Actualidad Opinión

La Des-formación

La moda de los ciclos de formación en las hermandades ha llegado a un punto ridículo de difícil retorno.

Cuando se habla de la pata que cojea en nuestras hermandades no hay duda de que la formación, frente al culto y la caridad parece ser la hermana tonta, pero es que encima la carencia de esta no tiene más remedio que terminar haciendo flojear a sus otras dos patas.

Las hermandades a fuerza de inventar cosas ridículas, han hecho apuestas por la formación sencillamente inútiles. Uno de ellos es cambiar los días de formación por “ciclos de formación”.  Como si llamando ciclos a los días inútiles de charlas vacías no dejasen de ser inútiles.

Resultado de imagen de ciclo formacion hermandad

Ahora en vez de una charla que nadie oye al año, pues tenemos una al mes y encima tienen la osadía de ponerle nombres rimbombantes; del recordado párroco con carisma de la zona, del año instaurado por el papa en Roma, de la feligresía de turno… “ciclo formativo párroco Manolo el del alzacuellos”…”ciclo formativo año de la cuchara”…”ciclo formativo mi prima la monja”…y tan panchos.

Llegas al lugar y cuatro miembros de junta, cuatro pelotas y cuatro vecinas otean el móvil a la espera de poder salir a charlar mientras un conferenciante con más fe que capacidad de hacerse oír, habla cuatro verdades por todos asumidas en el catecismo básico de primero de comunión, porque hasta los curas y teólogos de turno han perdido la capacidad pastoral de la formación en las hermandades.

Miren ustedes cofrades, la formación no consiste en recitar catecismo básico antes del pescaito de turno en una iglesia semi vacía con el regalo de un cuadrito inútil al final (no hay quien leñe ponga esos cuadritos horrendos en sus casas). La formación es diaria, constante pero no agobiante, asumida que no leída, entendida que no oída.

No hay un programa de formación que haga rezar a sus acólitos antes de un culto, que explique el significado de honrar a Dios con la luz, la penitencia o el anonimato, que no repita oraciones (que es diálogo) como el poema de Espronceda del pirata

“…con diez cañones por banda, que estas en el cielo, no corta el mar si no vuela, perdona nuestras ofensas…”

No hay un capataz que se atreva a rezar antes de un ensayo, ni a dar gracias por la estación al culminarla, no hay un hermano mayor, que se atreva a hacer un camino catequético de adultos durante el año. (La catequesis es un camino que no acaba, no es cosa de primera comunión tan solo)

Luego nos dedicamos a hablar del concilio vaticano II en una mesa llena de bordados, sin ni siquiera hacer el intento de aplicarlo…

Resultado de imagen de ciclo formacion hermandad

Los ciclos de formación de nuestras hermandades son auténticas farsas improductivas a todas luces, que justifican una vida donde la catequesis y la formación sigue siendo la hermana fea de las cofradías, cada vez más vacías de espiritualidad y menos capacitadas para crear momentos que faciliten encuentros con Dios comunitarios, reducidos, y ya casi ni eso, a esferas muy personales.

Al final, ni de meapilas servimos…

Related posts

Joaquín Sainz de la Maza “O todos a la Izquierda o todos a la derecha, no podemos tener Semana Santa a la carta”

Carlos Cabrera Díaz

Cambio de banda en el misterio de la Exaltación

Redacción El Foro Cofrade

Besapiés Cristo de la Fundación de los Negritos

Benito M. Álvarez Acosta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más