Actualidad

Desde el Vaticano animan a organizar procesiones en Septiembre

Durante los últimos días, hemos asistido a un debate intenso y confuso sobre la celebración de la Semana Santa y la posibilidad de hacerlo en septiembre. Alentado en las redes sociales a propósito del documento firmado y emitido por el Cardenal Sarah el jueves pasado, conviene explicarlo con detalle para no dar lugar a segundas lecturas.

El Cardenal Sarah es el Prefecto para la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Un Cardenal de corte tradicionalista, autor de exitosos libros como «Dios o Nada» o «La Fuerza del Silencio». No es un ajeno a la celebración de la Semana Santa en España, y menos en Sevilla, ciudad que conoce y en la que estuve hace justamente un año, donde se hizo hermano de La Macarena y visitó la Basilica. Suya es la competencia, a través del Papa, de establecer las pautas concernientes a la liturgia y los sacramentos.

El documento fue lanzado por la urgente necesidad de aclarar a numerosas diócesis y sacerdotes del mundo el proceder de la Iglesia Católica ante la situación excepcional que se está viviendo por la epidemia del covid-19. El cierre de templos y el confinamiento general de la población va a afectar hasta más allá de la Semana Santa, por eso lo ha lanzado con varias semanas de antelación, para dejar clara la postura y el proceder de la Iglesia. Si bien el documento ha querido señalar algunos aspectos litúrgicos a tener en cuenta por los obispos y párrocos de las zonas que están en estado de alerta y que no puedan celebrar los misterios de la Semana Santa en condiciones normales.

Sarah es claro y comienza declarando la imposibilidad de cambio de las fechas de la Semana Santa, que incluye el Triduo Pascual, precedido por una Cuaresma que ya hemos comenzado en el momento de estallar la epidemia, por lo que cierra la puerta a cualquier traslado de fecha de las celebraciones más importantes del catolicismo.  Suprime la Misa Crismal del Martes Santo, que se lleva en las catedrales a cargo de los obispos cada diócesis, y que ofrece la posibilidad de trasladarla para más adelante.

Más adelante, el Cardenal Sarah da la opción para quienes estén viviendo la epidemia en sus territorios, de simplificar a la hora de celebrar las ceremonias litúrgicas de la Semana Santa, para que sean oficiadas únicamente en las catedrales y en las parroquias donde sea posible, con la sola presencia de los celebrantes, y omitiéndose varias partes, como la procesión de entrada, el lavatorio de pies, o la instalación del Santísimo Sacramento en el Monumento. Exime de celebrar con la asamblea de fieles, y anima a que sea seguida por estos en directo a través de los distintos canales de comunicación que hoy en día se tienen para llevarlo a cabo.  

Son instrucciones, más o menos técnicas, para el Jueves Santo, Viernes Santo,  Vigilia Pascual del Domingo de Resurrección y Pentecostés, que verán reducida su riqueza litúrgica en unas circunstancias excepcionales. También abre la posibilidad a que estas celebraciones sean imposibles de oficiar, sustituyendo las mismas por el rezo de la Liturgia de las Horas.

El documento además es claro con los poderes de los obispos en cada diócesis, les deja libertad de elección a la hora de celebrar en conventos, monasterios o incluso seminarios, y se pide que en la celebración del Viernes Santo se pida por las víctimas de la pandemia de manera espacial. Por tanto, la suspensión de la Semana Santa no es un tema que la Iglesia haya planteado en ningún momento.  Semana Santa seguirá habiendo en el seno de la Iglesia Católica. Con unas ceremonias más austeras y sin la presencia de fieles, pero la celebración del misterio seguirá estando vigente. Lo que no habrá son procesiones.

Y para concluir, el cardenal deja abierta la posibilidad a la celebración de «las expresiones  de piedad popular y procesiones que enriquecen los días de la Semana Santa y del Triduo Pascual» en otras fechas, a elección del obispo de cada diócesis, tanto la elección de la fecha como la forma de recuperar dichas manifestaciones de piedad popular. Termina proponiendo una fecha que en la Iglesia tiene sentido: 14 y 15 de septiembre, festividad de la Exaltación de la Santa Cruz y Nuestra Señora de los Dolores.

