This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

Concursante cofrade 6.937: Su Reglamento.

El Presente reglamento se redacta en el marco de la prerrogativa de la Semana Santa como espejo y modelo de la sociedad.

Concursante 6.937: Su Reglamento.

Título 1 Disposiciones generales de control.

1) Todos los cofrades, en adelante concursantes, están sujetos a las normas de funcionamiento y organización establecidas en el presente Reglamento.

2) Todos los concursantes tienen el derecho a grabar y retratar al resto de participantes, así como el deber de ser grabados y retratados durante toda la Semana Santa.

3) La toma de imágenes y las grabaciones de videos se realizarán preferentemente a través de teléfonos móviles, cámaras y otros instrumentos tecnológicos privados.

4) El Concursante quedará desprovisto de todo derecho a la intimidad, a su vez, podrá violar con ínfulas de guardián el honor y la imagen de nazarenos y público, sobre todo de aquellas personas que infrinjan las disposiciones sobre conductas reguladas por la tradición o por la moda, según convenga.

5) El Tribunal se constituye por usuarios de redes sociales y de barras de bar, valorará la indumentaria del público, el peinado, el acento, así como cualquier característica superficial que sirva para etiquetar concursantes de primera y segunda categoría. Igual, calificará los gestos del penitente, el decoro de los tramos y la austeridad de los cortejos. Todo ello con arreglo a los criterios subjetivos basados en mantras y gustos.

6) Sin perjuicio de la subjetividad en el momento de etiquetar a cada participante, se evaluará positivamente los actos de presencia en plazas mágicas, también denominadas vips, que puntuarán el doble, así como la integración en cofradías de negro, sin cuestionar variables como la longitud del recorrido, el ritmo y el horario.

7) Los concursantes deberán sortear o atravesar obstáculos instalados por la organización, en búsqueda de su objetivo, expresados en vallas, cercos de flojos, aforamientos, prohibiciones de acceso a ciertas calles o cualquier otra limitación o restricción que impida o dificulte disfrutar de una cofradía.

8) Para aumentar el nivel de la competición y no favorecer a los rivales, se recomienda no hacer uso de los preceptos educativos básicos, tales como pedir o ceder el paso por favor, el respeto mutuo o la cortesía.

9) El Concursante que en la fase final de la yincana alcanzara la meta de ver una procesión, levantará la cámara de fotos durante la chicotá para que, de modo transitorio, pueda probar la hazaña y obtener la recompensa.

 

Resultado de imagen de informes de la madruga 2017

 

Título 2 Sobre la seguridad.

Sección Primera. De las amenazas internas.

1) Todas las autoridades, instituciones y organismos con competencias en la regulación y funcionamiento de la fiesta recibirán una medalla por su labor imprescindible y desinteresada, correspondiendo, sin excepción, la presea de oro al partido político dominante según la legislatura, la de plata al resto de entes públicos y la de bronce al Consejo General de Hermandades y Cofradías y a los Hermanos Mayores.

2) Con el propósito de garantizar la seguridad, se distribuirán cámaras de vigilancia y altavoces por todos los rincones del municipio, sin perjuicio de adoptar cuantas decisiones sean necesarias para salvaguardar a los promotores de las quejas de la opinión pública.

3) La información de las grabaciones será transformada en una versión oficial, única, que no podrá someterse a cuestión o duda y que abarcará desde la desfiguración de la realidad hasta el disimulo de los errores propios, por más que los archivos y la documentación dicten lo opuesto.

4) Los organizadores podrán pedir la ayuda de terceros para que argumenten la versión oficial, predefinida de antemano. La refutación tomará por tonta a la ciudadanía, desde una retórica técnica.

5) Los medios de comunicación defenderán todas las versiones oficiales; no podrán ejercer el periodismo de investigación, bajo ninguna causa, ni plantear debates con disparidad de criterios. A lo sumo, señalarán con el dedo según sus fobias cofrades.

6) Si el concursante considera lesionados sus bienes y derechos en el transcurso de la Semana Santa, no podrá solicitar auxilio a su respectivo hermano mayor o autoridad eclesiástica, solo le quedará joderse o huir a los pueblos.

Sección 2 De las amenazas externas.

1) El Concursante solo podrá participar en la celebración con un miedo que refuerce el vínculo y dependencia con las autoridades. A más amenazas externas, más sumisión.

2) Todas las autoridades, instituciones y organismos con competencia en la regulación y funcionamiento de la fiesta adoptarán las decisiones necesarias para evitar un atentado terrorista. Se desarrollarán conceptos en materias de seguridad emitidos por expertos en geopolítica, antropología, investigación, teología, sociología e historia de grupos terroristas islámicos. Como, por ejemplo, la implantación de macetas y bolardos.

3) En el hipotético caso que los grupos terroristas hallen la fórmula de vencer nuestras macetasy bolardos, se procederá a la revisión del reglamento, para aumentar las medidas de seguridad con otros tipos de floreros. A tal fin, nuestros concursantes podrán aprovechar la coyuntura y fotografiar los maceteros públicos y deliberar acerca de sus colores y fragancias.

4) Los concursantes olvidarán las teorías sobre el bien y el mal adquiridas por la práctica religiosa. La potestad ética de delimitar estos conceptos duales se otorga a las mismas corporaciones encargadas de los procedimientos aquí regulados.

5) Las resoluciones dictadas no evitan la repetición de los sucesos de la Madrugá de 2017 ni garantizan la ausencia de peligros más graves. No obstante, cada vez que un partícipe sienta la presencia de un megáfono o una cámara, su subconsciente activará una alarma al interpretar la cercanía de un riesgo, vivirá al borde del pánico y en un continuo nerviosismo que, al mínimo ruido o comentario, desencadenará en una reacción ilógica.

6) Las órdenes no dan respuestas a los problemas de la Semana Santa derivados de su masificación y de los nuevos patrones de comportamiento de unos espectadores menos movibles y más intransigentes. No facilitan al devoto acercarse a las Imágenes. Tampoco solucionan las incógnitas de las estampidas y las amenazas de atentados – sin entrar a calificar las probabilidades de realización de estos actos sanguinarios en la ciudad de Sevilla -, pero sirven para acceder a un círculo vicioso que consiste en necesitar, por tiempos perpetuos y de modo adictivo, como cualquier narcótico, nuevas medidas de seguridad.

7) El Presente reglamento se redacta en el marco de la prerrogativa de la Semana Santa como espejo y modelo de la sociedad.

 

 

 

2017-09-25T15:33:10+00:00 25 septiembre, 2017|Opinión|

About the Author:

Jorge Quesada Borja
Un cofrade más... o no...