Actualidad Reportajes

XIII estación: Jesús muere en la cruz

Durante los últimos años, podríamos decir incluso décadas, el rezo del viacrucis se ha convertido en una pieza fundamental en la preparación de Sevilla, las hermandades y los cofrades para la Semana Santa. En su sentido más estricto y tomando como base la devoción a una imagen, durante las catorce estaciones los fieles recorren junto a Jesús el camino hasta su muerte en el Monte Calvario. Así es en el viacrucis del Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta que tiene lugar cada último sábado de enero, en el rezo interno que se celebra cada viernes de Cuaresma en la basílica del Gran Poder o en el ejercicio que preside cada Lunes Santo el Señor de la Salud de los Gitanos.

A pesar de que el origen del viacrucis data de entre finales del siglo XVI y comienzos del XVII, el rezo actual, basado en los textos evangélicos, lo establece San Juan Pablo II en 1991, quien incorpora nuevos pasajes y sustituye algunas estaciones que estaban tomadas de los textos apócrifos.

Así es el viacrucis según la Semana Santa de Sevilla.

XIII estación: Jesús muere en la cruz. Del evangelio según San Lucas (Lc 23, 44-46) «Desde el mediodía y hasta la media tarde toda la tierra quedó sumida en la oscuridad pues el sol se ocultó. Y la cortina del santuario del templo se rasgó en dos. Entonces Jesús exclamó con fuerza:
—¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu!
Y al decir esto, expiró.»

En la Semana Santa de Sevilla, los pasos de cristo que representan el mencionado pasaje bíblico son el del Cristo de la Expiración de la Hermandad del Museo y de la Hermandad del Cachorro.

Hermandad del Museo.

Las primeras reglas se aprueban en 1575, cuando la corporación residía en la iglesia de San Andrés. Poco más de un mes después de dicha aprobación, se encarga la imagen del crucificado a Marcos Cabrera. Habría de ser un cristo expirante, hecho en material ligero que permitiera su fácil procesión por las calles de Sevilla, y de hechura tal, asegura la tradición que ha llegado hasta nosotros, que no pudiera hacerse otro igual.

Aunque en las primeras reglas establece como titular a una imagen dolorosa con la advocación de Nuestra Señora de las Aguas, aunque debido a la fusión de la misma con una hermandad mercedaria en 1607, se pasa a la advocación mercedaria. Debido a la separación de las mismas, se encarga una nueva dolorosa, casi con total seguridad, en 1772. Esta dolorosa es la actual dolorosa de la corporación.

La relación de esta corporación con la Orden Mercedaria se remonta al año 1577, en que se firma un primer acuerdo entre ambas. En el mismo se aprueba el cambio de sede. Primero la corporación ocupaba una capilla que desaparecería en obras realizadas posteriormente, por lo que a partir de 1613 se instala en su actual capilla.

El primer paso de la imagen del crucificado era una obra de Francisco Antonio Gijón. A partir de 1772, comenzó a procesionar la Virgen de las Aguas a los pies del crucificado representando el Stabat Mater.

El siglo XIX fue una época de gran decadencia en la corporación debido a la epidemia de peste amarilla, la invasión francesa o las desamortizaciones del reinado de Isabel II. Además de la invasión francesa, en el año 1810 el convento de la Merced hubo un incendio en que arruinó a gran parte del cenobio. Durante la invasión francesa, debido al expolio que se realizaba de los conventos, se llevaron las imágenes titulares en la parroquia de San Vicente. En el año 1825 se reorganiza la hermandad. Además en el año 1827, Fernando VII concedió el título de Real a la corporación.

Tras una gran crisis de la corporación en el inicio del siglo XX, en el año 1922 se restaura a la dolorosa y se le añade el candelero para que dicha imagen procesionase bajo palio. Además en ese mismo año se decidió el cambio de día en su salida procesional del Viernes al Lunes Santo.

Curiosidades.

Según cuenta la tradición, para que no hubiese un ninguna copia del crucificado, se quebraron los moldes de la imagen del crucificado y se lanzaron al río.

En los primeros años la estación de penitencia se efectuaba el Viernes Santo, procesionando a cinco templos próximos, en recuerdo de las cinco llagas del redentor. En aquella época la imagen del Cristo era portada a hombros de los hermanos, además había hermanos flagelantes y disciplinantes.

La corporación sacaba en siglos atrás un paso alegórico conocido como «El Eclipse».

La actual túnica de nazarenos fue aprobada en 1929, mientras que el paso actual del crucificado se estrenaba en 1940.

El 28 de marzo de 1998, la Virgen de las Aguas fue proclamada patrona de la compañía municipal de aguas de Sevilla, EMASESA.

Presidió el viacrucis del Consejo en 2014

La imagen del Cristo de la Expiración fue la imagen encargada de presidir el viacrucis del Consejo en 2014. Dicha corporación no celebra viacrucis externo anualmente. Además ha participado en el Santo Entierro Magno de 1992.

Hermandad del Cachorro.

La Hermandad del Cachorro se funda en 1584 como Hermandad penitencial de Nuestra Señora del Rosario. Debido a los pleitos de exclusividad que sobre esta advocación interpuso la comunidad dominica de Sevilla tres años más tarde pasar a llamarse de Nuestra Señora de las Cuevas. Además en esos años la corporación también se ve obligada a cambiar de sede a la zona donde reside actualmente.

