Image default
Actualidad Opinión

El Sevillano Ario

Desde la contratación por parte de la Hermandad de Santa Genoveva de, posiblemente, la mejor agrupación musical de España hemos visto como en diferentes redes sociales ha aflorado un nuevo tipo de cofrade. Un cofrade que realmente siempre ha estado ahí escondido entre un botellín de Cruzcampo y una foto de Castillo Lastrucci; una especie que ha convivido entre nosotros sin que ellos sepan de su propia patología (por convencimiento propio de sus casposas ideas y de que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad): el “sevillano ario”.

El sevillano ario es aquel que durante estos días se rasga las vestiduras porque viene una banda de Jaén o Cádiz habiendo bandas sevillanas libres; es ese que se cree que Sevilla lo ha inventado todo como que el estilo de cornetas y tambores nació con la Policía Armada y que el tal Escámez era de El Tardón.

El Sevillano Ario es la materialización de la caricatura de “El asesino de la regañá”, un chiste de “los compadres” pero sin ser chiste, el esperpento hecho carne y la conjunción de los tópicos que convierten a Sevilla en ciudad non grata con frecuencia.

Con estos tópicos tenemos que cargar muchos sevillanos muy a nuestro pesar. Porque sí, el sevillano ario traslada su pensamiento más allá de las cofradías, pero eso no lo vamos a tratar aquí, porque aquí vamos a hablar de lo que viene ocupando cansinamente la actualidad del mundo cofrade, que desgraciadamente es la bilis y el desconocimiento del sevillano ario ante la contratación de una banda foránea. Parece un chiste pero no lo es.

Foto de uno de los cortos de “Los Compadres” de Alfonso Sánchez y Alberto López

Que pena de Sevilla; que pena de los cofrades y de la Semana Santa sevillana, que acogió un estilo malagueño que después Cigarreras hizo evolucionar de la mano de Bienvenido Puelles y Francis González Ríos.

Lo que conocemos como “clásico” por mucho que al sevillano ario le duela, viene de Málaga y en su mayoría fue compuesto por un jiennense -de Linares precisamente- (Alberto Escámez).

Que pena que el estilo defenestrado por el sevillano ario es realmente el estilo sevillano original, y no es otro que el de agrupación musical, pero la prensa y su cátedra se encargaron de hundirlo como ya se hizo con las marchas de Farfán, otro sevillano.

Dicho estilo, paradójicamente, ha sido llevado a su máximo exponente por una banda de Linares cuyo nombre es Pasión y que en el año 1998 estrenaba marchas a años luz de lo que se estrenaba en Sevilla: Sangre en tus clavos o Triunfo en tu Santa Cruz, compuestas por un sevillano, Nicolás Barbero, que no encontraba la dignificación de su oficio de compositor (con papeles) en las bandas de dentro y sí la encontró fuera.

Esta banda marcó la vanguardia en el género al mismo tiempo que Cigarreras la marcó en las cornetas y tambores, sólo que de los de Linares éramos consciente los frikis y el resto de Andalucía… Menos los sevillanos, porque antes en Sevilla ser sevillano ario era tradición.

El sevillano ario, como hemos visto, es selectivo, porque mira con lupa las bandas de los pasos de Cristo pero no actúa de la misma manera con las bandas de los palios, que venden menos mediáticamente y también suelen dar menos problemas. Tenemos desde hace años formaciones de fuera de la provincia, por ejemplo Julián Cerdán de Sanlúcar de Bárrameda o El Liceo de Moguer (aprovecho desde aquí para felicitar a Iván Macías, su director,  por haber dirigido recientemente a La Filarmónica de Londres interpretando la música que él mismo ha compuesto para el musical “El Médico”). Quizás si se entera el sevillano ario no lo deje entrar en Sevilla el próximo Domingo de Ramos

A lo mejor al sevillano ario le de una lipotimia si lee que gran parte de las marchas que que se interpretan a día de hoy en nuestra Semana Santa han sido compuestas por compositores foráneos: Pedro Morales, Gámez Laserna, Alfonso Lozano, Cristóbal López Gándara, Oscar Navarro, Rafael Walls, Germán Álvarez Beigbeder, Abel Moreno, Alberto Escámez, Zueco Ramos, Pedro Braña etc.. Que, para los que no entiendan y aun así se atreven a opinar, se traducen en marchas tan importantes como Coronación de la Macarena, Pasa La Virgen Macarena, Saeta Sevillana, Virgen de la Paz, Cristo del Amor, Soledad de San Pablo, La Madrugá y un largo y sonrojante etcétera.

Foto de Juan Manuel Azcona de Flickr

 

Al sevillano ario tampoco parece molestarle que el Gran Poder fuese hecho por un cordobés, como era Juan de Mesa o que en la plaza del Salvador haya una estatua del genio que gubió al nazareno de Pasión, el jiennense de Alcalá La Real Martínez Montañes; o que Ortega Brú naciese en San Roque (Cádiz).

 

Así podemos adentrarnos en cada espacio del mundo cofrade que compone la Semana Santa sevillana, sin contar la cantidad de músicos que tocan en nuestras bandas o costaleros que sacan nuestras imágenes o nazarenos que salen en nuestros cortejos y pagan sus cuotas que son de fuera de Sevilla, así como el público que nos visita.

 

Hace poco leí un comentario que decía “La Semana Santa de Sevilla sin los sevillanos” y lo cierto y verdad es que afortunadamente a lo largo del tiempo se ha demostrado que La Semana Santa de Sevilla ha sido lo que es y seguirá siendo a pesar de algunos sevillanos “arios”.

Related posts

El 8 de septiembre en la provincia de Sevilla

Alberto Calero Moreno

La Hermandad de la Exaltación regresará a Santa Catalina el 18 de Noviembre.

Redacción El Foro Cofrade

La Agrupación Musical del Juncal se disuelve

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más