Actualidad Entrevista

Sergio Sopeña: «Desde que soy hermano mayor de la Esperanza de Triana no se ha hecho una reunión de trabajo en firme sobre la Madrugada»

Sergio Sopeña  está viviendo su primera Cuaresma al frente de la Hermandad de la Esperanza de Triana. Elegido hace ocho meses como hermano mayor de la corporación trianera, se congratula de que en este tiempo haya aumentado la participación en una de las hermandades más numerosas de Sevilla: 14.600 hermanos. Devotos que, como enfatiza y refleja Sopeña, se sienten orgullosos de la idiosincrasia tan particular que caracteriza a la Esperanza de Triana.

Un año más, no se ha hallado una solución definitiva para la Madrugada. Salvo cambio de última hora y a la espera de algún pequeño detalle, se volverá a repetir un modelo que, según argumenta Sopeña, conlleva un sacrificio enorme para la Esperanza de Triana. La resolución -afirma- requiere una negociación sin condicionantes previos entre las hermandades.

Han transcurrido ocho meses de unas elecciones que contaron con dos candidaturas, circunstancia que suele generar fricciones en las corporaciones. ¿Qué tal bajan ahora las aguas por la Hermandad de la Esperanza de Triana?

Como bien ha indicado, las elecciones terminaron hace ocho meses, con lo cual debemos olvidarlas y seguir todos juntos trabajando por el bien de la hermandad. Actualmente nos encontramos en esa situación: todos los hermanos que quieren colaborar y luchar día a día por el engrandecimiento de la Esperanza de Triana están en su casa e, independiente de la opción por la que optaran en las elecciones, trabajando y recibidos con los brazos abiertos por parte de la junta de gobierno. Normalidad absoluta, las elecciones acaban cuando se cuenta la última papeleta. Y quien no tenga claro eso seguirá reabriendo las heridas durante todo el tiempo que dure su mandato.

¿Se puede hacer ya una valoración de los primeros meses de trabajo de su junta de gobierno?

De la parte social de la hermandad estoy muy satisfecho, ha sido uno de los grandes logros que se ha conseguido en poco tiempo. El mérito del auge social de la Esperanza de Triana no se debe a la junta de gobierno, sino a sus hermanos, que se sienten cómodos en su casa, ven que son recibidos con los brazos abiertos y participes de la vida diaria de la hermandad. A nivel de diferentes colectivos también estamos muy contentos. Unos de los proyectos de la actual junta de gobierno era el acercar a los niños a la hermandad y hemos conseguido crear un grupo infantil que está formado por unos setenta hermanos porque, por cuestiones de espacio, no pueden ser más. Realizan actividades casi todos los viernes para conocer a la corporación en profundidad. Es la mayor satisfacción que de momento he tenido como hermano mayor, ver la hermandad llena de niños. Con respecto al grupo joven, siempre afirmé que no lo iba a guiar, sino que iba a ir de la mano, porque son jóvenes perfectamente preparados para tomar sus decisiones. Hay un indicador del nivel social de la corporación: la escuela de teología, que el año pasado tenía alrededor de veinte alumnos y, sin embargo, este curso esa cifra se ha duplicado. Señal de que la hermandad está teniendo un crecimiento social bastante importante. Además, veo que los hermanos vienen a su casa de una manera distendida y relajada, y eso es muy importante.

Durante la campaña hizo mucho hincapié en la identidad de la Esperanza de Triana. Me gustaría que la definiera.

La Esperanza de Triana es una hermandad que nunca ha tenido complejo de ser como es. Es decir, nunca se ha avergonzado de su propia identidad; es más, la ha mantenido y defendido incluso cuando la inmensa mayoría de la Sevilla cofrade criticaba esa isla que era la Esperanza de Triana porque era diferente al resto. Es una hermandad que tiene su sello propio: diferente en su gran obra social, en su gran vida social, en las flores que lleva en las esquinas, en la forma de hacer estación de penitencia del paso de misterio del Señor de las Tres Caídas, en la forma de andar del palio de la Virgen de la Esperanza… Es decir, la Hermandad de la Esperanza de Triana es diferente en todo y, gracias a Dios, sus hermanos están orgullosos de esa identidad. Por supuesto, yo como hermano mayor soy un defensor de ella porque soy un enamorado de la Esperanza de Triana tal y como es.

¿Por qué cree que hay que reivindicarla?

