Actualidad Reportajes

Jesús Cautivo y Rescatado: Historia de una devoción (1º Parte)

Por Pedro Manuel Fernández Muñoz:

 

En el presente trabajo vamos a tratar sobre el auge que experimenta la advocación/ iconografía critífera de Jesús Cautivo a partir de unos sucesos políticos acaecidos en el siglo XVII que repercuten directamente en una imagen de Cristo que responde  a dicha iconografía y que se conserva y venera actualmente en la madrileña Basílica de Jesús de Medinaceli.

Repasaremos estos sucesos, así como su repercusión a efectos devocionales hasta nuestros días, de los que los titulares de las hermandades sevillanas de Santa Genoveva y el Polígono de San Pablo son consecuencia.

 

La Imagen del Cautivo de Medinaceli es una talla de la Escuela sevillana enviado por los Capuchinos de Sevilla a África.

 

Desde finales del siglo XV los españoles y los portugueses intentaran controlar militarmente el norte de África, en especial la costa por cuestiones de seguridad frente a la amenaza de invasión islámica de la Península Ibérica por parte de los turcos. Hasta la Batalla de Lepanto en 1571 y aún algo después existió ese peligro de manera latente. En este marco geográfico e histórico comienza esta Historia.

La Imagen de Jesús Cautivo se localiza por primera vez en la ciudad norteafricana de Mámora o Mehdía que los españoles una vez conquistada a los moros del Reino de Fez, (Marruecos no existía), llamaran San Miguel de Ultramar, se trataba de una plaza fuerte a orillas del Atlántico en la desembocadura del río Sebú, a unos ocho kilómetros de la ciudad de Kenitra.

Desde el año 1645 el obispado de Cádiz había asignado a los Capuchinos como capellanes de Mámora, ese mismo año estalla el polvorín de la ciudad destruyendo entre otras cosas la Iglesia con todo lo que había dentro. Es en las labores de reconstrucción y rehabilitación del templo como llega procedente de la Península la Imagen del Cristo entre otras imágenes religiosas y enseres litúrgicos para el culto. Y con toda probabilidad debía de ser propiedad de la Orden de los Capuchinos pues solo a ellos pertenecía la Iglesia. Además está probada documentalmente los frecuentes viajes a España de los religiosos con el fin de proveer de todo lo necesario para la Iglesia, así como la abundancia de objetos religiosos aportados por los conventos sobretodo andaluces para este menester. Existe además un documento en los Archivos de la Casa de Lerma en el que se menciona a raíz del conflicto surgido entre capuchinos y Trinitarios por la posesión del Cristo que este pertenecía antes de partir para África a los Capuchinos de Sevilla.

En coincidencia con este documento hay que decir que la Imagen de Jesús Cautivo que pasará a llamarse de Medinaceli esta atribuida por José Hernández Díaz (2) a la escuela sevillana, como obra de los años 20 o 30 del siglo XVII, atribuyéndosela por sus rasgos expresivos y morfológicos a Francisco de Ocampo o a Luis de la Peña.

 

Los sucesos de Mámora de 1681 son el origen del auge de la devoción por el Cautivo en el mundo hispánico.

 

Con la decadencia de la hegemonía española se multiplican los hostigamientos a las posiciones españolas en el Norte de África, en parte subvencionadas y propiciadas estas hostilidades por Francia que tenía trato directo con los reyezuelos del Norteafricanos  como Muley Ismael, Rey de Fez, que toma Mámora a los españoles con un ejército de 80000 hombres frente a 150 soldados españoles que defendían la Plaza, a los que les escaseaban los víveres y las municiones. El 30 de Abril de 1681, Mámora se rinde, su población tanto militares como civiles, salvo el Gobernador, su familia y los capellanes, son hechos cautivos, así mismo son apresados como botín de guerra por su simbolismo religioso las imágenes sagradas de la Iglesia y los objetos litúrgicos.

Los esclavos cautivos y las imágenes fueron trasladados a Mequinez, residencia del Rey de Fez para el desfile de la Victoria. La Imagen de Jesús Cautivo junto con las otras en ambiente festivo y belicoso fueron ultrajadas por las calles de Mequinez. Arrastradas, golpeadas, escupidas… incluso según testimonios de la época fueron arrojadas a los leones para que las devorasen como si fueran de carne. La talla de Jesús Cautivo acabo arrojada a un basurero.

Existe un magnifico cuadro propiedad de la Casa Ducal de Medinaceli y atribuido a Valdés Leal que ilustra muy bien la degradante escena, personajes vestidos a la turca que en dos grupos de tres, unos golpean con palos al Cautivo mientras el otro grupo lo arrastra por el suelo tirando de sogas. La imagen recuerda tristemente lo ocurrido con la imagen trianera de la Virgen de la O el 18 de Julio de 1936. Cuando militantes de izquierda defendieron la República arrancándole los ojos a la Imagen y arrastrándola con una soga por las calles Castilla, Pureza y otras del barrio, destrozándola, mientras otros se entretenían en el Altozano fusilando al Nazareno titular de esta Hermandad.

Los Trinitarios Descalzos rescataron a 211 cautivos y 17 imágenes, entre ellas el Cautivo que pasará a llamarse también como Jesús Nazareno Rescatado o Jesús Cautivo y Rescatado.

