Actualidad Opinión

El Foro Cofrade: historia de una conspiración

José Luis Asencio

 

“En algún lugar de la provincia de Córdoba, 04:23 a.m.:

Estoy asustado. Creo que nos han descubierto. Mis vecinos ya me empiezan a mirar mal porque sospechan algo. No puedo salir de casa. Estoy acorralado. Han destapado nuestra elitista organización de músicos y frikis cofrades encargada de destruir los sentimientos sevillanos.
He decidido que, para garantizar mi propia seguridad y la de los míos, confesar y vender a mis compañeros a cambio de vivir lo que me reste de vida tranquilo. Aunque si saliera mal, todavía tengo una cápsula de cianuro guardada y una bala en un viejo Colt por si la cosa se torciera más…

Esta es la verdadera historia de nuestra conspiración:

Nos reuníamos como esos de la peli “Nadie conoce a nadie” en algún sótano abandonado, de algún edificio abandonado, del abandonado recinto de la abandonada Expo’ 92, en la abandonada Cartuja, de la no tan abandonada ciudad de Sevilla, en la algo abandonada -por los políticos- comunidad autónoma de Andalucía. Nos hacíamos llamar “Los illuminatis del atún con tomati” en honor a tan tradicional vianda semanasantera, éramos un grupo extenso, no solo lo formábamos las personas mencionadas en el vídeo sino que había muchos más, otros foreros incluidos a los que por salvar sus vidas no diré sus nombres aunque me torturen clavándome astillas de bambú bajo las uñas a la par que me hagan escuchar en bucle un remix de marchas de Paco Lola y Víctor Ferrer.

Nos hacíamos llamar “Los illuminatis del atún con tomati”
Nos reuníamos clandestinamente varias veces a la semana para organizar nuestros macabros planes. Siempre lo hacíamos en distintas horas y cambiábamos varias veces de coche en nuestro camino para evitar ser seguidos. El más gilipollas era yo que era el único que tenía que coger un tren hasta Santa Justa y luego me iba andando hasta Sevilla Este para, desde allí, tomar un coche hacia el estadio del Betis, luego otro hasta Triana, luego otro hasta Nervión y el último hasta nuestro punto de encuentro. Una locura, vamos.


Nos hacíamos llamar “Los illuminatis del atún con tomati”


En las últimas semanas las cosas estaban algo tensas: Julio nos mostraba su preocupación porque en su banda se empezaban a mosquear y era posible que descubrieran al doble que lo sustituye (sí, como lo leen, desde que Julio forma parte de nuestro grupo secreto, a los ensayos de su banda va un doble suyo), mientras que Manolo nos decía estar estresado de tantas visitas a platós y estudios. Y es que Manolo ha estado siendo nuestra tapadera, un agente doble al que infiltramos en el Consejo de Bandas para destruirlas desde dentro y últimamente lo hemos mandado a diversos programas y entrevistas a despotricar sobre las bandas foráneas, pero todo era fachada, Manolo es el primero que odia todo lo sevillano.

Ya se notaba que algo iba mal. Nos habíamos pasado. Nos llegamos a creer dioses y quisimos ir más allá; como Dédalo e Ícaro querer volar tan alto nos iba a acabar castigando. Pero es que aquello era adictivo: empezamos con Rosario de Cádiz, primero en la Sed (de ahí mi nombre en clave dentro de la sociedad, porque ese iba a ser el primer objetivo). Como vimos que fue demasiado fácil aumentamos la apuesta. Lo intentamos en las Aguas luego, primero con la banda del jeque de Granada. Sí, lo del Realejo también fue “cosa nostra”, pero el jeque se nos subió a la chepa y cancelamos el proyecto “Alhambra” en favor del proyecto “Caleta II”. Julio se nos cabreó bastante porque suponía sacrificar el doblete de su banda, pero le hicimos ver que era por el bien común.

Sí, lo del Realejo también fue “cosa nostra”, pero el jeque se nos subió a la chepa y cancelamos el proyecto “Alhambra” en favor del proyecto “Caleta II”

Tras dos éxitos, subimos más el nivel: ¿cambiar una banda de CCTT y además destruirla y destruir a otras AAMM para meter una AM foránea, más concretamente la archienemiga de lo sevillano como era Pasión de Linares y meter a una banda malagueña -con lo que se odian Málaga y Sevilla- sustituyendo a toda una eminencia como era el Sol? Sabíamos que despertaríamos las iras de los defensores de la pureza sevillana aria, y eso nos ponía. Así se fraguaron las operaciones

