Actualidad Entrevista

José de León. «El Gran Poder no es Dios, por mucho que nos lo hayan vendido así, Dios se hace tangible en la Eucaristía»

Directo, con solidez, argumentando y con la seguridad de quien se sabe formado. Indignado con la respuesta de las últimas semanas a las famosas fotos de restauraciones aparecidas en la web del Instituto de Patrimonio Cultural (IPCE) y con ganas de reivindicar el arte en la Semana Santa, la labor de los restauradores, el regalo de quienes salvan a las imágenes para que estas sigan siendo fuente de acercamiento a Dios.

Así se presentó José León Calzado, la noche de ayer Jueves en el programa de Gólgota, de Sevilla Fútbol Club radio en una extensa entrevista. Historiador del Arte dedicado a investigación , difusión y conservación del patrimonio. Ha colaborado con Diario de Sevilla, el Correo de Andalucía o Canal Sur radio.

Durante días José en sus redes sociales se ha afanado en defender la labor de un instituto de Patrimonio Cultural que ha sido arrojado como arma política para según que intereses con una supuesta ofensa premeditada que el no considera tal.

Defender una profesión

«Me dedico 8 horas al día a este oficio, a la restauración, es una profesión con muchísima vocación y he visto como se ha demonizado y se ha vendido como si fuera un brazo político, he sentido que se estaba desprestigiando una de las instituciones más importantes a nivel nacional, reconocida a nivel internacional. Todos los restauradores tenemos muy pendientes el trabajo que se está haciendo en España donde nos hemos convertido en un país punteros en la ciencia de la restauración y para ello son referentes centros como el IPCE o el IAPH.

Se ha intentado manchar una profesión y una de las instituciones referencias, que es una herramienta de consulta y un foro de atención e información primordial. Igual que los médicos tienen sus órganos de consulta superiores o asambleas, nosotros tenemos el IPCE e instituciones varias que hacen una formación constante  y he leído cosas que no me han gustado y creo que como parte implicada tenia los argumentos y ganas de hacer una defensa publica del tema»

La prensa, algunos cofrades referentes, voces en redes con cierta capacidad de llamada, etc, contribuyeron a un debate que saltó en cuanto se tuvo acceso a los documentos digitales de esos expedientes de restauración de imágenes señeras de la ciudad a través de la web del IPCE.

«Aquí había unos señores que no tenían ni idea de lo que era el IPCE, se enteraron una mañana y al día siguiente a golpe de tuit querían que IPCE funcionaran con el criterio, con la metodología y con la praxis que a ellos les daba la gana, del desconocimiento pasaron a decirles como tenían que funcionar

Se ha dicho que esto era decisión de un funcionario del gobierno, ¡no!, el IPCE depende del Ministerio de Cultura pero es un órgano científico que está regido por un consejo formado por científicos con un curriculum espectacular, lo mejor de lo mejor de la restauración está allí.

Se ha dicho que esas imágenes no deberían salir del ámbito científico. Esas imágenes no han salido del ámbito científico, se han volcado en un repositorio, no se han publicado, es una herramienta de consulta de archivos, se han puesto a disposición de la comunidad científica, una herramienta que empleamos en el Archivo de Indias o en el Archivo de Simancas o en el catalogo del Museo del Prado, estamos hablando de documentación publica.

Esta libre disposición de la documentación, o esta facilitación del acceso a la documentación,  viene regida por una serie de normativas internas, de legislaciones vigentes, etc.  A los restauradores la legislación les obliga a hacer proyectos de restauración y memoria instando a la investigación»

El Historiador se refiere a la importante utilidad de estos expedientes para el trabajo diario de científicos de este campo, y estuvo abogando por el sentido común al mantener las mismas accesibles a todos ellos.

«Las obras de arte necesitan de una ficha médica, donde vemos muchísimas cosas, tenemos que atender a las patologías de la obra y también a los añadidos y procesos de restauración que se hicieron previamente, tengo que saber lo que se le hizo antes, necesitamos de esos informes.

