Lo que nos dice el Señor hoy (Tiempo Ordinario)

Tema en 'Comisión General' comenzado por Carita, 10 de Mayo de 2015.

  1. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Martes Tercero de Adviento
    Reflexión del Evangelio
    JESÚS, no son bellas palabras lo que esperas de mi, sino los frutos de la conversión que comienza por reconocerse pecador -como los publicanos y las prostitutas- continúa por hacer la voluntad del Padre, y termina por la felicidad suprema de la vida eterna, que ya comienza en la vida cristiana de este mundo. Así de sencillo. Así de esperanzador.
     
  2. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles Tercero de Adviento
    Santo Evangelio
    Juan envió a dos de sus discípulos a preguntar al Señor: <<¿Eres tú el que ha de venir, o tenemos que esperar a otro?>>. Los hombres se presentaron a Jesús y le dijeron: <<Juan, el Bautista nos ha mandado a preguntarte: ¿Eres tú el que ha de venir, o tenemos que esperar a otro?>>. Y en aquella ocasión Jesús curó a muchos de enfermedades, achaques y malos espíritus, y a muchos ciegos les otorgó la vista. Después contestó a los enviados<. <<Id a anunciar a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los inválidos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio. Y dichoso el que no se escandalice de mi>>.

    Isaías 45, 6b – 8. 18. 21b – 25
    Salmo 84, 9 – 14
    Lucas 7, 1923
     
  3. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles Tercero de Adviento
    Reflexión del Evangelio
    JESÚS, no, yo no me escandalizo de ti. Tú eres el que tenía que venir a mi vida, y hagas lo que hagas lo acepto como lo mejor, aun aquellas cosas que no entiendo. Sé que me amas como soy, sin esperar a que sea bueno. Y quieres que sea feliz: por eso me invitas a la conversión, a gozar de tu presencia, a buscar en tu amistad la alegría profunda de mi vida.
     
  4. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves Tercero de Adviento
    Santo Evangelio
    Cuando se marcharon los mensajeros de Juan, Jesús se puso a hablar a la gente de Juan: <<¿Qué salisteis a contemplar en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? ¿O qué salisteis a ver? ¿Un hombre vestido con lujo? Los que visten fastuosamente y viven entre placeres están en los palacios. Entonces ¿qué salisteis a ver? ¿Un profeta? Si, os digo, y más que profeta. Él es de quien está escrito: Yo envío mi mensajero delante de ti para que prepare el camino ante ti. Os digo que entre los nacidos de mujer nadie es más grande que Juan. Aunque el más pequeño en el reino de Dios es más grande que él>>. Al oírlo, toda la gente, incluso los publicanos, que habían recibido el bautismo de Juan, bendijeron a Dios. Pero los fariseos y los maestros de la ley, que no habían aceptado su bautismo, frustraron el designio de Dios para con ellos.

    Isaías 54, 1 – 10
    Salmo 29, 2 – 6. 11 – 13
    Lucas 7, 2430
     
  5. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves Tercero de Adviento
    Reflexión del Evangelio
    JESÚS, qué triste la ultima afirmación del evangelista Lucas sobre los fariseos y los maestros de la ley: Frustraron el designio de Dios para con ellos. En el lado opuesto, la absoluta fidelidad de Juan el Bautista a la voluntad del Padre y a la misión que le confió. Que se cumpla en mi vida todo lo que ha designado para mí el Padre, nuestro Padre, que tanto me ama.
     
  6. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes Tercero de Adviento
    Santo Evangelio
    Jesús dijo a los judíos: <<Vosotros enviasteis mensajeros a Juan, y él ha dado testimonio de la verdad. No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para que vosotros os salvéis. Juan era la lámpara que ardía y brillaba, y vosotros quisisteis gozar un instante de su luz. Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: La obras que el padre me ha concedido realizar; esas obras que hago dan este testimonio de mí: que el Padre me ha enviado>>.

    Isaías 56, 1 – 3a. 6 – 8
    Salmo 66, 2 – 3. 5. 7 – 8
    Juan 5, 3636
     
  7. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes Tercero de Adviento
    Reflexión del Evangelio
    SEÑOR, hay a la vista un problema grave: Juan el Bautista esté en una profunda crisis de fe que purifica su corazón del primo tuyo y lo convierte en discípulo. Sin embargo, como tantas veces, tú no te quedas en el acontecimiento que pasa, sino que prevalece tu conciencia de salvador: si digo esto es para que vosotros os salvéis. Aún en los momentos fuertes de tu vida, sobresale la bendita obsesión de mi salvación. Eres mi salvador, eres mi amigo fiel.
     
  8. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado Tercero Tiempo de Adviento
    Santo Evangelio
    Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. Abrahán engendró a Isaac, Isaac a jacob, Jacob a Judá y sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés a Esrón, Esrón a Aram, Aram a Aminadab, Aminadab a Naasón, Naasón a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a Booz, Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.

