Actualidad Opinión

Pensar…»Desde el objetivo de Sánchez Carrasco»

Ya a estas alturas de cuaresma, con el Domingo de Ramos en el horizonte y unas cuantas de vivencias que poco a poco se van arrugando en la cartera de los recuerdos.

Sigo intentando no pensar en lo que generan las cofradías y sus cosas, sigo intentando limitarme a lo que me tira el corazón y punto. Para que pensar en todo lo que ha derivado lo del Martes Santo, en los que ven como una guerra lo que sólo fue un intento de arreglo. Para que pararte con los que no creen en la importancia que tiene el dinero de la Carrera Oficial, en el presupuesto de las hermandades; evidentemente no nos extinguiríamos, pero cualquiera sostiene el presupuesto de una cofradía, en caridad, patrimonio, fondo diocesano…, sin ese dinero. Es una contabilidad simple, baste ver ingresos y gastos, lo que entra en líquido y lo que sale para los distintos campos que una hermandad sostiene.

Para que pensar en los que criticaban per se a la Milagrosa, sin saber que se estaba gestando un cambio de horarios y recorridos por el derbi; para que pensar en que al final las televisiones deportivas han impuesto el cambio de horarios indirectamente.

Para que pensar en aquellos que se definen como cofrades de bien por pretender el inmovilismo. Para que pensar en aquellos que critican montajes de besapiés por simples o por no cuadrar con su gusto.

Para que vivir mi Semana Santa pensando en lo que piensan los demás, si al final es mía. Como cada Semana Santa, la de cada uno, la propia esa que no nos la van a arrebatar a pesar de que te sientas mejor o peor dentro del círculo cofrade que te acoge.

Son tiempos de sentir más que de pensar. Ya te dirán los paladines de la sevillanía como debes o no debes, ya te usaran eso de “esto siempre ha sido así” aunque la costumbre en cuestión no haya sido siempre de la misma forma o manera.

Días de cruzarte en ese  domingo del Cabildo toma de Horas, con la categoría de dos Virgenes como Valle y Estrella, sin menospreciar a nadie, ojo, que los gustos no deben de ser excluyentes en cuanto a la fe.

Y antes de que te ronde la pregunta que golpea tu bulbo raquídeo desde el año pasado, perderte en los ojos hundidos en lágrimas de la Estrella, mirar su piel blanquecina y sus manos entreabiertas que buscan consuelo. Y rezarle a la que era mi inicio de la Semana Santa, cuando los pantalones cortos  y el pan con chocolate para merendar. Quedarte con sus ojos henchidos de tristeza y aquellas paces que hicimos en el silencio de tu capilla. Tiempos para la fe personal y el recogimiento. Y ni siquiera aquella pregunta que ya mismo te dura un año. ¿Cual?. Exactamente ¿que salió mal en el Martes Santo de 2018?. En fin decidan entre pensar y sentir, y a mi no me pregunten yo hace años que decidí sentir.

 

Related posts

El Pajarito de San Pedro… en el Corpus

El Pajarito de San Pedro

El Gatopardo

Manuel Ruiz Leal

La agenda cofrade de 2019

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más