Actualidad Opinión

Martes para todos

Decía Francisco Umbral que el periodismo tiene la triple función de mantener «a los ciudadanos avisados, a las putas advertidas y al gobierno inquieto». Para lograr este objetivo, el periodismo necesita de cierto arrojo temerario ejercido por quien no tiene nada que perder a la hora de hacer apuestas sobre determinados asuntos. Aunque no lo parezca, las siguientes líneas son un all-in a que el Martes Santo de 2019 será un calco del anterior, de ese Santo Martes en el que Nietzsche se hizo de Santa Cruz y «la felicidad hace el recorrido al revés» (Curro Huesa dixit).

EL Consejo de Cofradías del incólume Francisco Vélez ha tardado una cuaresma –literalmente- en contestar a la misiva de los hermanos mayores del Martes Santo, cuando el pasado 28 de noviembre estos vinieron a decirle en un escaso folio que estaban abiertos a escuchar cualquier propuesta que igualara o mejorara lo ya experimentado. El Consejo, sin embargo, parece haber necesitado recuperar el género epistolar en su más amplio sentido, remitiendo a los hermanos mayores del Martes Santo una misiva de siete folios entregada en mano, en domicilios y tabernas, a través de la sección motorizada del Consejo. En esta versión contemporánea de los Hechos de los Apóstoles, los próceres de San Gregorio venían a decir, resumidas cuentas, que el Martes Santo de 2018 es inviable en cualquier caso, justificando tal postura en un repaso histórico del asunto –obviando el conocido caso del Sábado Santo- y argumentando que la repetición del experimento podría tener «consecuencias inimaginables».

Por si fuesen exiguos tales argumentos, la carta recibida el pasado día diez de enero hacía referencia al poder de la jerarquía para intervenir sobre la organización de la Semana Santa. Aquí es donde está el asunto que tiene miga. Resulta que en los estatutos del Consejo de Cofradías, en ningún caso, se dice que este organismo sea potestativo para organizar la Semana Santa. Asimismo, todo lo más, el texto legal se refiere, una y otra vez, a la labor de coordinar entre las diferentes hermandades. Por si fuera poco, en el punto tercero del preámbulo del texto, la Autoridad Eclesiástica expresa de manera taxativa que « no tiene intención de intervenir en lo que afecte al propio Consejo».

Si bien la Autoridad Eclesiástica ya fue meridiana en este asunto durante la prueba de 2018, parece deducirse de todo este tema que el Consejo de Cofradías busca arrogarse atribuciones que no son propias de su constitución, pretendiendo que desde Palacio le otorguen un poder que no le corresponde. Si esto llegase a ocurrir, se estaría sentando el peligroso precedente de regresar a esos momentos históricos cuando la mitra intervenía en las cuestiones logísticas de las cofradías. Y, sinceramente, cuesta imaginar a Mosén Asenjo o al mitrable Teodoro León inmiscuyéndose en tales cuitas.

Foto de www.lascigarreras.net

El próximo 24 de enero –día de San Francisco de Sales, patrón de los periodistas- el tridente formado por el presidente Vélez, el tesorero Marchena y el delegado Perera harán entrega, supuestamente, de una alternativa elaborada, también supuestamente, por un galeno de San Bernardo. El secretario que ya ha recepcionado la propuesta torció el gesto al comprobar que habría tres hermandades perjudicadas. La opción del Consejo no respeta las cinco líneas rojas marcadas por las hermandades: evitar cruces, agilizar el tramo Francos-Alfalfa, que la hora máxima de recogida sean las dos y media de la madrugada y que se respete el reparto de 35 minutos de 2018. Además de esto, la propuesta del Consejo debe ser aceptada por unanimidad de las hermandades del Martes Santo y que ninguna salga perjudicada en exceso.

A tenor de lo expuesto, parece que el próximo 24-E no habrá solución y las hermandades del Martes Santo mantendrán la propuesta del año anterior. A menos que la Providencia Divina intervenga a través del Espíritu Santo e inspire a la Santa Iglesia para ordenar estas cuestiones temporales a su cargo, los rebeldes del Santo Martes le habrán ganado la partida a este Consejo y a una caterva innumerable de señores que se han adueñado del juguete y se niegan a madurar, sin asumir los cambios que el tiempo impone a todas las cosas de este mundo.

Fotografía de Benito Álvarez

Related posts

GALERÍA. Besamanos Cristo de La Esperanza -La Milagrosa- (Benito M. Álvarez)

Benito M. Álvarez Acosta

GALERIAS. Lluvia de devoción en el último fin de semana antes del Domingo de Ramos (Interior de los templos)

Tomás Quifes Correa

El pajarito de San Pedro….en el Cerro

El Pajarito de San Pedro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más