
    1.063
    Me gusta recibidos:
    643
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes 17 de enero. Viernes de la I semana del Tiempo Ordinario.

    Lectura del santo evangelio según san Marcos (2,1-12):

    Cuando a los pocos días volvió Jesús a Cafarnaún, se supo que estaba en casa. Acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta. Él les proponía la palabra. Llegaron cuatro llevando un paralítico y, como no podían meterlo por el gentío, levantaron unas tejas encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico.
    Viendo Jesús la fe que tenían, le dijo al paralítico: «Hijo, tus pecados quedan perdonados.»
    Unos escribas, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros: «Por qué habla éste así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados, fuera de Dios?»
    Jesús se dio cuenta de lo que pensaban y les dijo: «¿Por qué pensáis eso? ¿Qué es más fácil: decirle al paralítico "tus pecados quedan perdonados" o decirle "levántate, coge la camilla y echa a andar"? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados...»
    Entonces le dijo al paralítico: «Contigo hablo: Levántate, coge tu camilla y vete a tu casa.»
    Se levantó inmediatamente, cogió la camilla y salió a la vista de todos. Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo: «Nunca hemos visto una cosa igual.»

    Palabra del Señor


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     

Comparte esta página