No es cuestión de reivindicarla. Yo le he querido transmitir a mis hermanos que me gusta la Esperanza de Triana tal y como es. Alguien me preguntó que qué cambiaría de la hermandad, yo le contesté que ni el color de la parihuela. Me gusta todo de la Esperanza de Triana y eso es lo que le quería transmitir a mis hermanos, porque sé que a ellos les gusta su hermandad. No quieren cambiarla. Por supuesto, éste va a ser el camino a continuar. A los hermanos de la Esperanza de Triana siempre nos ha sido indiferente el hecho de que a cierto sector cofrade no le guste nuestra identidad. Es cuestión de tendencias. Por ejemplo, todos los palios han tendido a ir exactamente igual: sobre los pies, de una manera muy sobria, hay quien lo define como elegante. ¿Quién es el que determina el criterio de la elegancia? No sé si hay un carnet de ‘elegante’ que alguien lo expide, yo no lo conozco. Para mí elegante es el palio de la Esperanza de Triana y el andar del misterio del Señor de las Tres Caídas. Para el hermano de una hermandad cuyo estilo sea andar sobre los pies, esa es la elegancia. Y Sergio Sopeña dirá que esa corporación es elegante, al igual que el sello de la Esperanza de Triana. Lo importante es mantener el sello de cada hermandad porque una de las riquezas de la Semana Santa de Sevilla es la diversidad que alberga. La unificación de las idiosincrasias de las hermandades que se ha producido en los últimos años me parece un empobrecimiento de la riqueza cultural de la Semana Santa.

«¿Quién es el que determina el criterio de la elegancia? No sé si hay un carnet de ‘elegante’ que alguien lo expide, yo no lo conozco. Para mí elegante es el palio de la Esperanza de Triana y el andar del misterio del Señor de las Tres Caídas»

Sergio Sopeña, hermano mayor de la Esperanza de Triana. / Manuel Jesús Pérez.

La Madrugada, tema estrella y que continúa enquistado: ¿en qué punto se encuentra la jornada?

Estamos en el mismo punto que hace cuatro o cinco años. Aún no hemos acordado nada definitivo. No le puedo asegurar al 100% si vamos a seguir con el mismo modelo de los últimos dos años, pero hay muchas posibilidades de que así sea. Es decir, con la Hermandad de la Esperanza de Triana haciendo un gran sacrificio por el buen devenir del resto de estaciones de penitencia. Todo el mundo conoce la comprensión y el parón que sufre la cofradía en su recorrido de ida. No hay ni una corporación en Sevilla que lo haga. Piensa si hay alguna hermandad que en su recorrido de ida esté parada alrededor de cuarenta minutos en 600 metros teniendo una longitud, en circunstancias normales, de 1.200. Entre La Campana y la plaza de la Magdalena, el Cristo suele estar parado unos treinta minutos y la Virgen unos cuarenta.

Le he llegado a leer que la estación de penitencia de la Esperanza de Triana es indigna.

Llega momentos en que la estación de penitencia pierde la dignidad. En el paso de la Virgen hay momentos en los que hay una auténtica manifestación. Evidentemente, lo que alguien no quiere para su hermandad tampoco debe desearlo para el resto de corporaciones. Por eso el tema de la Madrugada debe plantearse con una solidaridad entre todas hermandades pero sin ningún tipo de condicionante inicial. No se puede intentar arreglar la jornada pensando en que yo soy la segunda, la tercera o en que tengo que ir por esta calle o esta otra. Si hablamos de eso, que podemos hacerlo, la Esperanza de Triana ha cambiado su recorrido de ida; es decir, no va por el camino más corto. Vuelvo a preguntar cuántas hermandades dan un rodeo en su recorrido de ida. Cuando se habla de los cambios en los recorridos de vuelta, conviene recordar que la Esperanza de Triana ya modificó su camino de vuelta en los años sesenta. Fue la primera hermandad de la Madrugada en cambiar su camino de regreso porque ya no podía pasar por detrás de Los Gitanos y, por lo tanto, no podía discurrir por García de Vinuesa. Hay que tener un poco de memoria. No podemos arreglar la Madrugada diciendo que yo voy por aquí o por allí, porque entonces nos quedamos como estamos.

Es decir, la estación de penitencia de la Esperanza de Triana va a seguir siendo indigna en este 2020.

Efectivamente, la Hermandad de la Esperanza de Triana este año tendrá que hacer un gran sacrificio por el buen devenir de la Madrugada. No le puedo decir que no porque es así. Ojo, también es muy importante reconocer el sacrificio que hacen otras hermandades. La Esperanza de Triana, con el transcurso de los años, cada vez ha ayudado más, más y más y llega un momento en que se hace casi insostenible. Evidentemente, este modelo no tiene continuidad en el tiempo.

Pasan los hermanos mayores, los diputados mayores de gobierno, los presidentes del Consejo y los delegados de la jornada y sigue sin encontrarse una solución. ¿Por qué no se soluciona la Madrugada?

