Actualidad Opinión

Gremlins cofrades

El pasado sábado leíamos en el “cuerpo de ciriales” del bueno de Pepe Gomez Palas en El Correo, que nuestro Señor Arzobispo ya conoce de primera mano la opinión de Joaquin Moeckel, para (en resumidas cuentas) limitar los cortejos de nazarenos de nuestras cofradías. También podríamos empezar a limitar a los salvapatrias,  ya puestos.

 

Pero no se en nombre de quién y en calidad de qué se presenta un cofrade raso cualquiera, que me rectifiquen si me equivoco, a charlar con Don Juan José del dichoso “números clausus” de las cofradías. Ya está bien de meterse en todos los charcos Don Joaquín, por favor. Ya está bien.  Si usted quiere, – cosa que no niego que sea con la mejor voluntad posible- , empezar a luchar por este tema, empiece en los cabildos generales de sus hermandades, levante la mano en ruegos y preguntas, y que se le de voz, y plantee el tema tranquilamente. Las hermandades tenemos un “órgano regulador” que son los cabildos generales, allí tenemos voz y voto los hermanos, y si hay que empezar a cambiar algo, empecemos por uno mismo. O mejor y más mediático, reúnase con un grupo de personas con similares posturas, y cuando llegue el momento plantee su presidencia al Consejo con ideas de este tipo o las que se les ocurra para mejorar la Semana Santa, seguro que alguién le vota.

No nos podemos meter en la vida interna de una Hermandad sin conocer las realidades de cada una de ellas. No podemos meternos con un bote de tippex en las listas de cofradías ajenas. No, nadie está legitimado para eso. No se la respuesta del Arzobispo, pero intuimos que lo máximo que él puede llegar, es a pedir que empecemos a controlar algo que se nos puede ir de las manos.

Creo que no es momento de limitar cortejos, quizás esa sea la tijera fácil, el recorte recurrente. Pero quizás es hora de en las juntas de gobierno empezar a remangarse y comenzar a formar un cuerpo de nazarenos convencidos y comprometidos. Y a todo el que entre en una cofradía que sepa que viene a una comunidad cristiana y que además de parecerlo, hay que serlo. Vamos, por decirlo más directo. Que los fiscales y diputados de formación sean cargos relevantes y dejen, en muchos casos, de ser cargos de relleno. Que los fiscales hagan un filtro antes de entrar a formar parte de la comunidad cristiana que es una Hermandad, que los formadores formen a los que van a salir de nazarenos. Que se les diga que significa, que representa,  a que hemos venido.  ¿Y si son muy pequeños?  Catequesis y que más adelante confirme su compromiso cristiano cuando tenga edad.

Pero eso hay que hacerlo, no recortar. Filtrar sí, lo que ya está dentro y lo nuevo que entre. Recortar no.

Parece que a las hermandades nos da cierto reparo pronunciar ciertas palabras, y que existe vértigo de empezar a filtrar escudándonos en la tradición, el folclore, la universalidad y lo costumbrista. Todo esto tiene cabida y debe ser defendible, pero con el convencimiento que ante todo somos lo que somos. Ahora es es el momento. Luego será tarde, y llegaran los salvapatrias y miarmavengadores a proponer soluciones insostenibles, y esta gente son como los gremlins, que es mejor no alimentarlos.

Related posts

Fractura en Los Gitanos

Redacción El Foro Cofrade

GALERÍAS. #SSantaSevilla18 -Domingo de Ramos-

Benito M. Álvarez Acosta

El “Martes Santo maps”: El día de la Judería . ¿llegó la hora del cambio?

Daniel Jiménez Vergara

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más