En 1660 se le otorgó que pudieran tomar a censo perpetuo unas tierras que pertenecían a las monjas del Dulce Nombre y en cuyo suelo levantaron la capilla. Nuevamente, cuando la orden de los dominicos se instala en Triana en 1673 la cercanía reaviva el litigio del nombre y adoptan finalmente la advocación del Patrocinio.

En la misma capilla se funda la Hermandad del Cristo de la Expiración y Nuestra Señora de la Paz en 1680 para dos años más tarde encargar la imagen del actual crucificado a Francisco Antonio GijónEn 1689 se fusionan ambas corporaciones quedandose como Hermandad del Cristo de la Expiración y de Nuestra Señora del Patrocinio, estableciéndose su salida procesional el Viernes Santo.

En el año 1846 la corporación acude por primera vez a la Catedral, para acudir anualmente a partir de 1878.

En el inicio del siglo XX se comienza a crear la línea estilística actual de la corporación. En 1909 se establece definitivamente su característico hábito penitencial, con túnica y antifaz negro y capa blanca. En 1921 sustituye la imagen dolorosa de la Virgen del Patrocinio por otra de autor desconocido de rostro más letífico y acorde con la advocación. En 1923 se transforma el color de su paso de palio pasando del negro al rojo, estrenando el riquísimo palio de malla de oro bordada.

En 1960 el Cardenal José María Bueno Monreal bendice el nuevo templo del Santísimo Cristo de la Expiración que ha respetado la antigua capilla del Patrocinio conectándola como capilla del Sagrario. El crucificado, que antes se veneraba en un pequeño altar lateral de mármol, pasa a ser ahora el centro de veneración ocupando el altar mayor.

El 26 de febrero de 1973, desapareció la Virgen del Patrocinio como consecuencia del incendio fortuito en el templo. El crucificado corría mejor suerte quedando dañado en parte, por lo que fue restaurado con urgencia.

Curiosidades.

Durante el siglo XIX la imagen del crucificado salió en diversas ocasiones en rogativas de manera extraordinaria, debido a diversas epidemias o calamidades.

En el año 2009 se bendice el ábside del crucificado, mientras que el templo fue elevado a basílica en 2012.

Leyenda del Cachorro

La leyenda del nombre del Cachorro dice así: «Vivió en Triana un gitano, de los llamados castellanos nuevos, apodado «Cachorro», quien atravesando cada día el puente de barcas, junto al castillo de San Jorge, llegaba a Sevilla.
Un payo residente en la ciudad vino a sospechar de este hombre, pensando que su visita no era por otro motivo que el de cometer adulterio con su propia esposa. Los celos llegaron a tales extremos que, cierto día, sabedor de la visita cierta del gitano a la venta Vela, lo esperó oculto. No hizo más que llegar, ajeno a la suerte q iba a correr, mientras sacaba agua del pozo que junto a la referida venta existía, le fue asestada siete puñaladas que le ocasionaron la muerte.
Se asegura que el escultor de la imagen del Cristo de la Expiración estuvo presente en el suceso y que tuvo oportunidad de presenciar la agonía del gitano Cachorro. Captó con la mirada el rostro de aquel moribundo en el instante de su muerte e hizo suya la expresión terrible que plasmó con toda naturalidad en la obra que en esos días estaba realizando.
La leyenda vino a completarse con la investigación llevada a cabo por la justicia en la que al fin se conoció la verdad. En efecto el gitano Cachorro visitaba cada día a una mujer, aunque resultó que esta dama era en realidad su propia hermana bastarda. El gitano, en el intento de mantener el secreto por temor a perjudicarla, dado su origen, había sido descubierto y acusado de aquellas erróneas intenciones.»

Presidió el viacrucis del consejo en 1978.

La imagen del Cristo de la Expiración fue la imagen encargada de presidir el tercer viacrucis de las hermandades organizado por el Consejo en 1978. Dicha imagen no preside ningún viacrucis externo anualmente. Además dicho crucificado participó en el Santo Entierro Magno de 1948.

Viacrucis tradicional

En el primitivo viacrucis de Sevilla que instauró en 1521 Fadrique Enríquez de Ribera, primer marqués de Tarifa, debía rezarse el ejercicio según el considerado viacrucis tradicional. Así se refleja en los diferentes azulejos que se sitúan entre la Casa Pilato y el humilladero de la Cruz del Campo, recorrido que siguió el viacrucis entre 1630 y 1873. De esta forma, la decimotercera estación del primitivo viacrucis era la siguiente: Jesús es bajado de la cruz y puesto en los brazos de su madre María

Bibliografía.

http://www.hermandaddelcachorro.org/

http://hermandaddelmuseo.org/

http://www.hermandades-de-sevilla.org/

RUS, Vicente y GARCÍA DE LA CONCHA, Federico: Leyendas, Tradiciones y Curiosidades Históricas de la Semana Santa de Sevilla.

Related posts

Nosotras, cofrades (y mujeres).

Beatriz Velez

La Hermandad de la Resurrección carga contra el Bordador Paleteiro por los retrasos en su nuevo palio

Carlos Cabrera Díaz

Hoy hace 90 años que procesionó por última vez el Cristo de las Aguas que está en Almagro

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más