Actualidad Reportajes

La Macarena se vistió de luto.

Tal día como hoy, hace 100 años aparecía la Esperanza Macarena vestida de riguroso luto.

Días atrás numerosos portales se hacían eco de la efeméride de la muerte del torero, corría un 16 de mayo de 1920 cuando un astado llamado Bailaor segaba la vida de Joselito el Gallo, una de las figuras cumbres del toreo de todos los tiempos, en la Plaza de toros de Talavera de la Reina. Lo que pocos saben es que los múltiples funerales del torero no solo dejarían momentos históricos sino que levantaron bastante polémica en la época, despertando cierto celo entre parte de la sociedad sevillana.

Pintada antitaurina. Foto ABC
Pintada antitaurina. Foto ABC

La muerte de José Gallito no sólo dejará una estampa icónica de la Virgen vestida de negro, estampa que traspasaría las fronteras del orbe cofrade, sino que desencadenará una revolución artística, la Virgen se convierte en el epicentro de los cruces de una serie de importantes artistas de la época.

«Esa virgen macarena que siempre llora de pena por la muerte de un torero» Antonio martínez Ares

El féretro de Gallito en la Estación de Córdoba.

El miércoles 19 de mayo llegaba desde Madrid a la antigua Estación de Córdoba, hoy Plaza de Armas, el féretro con los restos mortales del matador para ser enterrados, recogen las crónicas de la época que fue una de las mayores manifestaciones públicas de la ciudad de Sevilla. Al día siguiente se celebra en la Catedral de Sevilla unas exequias que pudieran ser catalogadas como funeral de estado, Santa María de la Sede lucía para la ocasión con sus mejores galas, se cantó la misa de Eslava y congregó a lo más alto de la sociedad político, civil y religiosa sevillana. Ante esto, hubo numerosas quejas por parte de la casta nobiliaria y burguesa al Cabildo Catedralicio por distinguir con tan alto honor a un torero de sangre gitana. Aquí entra en escena el primero de los personajes históricos que reflejaremos en este artículo, el canónigo de la Catedral, articulista y cofrade, Juan Francisco Muñoz y Pabón, natural de Hinojos y promotor de la coronación de la Virgen del Rocío. El canónigo tuvo que salir a la defensa de estos actos realizando importantes artículos en el diario El Correo de Andalucía, escritos que le valdrían para que el pueblo sevillano se organizara de forma espontanea y voluntaria -entre esos donantes se encontraban los prestigiosos músicos Manuel y José Font de Anta- para obsequiarle con una Pluma de Oro, obsequio que él mismo devolvió a la Hermandad y que a día de hoy luce la Esperanza Macarena en su salida cada madrugada.

Pluma regalada por la ciudadanía a Muñoz y Pabón. Foto: Archivo Hdad.

El 31 de mayo la Hermandad de la Macarena celebra los funerales por el alma del torero, que era en ese momento consiliario de la junta de gobierno, aquí es donde entrará en juego otra de las figuras históricas, concretamente la del diseñador, vestidor y bordador Juan Manuel Rodríguez Ojeda, el cual ocupaba en ese momento el cargo de Teniente Hermano Mayor en la corporación macarena. En días anteriores Juan Manuel habría recolectado y organizado un importante catalogo de enseres y piezas bordadas, el afamado vestidos, en un importante ejercicio de priostía, nos brinda uno de los altares que más han trascendido, sobre el paso de palio de la Virgen se erige un esbelto túmulo de hasta tres pisos, rematado con un palio de tumbilla que custodiaba el arca funeraria sobre la cual se disponía la vara con lazo negro que portaba Joselito en la presidencia, todo ello complementado por multitud de puntos de luz. En el altar mayor y delante de un dosel negro estaría la imagen de la Esperanza Macarena, que para esa ocasión el vestidor había ataviado de forma magistral, pionera e histórica.

Túmulo funerario en honor del torero. levantado en San Gil. Foto: Diariodesevilla

“en las honras de Joselito ha estado toda Sevilla, empezando por vosotros, los títulos y los grandes, y acabando por los pobres y los humildes. mereced ser queridos en vida y llorados en muerte. El pueblo hará lo demás» Escribía Muñoz y pabón en el Correo de Andalucía

La Virgen de luto.

