Actualidad Opinión

Nazarenos blancos y ángeles negros

Voy a pretender no hacer un nuevo pregón a la Virgen de los Ángeles. Ella se pregona a sí misma bajo un palio diferente, en una Hermandad distinta, creada por las capas sociales más bajas y que procesionna en el primer puesto de una jornada que es el punto y aparte de ese conglomerado de sensaciones culturales y religiosas que es la Semana Santa.

Ciertamente en estos días, los de la Virgen de los Ángeles, están siendo verdaderas jornadas de gozo para la Hermandad de los Negros -Cruz de Guía de los nervios en mi estado anímico cofrade-, por eso yo, declarado enamorado de esas dos portentosas imágenes, me enorgullece ver cómo están disfrutando sus hermanos. Me consta que la de los Negros no es una Hermandad cualquiera, que sabe marcar su propia personalidad y con su experiencia, hará de estos días otro mundo distinto al que estamos acostumbrados en la ya consuetudinaria práctica de coronar a una dolorosa, por ello y dado que los portales capiroteros están llenando de amor y cariño a la tan bella estampa angelical de la Virgen de los Negros, este que les escribe intentará hacer las cosas un poco distintas, como la Hermandad que corona a la Virgen de los Ángeles.

No les voy a descubrir nada nuevo si les digo que las Hermandades, además de ser creadas para rendir el culto a Dios se convierten en verdaderos nexos de sociabilización entre la ciudadanía. Si antes se fundaban para asociarse entre sí y defenderse para los bienes comunes de un sector profesional concreto, las Hermandades étnicas tienen otra añadidura y en esta ocasión, dejen que recordemos a los negros, los fundadores de esta corporación, pues esta Sevilla es muy dada a olvidar quiénes estuvieron aquí y por qué.

La de los Negros, como la del Calvario o la de los Gitanos, entre otras son Hermandades étnicas, corporaciones que por los designios de unos pocos dejaron que la multiculturalidad de la Sevilla de la época quedara destinada al más puro esclavismo, pobreza y servidumbre, regadas por unas gotas de odio que dificultaban la incursión de personas racializadas en corporaciones coetáneas. Así fueron surgiendo barrios a los márgenes de las murallas, zonas donde la pobreza y la debilidad eran compañeras de un viaje, tan sólo de ida. Con estos parámetros, la vida no se hacía fácil para nadie, pero mucho menos para negros, mulatos o gitanos que difícilmente podrían influir en la sociedad, si ella misma les instalaba unas trabas impuestas por los de siempre. Así, en esos contextos y ante la necesidad de asociarse surgen al menos tres Hermandades de Negros, una en Triana, otra en Sal Ildefonso y la que hoy conocemos, que fue la única que soportó no sin apuros, las consecuencias de los pleitos y las nuevas migraciones de esclavos, en esta ocasión hacia Cádiz. Así, por más trabas que les fueron poniendo, consiguieron seguir uniéndose, procesionar y dar rienda suelta a sus expresiones culturalesdurante el año.

Ahora que en la actualidad no quedan rastros del esclavismo africano ni latinoamericano, tan sólo quedan recuerdos y pequeños tributos hacia aquellos negros que un día crearon una Hermandad con la sana intención de tener una representación jurídica ante una ciudad que tenía por costumbre la servidumbre de rostros morenos entre las grandes casas. Es el momento de recordarlos. Por eso hoy, que hasta los candidatos políticos se desviven por una foto mostrando su cariño hacia los Negros, pero luego a los de mi barrio no- que vienen a quitarnos el trabajo y no se quieren integrar- , tan sólo me queda recordar que entre esa corona de ángeles, seguro que se nos vendrán recuerdos de aquellos negros que una vez crearon un lugar donde poder expresarse, no ser odiados y ser vistos de igual forma que a los blancos, ante los ojos del mismoDios. Por eso ahora, que los negros ya no son esclavos de señoritos, sino de un sistema creado por las consecuencias de lo que un día fuimos, al menos pido que los tengamos presentes en estos días de júbilo para la primera del Jueves Santo, aquella que lleva nazarenos blancos y en el cielo, ángeles negros.

José Vega de los Reyes

Trabajador Social, Columnista en Diario 16 y ConmunityManager

 

Fotos: El Correo de Andalucía, Hermandad de los Negritos y Benito Álvarez

Related posts

San Román para la Encarnación y ¿Los Terceros para el Domingo de Ramos?

Redacción El Foro Cofrade

El Pajarito de San Pedro… en el día de los Santos Inocentes

Redacción El Foro Cofrade

Resumen Gráfico de la Semana Santa I. El Viernes de Dolores en Pino Montano y Heliópolis

Manuel Jesús Pérez Martín

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más