Actualidad Opinión

El análisis musical de la Semana Santa de 2019

La llegada de bandas foráneas, la escasez de estrenos musicales notables, la subida de nivel de las bandas pero el empeoramiento de los repertorios marcan la crónica musical de esta recién finalizada Semana Santa.

 

Sin duda los amantes de la música procesional tenían 2019 marcado en la agenda como uno de los años con más importantes novedades en lo relativo al mundo de las bandas, dado el gran número de cambios en los acompañamientos de diferentes pasos tanto de Cristo como de Virgen en nuestra ciudad. En general, todos pueden considerarse como positivos -postergando a 2020 el debut de la banda del Paso y Esperanza tras la Exaltación o de Julián Cerdán tras el palio de la Carretería-.

Tal y como se esperaba, la llegada de importantes bandas foráneas ha supuesto una notable subida de valor en la calidad del acompañamiento musical en los pasos de nuestra ciudad, así como un acicate motivador para las bandas sevillanas, las cuales se han visto este año especialmente motivadas, y algunas de ellas incluso en franca mejoría. Obviamente, la principal novedad, por la controversia que levantó en su día la contratación: banda foránea y cambio de estilo musical, fue el debut de la Pasión de Linares tras el Cautivo de Santa Genoveva, que por fin recuperó el acompañamiento de alto nivel que la devota imagen requería. La hermandad del Tiro de Línea apostó además por el repertorio más personalísimo de la Agrupación en momentos cumbre de su itinerario, algo que entusiasmó dentro y fuera de la corporación, pudiéndose calificar como un auténtico éxito la llegada de la jiennense banda a Sevilla. Por su parte, la Sentencia de Jerez tuvo muy buena acogida en Torreblanca, mientras que el Rosario de Cádiz mantuvo en las Aguas el nivel de excelencia del que ya disfrutan desde hace dos años en Nervión. En el aire queda la duda de si el Cerro podría haber apostado por una banda de mayor calidad para la primera salida procesional del Nazareno de la Humildad, el cual fue acompañado por una banda -El Nazareno de Huelva– que dejó bastantes dudas. Y para finalizar, hasta el no debut por la lluvia de la Banda de Paso y Esperanza también levantó polémicas y protestas, aunque estas sucedieron en su propia ciudad.

 

En general, el nivel de las bandas que acompañaron a los pasos de Cristo ha sido bastante bueno, destacando sobremanera unas interpretaciones mucho más cuidadas que en años anteriores. La excelencia alcanzada por Cigarreras y Tres Caídas es difícil de igualar, junto a la gaditana banda del Rosario, ya asentada en Sevilla, y la citada Pasión de Linares. Fue apreciable la mejoría en bandas como el Sol (llamativa la inclusión de nuevos instrumentos) o de la Centuria Macarena en lo que respecta a cornetas y tambores. En lo relativo a Agrupación Musical, podemos destacar la renovación que se está haciendo de la Agrupación de Arahal sin perder su estilo y filosofía,  la incursión puntual tras pasos de la joven Fraternitas, y la mejoría sensible del resto de Agrupaciones que intervienen en nuestra ciudad.

Respecto a las Bandas de Música, la situación sigue más o menos similar a años anteriores; con tres bandas –Tejera, Carmen y Oliva de Salteras- muy por encima del resto. También cada vez mejor se percibe a Mairena del Alcor (muy buen estreno en la Hiniesta) la Cruz Roja o Alcalá de Guadaíra (no pareció afectarle la perdida de la Amargura). Muy asentadas, a pesar de sus pocas intervenciones, Julián Cerdán o la Puebla del Río. Llegado a este punto, sería un buen momento para hacer referencia a uno de los aspectos negativos más subrayables, como es el decremento de calidad en los repertorios musicales de los pasos de palio. Si bien la lluvia nos ha impedido disfrutar de algunos de los mejores en ese sentido, ha sido perceptible un deterioro generalizado en los mismos, con abundancia (invasión en algunos casos) de composiciones novedosas de tinte peliculero, lacrimoso o sensiblero en perjuicio de otras clásicas. Por citar un ejemplo llamativo, el cambio de banda tras el palio de la Esperanza de Triana no ha conllevado un cambio en el repertorio, el cual sigue siendo muy mejorable; es más, la inclusión de la efectista composición musical “Mi Amargura” en la carpeta de marchas de la Banda de Música de las Cigarreras ha supuesto que esta obra se interpretase tras palios como los del Amor o la Lanzada, lo que chirrió muchísimo. Entre los mejores repertorios, un año más hay que destacar los de los palios de San Roque, Jesús Despojado, Los Estudiantes o la Piedad de los Servitas (a pesar de la inclusión de «Desamparo y Abandono»). En pasos de Cristo sorprende el restringido y mejorable repertorio que sufre la Banda de las Tres Caídas en pasos como el de su hermandad o el de las Cinco Llagas de la Trinidad, y el repertorio que no sabe exprimir la Hermandad de la Redención.

Otro año más, debemos subrayar la escasez de estrenos de calidad en los diferentes estilos. Tal vez en cornetas y tambores pudieron destacar nuevas composiciones como “Ante Pilatos el Hijo de Dios” de Cigarerras, “La misericordia del Padre” o “La V estación” de Tres Caídas y “Jesús de la Humildad” de la Banda del Sol, ésta última interpretada en reiteradas ocasiones tal vez. En Agrupación Musical solo la marcha estrenada por la Pasión de Linares “Al que yo bese” puede considerarse como una auténtica revolución y, sin dudas, el estreno del año. En Banda de Música se escucharon bastante los diferentes estrenos de Cristóbal López Gándara y de José Alapont, siendo el contraste de calidad entre las obras de ambos bastante acentuado. De las dos nuevas composiciones de David Hurtado, solo pudimos escuchar «La Sed de Nervión«; la dedicada a la Esperanza de Triana («Se arrodilla Triana») no se interpretó finalmente, algo ciertamente sorprendente pero que pone de manifiesto el escaso interés que dicha corporación muestra en acudir a obras de compositores de calidad para su repertorio, a pesar del cambio de banda tal y ocurriera en la salida extraordinaria del pasado mes de Noviembre.

 

Como positivo, no debemos olvidarnos del excelente comportamiento de los músicos en la calle, incluso cuando la lluvia protagonizó alguna jornada; el nuevo uniforme de la Agrupación Musical Virgen de los Reyes; los momentos vividos por la Agrupación Fraternitas; la sección de liras de Arahal que acompañó a la Agrupación de la Redención el Lunes Santo,  o el reconocimiento a la labor de hermanos, devotos y costaleros de las perfectas simbiosis que forman algunos pasos con sus bandas -aunque algunos hechos puedan parecer fuera de lugar-. Entre lo más llamativo, señalar que la lluvia nos privó del debut de la banda malagueña de Paso y Esperanza en Sevilla a la par que padecía diversos tristes episodios de descrédito en su ciudad; la inclusión de un coro de carnaval tras el palio de la Esperanza de Triana dejó opiniones de diversa índole; y el uso de xilófonos, campanas tubulares y liras en algunas composiciones empieza a parecer exagerado.

Related posts

VIDEO. Estreno de «Cuadrilla de la Esperanza»

Redacción El Foro Cofrade

Recomendaciones para la comunicación social durante la próxima Semana Santa

Beatriz Velez

Las Aguas revueltas

Redacción El Foro Cofrade

Un comentario

Avatar
Juanma 25 abril, 2019 at 4:57 pm

No escuchasteis a Sencia os fakto para catalogar

Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más