La semana de Tu Amparo

“Lo más cercano a la armonía y la gloria celestial que genera ese beso en la mejilla que una madre le da a su hijo antes de acostarlo en su cama”

Ha sido otra maravilla para los sentidos. Definitivamente, si existe un escenario dibujado con el oleo de las emociones y enmarcado en la liturgia más clásica y solemne con coordenadas espacio temporales exactas y concretas, esas son sin ninguna duda, la segunda semana de noviembre y La Parroquia de la Magdalena. Comenzando por un besamanos al alcance de los tapices flamencos más preciados del renacimiento, donde entrar en ese encuadre creado junto a Ella y poder mirarla tan cerca que se puedan oir los suspiros y el aleteo de su corazón, se convierte en uno de los instantes de recogimiento y confesión más intensos y bellos para todo aquel que necesite el perdón y admire la belleza, salga limpio de pecado de todos los rincones de su alma.

La semana transcurre tras ese regalo, suavemente, como marcado por el compás de un segundero de marfil, hacia unos cultos medidos y exactos, rozando la matemática definitiva e infinita de la perfección. Es cierto, la perfección no existe, pero el álgebra poliédrica del triduo, culminado en la magistral, exquisita y elegante Función Principal, seguramente, pueda engendrar en su desarrollo, lo más cercano a la armonía y la gloria celestial que genera ese beso en la mejilla que una madre le da a su hijo antes de acostarlo en su cama.

Plenitud, felicidad y seguridad. No se puede dar más en una liturgia, no se puede proporcionar gratuitamente más en una hora y media larga. La misa compuesta por Rubén Jordán para la Gioconda Bendita, es la transfiguración de la música en policromía emocional perfecta para la belleza del momento. No sobra ni falta una nota, porque no sobra ni falta un detalle…Hasta la luz no quiere perderse este espectáculo de fe y busca su cara para besarla, y hacerse más luz y hacerse más crisol y magia. Por ello, cuando el segundero de marfil marca las 10:47, se produce el milagro. Es perceptible y casi se puede parar en el tiempo, la caricia del haz se cuela desde lo alto de La Parroquia y va descendiendo de derecha a izquierda de su cuerpo, matizando sus colores, despertando los encajes, dando brillo a la ráfaga, y colmando de alegría al pequeño Rey. A partir de ahí todo queda listo para visitar a su gente. Y Sevilla la esperó a las 6 de la tarde.

Y a esa hora estuvo bajo su dintel, presta y dispuesta en punto, para pasear perdonando y ayudando a los enfermos y afligidos que la buscan desde la calle. La procesión cierra el círculo de la elegancia, a pesar de los contratiempos de última hora, a pesar de las dificultades, y de aquellos que no saben valorar esta bendición, a pesar de todo, Ella caminó dulce, serena, satisfecha, orgullosa, sencilla, romántica… Ya sea e lejos, ya sea de cerca, a media distancia, en calles anchas o en las más estrechas. Cuando los naranjos la rozaban o cuando las esquinas se cierran, da igual… La Virgen del Amparo al son sublime de Cigarreras volvió a consagrar, volvió a definir como una procesión de Gloria deja escrito para el año entero el amor y la medida exacta y que tanto le hace falta a esta querida Tierra…

2017-11-13T20:36:51+00:00 13 noviembre, 2017|Opinión|

About the Author:

Quid Est Veritas
¿Cuál es la verdad?

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.