Apelo al sentido común de los medios y de todo el mundo, y me remito a que esas imágenes estuvieron 24 horas en la red, se ha hablado mucho de ellas, y no se iban publicando, no vi en redes las imágenes del gran poder por ejemplo, eso está ahí, a quien le hiera la sensibilidad que no entre. Y si alguien las publica será responsabilidad de quien haga mal uso de esas imágenes pero no del IPCE, en su loable iniciativa de disponer la ciencia y su archivo y la tecnología al servicio de la restauración y la conservación»

Pero, ¿podrían faltar esas imágenes a la sensibilidad religiosa y no justificar el fin los medios?

«Yo creo que la afectividad familiar que tiene la religiosidad popular valora mucho más la imagen y la pone en una nueva dimensión cultural mucho más amplia y muy interesante que merece todo el respeto del mundo. Ahora bien, estas imágenes se han publicado en un ámbito científico, no han salido de esa herramienta científica y no creo que se haya herido a nadie, porque nadie las habría visto.

Yo soy aprensivo con el tema de la sangre, pero cuando veo que van a emitir imágenes que contengan ese tipo de cosas las quito. Yo vería de muy mal gusto publicar esas imágenes del Gran Poder sin estar al servicio del texto que tienen que ilustrar. Apelo al sentido común, el cofrade joven, esta muy bien formado y sabe como está hecha una imagen de candelero y fue corriendo a verlas ¿estamos vendiendo una sensibilidad que no existe?»

¿Tendria el Ministerio alguna intención política en ofender con esto como se ha vendido desde algún círculo?

«Esto no lo ha publicado el ministerio, nos han vendido unas expresiones y unas manifestaciones que todo el mundo la ha dado por válida, esto lo ha publicado el IPCE en una iniciativa internacional por las cuales todas las instituciones que tengan fondos que vayan a la divulgación cultural los digitalicen, es que precisamente el Ministerio de Cultura tiene una subvención a nivel europeo para la digitalización de fondos culturales, está escrito en la ley, es más, es que es hasta derecho constitucional.

Pero, las hermandades han apelado a la propiedad industrial y propiedad de la marca de la imagen

«Es absurdo, porque estas imágenes han sido accesibles durante todos los años. En la restauración en estos años se valora a la baja, hay cosas que ya no se pagan, cada vez se destina menos a la investigación. Entonces un tramite que antes tardaba un mes, ahora lo hago en 20 minutos. Ante tenía que rellenar un formulario, remitirlo al IPCE y me lo enviaban, lo único que ha cambiado es la forma del acceso. Lo único que me están es adelantando el trabajo.

José quiere seguir poniendo en valor la labor de un Instituto al que le debemos la recuperación de nuestro patrimonio artístico pero también devocional.

«Los cofrades estamos obligados moralmente de ser agradecidos con el IPCE. La maravilla de esos fondos es que son las primeras actuaciones científicas que se hacen en Sevilla en materia de imaginería, quien haya visto las manos de Pasión…las manos de Pasión eran negras y se ven las catas de limpieza y aparte del color era el grosor. Las imágenes del Gran Poder son las que son, porque antes había un señor que se llamaba Pelaez del Espino que era Hannibal Lecter, era un autentico carnicero, y se hizo eso porque había una situación que llevó a la imagen al extremo y las intervenciones tuvieron que ser muy profundas.

Ellos crearon una consciencia, hay un Pedro Manzano maravilloso, un Gutiérrez Carrasquilla, hay tanta gente trabajando tan bien porque ellos pusieron los primeros pasos.

Termina este tema José abogando por que la sociedad entienda que en la labor del restaurador también está la de la divulgación.

«Los restauradores no solo nos dedicamos a limpiar, consolidar y reintegrar, también a documentar y a divulgar lo que hacemos para que sirva a la gente que viene detrás. En el reconocimiento a los Cruz Solís con la plaza dedicada al lado del Cachorro también está el reconocimiento a esa labor de divulgación.

Estos expedientes sirven para valorar más la actuación de los hermanos Cruz Solís, pero que ellos no habrían estado trabajando en recuperar al Señor si no fuera por el IPCE y la concienciación que se creó y que cambió absolutamente todo, y me he ido esta semana con una sensación de injusticia, de trato ingrato, al que deberíamos estar todos agradecidos.

