Actualidad Sin categoría

¿Por qué hay luna llena y no es Semana Santa?

Continua Jacinto Morente analizando curiosidades de la Cuaresma. Ahora entenderemos porque teniendo ahora luna llena no estamos en Semana Santa.

Habíamos prometido hace unos días que hablaría sobre el cálculo de la fecha en que cae el Domingo de Pascua de Resurrección, tan importante porque dependiendo del día en que caiga esta fiesta, la más importante del calendario eclesiástico, caerán también todas las fiestas que dependen de ella.

Como bien sabemos, cada año la Pascua, el Domingo de Resurrección cae en fecha distinta. Y con ella, también son variables todas las fiestas y celebraciones que se fijan a partir de ella. El calendario eclesiástico es lunisolar. La Iglesia estableció fiestas fijas y fiestas móviles en relación con los calendarios civiles, tanto lunares como solares. Así, la fiesta de Navidad está fijada con relación al calendario solar, y se celebra de forma fija todos los 25 de diciembre. La Inmaculada Concepción tiene lugar el 8 de diciembre, nueve meses exactos antes de la Natividad de Nuestra Señora (8 se septiembre).

En cambio el Domingo de Pascua de Resurrección y todas las fiestas que están en relación con ella se determinan por el calendario lunar. En el calendario eclesiástico actual, vigente desde el 21 de marzo de 1969, las fiestas lunares son las que se fijan según caiga ese año la Pascua. Así tenemos: El Jueves Lardero (jueves antes del Domingo de Carnaval); el Domingo de Carnaval, siete semanas antes de Pascua; tres días después la Iglesia celebra el Miércoles de Ceniza, comienzo de la Cuaresma; la fiesta de Pentecostés es siete semanas después de Pascua; precede a esta la fiesta de la Ascensión, que se celebra en jueves, diez días antes de Pentecostés (ahora en España se celebra el domingo que sigue a ese jueves); la fiesta del Corpus Christi, dos jueves después de ese domingo; la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, última de las fiestas movibles dependientes de Pascua, que se celebra el viernes siguiente a la octava del Corpus.

Algunas fiestas móviles no dependen de la Pascua, sino de su situación en el calendario con respecto a una fiesta fija. Así ocurre con los domingos del tiempo ordinario después de Epifanía (6 de enero), o con el Adviento, tiempo litúrgico que comienza el domingo más próximo al día 30 de noviembre (el Adviento consta de cuatro semanas con cuatro domingos, los cuatro anteriores al día de Navidad, 25 de diciembre).

Por todo ello, la determinación y cálculo de la Pascua tiene una extrema importancia para la fijación del calendario eclesiástico. ¿Cómo se determina esa fecha de celebración del Domingo de Pascua de Resurrección?

Elemento esencial para su determinación es la luna llena, pues según los relatos evangélicos, la muerte de Cristo ocurrió poco después de la Pascua judía, que se celebraba el día de la luna llena.

El día 14 de una lunación cualquiera es el día que corresponde con la luna llena. El día 1 de una lunación es el día del novilunio o luna nueva. En los calendarios lunares los meses tienen una duración de 29 y de 30 días alternativamente. Esto es así para la cronología. En realidad, astronómicamente la lunación dura exactamente 29,530588 días, más o menos 29 días y medio. Como no se pueden partir los días en los calendarios, en cronología, se consideran lunaciones de 29 y de 30 días alternativamente.

Astronómicamente, la luna llena tiene lugar 14,75 días después del novilunio, luna nueva o comienzo de la lunación, es decir, el día 14º a las 18,00 horas. Pero cronológicamente (para la elaboración de los calendarios) siempre se tiene en cuenta que la luna llena ocurre el día 14º de su lunación.

El calendario hebreo es un calendario lunisolar, de 12 meses que tienen alternativamente 30 y 29 días. Inicialmente fue un calendario solar semejante al egipcio; después del Éxodo de Egipto se introdujo el uso del calendario lunar. El calendario lunisolar fue el producto de la reforma atribuida a Rabbi Hinel, jefe del Sanedrín, en el año 344 a.C. Los meses del año son: Nisan, Ijar, Sivan, Tamnuz, Ab, Elul, Tisri, Marchesvan, Kiesleu, Tebethe, Sabath y Adar. El día 1 de cada mes corresponde siempre a la luna nueva. El día 14 a la luna llena.

En el mes de Nisan, se conmemora la salida de Egipto del pueblo hebreo, que ocurrió hacia el equinoccio de primavera. Es la fiesta judía de la Pascua.

La celebración de la Pascua por los primeros cristianos dio lugar a confusiones en la determinación del día apropiado para hacerlo. Algunos escogieron el día 17 de Nisan, fuera cual fuera el día de la semana en que cayera. Otros fijaron el primer domingo después del 17 de Nisan. Otros conservaron la costumbre judía de celebrar la Pascua el 14 de Nisan. Otros, que fueron los más, celebraron la Pascua el domingo siguiente al 14º día de la luna de Nisan, o de marzo.

Después de tres siglos de conflictos, el Concilio de Nicea (año 325 d.C.), definió la Pascua como el Domingo que sigue al 14º día de la luna de pascual, es decir, aquella cuyo 14º día coincide o es posterior al equinoccio de primavera, que se fija, invariablemente, el 21 de marzo (lo sea astronómicamente o no, porque hay años que es el 20 ó el 22; pero para la cronología siempre es el 21 de marzo).

O sea, el Domingo de Pascua de Resurrección es siempre el domingo que sigue a la primera luna llena de primavera, la primera luna llena que tenga lugar después del 21 de marzo.

Esa es la respuesta a la duda que ha surgido a muchos cofrades sorprendidos porque esta semana haya luna llena y no sea Semana Santa.   ¿Por qué este año la Semana Santa no coincide con esta primera luna llena y, en cambio, coincidirá con la segunda?

La respuesta pues, se encuentra en que en Cronología la luna llena no es la astronómica sino el día 14 de una lunación. La luna nueva fue el 6 de marzo y la luna llena cronológica es el 19. No es primavera hasta el equinoccio cronológico (21 de marzo). Hay que esperar por tanto a abril.

Si la luna llena cae en domingo, la Pascua de Resurrección se celebra al domingo siguiente. Por eso en las noches de Semana Santa, si miramos al cielo veremos la luna llena, o casi llena, y obligatoriamente, uno de los días de la Semana Mayor es, seguro, luna llena. La luna llena puede ser cualquier día de la Semana Santa, desde el Domingo de Ramos al Sábado Santo, ambos inclusive, pero nunca fuera de estas dos fechas.

Según esa definición, el día de Pascua puede caer entre el 22 de marzo y el 25 de abril, ocupando así hasta 35 fechas diferentes, las 35 formas distintas que, cronológicamente, puede ser Semana Santa.

Related posts

Los otros

Manuel Ruiz Leal

La Hermandad de la Resurrección carga contra el Bordador Paleteiro por los retrasos en su nuevo palio

Carlos Cabrera Díaz

El Pajarito de San Pedro… a 100 días del Domingo de Ramos

Redacción El Foro Cofrade

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más