This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

Réquiem. Sinfonía de una Hermandad

 

Fue un 14 de septiembre de 1986 cuando la Banda de Las Cigarreras estrenaba en la parroquia de la cercana localidad de Benacazón una marcha que marcaría un antes y un después en el mundo de la música procesional.

De la pluma de Bienvenido Puelles Oliver, un joven costalero del paso del Cristo del Soberano Poder ante Caifás con inquietudes musicales, salió una marcha que no solo dice mucho de la relación de esta banda con la Hdad. de San Gonzalo sino que originó un auténtico boom, pudiendo denominarla como uno de los grandes HITS de los 80. Pronto la marcha llegaría a formar parte de los repertorios de la mayoría de las bandas de Cornetas y Tambores de la época, desde la propia Cigarreras hasta bandas como la de Ntra. Sra. Del Sol, Tres Caídas, etc. Incluso alguna Agrupación Musical se atrevió con su adaptación, como por ejemplo la Redención. La marcha se extendió por la geografía nacional y no era raro que ya a principios de la década de los 90 fuera interpretada por muchas bandas, no solo de Andalucía sino del norte de España. Sí, nos referimos principalmente a las dos Castillas.

 

Réquiem fue grabada en el disco “Sentimiento” en 1991. Cuenta su autor que la marcha alcanzó su cénit cuando fue versionada para instrumentos de cuerda (violines, contrabajos, etc.) Lo cierto y verdad es que son muchos los que consideran que la composición abrió una época y marcó una forma de componer, siendo de las primeras marchas compuesta para las jóvenes bandas civiles de cornetas que surgieron en Sevilla a finales de los 70.

Su estructura por simple que pueda parecer no deja de ser tremendamente espectacular y sobrecogedora, una de las pocas marchas fúnebres que hay en los repertorios de música para paso de Cristo.

Juan Vizcaya es el padre de Manuel, actual capataz del misterio de Jesús de las Penas (La Estrella) por eso cada Domingo de Ramos suena su marcha cuando el misterio llega a la Campana, donde también lo hace el Lunes Santo.

Su autor:

Bienvenido Puelles es uno de los autores de marchas más consagrados en el estilo de cornetas. Su nombre y el de su familia casi siempre ligado al de la banda de Las Cigarreras, deja un extenso legado con marchas como: ¡Y tú, Estrella! Un Cielo para mi Virgen, El Prendimiento o Noches de Lunes Santo entre otras. También ha compuesto para Agrupación y recientemente se ha estrenado una obra suya para la Coronación de la Virgen de la Salud de Banda de Música.

También hay que destacar que fue durante muchos años costalero, llegando a convertirse en Hermano Mayor de San Gonzalo, su Hermandad. A principios de 2000 su banda de Las Cigarreras le dedicaría otra composición de vital importancia, Costalero del Soberano (Pedro M. Pacheco)

La dedicatoria:

La composición, realizada en Fa menor, está dedicada a la trágica desaparición de Juan Vizcaya, el que fuera primer capataz de la primera cuadrilla de hermanos costaleros de San Gonzalo y que jamás pudo cruzar el puente mandando a su gente en la tarde de Lunes Santo.

La historia de Juan Vizcaya, y la del grupo de jóvenes que lo acompañaban entre los que se encontraba “Bienve” y Garduño-actual capataz-, es la de un joven cofrade enamorado de su Hermandad que allá por la década de los 70 acepta la compleja empresa de formar un grupo de costaleros que llevaran (y trajeran) los pasos de su Hermandad hasta la Catedral de Sevilla para realizar su Estación de Penitencia. Quiso el destino que ese año el Lunes Santo lloviera y la Hdad. tuviera regresar a su parroquia antes de cruzar el puente. En 1975 un fatídico accidente de tráfico cegó ese sueño.

 

Réquiem, a Juan Vizcaya. Jamás una marcha dijo tantas cosas de la historia e idiosincrasia de una Hermandad, de una Banda, de su autor, de jóvenes cofrades y costaleros, de la música, de la ciudad y en definitiva de la Semana Santa actual.

2017-09-14T19:03:16+00:00 14 septiembre, 2017|Actualidad, Reportajes|

About the Author:

Iván Núñez Simón
Sólo conozco los pasos por detrás.