Si hay un oficio que entiende de sensibilidad es el de la restauración, por vocación, por metodología y por fines»

 

Una vez defendida la institución José es cuestionado sobre el arte cofrade en Sevilla y sus mejores representantes y rápidamente vienen a su mente dos nombres, pero sobre todo uno.

«Martinez Montañés es el maestro, el mejor escultor de Sevilla de todos los tiempos, Pasión es a Sevilla lo que el David a Florencia en cuanto a idealización.

Juan Manuel Rodríguez Ojeda es el inventor de todo, con su Factory tipo Andy Warholl allí en la calle Duque Cornejo, de ahí salió todo, como si fuera un laboratorio. Es básica su figura y está aún por descubrir. Pasamos de las dolorosas vestidas de negro al manto camaronero. Aplica el modernismo, el Art Nouveau a las formulas barrocas con un regionalismo rompedor y además hace esas piezas pensando en el oficio de vestir como una creación teórica, teológica y artística.

¿Irrepetible?

Hoy día es muy difícil que haya un nuevo Rodríguez Ojeda, no lo hay, de la misma manera que no sería posible un Juan Miguel Sánchez, yo soy muy critico con las nuevas hermandades de vísperas que se están incorporando a la Semana Santa, porque repiten patrones y para ver lo de siempre me quedo con lo de siempre»

¿Tiene sitio la fe en el oficio del restaurador?

«Yo tuve el privilegio de restaurar con Miñarro a mi Virgen de las Angustias de Aznalcazar. Le hice un recorrido fotográfico para ver donde iban degenerando esos repintes etc…para mi fue como tener a mi madre en el hospital, yo iba verla, la visitaba muchísimo, y me acuerdo muchas veces cuando la Virgen no tenia las manos puestas, yo cogía las manos que estaban encima de la mesa y las besaba antes de irme. Espero responder con eso»

Por terminar el siempre puntilloso programa de Gólgota le recuerda el debate de las túnicas lisas o bordadas que en los últimos años está siendo avivado y de actualidad con distintos puntos de vista. José lo tiene muy claro y da un bella reflexión sobre simbología y significado de las imágenes.

«Es entrar en batallas perdidas. Hay que tener en cuenta que las imágenes se hacen en el contexto del Concilio de Trento, las imágenes no son Dios. El gran Poder no es Dios, por mucho que nos lo hayan vendido en titulares, reportajes, o novelas, Dios se hace tangible en la Eucatistía. Ahora bien, que la religiosidad popular hace un trato afectivo con las imágenes? Perfecto, todo el  valor del mundo para eso, pero vamos a poner las cosas en su contexto.

El Gran Poder no representa a un judío portando a la cruz a la que ha sido condenado, sino que representa el triunfo sobre el pecado y así lo contempla el barroco, es un canal para un mensaje, con una función predeterminada que es procesionar, pero como las esculturas de las portadas de las  catedrales, igual que las pinturas en un ábside, todo es lo mismo.

 Hay una serie de elementos que entran en juego para reforzar ese mensaje y esos elementos son parte de esa figura, no es un complemento ni un añadido. Cuando hemos visto el Gran Poder que representa la potestad infinita de Dios en la tierra ¿Con una túnica lisa? Al rey se le viste de rey. Nos estamos perdiendo la proporción, el significado, todo.

El problema es de los priostes, de los hermanos que lo permiten, de las juntas de gobierno que no se asesoran… La semana santa debería tomar consciencia de su valor cultural y ponerse en manos de expertos. 

Es que no se trata de cómo te gusta más el Gran Poder, es como preguntar si te gusta más el verbo haber con H o con B, ¡no!, se trata de hacer lo que es lo correcto.

 

Escucha la entrevista en GÓLGOTA.


Related posts

Fin de semana de fervor en los barrios. Besamanos de San Pablo al Barrio León

Benito M. Álvarez Acosta

Los Estudiantes y Cáritas Universitaria ofertan 81 becas

No author.

El Pajarito de San Pedro… con la fórmula mágica

El Pajarito de San Pedro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más