    David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón a Roboam, Roboam a Abías, Abías a Asaf, Asaf a Josafat, Josafat a Joram, Joram a Ozías, Ozías a Joatán, Joatán a Acaz, Acaz a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amós, Amós a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.

    Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel a Zorobabel, Zorobabel a Abiud, Abiud a Eliaquín, Eliaquín a Azor, Azor a Sadoc, Sadoc a Aquim, Aquim a Eliud, Eliud a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. Así, las generaciones desde Abrahám a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación de Babilonia hasta el mesías, catorce.

    Génesis 49, 2. 8 – 10
    Salmo 71, 4. 7 – 8. 17
    Mateo 1, 117
     
  9. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado Tercero Tiempo de Adviento
    Reflexión del Evangelio
    OH SABIDURÍA, que brotaste de los labios del Altísimo y llegaste a nosotros de generación en generación, ordenándolo todo con firmeza y suavidad: ¡ven y muéstranos el camino de la salvación! En nuestro mundo proliferan sabios que llevan a la perdición a los incautos. Tú eres mi Dios, mi Maestro, y no quiero otro Salvador que tú, Señor Jesús, Sabiduría de Dios, que vienes a salvar mi vida.
     
  10. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo Cuarto de Adviento
    Primera Lectura
    Dijo el Señor a Acaz: <<Pide una señal al Señor tu Dios en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo>>. Respondió Acaz: <<No la pido, no quiero tentar al Señor>>. Entonces dijo Dios: <<Escucha, casa de David: ¿No os basta cansar a los hombres que cansáis incluso a Dios? Pues el Señor, por su cuenta, os dará una señal. Mirad: la Virgen está en cinta y da a luz un hijo, y le pone por nombre Emmanuel (que significa: “Dios – con – nosotros”)>>.

    Isaías (Isaías es el primero de los seis profetas que componen Los Libros Proféticos; es en su manera de escribir “breve y conciso” con un gran sentido constructivo. Todo del Antiguo Testamento) 7, 10 – 14
     
  11. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo Cuarto de Adviento
    Segunda Lectura
    Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, escogido para anunciar el Evangelio de Dios. Este Evangelio, prometido ya por sus profetas en las Escrituras Santas, se refiere a su Hijo, nacido, según lo humano, de la estirpe de David; constituido, según el Espíritu Santo, hijo de David, con pleno poder por su resurrección de la muerte: Jesucristo nuestro Señor. Por él hemos recibido este don y esta misión: hacer que todos los gentiles respondan a la f, para gloria de su nombre. Entre ellos estáis también vosotros, llamados por Cristo Jesús. A todos los de Roma, a quienes Dios ama y ha llamado a formar parte de su pueblo santo, os deseo la gracia y la paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

    Romanos (Es la primera de las siete cartas de San Pablo. El apóstol la escribió después de mediados del siglo I y nos habla de la Doctrina de la Salvación por Cristo nuestro Señor. Todo del Nuevo Testamento) 1, 1 – 7
     
  12. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo Cuarto de Adviento
    Va a entrar el Señor: Él es el Rey de la gloria
    Santo Evangelio
    La generación de Jesucristo fue de esta manera: La madre de Jesús estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era bueno y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, a penas había tomado esta resolución, se ñle apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: <<José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados>>. Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: <<Mirad: la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios – con – nosotros”>>. Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.

    Mateo 1, 1824
     
  13. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo Cuarto de Adviento
    Reflexión del Evangelio
    OH ADONAI, Pastor de la casa de Israel, que te apareciste a Moisés en la zarza ardiente, en el Sinaí le diste la ley, y en la plenitud de los tiempos te encarnaste en las entrañas de María Virgen sin intervención de varón: ¡Ven a librarnos con el poder de tu brazo! Nuestro mundo está necesitado de la liberación de todo el mal del mundo. Y mi vida, como oveja descarriada, tiene necesidad de un Pastor, que eres tú.
     
  14. perales1862

    perales1862 Nazareno del décimo cuarto tramo

    Se incorporó:
    25 de Junio de 2016
    Mensajes:
    830
    Me gusta recibidos:
    192
    Puntos de trofeos:
    43
    Apocalipsis 12. 1-17



    1 Y apareció una gran señal en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.

    2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto y sufría por dar a luz.

    3 Y apareció otra señal en el cielo: y he aquí, un gran dragón rojo que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas, siete diademas.

    4 Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que había dado a luz, a fin de devorar a su hijo en cuanto naciese.

    5 Y ella dio a luz un hijo varón que había de regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.

    6 Y la mujer huyó al desierto, donde tenía un lugar preparado por Dios, para que allí la sustentasen durante mil doscientos sesenta días.