La caída de Mámora causó en España estupor, la carta enviada al Consejo de Guerra por uno de los capellanes capuchinos liberados, movió a este organismo a librar la cantidad de tres mil doblones y encargar a los padres Trinitarios Descalzos que ya estaban haciendo labores de redención en la zona de Mequinez la gestiones de la liberación de los cautivos haciéndoles entrega del dinero. Constituye esta la decimocuarta misión de redención de cautivos de los Descalzos, efectuándose en 1682 en las ciudades de Fez, Mequinez y Tetuán con el resultado de la liberación de 211 cautivos, 17 imágenes entre las que se encontraba Jesús Cautivo y numerosos objetos sagrados. Existe la leyenda del rescate de Jesús Cautivo recogida por primera vez en una obra de teatro escrita en 1776 por un trinitario llamado Juan de Jesús María, titulada “El Redentor redimido….” en la que se narra como la Imagen que en principio costaría liberarla su peso en oro, finalmente es liberada gratuitamente ante el comportamiento anómalo de los diferentes pesos que se utilizan en la acción.

Las imágenes fueron entregadas tras el pago del rescate a los trinitarios quienes las  trasladan de Mequinez a Tetuán, y continúan aquí los milagros, de Tetuán salen para Ceuta sin pasar por el control aduanero. La llegada a Ceuta fue para la población ocasión de júbilo, iniciándose aquí su paseo triunfal por España.

De Ceuta a Gibraltar en barco y de allí a Sevilla, en Sevilla entran también saltándose un estricto control que había en las puertas de la cuidad por epidemia de peste.

De Sevilla viajan a Madrid llegando en la segunda quincena de Agosto de 1682, organizando los padres Trinitarios Descalzos inmediatamente los actos de desagravio a las imágenes tras los actos sacrílegos a las que las habían sometido. Hubo un triduo solemne y una magna procesión con las imágenes, en un cuadro de la época podemos ver a Jesús Cautivo en andas con palio de respeto marchando tras estas, aunque en la crónica de los actos cuenta como el Cristo marchaba bajo palio. Los Reyes y la Corte presenciaron la procesión.

Al concluirse los tres días de Triduo las imágenes fueron repartidas entre los miembros de la Familia Real y la alta nobleza española. San Miguel, patrón de Mámora le correspondió a S.M. Carlos II. Jesús Cautivo correspondió a la Orden Trinitaria en propiedad, siendo entronizado en el altar mayor del Convento. Comenzaba la difusión de la devoción y la iconografía del Cautivo, siendo realizadas imágenes copias de la madrileña para otros lugares de España como Valdepeñas, Valencia, Sevilla,… así como en Hispanoamérica, Italia,…

El éxito devocional de esta manera de representar a Cristo reside en  la mezcla de mansedumbre y majestad que produce un efecto en quienes lo contemplan perturbador, lo visible arrastra hasta lo invisible. La Imagen es en sí todo un tratado teológico donde se conjugan la dimensión humana de Cristo como un preso maltratado y maniatado con la serenidad regia de quien es Dios.

Creemos que es la más nítida imagen de la superación frente al dolor, algo así le ocurre a la imagen sevillana de Jesús del Gran Poder que es una obra de la misma época. La advocación de Medinaceli, así como sus copias, tienen algo en común a pesar de los siglos con los iconos bizantinos, y ese algo es la captación de la esencia divina de lo representado. El rostro oscuro, misterioso y con una mirada penetradora, la frontalidad que acentúa la relación directa entre Imagen y espectador estableciéndose casi sin querer por parte de quien la mira una comunicación no verbal intensa, la Imagen interpelando con su mirada a quien lo contempla, no deja indiferente a quien lo mira. Todas estas características hacen, en nuestra opinión, que sea una de las representaciones de Cristo que más unción posee y que mayor poder de atracción y devoción suscita entre los católicos españoles.

El Arzobispado pide no besar los pies del Cristo de Medinaceli de ...

La Imagen de Jesús Cautivo rescatado en Mequinez por los Trinitarios pasaría a ser la devoción cristífera más importante de Madrid, por lo que también es conocido como el Señor de Madrid, recibiendo el nombre de Cristo de Medinaceli a partir de la construcción de su capilla donada por los Duques de Medinaceli.

Los acontecimientos en el Madrid republicano durante la guerra con la persecución a los cristianos y la destrucción de sus símbolos vuelven a dar notoriedad a la Imagen del Cautivo de Medinaceli, tras estar oculto enterrado en una cripta pasará al depósito del Museo del Prado volviendo a salir de España hacia Ginebra junto a las obras del Museo. Terminada la guerra la Imagen retornaría a Madrid en olor de multitud haciéndose amplio eco de ello los medios de comunicación.    

Galería Madridiario - La tradición besa a Medinaceli - Su Majestad ...

Continuaremos en próximas publicaciones con la devoción en la ciudad de Sevilla…

 

FUENTES:

-DE CARROCERA, B., La Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno o El Cristo de Medinaceli, 3ª edición, Madrid 1974.

-FERNÁNDEZ MUÑOZ, P. M., “Jesús Cautivo y Rescatado: La Difusión de un modelo iconográfico”. En Cautivo y Rescatado. Fervorosa y Trinitaria Hermandad del Santísimo Sacramento y Cofradía de Nazarenos de Ntro. Padre Jesús Cautivo y Rescatado, Ntra. Señora del Rosario Doloroso, San Juan Mata y San Ignacio de Loyola. Sevilla, 2015, p.p. 77- 83.

-HERNÁNDEZ DIAZ, J., Archivo Hispalense XVIII (1953), 221-222.

 

Related posts

El Pajarito de San Pedro… a 100 días del Domingo de Ramos

Redacción El Foro Cofrade

Galería: Besapiés al Cristo de los Negritos

Benito M. Álvarez Acosta

EL Cristo de la Humildad del Cerro en besamanos

Benito M. Álvarez Acosta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más