Para la ocasión  el transgresor artista presenta a la Virgen revestida totalmente de negro, luto riguroso reservado para madres y viudas, como podría vestir cualquier dama de la época, a diferencia de la tendencia de vestir a las imágenes marianas al estilo lúgubre decimonónico. Con la ligera particularidad de que en esa ocasión la Virgen luciría el luto por la muerte de una persona y no por la de Cristo. En palabras del investigador José de León  “su atuendo cumple con cada uno de los principios que lo caracterizan: el empleo del crespón y de telas sin brillo, la ausencia de ornamentos, el empleo de puntillas en los puños y cuellos cerrados y sobre todo en el recurso del velo “a la americana” (descubriendo el cara) que solía lucirse sobre la característica capota, enmarcando la el rostro en forma cuadrangular” Obviamente esto también levantó ciertos debates en el momento, vestir así a la Virgen por la muerte de un civil de clase baja, porque en la época la clase no la marcaba el nivel económico que una persona pudiera tener sino su linaje. La obra la remataba la portentosa corona de oro que define a la Virgen como Divina Majestad, presea que fue posible realizar gracias a las donaciones del propio Gallito.

Joselito y Juan Manuel Rodríguez Ojeda.

Probablemente dos de las figuras más importantes de la historia de la popular cofradía del Barrio de San Gil. No podríamos entender a la actual Macarena sin estos dos personajes, y por ende la semana santa actual. La revolución estética que el artista y diseñador sometió a la cofradía macarena y concretamente a su imagen mariana no hubiera sido posible sin un benefactor como Joselito el Gallo. Esta unión nos deja el icono de Macarena de luto y otro aun más importante el de la Virgen como reina, cuando uno piensa en los elementos característicos que definen la imagen de la Esperanza no puede olvidarse de sus mariquillas, las mal llamadas esmeraldas, son en realidad pétalos de cristal de roca francés. Cinco broches con forma de flor que fueron traídas desde París por el propio torero en 1913. Siendo estrenadas en los fastos de la imposición de la corona de oro a la Virgen, presea que como recordamos anteriormente también había sido fraguada gracias a las donaciones del diestro de Gelves. Cinco mariquillas que son claves en la iconografía macarena.

Otros artistas

Espectacular mausoleo que Benlliure realizara para honrar al torero. Foto: Sevilla.org

Como dijimos al principio de este vasto artículo, muchos artistas se cruzarían con la Virgen en ese luto riguroso destacando al artista Mariano Benlliure, el último maestro del realismo español, quien esculpiera en 1925 el magnífico mausoleo para la tumba de Joselito El Gallo en el cementerio de San Fernando de Sevilla. Una obra de una tremenda calidad, esculpida en bronce y mármol. La representación de un traslado al sepulcro, que quién sabe a cuantos artistas habrá servido como estímulo para concebir sus pasos de misterio. De estilo contemporáneo, este bello conjunto que sigue la estela los Burgueses de Calais (A. Rodin) está formado por una comitiva simbólica y con tintes costumbristas que transporta el cuerpo inerte de Joselito el Gallo, demostrando así que no existe división social ante la muerte, plasmando las distintas etapas de la vida y para encabezar esa comitiva y como estandarte de la misma, una representación de la Esperanza Macarena luciendo el atuendo de riguroso luto que Juan Manuel ideara tal día como hoy hace cien años.

Representación de la Esperanza Macarena en el mausoleo de Joselito el Gallo. Foto: Sevilla.org

Por último, la pluma de Rafael Alberti que en 1926 también quiso sumarse a esta particular efemérides dejando un bellísimo poema que además ha servido para inspirar y dar nombre a los fastos del Centenario de la muerte que está llevando a cabo la Hermandad, “Joselito, cien años de gloria”.

https://twitter.com/Hdad_Macarena/status/1261773483920457733?s=20

Pensar que la serendipia hizo que los mejores artistas de la época se cruzaran en un determinado momento sería absurdo teniendo presente a la Esperanza Macarena.

La Esperanza llora la muerte de un torero… Foto: Archivo Hdad.

Related posts

La Cuaresma: el miércoles de Ceniza. Su significado.

Redacción El Foro Cofrade

Los deberes del Consejo (IV). El prestigio perdido

Carlos Cabrera Díaz

La Agrupación del Nazareno de la Algaba renueva con la Agrupación Parroquial del Rosario de San Jerónimo

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más