Actualidad Opinión

Los tontos de la crisis de la Semana Santa

Tontos de Capirote es un libro que escribió Paco Robles allá por los noventa (1997) en el que describía de forma irónica y con gran humor los diferentes tipos de cofrades que pululan por el universo capillita hispalense. Desde el tonto del fíjate a la tonta del bombardino. Sin duda, es una gran obra para pasar una tarde de cuaresma echando unas risas viendo reflejados a familiares, amigos y conocidos en los diferentes personajes, y claro, a ti mismo. Pero ya han pasado veinte años desde que saliese y ya han aparecido nuevos tontos del capirote, por ejemplo, el tonto de la meteorología o lo último que se lleva, el tonto de la crisis de la Semana Santa. Es sobre esto último sobre lo que a continuación reflexiono.

Por Sebastián Guerrero

No son pocos los cofrades que no dejan de lanzar proclamas desde diferentes tribunas de la grave crisis por la que está pasando nuestra semana mayor que la lleva prácticamente al abismo. No es nuevo, lleva ya algún tiempo, pero es ahora cuando mas en auge está, entre otras cosas porque hay quien que se atreve a mandar cartitas a las autoridades pidiendo intervención con medidas restrictivas en la organización de la Semana Santa, aunque eso suponga tirar por tierra siglos de lucha a capa y espada por mantener la autonomía, y también porque desde la prensa y redes sociales se lanzan continuamente artículos avisando del fin. Pero, ¿hay motivos reales para pensar que la Semana Santa está realmente en crisis?.

Uno de los motivos principales para esgrimir la crisis son los grandes incidentes que están aconteciendo en la madrugá. Algo que no es nuevo. La memoria es frágil o selectiva, según se mire, pero en los años ochenta y noventa todos conocemos lo que pasaba en la madrugá, cristales rotos en las calles donde pasaban las cofradías de negro, grandes botellonas y jaleo con la plaza de la Gavidia como paradigma… El ambiente y los incidentes no distan mucho del ayer y del hoy. Cierto es que las carreras de este año son preocupantes, sobre todo por el desconocimiento del origen y la desconfianza en la respuesta del después. Aunque ya hemos visto que no es algo exclusivo de Sevilla y su madrugá ya que, por ejemplo, en Turín, vimos exactamente lo mismo de lo que pasó en Sevilla. Aquellos problemas de peleas y botellas, vasos y cubitos de hielo volando como fuente de las carreras de 2009 y 2015 en Reyes Católicos y las Setas quedó solucionado, ahora hay que hacer frente a otro tipo de situaciones propiciadas en gran parte por las redes sociales. Pero no creo que sea un problema de la Semana Santa en si y su supuesta crisis.

Otro de los principales motivos para indicar que hay crisis es el auge en el número de nazarenos de nuestras corporaciones unido a la mayor cantidad de público que se congrega en cada jornada para ver las cofradías, sobretodo en determinadas zonas. De entrada parece una paradoja, mas participantes desde dentro y desde fuera y hablamos de crisis y que hay que limitarlo. En estos días ha salido publicada la cifra de 400.000€ que la Macarena destinó a su bolsa de caridad en el pasado ejercicio, un hito en cuanto a asociaciones religiosas en España se refiere, gracias a su crecimiento de hermanos y nazarenos, pero para algunos esto no es mas importante que tener que cambiar una calle, un pequeño retraso de diez minutos o tener que esperar dos horas a que pase el cortejo. Hablamos también de un auge en las cuadrillas de costaleros y las bandas que acompañan a los pasos. Ahora se toca mucho mas y los pasos andan mucho mejor. Eso hace que los recorridos de los cortejos se hayan ido alargando en la duración, cosa de la que disfruta el público aunque luego se queje de los saludos de las hermandades o la larga espera, aunque si me toca ver una chicotá a tambor silbo a la hermandad como ya vimos que le pasó a San Gonzalo en los palcos.

Otros temas para hablar de la crisis es la critica a las hermandades de la madrugá por su inoperancia para encontrar soluciones que arreglen la problemática de dicha jornada pero cuando las del Martes Santo se ponen de acuerdo cediendo todas, arreglando los cruces, las zonas saturadas por aglomeraciones, entradas tardías… estamos en crisis porque se han inventado la carrera oficial al revés, ¡cómo si el Sábado Santo no se hubiera pasado años haciéndolo!. También se habla de la proliferación de salidas de toda índole, la creación de asociaciones civiles y otros temas que tienen diferentes lecturas que trataré otro día. Pero que a fin de cuentas no pueden llevarnos al equívoco de pensar que la Semana Santa está en una burbuja que va a explotar.

Me quedo sin líneas para hablar de patrimonio. Por desgracia no tenemos a Rodriguez Ojeda o las Hermanas Antunez pero al menos ya no se venden sus bordados a otras localidades y se apuesta firmemente por las restauraciones, amén que seguimos disfrutando de grandes estrenos en el bordado, sin ir más lejos, la túnica para el Señor de la Salud de Los Gitanos. Por no hablar de las restauraciones de imágenes, que sigue la polémica sobre si mas blancas o no, pero ya no se cometen las atrocidades pasadas y gozamos de buenos y variados expertos sin tener que encomendarnos únicamente al IAPH.

Creo que vivimos una buena etapa de la Semana Santa, que si bien tiene sus problemas, goza de muy buena salud. Los retos de adaptarse a los nuevos tiempos de la información y de las redes sociales, al aumento de cortejos y público y a la seguridad ciudadana en un contexto muy cambiante de la sociedad están encima de la mesa siendo la mayor de las preocupaciones la falta de liderazgo, carisma y sentido común de muchos de los dirigentes cofrades, políticos y administrativos. Es en ese punto de sobreinformación donde a veces importa mas el amarillismo y fidelizar clientes, de miedo a como se pronuncien las redes sociales ante decisiones mas o menos atrevidas y si hay que poner más o menos vallas, como ejemplo, donde se encuentra la clave para definir la Semana Santa del futuro. Se van dando pasos poco a poco y casi sin ser conscientes de ellos. Pero no hay que mezclar el definir la Semana Santa del siglo XXI con un mensaje catastrofista de todo está en crisis.

Related posts

Hablemos de dinero

Daniel Marín

La Virgen de la Salud irá al altar mayor el 31 de Agosto.

Redacción El Foro Cofrade

Desmontando mitos: Quinta Angustia de Font

Redacción El Foro Cofrade

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más