Actualidad

Cien años de “Soleá, dame la mano”. Las leyendas de una obra maravillosa

Este año 2018 se están cumpliendo cien años de que Manuel Font de Anta compusiera una de las más celebres marchas de nuestra Semana Santa. Rodeada en un halo de leyenda, desgranamos las claves de esta mítica composición en la semana de la salida extraordinaria de la Esperanza de Triana.

Estamos de aniversario musical durante todo este año que empieza a agonizar. Una de las marchas procesionales más populares se hace centenaria, nos referimos a la singular “Solea, dame la mano” del insigne Manuel Font de Anta. A continuación vamos a responder a muchas de las dudas que forjan la leyenda de esta sublime composición?

 

¿Está dedicada a la Esperanza de Triana?

 

Si bien fue registrada en 1924, su autoría se remonta a 1918, y refleja en su titulo el momento del paso de la Esperanza de Triana por la antigua cárcel del Pópulo, de la calle Pastor y Landero, y la saeta que desde ella le cantó un preso -Paco el Arenero- desde una de las rejas “Soleá dame la mano a la reja de la carse, que tengo muchos hermanos huérfanos de pare y mare“. Dicho estilo de canto proviene de la saeta marchenera antigua , más especificamente una saeta carcelera del preso que relata las calamidades y la situación social de un reo en la cárcel, y dedicada a la Virgen de la Soledad de Marchena.

No obstante, la marcha aparece dedicada a los presos de la cárcel, y no específicamente a la Esperanza de Triana.

 

 

¿Es de José o de Manuel Font de Anta?

La propia autoría de la marcha estuvo envuelta en una agria polémica hasta hace poco tiempo, ya que durante muchos años la composición era atribuida erróneamente a su hermano José Font de Anta, ya que fue quien registró la mayoría de las composiciones de la familia Font. Por ese motivo, en muchas grabaciones discográficas aparece el nombre de “José” como el autor. Sin embargo, la creación de la misma es unicamente de Manuel.

 

¿La escuchó realmente Stravinski?

 

Como curiosidad, en la Semana Santa de 1921, el prestigioso coreógrafo ruso Diaghilev y el famosísimo compositor Igor Stravinski presenciaron el tránsito de la Virgen del Refugio por la Puerta de la Carne. Cuenta que proclamó una de las frases más significativas de la música procesional: estoy escuchando lo que veo y viendo lo que escucho mientras veía pasar a la dolorosa de San Bernardo a los sones de “Soleá, dame la mano”.

 

 

 

¿Tiene el reconocimiento merecido?

 

En este caso, puede decirse que, sin ser una de las composiciones más interpretadas, no pasa inadvertida como otras joyas musicales. Mucho tuvo que ver la película “Semana Santa” de Manuel Gutierrez Aragón en 1991, que “relanzó” su popularidad. Sin embargo, de momento en este año de su centenario no hay previsto ningún acto que conmemore el aniversario. El pregón de la Semana Santa de Sevilla podría haber sido el mejor de los momentos para dicho homenaje. Aunque ya el pregonero eligió “Virgen de los Estudiantes” para el arranque de su exaltación, tal vez podría haber de modo excepcional sustituido a “Amarguras” como composición principal de tan simbólico acto.

En la pasada Semana Santa de 2018, fue la cuarta composición más interpretada.

A buen seguro, en la inminente salida extraordinaria de la Esperanza de Triana sonará en diversos momentos de la procesión, especialmente en el transito por la calle Pastor y Landero.

Related posts

Cambios en la Madrugada 2018

Redacción El Foro Cofrade

A buenas horas

Daniel Marín

Nietzsche es de Santa Cruz. Contracrónica del Martes Santo.

Daniel Marín

Un comentario

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más