Opinión

Sacar a Dios a la calle

saquen a Dios a la calle”. ¿Creen ustedes que esas frases aquí en Sevilla tendrían vigor?

Hagan lío” -decía el Papa Francisco en la JMJ de Río de Janeiro de 2013 hablándole a los jóvenes- “saquen a Dios a la calle”. ¿Creen ustedes que esas frases aquí en Sevilla tendrían vigor? ¿Serían válidas? El otro día, leyendo algunas cosas del Papa (de las de verdad, no de las que le adjudican por WhatsApp, que si escribiera todo lo que le atribuyen no tendría horas en el día el hombre para escribir) repasábamos estos mensajes y nos preguntábamos si aquí, que sacamos a Dios, a su Hijo y a su Madre a la calle un día sí y el otro también, calarían.

A este maniguetero le gusta quebrarse la cabeza con estas cosas, porque si ahondamos en lo básico y lo tenemos claro, quizá lo demás venga solo con más sentido y con más firmeza, con verdad. Y la verdad es que pensamos que sí que calarían, que Su Santidad no da puntada sin hilo, que todo lo que dice queda, y que transmite una enseñanza genial cada vez que lanza una idea. El verdadero sentido de nuestras hermandades es sacar a Dios a la calle, hecho Eucaristía, para que lo veamos a través de su Hijo en su Pasión, Muerte y Resurrección, para que lo sintamos al contemplar a la Virgen, dolorosa o gozosa y también a través de los santos, pero ¿lo hacemos?

Ya dijo algún pastor que estábamos creando una Semana Santa sin Dios, y a pesar de que nuestro mensaje parezca repetitivo no nos cansaremos de insistir, pues llevamos los cristianos más de 2.000 años haciéndolo: hay que sacar a Dios a la calle, tenemos que poner todo de nuestra parte para que los que nos vean contemplen a Dios, en nuestros pasos, en nuestra música, en nuestros cortejos, en nuestro comportamiento, en el día a día de la hermandad, en nuestras acciones caritativas, en nuestros cultos…

Quizá ahora que acaba de nacer y que comienza un nuevo año sea un buen momento para adquirir este bonito compromiso por parte de todos los cofrades: hagamos lío, pero sacando a Dios a la calle.

Que tengan una Feliz Navidad y un 2018 lleno de cosas buenas.

Related posts

Mucho mas de cuatro horas

José Luis Muñoz

Joaquín, el justo

Daniel Marín

Un puñado de hombres buenos

Daniel Marín

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más