Las fechas dadas no son ninguna casualidad, ya que se trata de unas festividades de gran traición en la Iglesia Católica, y que recuerdan a mitad del año la importancia y trascendencia del misterio de la Pasión de Jesús y del Dolor de María, pero en ningún caso son sustitutivas de la Semana Santa, ya que no celebran el misterio, sino que lo recuerdan litúrgicamente.

Es una fecha que ofrece y pone sobre el documento, pero abre la posibilidad a que sea otra fecha, a elección del obispo. Y aquí viene el centro del debate. ¿Semana Santa en septiembre?. La respuesta es rotunda: no. Lo único que ha manifestado el Cardenal es la posibilidad de celebrar manifestaciones de piedad popular relativas a la Pasión del Señor en esos dos días en los que la Iglesia conmemora la Cruz y el Dolor de María.

En Sevilla sería imposible técnicamente recuperar en esos dos días las manifestaciones de piedad popular que tienen lugar durante toda la Semana Santa, por lo que es una opción que ni siquiera se puede plantear ninguna autoridad competente. Ademas de caer en dos días laborables, hecho que dificulta a que ni tan siquiera salga una procesión extraordinaria por día con la imagen relativa a la festividad que se conmemora. También podría celebrarse algún viacrucis con alguna imagen, o realizar alguna función o culto especial en dichas fechas. Para entonces la celebración de los besamanos es bastante probable que siga suspendida o limitada, ya que la presencia del virus tiene vistas a ir más allá del verano.

El documento Vaticano ofrece la opción que algunas manifestaciones de piedad popular salgan a la calle una vez pasada la pandemia. Siempre a juicio del obispo, que es en quien delega tal decisión, por lo que tarde o temprano, si las cosas se solucionan y se encauzan, podría haber una celebración, algo de lo que se habla en la ciudad desde la suspensión de la Semana Santa. Por ahondar más en el documento, tampoco se menciona la forma de ser llevada a cabo, por lo que el uso del hábito nazareno podría ser una opción, que además ya se ha llevado a cabo en alguna localidad de España (en Orihuela (Alicante) el 16 de noviembre de 2019 se celebró una extraordinaria con varios pasos y hábito nazareno completo).

De momento, lo que toca ahora es vivir la Semana Santa Litúrgicamente a través de Internet, ya que el propio Cardenal anima a los fieles a unirse en directo a las celebraciones principales. Eso es lo principal. Luego, el año seguirá con su tiempo de Pascua y Tiempo Ordinario. Y más adelante, si la autoridad eclesiástica lo dictamina y lo ve conveniente, podría celebrarse alguna procesión de piedad popular de las que se celebran en Semana Santa, o procesión magna, pero no hay obligación. Por lo que una no celebración no debería suponer un problema. Además, ya hay varias extraordinarias programadas para los próximos meses, unido a la salida del Gran Poder a los barrios, por lo que encajar en el calendario una fecha para una magna no es tarea fácil. Y sobretodo, porque la actual situación se prologará durante unos meses, con fuertes restricciones a las concentraciones de personas. La vida de la Iglesia sigue, las hermandades siguen y otra Semana Santa llegará para poder llevar a cabo las manifestaciones de culto publico. Mientras eso llega, la procesión irá por dentro.

Related posts

El aniversario del Gran Poder: «Un verdadero acontecimiento de gracia para los barrios que va a visitar»

Redacción El Foro Cofrade

La contra-crónica del Lunes Santo

La Hermandad de La O aplaza la procesión eucarística de enfermos e impedidos

Redacción El Foro Cofrade

Un comentario

Monseñor Asenjo: "No deberíamos aceptar propuestas y presiones fuera de lugar en este momento" - Portal - El Foro Cofrade 03/23/2020 at 15:21

[…] Desde el Vaticano animan a organizar procesiones en… […]

Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más