10 años de sillitas. ¿Y las ordenanzas?

La próxima Semana Santa de 2018, se cumplen diez años desde que las sillitas portátiles se convirtieran en un elemento protagonista de la fiesta. Con detractores y defensores, se sigue a la espera de la creación de unas ordenanzas que impidan o permitan su utilización.

 

Si bien las primeras referencias a ellas ya aparecen en el primer lustro del siglo XXI, no fue hasta la Semana Santa de 2008 cuando se puso de manifiesto que el fenómeno de las “sillitas portatiles de los chinos” se había extendido y convertido en un elemento más de las procesiones durante la semana Mayor. Para muchos, un problema. Desde entonces, su uso se ha multiplicado, y por ende, el debate sobre las mismas.

Con el aumento de las críticas hacia el abuso y proliferación de las mismas, no puede decirse que ello haya servido de acicate para su desaparición, sino más bien todo lo contrario. Los últimos bonancibles años, nos han traído múltiples imágenes de calles y plazas abarrotas de público sentados en sillitas, en círculos o incluso en forma de acampada, con la limitación y ocupación de espacio que ello provoca, así como la dificultad que conlleva de movilidad para el resto de asistentes a las procesiones conlleva.

No obstante,desde 2015 se han colocado más de mil señales recomendando el no uso de las mismas. Sin embargo dichas señales han fracasado evidentemente, incluso hemos percibido estampas tan curiosas como la de ciudadanos apoyados en sillitas justo debajo de las señales de “recomendación”.

Sin embargo, la infausta madrugada de 2017, ha podido significar un antes y un después en la “breve historia” de las mismas. Una de las medidas que se baraja para erradicar el uso de estos elementos, reconocidos ya como uno de los mayores causantes de los problemas de movilidad en las calles, es la creación de unas ordenanzas específicas sobre la Semana Santa donde se limite su utilización. El pleno del Ayuntamiento aprobó en el mes de Mayo la moción presentada por el PP para su futura implantación el próximo 2018. Dicha ordenanza pretende incluir aspectos similares a los de la Feria, relacionados con el consumo y venta de alcohol, por ejemplo.

¿Como puede afectar esas ordenanzas al uso de las sillitas? ¿Cuando se aprobaran? Esas dos son las grandes cuestiones que aquí exponemos. No olvidemos que la prohibición total de la sillas, puede ser considerada como una medida muy antipopular. Tal vez debería bastar con la restricción de su uso sólo en ciertas vías alejadas de las zonas más masificadas, o incluso el veto a las mismas siempre que este discurriendo una cofradía, no así antes o después del paso de las mismas.

Se valora muy positivamente desde el Consejo de Hermandades el esfuerzo económico realizado por el Ayuntamiento en el aumento de la seguridad en las calles el próximo año, con inversiones en iluminación, cámaras o megafonía. Pero aún da la impresión que aspectos más vinculados con la ciudadanía, como el relacionado con las sillitas o con el consumo de alcohol en la calle necesita un periodo de debate que suscite más consenso a nivel de todos sectores relacionados por la Semana Santa, incluido los empresariales, por supuesto.

2017-11-14T14:23:26+00:00 14 noviembre, 2017|Actualidad, Opinión, Reportajes|

About the Author:

Redacción El Foro Cofrade

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.