Actualidad Opinión

Las 13 mentiras de la música cofrade

En estos convulsos tiempos de inesperados cambios de banda, Jorge Quesada nos trae un listado de las 13 mentiras, mantras, eslóganes o prejuicios que rodean a la música cofrade.

Las marchas infames transmiten un sentimiento muy grande, que es lo más importante.

Claro, las grandes obras de arte de la humanidad no comunican. Los legados de Juan de Mesa, Montañés, Gijón o Roldán permanecen fríos en los altares sin difundir emociones. Escucho Saeta Cordobesa o Pasa la Macarena y nada, como si oyera el centrifugado de una lavadora. La percepción de esperanza, nostalgia, recuerdo, amor, tristeza, muerte y alegría que nos deja la música vino de la mano del siglo XXI, con antecedente ochentero.

Las marchas buenas son en exclusiva las fúnebres.

Queréis introducir sonidos de entierros en procesiones alegres y poner en peligro la idiosincrasia de cada hermandad. Los listados de cientos de obras de carácter triunfal y festivo no los conozco. Y como no los conozco, no existen. Aunque se trata de un convencionalismo en desuso, entre otros motivos, por el éxito de Como tú, ninguna y similares.

Las marchas buenas son las antiguas, no las nuevas.

Otra muestra de ignorancia por desconocer a la quincena o veintena de autores vivos, innovadores y/o jóvenes que añaden prestigio al género.

Los expertos en música quieren homogeneizar los repertorios.

¿Persiguen que en la Estrella se toque la marcha que le dedicó Gámez Laserna? Estandarizan. ¿Buscan que la Esperanza de Triana ponga en valor el patrimonio escondido de Morales, Peralto, Marvizón y Moreno Pozo? Normalizan. ¿Prefieren que en San Bernardo suene el capital que les dejó Farfán en lugar de que imiten a la Macarena? Destruyen la variedad. Para diversidad la que había antes, cuando las bandas llevaban un listado de cinco marchas y las interpretaban en todas las cofradías, sin mirar barrios, colores o estilos. Ahora las distintas personalidades corren peligro, con repertorios de cien marchas, donde hasta las formaciones de cornetas se acomodan a la naturaleza de cada hermandad.

La música procesional se hace para el pueblo, por lo tanto se deben interpretar las peores partituras.

Añádanle un tono clasista. La cultura es un derecho que corresponde a una élite escogida, quien pretenda disfrutarla que se vaya a un teatro con asientos limitados y abone los 125,00 euros de la entrada de una ópera. A mí me enseñaron que el pueblo no merece lo mejor. Además, si una obra puede oírse gratis detrás de un paso, no podemos hablar de arte. El arte es caro y exclusivo, no llega a todos. El pueblo no estudió en un conservatorio, robémosle la oportunidad de alcanzar lo extraordinario. Como tampoco se matriculó en económicas o políticas o derecho, que la riqueza y gestión del Estado dependa del próximo vencedor de Gran Hermano.

La parábola del chóped.

Lo prefiero a un jamón de pata negra. Ajá. Sin embargo en los días señalados, llámese Nochebuena, propongo las mejores viandas, dentro de mis posibilidades. En una boda, los novios contratan un menú especial, que no comen a diario. ¿La estación de penitencia no es una jornada señalada? ¿La Semana Santa no es la gran fiesta de la ciudad?

Pues la gente prefiere una hamburguesa del McDonald antes que una degustación de un gurú de los fogones, igual que Mi Amargura

Un menú en un establecimiento de comida rápida resulta económico mientras que reservar mesa en un restaurante de lujo no se encuentra al alcance de todos los bolsillos. A veces el éxito de ventas depende más de la campaña de marketing que de la calidad del producto. Regresamos a los valores clasistas, en Semana Santa, por su vertiente popular, la cultura la puede saborear cualquiera. Por cierto, los nutricionistas desaconsejan el consumo de ciertos tipos de alimentos, que no atraen por su calidad, sino por los productos añadidos que engañan al cerebro y dañan al organismo mientras producen una sensación de placer. Eso es, en resumen, una marcha mala, un montón de basura dañina que seduce por la manipulación del gusto.

La música de cornetas es de canis.

Es cierto que durante finales de los 90 y la década pasada proliferaron nuevas composiciones que atrajeron a un público cani que se quedaron para siempre como seguidores de estas formaciones, muchas de ellas de estilo Flamenkito Apaleao. En algunos conciertos, sobre todo al aire libre y con barra de bar, el ambiente se asemejaba al de una caseta de distrito de la Feria. ¿Se puede generalizar? La mayoría de aficionados al género que conozco poseen estudios superiores y no se han puesto una gorra en su vida.

Las agrupaciones no pegan en crucificados.

Si encima Cristo se nos presenta muerto, cómo lo va a acompañar una formación donde la corneta no ocupa, por imperativo, el papel protagonista de todas las creaciones… ¿Nos hemos vuelto majaras?

Las agrupaciones musicales solo tocan marchas alegres

. Lo digo yo, que conozco las adaptaciones de cantos litúrguicos de condiciones solemnes, y todo lo que hicieron Antonio Velasco, Herrara Raya, Francis González, Nicolás Barbero, Moreno Pozo, Gándara, etc.

Sevilla para los sevillanos.

Hablamos de una idea empleada por componentes de bandas mediocres que, ante la carencia de argumentos musicales, nos narran cuentos repletos de sentimentalismos, autobuses y lluvia.

Ahora solo se fijan en los solistas, no como antes.

Pero os voy a contar con orgullo la historia del Brigada Rafael, que según dice la leyenda, demostraba un virtuosismo admirado hasta por los mismísimos reyes.

La música es culpable

La música es culpable de la desacralización de la sociedad, de la mala educación del público de la Semana Santa, de las estampidas de la Madrugá (lo insinuaron dos periodistas), de los desmadres de las Juntas de Gobierno (las bandas se prohibieron en los traslados cuando la procesión se interrumpía por la lluvia), del asunto catalán, de la deuda pública y del precio del uranio.

Añadan ustedes todas las que deseen.

Related posts

El selfie de la discordia

Manuel Ruiz Leal

GALERÍA. Tres Caídas Triana tras restauración

Iván Núñez Simón

MISERABLES

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más