Realmente, desde que yo soy hermano mayor no se ha hecho una reunión de trabajo en firme sobre este asunto. Es decir, aquí no se ha planteado ninguna reunión técnica de trabajo más allá de algún comentario esporádico sugiriendo algún cambio. Desde que soy hermano mayor, no hemos celebrado una reunión técnica para estudiar todas las posibilidades que tiene la Madrugada. Recalco lo de todas. Si queremos solucionar la jornada, tenemos que partir sin condicionantes iniciales. Hay que ser valientes y para mejorar, habrá que hacer cosas diferentes. Como me ha indicado antes, si hacemos lo mismo el resultado va a ser el mismo.

Entonces, ¿se ha llegado a plantear la posibilidad del rodeo por Zaragoza y Plaza Nueva o Marqués de Paradas?

Como le digo, no ha habido reuniones técnicas con alternativas planteadas y estudios serios y firmes encima de la mesa. La posibilidad ha salido en algunas conversaciones, pero nada más. Beneficios y perjuicios para la jornada en general. ¿A quién favorece y perjudica esta opción? A tantas. Es decir, siempre hablando en plural, no podemos tratar de arreglar la Madrugada hablando en singular. Inicialmente, lo que quiere la Esperanza de Triana es un recorrido histórico, lógico y habitual; es decir, de O’Donnell y Murillo. Llevamos unos años que, por el bien del Gran Poder, recorremos la calle Rioja y hacemos el pequeño ‘scalextric’. Hacemos 120 metros más para que la corporación de San Lorenzo no tenga que realizar rodeos tras salir de la catedral. El Gran Poder ha dejado de dar el rodeo por la plaza del Triunfo gracias a que la Esperanza de Triana ha renunciado a parte de su recorrido de ida.

En cada cabildo de toma de horas, la hermandad recuerda que le corresponde el cuarto puesto en la jornada: ¿creen realmente que puede ser una solución?

Evidente es otra de las opciones. Además no es una reivindicación. Siempre recuerdo que hay una sentencia de la autoridad eclesiástica que reconoce el derecho de la Hermandad de la Esperanza de Triana para procesionar en el cuarto lugar, pero por el bien común insta a que procesione en el quinto. El derecho es indiscutible. Claro que es una posible solución, es otra más de las varias que hay.

«La Esperanza de Triana, con el transcurso de los años, cada vez ha ayudado más, más y más y llega un momento en que se hace casi insostenible. Evidentemente, este modelo no tiene continuidad en el tiempo»

Sergio Sopeña, hermano mayor de la Hermandad de la Esperanza de Triana. / Manuel Jesús Pérez.

Ya que las hermandades no se ponen de acuerdo, ¿podría llegar la solución por parte de un profesional externo al mundo cofrade?

Se hizo un intento con el famoso ‘Plan Nieto’, que fue encargado a un profesional externo pero con unas condiciones iniciales que imponía el señor Manolo Nieto. ¿Por qué fracasa el ‘Plan Nieto’? Porque nace con condicionantes iniciales que favorecían a ciertas hermandades, por lo cual así no se puede arreglar una jornada. Si realmente se quiere arreglar un día, tiene que ser sin condicionantes iniciales. Es cierto que hay cosas que se salen de toda lógica; por ejemplo, la Macarena no podría ser la última, ¿a qué hora entraría?

No se han hecho públicos los datos del contento de la Madrugada, ¿satisfacción con los resultados en la Esperanza de Triana?

Personalmente no tengo ningún inconveniente en hacer públicos los datos del conteo. Es un tema que no se ha hablado entre los hermanos mayores de la Madrugada y a mí no me parece bien hacerlo público sin que las otras hermandades de la jornada digan que no tienen ningún inconveniente. Evidentemente en las reuniones que hemos tenido, hemos dicho todos nuestros números sin ningún problema. En la Esperanza de Triana estamos muy satisfechos con los datos del conteo. Me explico: el tiempo de paso de la cofradía por la carrera oficial era de 65 minutos, tiempo en el que era imposible pasar. Entonces, en los últimos años la Esperanza de Triana, para poder cumplir en la carrera oficial, negocia y recorta el tiempo de cruce con el Gran Poder en la calle San Pablo. Fruto de esa negociación, obtiene diez minutos del resto hermandades y cinco más que le da la hermandad de San Lorenzo; es decir, la Esperanza de Triana gana 15 minutos en la carrera oficial a cambio de recortar el cruce en 22 minutos. ¿Qué ocurre? El recuento hace justicia a la Hermandad de la Esperanza de Triana, le da en tiempo de paso lo que tiene a base de haber recortado el cruce.

