Actualidad El Pajarito de San Pedro

El pajarito de San Pedro… contando público para 2020

Las exageradas cifras del Cecop, la presencia de vallas o la extraordinarias previstas para 2020 en el pajarito de este viernes.

Las cuentas de la lechera

Las extraordinarias procesiones de la Esperanza de Triana contaron con un asistencia de público excepcional e histórica. Pero ello no es atenuante para que se acepten las irreales e imposibles cifras dadas por el CECOP. Parece claro que la acelerada e inmediata presentación de los datos se quiso poner en valía el éxito de las cuestionadas medidas de este organismo ante la nula presencia de incidentes producto, posiblemente, del perfil de buen público que asistió a este magno evento. No hubo medio millón de personas viendo un palio el pasado fin de semana en Sevilla como tampoco acuden un millón de personas al Rocío ni 220.000 vieron al Gran Poder en 2016 ni 180.000 a la Macarena en su traslado al Estadio Olímpico en 2010. Curiosamente, todas estas cifras se dieron bajo el mandato del mismo partido político en el Ayuntamiento de Sevilla.

El método para cuantificar personas se aleja mucho de criterios científicos. Valora que hasta seis personas ocupen cada metro cuadrado del itinerario de una procesión y sus vías adyacentes. El mejor ejemplo lo tuvimos el jueves 1 de Noviembre, donde los 43.000 metros cuadrados del recorrido se tradujeron automáticamente en 258.000 personas. Este modelo, obviamente, permite dar incluso una respuesta mecánica e inmediata puesto que son datos conocidos incluso antes de que se celebre un evento. Así ocurrió con las cifras de la vuelta, que se dieron cuando la Esperanza discurría aún por las primeras calles de Triana. Este sistema no es útil para las procesiones, puede serlo para un evento estático o que tenga una masa uniforme, y una cofradía no lo es. Se obvian las muchísimas personas que vieron el cortejo varias veces- imposible de discernir-, se suma el público de la ida y vuelta (obviamente muchos acudieron a ambas) y se cuantifican los metros cuadrados ocupados por coches, contenedores, kioskos, arboles u otros elementos del viario público.

Este sistema de cuantificar lo inventó El País en su libro de estilo en 1978 y consistía en verificar la superficie ocupada y multiplicarla con un número de personas por metro cuadrado. En las famosas cifras del millón de personas viendo el Papa, hasta 10 personas por metro cuadrado se llegó a valorar de modo exagerado por el ABC. Posteriormente, se considero más adecuado multiplicar por 4 (el otro día el Cecop lo hizo por 6). Finalmente, la especializada empresa española en mediciones Lynce considera que casi ninguna concentración humana supera la media de 0.91 personas por metro cuadrado. Todos estos datos (y muchos más) pueden ustedes leerlo más exhaustivamente AQUI.

En 2020 habrá posiblemente otras dos salidas extraordinarias de imágenes principales de nuestra Semana Mayor: el Gran Poder y la Macarena. Que no se convierta esto en una batalla y rivalidad de cifras donde las hojas nos impidan ver el bosque de la tremenda influencia devocional que tienen las salidas de estas imágenes en nuestra Semana Santa.

 

¡”Valla” extraordinaria !

La labor que el CECOP hace a nivel de coordinación de tráfico, bomberos y diferentes servicios públicos es fantástica pero creemos que no debe ser óbice para que se cuestionen algunas de sus medidas, sobre todo en lo que respecta a la movilidad de las personas y los aforamientos. En la salida de la Esperanza de Triana se volvieron a poner más vallas de la cuenta en sitios claves como la calle Pureza, San Jacinto o Adriano. De nuevo se ha vendido al exterior como un éxito, algo que desde aquí creemos que es bastante cuestionable. El blindaje de las calles citadas impidió acceder a buena parte del público y dejó enormes espacios y aceras vacías de modo innecesario. Sorprende el hincapié por usar este sistema con el argumento de que son “vías de evacuación” cuando en calles más masificadas –la Avenida o Rodrigo de Triana- quedaron expeditas de ellas. Tal vez sea más urgente despejar los cruces y bocacalles del público que se ubica/inmoviliza en ellas que muchas veces impiden el acceso a zonas en los que la movilidad es sencilla pero casi inaccesible. Parece que las vallas vinieron para quedarse, pero hay que optimizar su funcionamiento. Ya se anuncia que, en el electoral año de 2019, se llenaran los recorridos de la Hermandades de la Madrugada de ellas mientras que los bares reabrirán vista la escasa utilidad de la Ley Seca implantada el pasado año. También podría debatirse por qué no se usaron de modo tan masivo las vallas en la salida extraordinaria del Gran Poder en 2016, donde los resultados fueron también óptimos sin la presencia de estos elementos.

 

¿Y 2020?

Tres semanas va a estar el Gran Poder fuera de su Basílica ese año. Ya están cerradas las fechas y características especiales de los traslados del Señor a los Tres Barrios (Candelarias, Santa Teresa y los Pajaritos) con motivo del IV centenario de su hechura. En ese año mucho le va a costar a Cabrero convencer al seno de su Hermandad para que la Macarena no salga en procesión extraordinaria por el 425 aniversario de la corporación; su especial insistencia en organizar otro tipo de actos no parece que vaya a contar con el apoyo del núcleo más “procesional” de la cofradia de la madrugada. Y donde también puede fraguarse algo extraordinario para dicho año es en la Trinidad, por el bicentenario de la imagen de la Esperanza, para dicho evento la junta de Gobierno parece tener previsto solicitar una prórroga en su mandato.

Piando en el Foro

  • Pocas dolorosas quedan por mejorar su vestidor en nuestra Semana Santa: la Estrella podría ser el principal exponente.
  • ¿Llegaremos a ver a Sevilla un Cristo de luto como en Granada?

  • Tras la bellísima procesión vespertina de la Virgen de la Piedad renace la idea de un Sábado Santo jerezano.
  • Caché musical en el esplendido Corpus de la Puebla del Río: ya han fichado para 2019 a la Centuria Macarena y al Carmen de Salteras.
  • Hoy en nuestra pincelada artística, el boceto de Fernando Aguado para la Resurrección del Puerto de Santa María

  • El nuevo Consejo debe revitalizar la sección “rociera”. Mueven demasiada gente para la poca repercusión que tienen en el Consejo y en la propia ciudad, donde casi no se las reconoce como Glorias.
  • La labor de búsqueda del pasado cofrade del coplero Jonathan Santiago en las redes sociales ha sido tan intensa como llamativa su corbata.

  • Se culminaron los actos del IV centenario del Amor. ¿Echaron de menos algún culto externo extraordinario?
  • Paradójicamente la reinauguración de Santa Catalina no traerá procesiones, pero sí pasacalles de bandas y macrocertamen de las mismas.

  • Quedan aún tantas procesiones en 2018, que ha quedado caduco llamar “clausura del curso cofrade” a las salidas del Amparo y la Reina de Todos los Santos del próximo domingo.
  • El estremecedor recuerdo a Auswitch no debe eclipsar las otras interesantes innovaciones de la cruz procesional del Nazareno del Cerro.

  • ¿No hemos hablado de las elecciones al Consejo? Mucha suerte a ambos.
  • Un recuerdo a Rafael Díaz Palacios, con su sonrisa y bonhomía nos despedimos.

 

 

Related posts

Besamanos Extraordinario Virgen de la Victoria. Benito M. Álvarez

Benito M. Álvarez Acosta

Las 13 mentiras de la música cofrade

Jorge Quesada Borja

El Pajarito de San Pedro……¿Aguas de Triana, del Arenal o del Realejo?

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más