Actualidad Multimedia

Los poderes de La Esperanza

Todo se escapa de las manos, la tormenta había cesado. Los puñales del miedo naufragaron en mil heridas en aquel canal del alma. Los vientos zarandearon el mástil más alto de su nostalgia, dibujando en el aire con un suspiro la bandera de la palabra, basta. Y entre vaivén y vaivén del cuerpo se estremecieron las maderas, que apretadas en un puño, golpearon con fuerza aquel océano congelado por sus lágrimas.

En la cuna de su casco se mecían las nanas de sus relámpagos, y ya no se oían truenos, ni crujían los ecos grises de las olas en la garganta. El cielo, era un corazón estremecido latiendo al pulso encogido del sosiego celeste. Y en el timón, un rumbo firme, guardaba la frescura de una luna llena de besos y de lingotes de abrazos.

Todo había pasado, y aquella nave valiente respiraba como respiran las hojas de los álamos cuando el poniente las reclama. Y entre aire y viento, entre expiración y anhelo, surgían del mar las flores tibias y amanecía de nuevo en el cuaderno de bitácora.

Porque siempre amanece, porque siempre hay un mañana dispuesto a escribir los renglones al compás que marca ese recuerdo, y al brillo de esa luz que nunca apaga el verdadero significado de aquella otra palabra, Esperanza.

Los poderes de La Esperanza doblegaron  los finos colmillos de los leones marinos y de orcas asesinas. Los poderes de la Esperanza retorcieron el cuello de las serpientes envenenadas de cien desvelos en noches largas. Los poderes de la Esperanza  convirtieron  las desdichas en ánforas de alegría y en espejos que donde mirarse la cara, fuera sinónimo de ver de frente el privilegio del ser  grumete de sus encantos y  barlovento de su magia y su belleza.

Nada es comparable al sueño de sentirte. Nada es comparable al sueño de poder disfrutarte en los brazos de la aurora y en la hora del encuentro en el regazo tu amanecer. Un encuentro que será el origen. Un encuentro que será leyenda. Un encuentro con tus rincones que ya tienen la edad de los deseos eternos y de los secretos que susurran hazañas de viejos costaleros  confinados en las trabajaderas del infinito.

Porque tu eco es tan grande, que mezcla  la sensación del volver a vivirlo con la emoción “de nunca dejé de sentirte”. Y aquel tic tac del tiempo volverá a sonar como  volverán los abriles  y llamarán de nuevo los otoños a las puertas del calendario.  Porque cada uno tiene su año tatuado en el pecho con la tinta del futuro anhelado y  con la frase más rotunda y desbordada en verdades que se ha escrito jamás en el universo “ Carpe Diem”

Por ello hoy de nuevo quiero besar tus plantas emitiendo desde aquí un canto con mil voces de Esperanza, prologo que será de otra primavera anhelante y rabiosa de vivir de nuevo tus encantos agarrándolos con la fuerza con la que se agarran los deseos inalcanzables.

Hoy desde estos micrófonos, en este Gólgota de vuelta, con el espíritu de aquel  costalero viejo y  entregado, postrado a tus encantos y mirando al cielo de mi parihuela, suplico que cuides de  nuestra vida, que cuides a sus navegantes, y que hoy más que nunca, fortalezcas el corazón de su gente  y lo llenes con la alegría de saber, que este Olimpo de sentimientos, por lo que vendrá y lo que volverá, está protegido más que nunca, desde lo más alto…. por el son de tu Esperanza.

 

Related posts

El homenaje de la Escolanía Salesiana María Auxiliadora a los 125 años de la llegada a Sevilla de María Auxiliadora de la Santísima Trinidad

Redacción El Foro Cofrade

Concierto en la Hermandad de Los Gitanos

Redacción El Foro Cofrade

GALERIA: Besamanos Virgen de la Salud

Alberto Calero Moreno

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más