“Lloros en su soledad” y “Boquerón I”…
…Y ahí despertamos a la bestia, y comenzó el principio de nuestro fin. Estábamos en la cúspide y, tras una cogorza descomunal que cogimos celebrando ese último éxito, a Vicente no se le pudo ocurrir otra cosa: “¿A que no hay cojones de meter a mi banda de Huelva en el estreno de la Humildad del Cerro?”. Nos sentíamos invencibles, ¿qué era lo peor que podía pasar? No lo vimos venir y lo hicimos, y la operación “Choqueros Humildes” se convertiría más tarde en nuestro Waterloo.
Toda la sevillanía de bien se despertó en nuestra contra, los amados por todos periodistas morados encabezaron la cruzada: habíamos hecho llorar a los niños sevillanos que si querían hacer Estación de Penitencia en La Sed, Las Aguas, Santa Genoveva, La Exaltación o El Cerro ya no tenían forma de hacerlo (porque no, hacerse hermano y salir de nazareno o de costalero no se contempla como opción, hay que hacerlo de músico), estábamos matando a las bandas sevillanas, queríamos destruir todo lo bueno y puro de la ciudad… ¿Qué sería lo próximo, decir que el Señor de Sevilla lo hizo un cordobés? ¿Inventarnos que las marchas clásicas de toda la vida de cornetas eran de uno de Linares y compuestas en y para Hermandades de Málaga? ¿Manipular la historia para contar que a un catalán se le considera el “padre” de la música procesional sevillana y que los compositores que hicieron muchas grandes marchas dedicadas a Hermandades sevillanas eran de Jaén, Huelva o hasta de fuera de Andalucía? Por ahí no podían pasar, no podían permitir que tergiversáramos la verdadera historia de la Semana Santa de Sevilla, que es como la leyenda de la Macarena: unos angelitos sonrosaditos y puros bajaron la Semana Santa del Cielo tal cual la conocemos a Sevilla y ningún impuro forastero participó de ella hasta la llegada de nosotros, los demonios, el ejército del mal, el lado oscuro, los señores del forillo.

¿Qué sería lo próximo, decir que el Señor de Sevilla lo hizo un cordobés? ¿Inventarnos que las marchas clásicas de toda la vida de cornetas eran de uno de Linares y compuestas en y para Hermandades de Málaga? ¿Manipular la historia para contar que a un catalán se le considera el “padre” de la música procesional sevillana y que los compositores que hicieron muchas grandes marchas dedicadas a Hermandades sevillanas eran de Jaén, Huelva o hasta de fuera de Andalucía?

Y así acabó llegando nuestro castigo: mientras preparábamos otro plan maligno, el que iba a ser nuestro golpe maestro, un golpe al que llamamos “Proyecto ChurraMK2020Gran Poder” a.k.a. “Proyecto Madición” y que se nos ocurrió después de darnos un festín de gatitos (todo el mundo sabe que los seres malignos comemos gatitos), un humilde sevillano, un superhéroe enviado por la divina providencia, creó el vídeo definitivo, el que nos dejaba en evidencia. Él destapó nuestra sociedad secreta, él descubrió a todos los malvados que la conformamos y nos señalizó en público para nuestro público escarnio, como enemigos de la sevillanía que éramos. En el fondo sabíamos que ese momento llegaría, que recibiríamos tan merecido castigo a nuestra maldad. Solo era el comienzo para erradicar a los impuros forasteros de la Semana Santa de Sevilla.

Nuestra sociedad ha terminado, pero ahora comienza la auténtica cruzada contra los “infieles” foráneos. Yo solo espero que esta confesión sirva para alcanzar el perdón…”


Sevilla, madrugada de un día de noviembre de 2018:

Frente a su escritorio un joven sevillano se despierta. Está sobre el teclado de su ordenador que aparece lleno de babas y la tecla “escape” se le ha quedado clavada en la frente. Se ha quedado dormido tras toda la noche haciendo ese vídeo en el que tanto esfuerzo había puesto. Todo eso había sido un sueño, un maravilloso sueño…

“Sí, eso es lo que sucederá”, dijo para sí mismo contemplando esperanzado su perfecta obra. Con ese vídeo seguro que derrotaría a los frikis del foro y a su conspiración para meter a bandas foráneas en la Semana Santa de Sevilla, se convertiría en un salvador, en EL salvador, todos sus compañeros se rendirían a él y todas las churris le pedirían su número para quedar y tocarle las baquetas.
“Es lo menos que se merecen esos desgraciados”, pensó.

Revisionó por última vez su creación y, tras pasar el vídeo a su teléfono móvil, echó una mirada cómplice al uniforme de su banda colgado en su armario. “Esto os lo dedico a ustedes”, dijo como rezando esbozando una risa siniestra, y acto seguido envió el vídeo a varios grupos de Whatsapp. Ya solo tenía que esperar, al día siguiente…

Artículo de humor-ficción

Autor: José Luis Asencio

Related posts

GALERIAS. Lluvia de devoción en el último fin de semana antes del Domingo de Ramos (Interior de los templos)

Tomás Quifes Correa

GALERIA: Virgen de la Salud, San Gonzalo, presidiendo el altar Mayor

Redacción El Foro Cofrade

El Arzobispo de Sevilla pide a la Virgen del Pilar que vele por la unidad de España

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más