Actualidad Opinión

OPINIÓN. Santo Martes Santo

OPINION.No suelo escribir sobre temas ajenos a la música -terreno donde me siento más cómodo- pero lo que llevo viendo y escuchando en estos últimos días me hace pensar que en esta ciudad hemos perdido totalmente el norte, que nos toman por idiotas y que se quiere dirigir la idea del cofrade interesadamente sin tener ningún tipo de aprecio por la verdad.

Desde que la pasada Semana Santa se fraguara el rotundo éxito que supuso el Martes Santo que acabó con los endémicos problemas de la jornada de un plumazo, hemos tenido que leer en diversos medios comparaciones con el artículo 155,  el procés catalán, que se tildaran de insanas las intenciones de las corporaciones del día (que son las que más sufren el problema horario) de mamarrachada e improperios como “golpistas”, “Semana Santa de Ikea”, etc. como bien apuntaba en su artículo para De Nazaret a Sevilla el compañero Agustín lópez, parece que en este tema los pequeños medios son los únicos que se atreven a decir la realidad como hace unos días también lo hacía Dani Marín en esta web

Para esos medios «oficiales», todo esto sí es decoroso y es correcto: que tengamos que tragar por el dudoso ingenio de quien intenta hacer un amarillismo vergonzante del asunto haciéndolo pasar por “periodismo”. Sin embargo, luego nos quejamos porque la gente reaccione a la mala educación con mala educación y no quiero que se me malinterprete -en ningún caso justifico insultos-, pero no se puede pretender desprestigiar a ocho Hermandades y que la gente no reaccione, porque además se intenta desprestigiarlas con mentiras.

Para esos medios, todo esto sí es decoroso y es correcto: que tengamos que tragar por el dudoso ingenio de quien intenta hacer un amarillismo vergonzante del asunto haciéndolo pasar por “periodismo”. Sin embargo, luego nos quejamos porque la gente reaccione a la mala educación con mala educación

 

Quien niegue que el Martes Santo del año pasado fue un éxito está ciego o no quiere ver que fue el primero, después de muchos años, en el que todas las corporaciones cumplieron horarios, descongestionaron los itinerarios y no aguantaron parones.

Foto: Manuel Jesús Pérez

Las únicas quejas que no fuesen producto de imaginaciones perversas son de los señores que ven la Semana Santa desde una silla y que tenían el agravante de que las cofradías pasaban muy tarde por la plaza de La Campana… Sin duda es un motivo de peso.

Sin embargo los grandes damnificados de todo este circo mediático bien premeditado y orquestado son los cortejos de las ocho hermandades. Con lo que cuesta que todas se pongan de acuerdo en algo, son las que tienen que llevar el sambenito de los verdaderos e inmerecidos improperios: barra libre de insultos y mofa.

Porque en esta ciudad más vale la opinión e interés de cuatro con una autootorgada superioridad moral que de ocho Hermandades.

 

Sin embargo los grandes damnificados de todo este circo mediático bien premeditado y orquestado son los cortejos de las ocho hermandades. Con lo que cuesta que todas se pongan de acuerdo en algo, son las que tienen que llevar el sambenito de los verdaderos e inmerecidos improperios: barra libre de insultos y mofa.

Estamos perdiendo el norte cuando dejamos que la Semana Santa no sea cosa de sus Hermandades, coartando su autonomía y su capacidad para tomar decisiones, sino de solo unos pocos con intereses minoritarios, escudados en tradiciones de antes de ayer y que se creen dueños de la verdad desde una posición de privilegio.

 

Miguel A. Vázquez

Related posts

El Ayuntamiento dará formación a las Hdades en materia de Seguridad.

Redacción El Foro Cofrade

La escuela musical de la Macarena llevará el nombre de Pepe Hidalgo

No author.

La razón de la Esperanza

Juan José García del Valle

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más