Actualidad Opinión

Jekyll y Hyde

Un densa neblina –como si de Londres se tratara– envuelve a los elegidos guardianes de la sevillanía. Tan secreto cabildo se traslada, callejeando, a un lugar más plácido donde darán cuenta de platos y platos de su selecto manjar favorito, croquetas de jamón, que todavía ni es viernes ni es cuaresma.

—Queridos hermanos, esta es una reunión de urgencia. El amigo Guajardo ha tenido que preparar cienes de croquetas extra porque este asunto nos va a llevar mucho tiempo.–Los presentes mudan la cara adquiriendo el rictus del muñidor de la Mortaja– Alguien ha mezclado su cuenta oficial de Twitter con la B, luego con la C…y nos están descubriendo.

—¿B y C? -preguntó un incauto presidente de Grupo Joven que aún no tiene muy clara la envergadura de la organización que le ha reclutado.

—B de Broncas y C de Carnaval, ambas anónimas, por supuesto –aclara el que parece ser el hermano mayor– Se acabó criticar la falta de bordados y luego apuntarse a la cata de incienso. Ahora ya no podremos ofendernos a la ligera y por supuesto, nada de recurrir a la frasecita de que con Mahoma no se meten porque ahí ya nos trincan del todo.

El cabildo aplaude y engulle croquetas a la par. Hay revuelo de catavinos y borrado de cuentas tuiteras. Hay que cambiar la táctica…

Disculpad el atrevimiento de haber empezado esta opinión al estilo Rancio pero, comprenderéis, que nada como un poco de humor a lo «regañá» para hablar de este fenómeno que campa a sus anchas creando una nueva subespecie de cofrade, los Jekyll y Hide.

 

Atrás quedó el tiempo de los ofendiditos, esos que veían un ataque a sus creencias en todo lo que se saliera del canon croquetero. Han virado en una especie peor, un ser bifronte que, mientras ataca la obra de un pintor por poner un cigarro en los labios de la Esperanza –una estética muy pop, por cierto– organiza y publicita una cata de inciensos con copita incluida.

 

Aquellos que se ofenden de ver sobre el Falla una chirigota con personajes que podrían ser caricaturas pero que nosotros mismos hemos creado y alimentado. Los mismos que se echan las manos a la cabeza por una obra de teatro pero que vieron y volvieron la cara al pisoteo de una toca de sobremanto en una casa Hermandad. Esos mismos que se persignan ante cualquier cosa y se van al Rocío a sacar, borrachos, sus costales, una mesa y mecerla.

 

¿Las ofensas son menos ofensas si vienen de dentro? ¿Ofende menos si se meten con otra religión? ¿Ofende más a Dios el que no cree o no se lo plantea que el que se mofa rezando el credo, si es que sabe rezarlo?

Para los cofrades, la Semana Santa –que no Dios– está en todo. No sabemos o no queremos separarla de nuestra vida normal. Hablamos –está que suscribe la primera– de encierros o relatamos viajes comparándolos con salidas procesionales y no pasa nada. Ni el humor ni la crítica son malos, es mucho peor la doble moral y la doble cara de medir.

 

Se me viene a la mente aquel chiste de adolescencia en el que Jesús se aparecía a unos discípulos que estaban comiendo kikos, les pedía unos cuantos y, cuando se los echaban en las manos, les respondía «ay, que se me caen, que se me caen». Me temo que hoy me quemarían por bruja después de explicar el chiste.

 

El problema es que el siglo XXI ha traído mucha piel fina, pocas entendederas y muchos altavoces para que se nos oiga. Dios nos quiere cristianos tristes que diría nuestro Santo Padre ni mucho menos que estén todo el día enfadados añadiría yo. «Os perseguirán por mi causa» nos dice el evangelio pero es que, esta, no es su causa, es nuestra cruzada particular extendida a verdad absoluta e inalterable la creencia y subjetividad de cuatro. No en mi nombre.

 

Un ejercicio muy sano es aprender a reírnos de nosotros mismos, de nuestros fallos y de nuestros tópicos. Y, si nos vamos a ofender, el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

Related posts

El Viernes de Vigilia

Quid Est Veritas

Festival flamenco en Triana

Redacción El Foro Cofrade

Agenda del cuarto fin de semana de Cuaresma

Alberto Calero Moreno

Un comentario

El Pajarito de San Pedro... en San Jacinto - Portal - El Foro Cofrade 7 febrero, 2020 at 12:31 pm

[…] Jekyll y Hyde […]

Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más