Actualidad Reportajes

«Habemus Verificatio»

En las últimas semanas hemos visto como la plataforma social Twitter verificaba el perfil de varias Hermandades de Sevilla. Primero fue La Estrella y, tras ella, vinieron La Macarena, el Carmen y Vera-Cruz.

Por Beatriz Vélez

 

Como siempre pasa en esta bendita ciudad, la verificación se ha convertido en un instrumento de crítica, acusaciones de novelería o de darse aires y, también como siempre, esta crítica parte del desconocimiento que se tiene sobre el tema 2.0 y de las ganas de meter palos en candela haciendo una suerte de ranking de Hermandades (algo que tampoco nos sorprende demasiado porque lo vemos todos los días con otros aspectos de las Cofradías).

 

Por eso, he querido poner sobre la mesa qué significa que una cuenta esté verificada en Twitter (o en Instagram que es la otra red social en la que se puede estar verificado).

 

La verificación de cuentas de Twitter, se hace, normalmente, a entidades relevantes de cualquier ámbito (también a personas individuales con relevancia). No tienen por qué ser cuentas de relevancia mundial, basta con que tengan importancia en una determinada zona o entre un determinado sector social, empresarial, etc.  

 

¿Por qué es bueno que un perfil de Twitter esté verificado? Sencillamente porque es una garantía de veracidad. Si os acordáis de lo que comentábamos en el post dedicado a las cuentas fake, crear cuentas diciendo que somos quién realmente no somos es muy sencillo. Una dirección de correo electrónico, una foto, un nombre y poco más. Por eso, el tick azul junto al usuario de Twitter nos garantiza que estamos interactuando con la corporación correcta. Evidentemente, tienen otras ventajas:

 

  • Al ser visualmente reconocibles, las publicaciones ganan en audiencia. Entre tantas cuentas, destacará al verificarse. Lo cual conllevará también más interacciones y seguidores.
  • Tienen una función adicional para controlar las conversaciones. Podrán verlas todas, filtrar usando el algoritmo de Twitter para el SPAM o ver sólo las que se producen entre cuentas verificadas.
  • Evidentemente, nuestro contenido queda más protegido frente a apropiaciones de otras cuentas. Es la otra cara de la moneda de la veracidad: si por un lado se garantiza que se es quien se dice, por otro, se evita que otros digan que un contenido es suyo sin serlo.

 

Twitter puede verificar por sí misma cuentas relevantes pero, además, se puede solicitar la verificación a través de un formulario (https://verification.twitter.com/welcome) y el cumplimiento de una serie de requisitos (foto de perfil real, una dirección de correo electrónico confirmada, biografía completa, no ser una cuenta privada, nombre real o artístico,…). En formulario, además, se deberá añadir un motivo por el que desee verificarse, enlaces para poder comprobar que se es quien se dice. La decisión última la tiene Twitter, no la cuenta.

 

Por tanto, más allá de una medallita como muchos opinan, la verificación en las cuentas de nuestras Hermandades es una buena señal. Nos dará prestigio, seriedad y afianzará la imagen de la Hermandad en la red social.

 

 

(Nota: no, verificación en latín no es verificatio, pero venía bien jugar con las palabras).

Related posts

El niño fantasma de las Tres Caídas

José Manuel García Bautista

Las bandas y hermandades más fieles

Daniel Jiménez Vergara

El Voto del Rocío Chico de 1813

aggregation

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más