Actualidad Opinión

¿Mejorar los itinerarios sin cambiar la Carrera Oficial? Algunas aportaciones

Por Jacinto Morente Martínez.

Parece ser que la idea de crear una nueva Carrera Oficial se ha desvanecido tras el cambio en la cúpula del Consejo. Hemos pasado del “es necesario modificar la Carrera Oficial” al “tenemos la Carrera Oficial menos mala de las posibles”, sin que sepamos bien por qué han cambiado los postulados. Este artículo pretende aportar algunas ideas para mejorar los horarios e itinerarios de las cofradías manteniendo la actual configuración del recorrido oficial, pensando sobre todo en el desplazamiento de las masas de público que se concentran. Quiero recalcar también que no he considerado aspectos económicos en relación a la supresión o no de sillas, pues no entiendo del tema. Tampoco plantearemos una Carrera Oficial alternativa, cuestión que abordaremos en otra ocasión, y que a nuestro entender, sería la solución ideal.

 

Para empezar me hago a mi mismo la siguiente pregunta ¿Qué se puede hacer para mejorar el transcurrir de las hermandades por la Carrera Oficial? ¿Cómo se pueden minimizar los cruces, los parones y flexibilizar los recorridos? Algunas soluciones ya han sido puestas sobre la mesa y son bien conocidas, otras parecerán más novedosas, pero ahí las dejamos. ¿Cómo intentar arreglar una Semana Santa en crecimiento, con cofradías cada vez más nutridas de nazarenos? ¿Qué se puede hacer sin modificar la Carrera Oficial actual?

 

  1. Ante todo tenemos que tener en cuenta que aunque los itinerarios de las cofradías sean posibles en el papel, en la mayoría de las ocasiones nos olvidamos de un factor clave: el público, las masas de gente. Para minimizar esto hay que tener en cuenta el siguiente parámetro: cuanto más se alejen unas cofradías de otras en sus recorridos, menor impacto tendrán las masas de público, aumentará la seguridad, y mejorará el discurrir de las hermandades y la comodidad de los viandantes. Por tanto, la idea de alejarse de la Carrera Oficial lo máximo posible antes y después de recorrerla debe estar en todos los planteamientos que se hagan. Esto implicaría también la búsqueda de nuevos itinerarios, buscando calles más alejadas del eje Campana- Catedral. No es lógico que cofradías que vienen de lugares muy lejanos se tiren horas en el casco histórico, recreándose y a veces sin un sentido lógico. Todos conocemos ejemplos de este tipo. Igualmente hay zonas del centro que podrían aprovecharse más: la zona del Museo para ida o regreso, la zona de San Marcos-Castellar, el mismo Arenal en lugar de Francos-Salvador, etc.

  1. Algo de lo que se ha hablado cientos de veces: alternar las llegadas a Campana (desde el Duque o desde O’ Donnell), siempre en la medida de lo posible. Y cuando no sea posible, alternar ambas aceras del Duque. Se habló incluso de permitir la entrada en Carrera Oficial desde Martín Villa. Bueno, la idea no es mala, pero realmente creemos que perjudicaría al acortar los recorridos.

  1. Igualmente, tras recorrer la Carrera Oficial, alternar las salidas de Catedral, unas hacia Plaza del Triunfo, otras hacia Alemanes. Esta idea está bien asumida, pero no se lleva a la práctica, ni siquiera este año en que ha habido oportunidad con el nuevo plan del Martes que el Consejo ha impuesto, aunque sí se tuvo presente en el plan 2018 para la misma jornada. Este punto, más incluso que el anterior, tendría que ser dogma y cumplirse a rajatabla. Mejoraría muchísimo, especialmente a todas las que se dirigen hacia Francos, calles estrechas, con mucho público, muchas vueltas y que puede retrasar el propio recorrido oficial. El Miércoles mejoraría notablemente si algunas cofradías, como El Buen Fin o las Siete Palabras, regresaran por el Arenal.

  1. Se ha dicho muchas veces que el problema es la calle Sierpes, por todo lo que ya sabemos: calle estrecha, no lineal, con muchísimas sillas, público incómodo, pasos que la cruzan, etc. El Consejo parece que quiere reducir el número de sillas. No entramos en este aspecto, pero si se va a mantener Sierpes, habrá que disminuir su cantidad y mejorar el comportamiento de sus usuarios. Pero hay algo más, Sierpes posee tres cruces para público: El de Cerrajería-Rioja, el de Sagasta-Jovellanos y el de Entrecárceles-Almirante Bonifaz, además del de calle Granada al principio de los palcos. ¿Se ha hecho alguna vez conteo del número de personas que utilizan diariamente estos cruces? Podríamos llevarnos muchas sorpresas. ¿Cómo se desplaza a esta masa de gente de un lugar a otro de la Carrera Oficial si las calles adyacentes están ocupadas por otras cofradías? Hay cofradías por Cuna o por Tetuán mientras por Sierpes van otras hacia la Catedral. Incluso hay momentos de la Semana en el que hay cofradías por Puente y Pellón, Cuna, Sierpes y Tetuán al mismo tiempo ¿Cómo moverse en estas circunstancias? ¿No os ha pasado alguna vez: quedar encerrado en Sagasta o en Cerrajería sin poder ir ni a un lado ni hacia el otro? Aquí es donde quiero poner una nueva idea que hasta ahora nadie ha planteado: mientras Sierpes esté ocupada, Cuna y Tetuán-Velázquez deben estar despejadas.

