Actualidad Opinión

Santi y Cabrero, o la insoportable levedad del ser

Cuando se leen dos informaciones juntas, hay cosas que se entienden mejor. Según parece, dentro de un año habrá elecciones en la Macarena y de nuevo se enfrentarán José Antonio Fernández Cabrero y Santiago Álvarez, quien ya perdiera las elecciones contra el anterior. A través de las redes sociales, me llega el siguiente mensaje sobre la posición entre ambas candidaturas: «Yo creo, respiro y siento en hermandad; no soy de empresas». Un mensaje claro contra la gestión del actual hermano mayor y una apuesta decidida por el modelo tradicional idealizado de lo que deben ser las hermandades y, por ende, la Semana Santa.

La segunda información proviene de una entrevista reportajeada al hermano mayor de la Soledad de San Lorenzo, Ignacio Valduérteles, publicada en ABC. En ella se afirman cosas tan contundentes como que «las hermandades en los últimos años se habían anquilosado en un modelo del siglo pasado: culto, caridad y formación», «la Semana Santa que conocemos no va existir», «no se puede mantener una organización dependiendo de aportaciones» o dando la clave, según su criterio, de lo que deben ser las hermandades del siglo XXI: «actividades orientadas a la evangelización, fundamentación doctrinal solida que garantice el futuro y excelente gestión».

En absoluto me atrevería a decir cuál de los dos modelos es el más adecuado o el correcto. Los hermanos y cofrades en general se debaten entre lo que se consideraría el modelo tradicional, un sistema que premia y conserva los rituales, frente al modelo progresista, que apuesta por la eficiencia y la gestión. En los dos existen mitos y leyendas urbanas, y los dos ponen el acento sobre asuntos que nadie debería obviar. Tan importante es el calor de la identidad como los procedimientos de gestión.

Sin embargo, el escenario sí representa todos los elementos de un proceso de transición en el ámbito de las hermandades y la Semana Santa. Y no deja de ser significativo que el enfrentamiento entre el ayer y el mañana se produzca en la arena de la principal de las hermandades sevillanas.

Suele haber una tentación recurrente alrededor de las hermandades y de la Semana Santa -que son dos cosas distintas- y es buscar la afirmación de lo que deberían ser, en lugar de detenerse en analizar lo que verdaderamente son. Entre lo que fueron y lo que serán se encuentra la insoportable levedad del ser.

Related posts

Sevilla se echa a la calle en el primer fin de semana de la Cuaresma. (GALERÍA)

Alberto Calero Moreno

De dónde viene la marcha…: Ione (o mejor dicho, Jone)

José Luis Asencio

El Pajarito de San Pedro…..en black friday

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más