Opinión

Es por ellos

No sonarán lo vencejos en San Lorenzo ni el rachear costalero en la estrechez de Francos. No veremos a la madre de Dios en el palio juanmanuelino ni intuiremos a Dios entre flashes. No vendrá nadie haciendo estación de penitencia desde barrios lejanos. No sonará «Nuestro Padre Jesús de la Victoria» en el Porvenir ni «Amarguras» en Santa Marina. Entre naranjos de ruan no irá ningún crucificado por la calle Mateos Gago ni ningún muñidor nos anunciará la muerte más barroca. No oleremos a azahar en San Antonio Abad ni cruzaremos el puente en busca de palios con flores en las esquinas.

Es cierto, todo eso no lo vamos ni a ver, oler, escuchar o sentir en 2020. Ya lo hicimos años anteriores y lo volveremos a hacer en años venideros. Es doloroso, pero no es una tragedia. Especialmente si lo comparamos con el motivo por el que la Semana Santa ha quedado suspendida. La amenaza del coronavirus es el peor enemigo que tenemos en estos momentos. Sólo actuando de manera sensata, conseguiremos vencerlo. Las hermandades han sabido sobreponerse a otras epidemias, invasiones, guerras, regímenes autoritarios… nadie duda que esta situación también la superaremos.

Nos quedamos sin Semana Santa. La tristeza es grande, pero hay que entender las situaciones excepcionales que en estos momentos nos rodean. Y creo que una inmensa mayoría de cofrades las entienden. Comprender, desde primera hora, que no es trascendente para la vida un besamanos, quinario, traslado o procesión. Que ahora lo único que importa es la salud de la población, sobre todo la de más edad. Muchas veces se dice la frase «Hermanos, para proteger al patrimonio humano de la hermandad, que es el más importante, suspendemos la estación de penitencia». Casi siempre esa frase se dice de manera demagógica. En esta ocasión sí es tal cual.

Si estamos en un hermandad – en la que sea – es porque un grupo de personas lucharon por ella. Se quitaron horas de sueño y de estar con su familia para que hoy nosotros disfrutemos. Ellos son ahora los números más bajos de la corporación, los que dan el poso de la experiencia a la corporación. Tenemos que quedarnos en casa por nuestros manigueteros. El año que viene deben seguir estando al lado de nuestras imágenes.

Related posts

Patrona del barrio la Feria

Sebastián Guerrero

El pregón de las vivencias

El selfie de la discordia

Manuel Ruiz Leal

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más