Actualidad Opinión

A pagar, a pagar

Como bien saben, saltó la noticia a final de año que los usuarios de las sillas de la carrera oficial tendrán que sufrir una repentina subida de precio, en principio del 21%, por la imposición del IVA que hasta ahora no se tenía que pagar. Parece ser, que como si de un chiste se tratara, un señor de Murcia hizo una consulta a hacienda sobre si tenían que tributar, como si le ofreciese agua al sediento, y claro, la respuesta de hacienda ha sido que claro que si, pero no solo los señores de Murcia, los de toda España.

Desde el punto de vista de Sevilla, que es la ciudad que nos preocupa y ocupa, llaman la atención varias cosas. De un lado, la diligencia por parte del Consejo de Cofradias y la poca predisposición a plantar batalla. Como una buena empresa, ha vendido que desde que le llegó la información presentó las consultas pertinentes, decidió posponer la venta de los pases hasta que se aclarase todo, y que intenta negociar para defender a sus clientes dialogando para que el tipo sea el reducido al 10%. Por su puesto, en ningún momento se ha planteado la posibilidad de asumir parte de la subida, faltaría mas. Por otro lado, llama la atención como se ha vendido la noticia por los dos medios principales de la ciudad. De principio, victimizando a unas hermandades en las que no influye en principio la medida para nada, luego ahondaré sobre este asunto, y usando a los usuarios, como si de nazarenos se tratase, como meras armas arrojadizas. Y lo más llamativo, usando políticamente, una vez mas, el tema cofradiero. Me llamó la atención el intento de desacreditar a María Jesús Montero aludiendo que no se le conoce relación cofrade más allá de su hermandad de la O y haber sido catequista, pues oiga, ese curriculum cofrade ya es más que el de muchos. También llama la atención que a nivel nacional no haya saltado una jugosa noticia como esta en la que están involucradas la Iglesia, los impuestos y el gobierno progresista y con implantación en todo el país.

A día de hoy no se puede dudar que la Semana Santa es una expresión de Fe y de religiosidad popular que engloba otras muchas cosas culturales como la tradición, la música, el arte, los olores, la gastronomía, la sociabilización, la identificación… pero tampoco se puede dudar de la espectacularización que poco a poco se ha vuelto viral, sobretodo en lo que respecta a la carrera oficial. Los mismos medios que niegan la mayor son los que se dedican todo el año a utilizar expresiones como share, a realizar encuestas sobre la mejor entrada en Campana, estudios sobre el número de cambios que han dado los misterios o a criticar ferozmente el sentido en el que se recorre la carrera oficial. Las propias hermandades se pelean por dos o tres minutos de paso, se niegan a cambiar de posición, comprimen a sus nazarenos para intentar que le quepa una marcha más al paso o una saeta, otras que andan con parsimonia para parecer un cortejo mayor al que tienen y que no quieren ser primeras o últimas por haber menos personas en las sillas, cuando estaban llenas, no había problema. Incluso alguna hermandad se decidió a poner música al palio. El propio público aplaude a las más populares y con otras ni se levanta, e incluso en la Avenida, no hace muchos se silbó al paso de San Gonzalo por ir rápido a tambor. Por no hablar de proyectos de reforma de la carrera oficial truncados por no perder sillas, prevaleciendo ante la seguridad. O el hecho de colocar vallas más grandes para que el público que no paga no pudiese ver desde lejos los pasos, ahí si prima la seguridad, claro. Yo a eso lo llamo pagar por ver un espectáculo, por tanto, hay que pasar por caja.

Y hablando de pasar por caja, esto nos lleva al futuro previsible, a la Semana Santa negocio. La excusa perfecta para explotar potenciales caladeros desde los que seguir inflando los ingresos de las hermandades vía Consejo. Que unas cuantas familias no puedan asumir los pases de las sillas no ha de suponer un problema, más bien una oportunidad. Con la ingente llegada de turistas, se puede seguir la senda de ofrecer entradas con packs turísticos como ya se comentó la pasada Semana Santa. Un nuevo mercado que ofrezca pingües beneficios. También está el proyecto de ser el Consejo quien organice la señal televisiva desde los diferentes puntos de la carrera oficial, quizás se pueda abrir ahora un debate sobre el dinero que podrían recibir las hermandades por la retransmisión. O cobrar derechos de imagen a los autores de los videos de Semana Santa que se comercializan. O cobrar por la señal en streaming para los que quieran seguir el paso de las cofradias por internet e incluso tener los vídeos a su disposición durante todo el año. No lo duden, es el futuro, y está mas cercano de lo que pueda parecer.

No ha venido tan mal la presunta ingenuidad del señor de Murcia y de ahí lo bien que se lo ha tomado el Consejo. Nos seguiremos quedando con las ganas del museo, que no es rentable, pero a cambio un parque temático en ciernes se proyecta, lo deberían de llamar el proyecto 21%. Mientras tanto, son las familias y las personas las que pierden, como los nazarenos, las grandes olvidadas a no ser que tengan que ser usadas para las batallas de cada uno.

Related posts

Los nuevos escenarios del Martes Santo (I)

Redacción El Foro Cofrade

Y Triana se inundó de Esperanza

Manuel Jesús Pérez Martín

La Virgen de las Mercedes celebró histórico besamanos en San Sebastián

Benito M. Álvarez Acosta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más