Actualidad Opinión

Cuestión de prioridades, desde el «objetivo de Sánchez Carrasco»

Los tiempos y las épocas en los que toca vivir a la Semana Santa también le dejan su impronta a la celebración. Hubo un tiempo en el que todas las personas llevaban sombrero. En otra época ver una cámara de fotos era algo tan novedoso que todos se levantaban el antifaz, para mitad salir en aquello y otra mitad curiosear que era aquel invento.

Ahora es el tiempo de la imagen, fija o en movimiento. Fotografía, periscope, vídeo, face time, youtube live…, y tantas y tantas alternativas para dejar un momento impreso en la memoria de un teléfono o cámara.

No, estas letras no van del que va a cuestionar al que está grabando en vez de mirar la procesión, no sería justo meter a todos en el mismo saco. Y menos cuando aquella vez que el Dios de San Lorenzo vino a la Catedral a culminar el año de la Misericordia; su vuelta la pude ver en el ordenador rodeando de pañuelos de papel, antibióticos y jarabes para la tos. Fueron imágenes de personas que a pie de calle estaban retransmitiendo a diestro y siniestro.

Que no todos graban y fotografían también está claro, pero eso no es más que fruto de la propia empatía que nos falta en esta sociedad. Yo empecé a fotografiar a finales de los 90 del pasado siglo y aún recuerdo un domingo de Resurrección en el que los Negritos volvían a casa desde el Salvador, donde se quedaron porque les pilló la lluvia el Jueves Santo. Me levanté en mi escalerilla para disparar en el carrete de tunsgteno una foto a la Virgen de los Ángeles. Cuando se levantó la Virgen un fotógrafo ya de cierta edad, con el que aún conservo amistad, se vino para mi y de muy buenas maneras me dijo, “la próxima vez que te levantes mira hacia atrás, no estás tu sólo tirando fotos”. En esa época lo que nos decían las personas mayores lo teníamos muy en cuenta, ahora probablemente se encararan con quien te dijera algo así.

La sociedad de la imagen y de la transmisión de ellas tiene su parte buena y sus partes malas, debemos de disfrutar de las ventajas de ver lo que antes sólo podríamos imaginar intentando molestar lo menos posible a los que tratan de ver la vida a su manera.

Related posts

Un derroche de Salud (Actualizado VIDEO)

Daniel Jiménez Vergara

Ni monjas ni putas

Francisco Miguel Jiménez Alcaide

Anatomía: Cristo del Buen Fin

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más