Hace ocho meses reconoció que las relaciones con la parroquia de Santa Ana no pasaban por su mejor momento, ¿en qué punto se encuentran?

Las relaciones con la parroquia de Santa Ana no pasaban por su momento más álgido pero era por cuestiones personales. Actualmente con don Manuel Azcárate, que es nuestro párroco y director espiritual, me une extraordinaria relación. ¿Señales de las buenas relaciones con la parroquia? Está asistiendo a la mayoría de los cabildos de oficiales que celebramos, algo que antes no ocurría. Evidentemente, nuestro director espiritual está informado de todas las decisiones que se toman en la junta de gobierno. En la peregrinación al Gran Poder y en la visita que le realizamos al arzobispo, fuimos encabezados por él, como es lógico y natural. Evidentemente, actualmente las relaciones con Santa Ana son excepcionales, como es normal porque la Esperanza de Triana es y se siente parte de la parroquia.

Si no me equivoco, está sobre la mesa el deseo de realizarle a la Virgen un camarín que sea visitable.

Se está trabajando en el diseño integral de la capilla de los Marineros, tanto en la elaboración de unos lienzos para los altos el templo como en la adecuación del camarín de la Virgen. La idea es hacer visitable el camarín de la Esperanza, que sería un espacio abovedado recubierto parcialmente con motivos cerámicos que serían ex profeso de la Virgen; por ejemplo, con las letanías, con escenas de la coronación de la Virgen, la leyenda del marinero… Es decir, sería una cerámica especial, siguiendo los dibujos de José Recio (los dragones, los pájaros de colores, las guirnaldas de frutas…). Se trata de un proyecto bastante ambicioso. En las hermandades no hay que tener prisa; es decir, aquel miembro de junta de gobierno que no esté convencido de que él va a pasar y la corporación va a seguir comete un gran error. Entonces, mi deseo es dejar planteada una adecuación artística de la capilla de los Marineros. A mí me da igual que esto lo hago yo o el siguiente, lo disfrutarán mis hijos o mis nietos. Quiero hacer un diseño global de la iglesia, no es cuestión de empezar por el afán de estrenar, porque cuando te das cuenta tienes la capilla hecha a parches. La comisión artística está trabajando en el boceto conjunto de la capilla porque tiene que guardar una armonía. La idea tanto de los lienzos como del camarín es que te lleven hacia la Esperanza.

Junto con la Hermandad del Baratillo, la corporación se ha embarcado en un proyecto muy bonito: un comedor social. Me gustaría que desgranase los detalles.

Tanto la Hermandad del Baratillo como la de la Esperanza de Triana entienden que un hermanamiento sin un trasfondo social no sirve absolutamente de nada. Es decir, hacer un hermanamiento entre corporaciones para intercambiarse un par de pergaminos y que cada cierto tiempo se realice una convivencia carece de sentido. Al igual que nos unimos para realizar un festival taurino benéfico en la Real Maestranza de Sevilla, que fue un éxito, estuvimos hablando que sería bonito que ambas hermandades nos juntásemos en un proyecto concreto. Una obra social conjunta de la Esperanza de Triana y del Baratillo. La carta pastoral del señor arzobispo afirmaba que las hermandades tenemos que ser corporaciones en salida; es decir, no nos podemos quedar en nuestros barrios, en nuestros círculos de confort y que los hermanos necesitados vengan a nosotros. Las hermandades deben salir a la calle. Espero que de manera ordinaria la Esperanza de Triana salga a buscar en círculos lejanos del área de mayor influencia de la hermandad a aquellas personas necesitadas. Por ello, vamos a llevar a cabo el proyecto social en la parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria del barrio de Los Pajaritos.

Por último, ¿qué significa la Virgen de la Esperanza de Triana en Sevilla?

La Virgen de la Esperanza es una advocación universal. Yo la defino como causa de nuestra alegría, causa de la alegría del cristiano. También es el auxilio de todas las personas que queremos que sea nuestra mediadora para acercarnos al Santísimo Cristo de las Tres Caídas. Es la imagen a la que todos sus hermanos, hijos y devotos imploramos en aquellos momentos de debilidad, en los que nos falta la esperanza, en los de desesperación, porque sabemos que Ella siempre nos lleva al puerto que es su bendito Hijo.

Related posts

El Pajarito de San Pedro…Entre Santa Catalina y Santa Cecilia

Redacción El Foro Cofrade

GALERÍA. Besapiés Cautivo de Santa Genoveva

Benito M. Álvarez Acosta

Agenda del último fin de semana de septiembre

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más