    7 Y hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles,

    8 pero no prevalecieron, ni fue hallado más su lugar en el cielo.

    9 Y fue lanzado fuera aquel gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, quien engaña a todo el mundo; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

    10 Y oí una gran voz en el cielo que decía: Ahora han venido la salvación, y el poder, y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque el acusador de nuestros hermanos ha sido arrojado, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.

    11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra de su testimonio, y no amaron sus vidas, ni aun hasta sufrir la muerte.

    12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar!, porque el diablo ha descendido a vosotros, teniendo gran ira, pues sabe que tiene poco tiempo.

    13 Y cuando el dragón vio que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón.

    14 Y le fueron dadas a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de la presencia de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos y la mitad de un tiempo.

    15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, a fin de hacer que fuese arrastrada por el río.

    16 Pero la tierra ayudó a la mujer, y la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había arrojado de su boca.

    17 Entonces el dragón se enfureció contra la mujer, y se fue a hacer la guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.
     
  15. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Lunes Cuarto de Adviento
    Santo Evangelio
    Una vez que Zacarías oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno, según el ritual de los sacerdotes, le tocó a él entrar en el santuario del Señor a ofrecer el incienso; la muchedumbre del pueblo estaba fuera rezando durante la ofrenda del incienso. Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor. Pero el ángel le dijo: <<No temas Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tú mujer Isabel te dará un hijo y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría, y muchos se alegrarán de su nacimiento. Pues será grande a los ojos del Señor: no beberá vino ni licor; se llenará de Espíritu Santo ya en el vientre materno y convertirá muchos israelitas al Señor, su Dios. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías, para convertir los corazones de los padres hacia los hijos, y a los desobedientes, a la sensatez de los justos, preparando para el Señor un pueblo bien dispuesto>>. Zacarías replicó al ángel: <<¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada>>. El ángel le contestó: <<Yo soy Gabriel, que sirvo en presencia de Dios; he sido enviado a hablarte para darte esta buena noticia. Pero mira: te quedarás mudo, sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda, porque no has dado fe a mis palabras, que se cumplirán en su momento>>. Días después concibió Isabel, su mujer.

    Jueces 13, 2 – 7. 24 – 25a
    Salmo 70, 3 – 6. 16 – 17
    Lucas 1, 820. 24
     
  16. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Lunes Cuarto de Adviento
    Reflexión del Evangelio
    OH RENUEVO, del tronco de Jesé, que te alzas como un signo para los pueblos, ante quien los reyes enmudecen, y cuyo auxilio imploran las naciones; tu nombre, Jesús, es garantía de salvación. ¡Ven a librarnos, no tardes más! Te espero con impaciencia y esperanza.
     
  17. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Martes Cuarto de Adviento
    Santo Evangelio
    A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: <<Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo>>. Ella se turbó ante esas palabras y se preguntaba que saludo era aquel. El ángel le dijo: <<No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará en la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin>>. Y María dijo al ángel: <<¿Cómo será eso, pues no conozco varón?>>. El ángel le contestó: <<El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altisimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que a pesar de su vejez, ha concebido un hijo y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible>>. María contestó: <<Aquí está la esclava del Señor; hágase en mi según tu palabra>>. Y la dejó el ángel.

    Isaías 7, 10 – 14
    Salmo 23, 1 – 6
    Lucas 1, 2638
     
  18. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Martes Cuarto de Adviento
    Reflexión del Evangelio
    OH LLAVE DE DAVID y cetro de la casa de Israel, concebido en el seno virginal de María: abres y nadie puede cerrar, cierras y nadie puede abrir: ¡ven y libra a los cautivos que viven en tinieblas y en sombra de muerte! Sin ti, no hay vida, ni luz, ni libertad. Vida, luz y libertad, que nos traerás en tu ya inminente venida a nuestro mundo, a mi casa, a mi vida.
     
  19. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles Cuarto de Adviento
    Santo Evangelio
    Unos días después, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: <<¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la Madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá>>.

    Cantares 2, 8 – 14
    Salmo 32, 2 – 3. 11 – 20. 20 – 21
    Lucas 1, 3945
     
  20. Benedetto

    Benedetto Nazareno del décimo sexto tramo

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    11.688
    Me gusta recibidos:
    1.133
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles Cuarto de Adviento
    Reflexión del Evangelio
    OH SOL que naces de lo alto, resplandor de la luz eterna, Sol de justicia cuyos rayos, desde el vientre de María, alegraron a Juan antes de nacer: ¡ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte! Sin sol, reinan las tinieblas. Y yo quiero vivir a la luz del día, alumbrado por el Sol que nace de lo alto, que eres tú, mi Dios y mi Señor Jesús.
     

Comparte esta página