 

El año pasado tuve ocasión de comprobar lo que podría mejorarse con este principio en dos ocasiones: el Martes Santo cuando Estudiantes volvía por O’Donnell-Magdalena pude desplazarme sin ninguna dificultad hacia la zona del Salvador-Alfalfa como si fuera un día sin cofradías. Y en la Madrugada, cuando tras ver los Gitanos en Javier Lasso me dirigí hacia Francos por Cuna-Salvador a la hora en que la Macarena pasaba por la Alfalfa. ¡Qué gran acierto esta medida! pensé. Esta idea habría que exportarla a otras jornadas y cofradías. En muchos casos habría que alargar recorridos, como El Amor y Pasión que tendrían que ir por Puente y Pellón, pero la movilidad del público, causante de muchos atascos y parones, podría mejorarse notablemente. Y por supuesto, esta medida implica olvidarse de prejuicios absurdos como el tan manido “por el camino más corto”, para convertirlo mejor en “por el camino más corto posible, lógico y seguro”. Así ganamos todos.

  1. Otra idea ya puesta sobre la mesa pero que realmente no se lleva a la práctica (también por muchos prejuicios) es la de rentabilizar las distancias. Tal y como se dice muchas veces: las que están más cerca de Catedral las últimas, las que están más cerca de Campana las primeras. Pues sí, así debiera ser. Otro ejemplo: Martes Santo de 2018, las últimas en Carrera Oficial son los Javieres y Dulce Nombre, cuyos templos son los más cercanos a la Campana. Si la Carrera Oficial se invierte en 2019, y siguiendo la lógica anterior ¿por qué Dulce Nombre y Javieres no son las primeras del día? Sin embargo se obliga a San Esteban (que por dicho planteamiento tendría que ser 6ª) a ser la primera, obligándola a un horario extraño.

  1. Combinando este último planteamiento con el de alternancia en entradas y salidas de Carrera Oficial es como debería diseñarse el nuevo orden de cada una de las jornadas, olvidando siempre los condicionantes “de toda la vida”, por supuesto sin olvidar la idiosincrasia de cada hermandad, pero cediendo por el bien común.

 

  1. ¿Y los horarios? A ver, todo con mesura, pero sin miedos. Si hay cofradías desde por la mañana todos los días, qué más da que la Campana empiece a las 5 o a las 4, o incluso antes. Con las ganas que hay de cofradías, por ejemplo el Domingo de Ramos, ¿por qué no puede salir la Borriquita un par de horas antes? Adelantar los horarios de la Carrera Oficial favorece dos cuestiones: la primera, por supuesto el aumento de tiempo de paso para muchas cofradías necesitadas de más minutos; en segundo lugar adelantar los horarios de las últimas cofradías, para evitar regresos muy tardíos. Combinando horarios con la rentabilidad de la distancia de la que antes hablábamos, pueden organizarse los días de forma mucho más eficaz, pero ¡ojo! Hay que evitar las entradas tardías, pero tampoco tiene sentido una entrada a las 8 de la tarde (Borriquita aparte). En el caso del Domingo de Ramos, y pese a las quejas que siempre ha mostrado la Hermandad del Amor, es ella precisamente la que debería plantearse desbloquear los horarios del día, sacando a la calle el primero de sus dos cortejos mucho más pronto de lo que lo hace ahora.

  1. Un apunte más, las vísperas también cuentan. Es inútil negar que las nuevas hermandades tienen cada vez más peso. Y necesidades. Más pronto que tarde presionarán, y en su derecho están, para ir a la Catedral. Es totalmente absurdo negarles algo que llegará más tarde o más temprano. La Misión, La Milagrosa, Pino Montano y La Corona ya lo han pedido. Poco tardarán en sumarse San José Obrero, Pasión y Muerte y…. el Santo Ángel. Colocarlas todas en los días actuales será muy complicado, máxime con la negativa de las demás hermandades.

¿Sábado de Pasión? ¿Por qué no? No sería la primera vez que la Semana Santa se estira. Unas cuantas ideas que puestas sobre la mesa y bien combinadas, podrían solucionar muchos de los problemas que ahora hay. Creemos que ya ha llegado el momento de dejar los peros, las excusas, y los supuestos derechos adquiridos. Sí se quiere de puede. Tal vez sea eso.

¿Se quiere?

Related posts

GALERÍA. Besapiés Oración en el Huerto (Tomás Quifes)

Tomás Quifes Correa

El Ayuntamiento se suma a la conmemoración del centenario de la marcha ‘Amarguras’

Redacción El Foro Cofrade

La despedida de Antonio Santiago de la Macarena: el fondo y la forma

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más