Actualidad Opinión

El 2018. Los retos de los poderes con la Semana Santa (I El Gobernador)

“Los dos enemigos natos de la Semana Santa sevillana son el cardenal y el gobernador, el representante de la Iglesia y del Estado, sin las hermandades no habría Semana Santa, por más que se empeñase en ello la Iglesia o los gobiernos”. (Chaves Nogales 1935)

La Semana Santa y el año cofrade de 2018 será el de la confirmación de la intervención de los poderes eclesiales, civiles y de las élites internas sobre la fiesta que aún muchos se empeñan en llamar “popular” ciegamente.

Desde la fundación medieval de las hermandades gremiales u hospitalarias, hasta nuestros días pasando por el secuestro eclesial, la dependencia y caprichos del mecenazgo nobiliario, los borrones irreversibles de los burgueses ilustrados, la persecución religiosa, el intervencionismo y uso del nacional catolicismo o la dictadura del pensamiento único de lo políticamente correcto almibarado de la prensa cofrade… Las hermandades han ido asumiendo el secuestro de su autonomía y libertad, de su independencia y su identidad. Se han puesto en manos de los poderes fácticos de la ciudad, que de forma, en ocasiones egoístas y en otras un poco también, han ido haciendo de la fiesta una maquinaria al servicio de sus propios intereses.

Pero a forma de ser concretos y no bucear en lamentarnos de algo que irremediablemente debe ser asumido, cuanto antes mejor, vamos a hacer un repaso por los retos que afrontan los poderes religiosos, civiles y de las elites dirigentes internas de nuestras hermandades y cofradías en este año 2018 y que ya han apuntado en el año que se nos escapa. Lo haremos en tres grandes bloques que iremos dejando para la reflexión.

“El Gobernador” En el nombre de la seguridad

Desde la infausta Semana Santa del año 2000, una noche que nadie ha explicado jamás con alguna dosis de raciocinio o sin tratar por tontos a los ciudadanos, hemos vivido el creciente aumento de la intervención de las fuerzas municipales en nuestras procesiones. El CECOP se ha convertido en el agente con más poder sobre nuestras cofradías, una especie de Diputado Mayor de Gobierno que bajo el parapeto de la seguridad ha montado un auténtico escenario con soldaditos de plomo a los que coloca según tecnicismos que ni ellos mismos se creen.

Reaccionando siempre a posteriori, la Semana Santa de 2017 y algunas anteriores confirmaron que todo su escenario y tramoyistas no trabajaron para hacer algo que nos protegiese o evitase algún tipo de altercado de nuevo inexplicable. Los lamentables atentados alrededor de Europa, además, colaboraron para hacer creer al público que eran necesarias sus aportaciones experimentales y han valido al Ayuntamiento para, bajo esa enorme excusa de la seguridad, intervenir en la celebración de una fiesta cada vez más mas encorsetada, dirigida, direccionada y realizada sobre una mesa que no contempla jamás la esencia de naturalidad y posibilidad de que el pueblo moldee y se apropie.

Estas intervenciones, como no, han respondido siempre a intereses políticos, errores que se arrojan sin fundamento entre gobierno y oposición y que hoy pagamos los cofrades.

Hemos vivido estos años a una clara apuesta por la intervención callejera de las fuerzas municipales sobre nuestras procesiones; aforamientos, vallado, selección de público, intervención policial, y sobre todo un claro intervencionismo en cuestiones de la cofradía que antes eran inimaginables. Hemos vivido hermandades a las que se las ha modificado, horarios recorridos, o impuesto tiempos y condiciones en sus cortejos.

El CECOP es un órgano que ha llegado a tumbar de manera histórica un cabildo de toma de horas, que ha impuesto la música que debe o no llevar una procesión, que ha marcado el ritmo a capataces y costaleros y que está encima de las mesas, no  meramente al servicio de las hermandades, sino como actor con voto y voz en cuestiones que son exclusivamente cofrades.

La figura del órgano ha pasado de ser servidor público a ser un miembro más de los equipos de gobierno de una hermandad.

Su intervención ha llegado a ser verdaderamente preocupante durante el año, fuera de la Semana Santa, con las procesiones letíficas o gloriosas del resto del calendario, donde problemas claramente políticos de falta de personal, pago de horas, o falta de planificación de actividades de determinadas zonas han podido crear problemas nunca vistos, como la posibilidad de alguna suspensión de procesiones o la recomendación y sugerencia del propio consistorio de reducir el número de estas.

Mientras, en otros bandos se frotan las manos. Ya se han se han lanzado al aire debates sobre la subvención a las cofradías por parte oficial (si subvención porque es lo que es) en el reparto de beneficios de la Carrera Oficial, algo que si bien no se antoja que pueda cambiar a medio plazo, si que hace al ayuntamiento tener siempre una postura de fuerza demasiado importante a la hora de cualquier negociación y a las hermandades desarmarlas ante una importante dependencia económica del mismo.

Durante 2018, llegará el reto del ayuntamiento de conocer hasta qué punto se interviene en una Semana Santa que adolece de un plan de futuro en cuanto a su puesta en la ciudad, pero los actores cofrades tendrán en esta ocasión menos voz que nunca con un ente que va a dirigir y ya dirige hasta las fechas en que se deben de poner en marcha estos cambios. Un hecho que vendrá condicionado por las elecciones y sus estrategias partidistas a buen seguro. Nadie quiere tener un último año de gobierno con una reforma fallida…

La Carrera Oficial, los cambios de itinerarios, el control del público, de las calles, la intimidad de las mismas, la independencia de las hermandades, la naturalidad de la fiesta, el acceso del pueblo o incluso la regularidad de sus procesiones y sus manifestaciones y actos públicos no son independientes y el gobernador debe saber que camina en una cuerda floja donde el equilibrio entre la intervención y el que la gente siga pensando que la fiesta es suya, de forma ciega, es demasiado fino ya.

 

Related posts

Manuel Zamora, hermano mayor de los Dolores del Cerro

Redacción El Foro Cofrade

GALERÍA. Besamanos Virgen de la Angustia -Los Estudiantes-

Redacción El Foro Cofrade

GALERÍA. Besamanos Virgen de La Candelaria (Tomás Quifes)

Tomás Quifes Correa

Un comentario

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más