No se pueden poner vallas….a lo viral

Las reflexiones de Beatriz Vélez sobre las consecuencias del comunicado de la hermandad del Museo por el video “motivador” de la igualá de sus costaleros o la polémica acaecida por un montaje en la redes sociales de la imagen de Jesús Despojado de Jaén.

Hace un par de semanas todos empezamos a recibir un vídeo, firmado por un particular, en el que se arengaba a los costaleros del palio de la Hermandad del Museo, como si fueran los guerreros de 300, para que acudieran a la igualá. Ellos eran los elegidos, tenían que prepararse para la batalla mientras que se veían imágenes de la dolorosa del Lunes Santo y se escuchaba música de la banda sonora de la película. El vídeo ardió como la pólvora. Likes, retuits, compartir en Facebook, compartir el enlace de youtube…hasta que se produce la primera descarga (o quizás sea el propio autor quien lo envía, desconozco esta parte) y el vídeo comienza a difundirse vía whatsapp, imposible de parar su difusión.

 

Tras esto, los comentarios sobre si es o no oportuno, si es o no ofensivo, si es o no pertinente hacen que la Hermandad del Museo mande un “comunicado/nota de prensa” (porque ellos mismos lo definen de las dos formas) indicando que no tienen nada que ver, que lo consideran inapropiado y que han contactado con el autor para que lo elimine por completo de las redes. Lo cierto es que, este boom, se ha calmado poco a poco, tal como empezó, sin mayores consecuencias.

Si habéis seguido el relato de los hechos con cierto interés, aunque ya conocierais la historia, habréis podido adivinar que lo que sucedió en este caso fue que el vídeo se había viralizado. La viralización es un fenómeno complejo que los que trabajan en redes sociales, quieren aprender a crear contenido capaz de viralizarse (sobre todo para beneficio de empresas y marcas) pero que, a día de hoy, podemos decir que es espontáneo. Por algún motivo un contenido llama la atención y comienza a compartirse rápida e incontroladamente. No tiene por qué ser negativo aunque lo cierto es que es lo más habitual.

 

Un ejemplo de contenido viral positivo, ahora que Don Carnal va acabando su reinado, es el ocurrido con Israel Caballero, gran cofrade de San Pablo y Los Gitanos, pero también gran carnavalero. El pasado viernes publicó en su twitter una foto de Tino Tovar entre bambalinas en el Falla y, sin pensarlo, su móvil comenzó a echar humo. Él no buscaba nada, sólo mostró al mundo su visión del momento pero ese momento interesaba y mucho.

 

¿Puede detenerse la viralización? Lo cierto es que la viralización funciona como la espuma del champagne. Lo mismo que sube, para y cae en el olvido. En el momento en el que alguien intenta pararlo, puede encontrarse con que se obtiene el efecto contrario, que se comparta y se hable de él aún más. Esto, conocido como el Efecto Streisand (en honor de Bárbara Streisand que quiso retirar fotos de su mansión de las redes y sólo consiguió que se compartiera sin control) es justo lo ocurrido en el caso de la Hermandad de la Amargura de Jaén.

 

Una vez que se conoció la sentencia (no vamos a entrar a valorar si es o no ofensa ni ningún detalle jurídico) que condenaba al autor de la imagen “photosopeada” del Cristo, a abonar una multa, las muestras de “solidaridad” con el muchacho así como de crítica (incluso insultos) a la Hermandad, comenzaron a reproducirse como los champiñones llegando a los medios nacionales que lo usaban cada uno a su forma, dañando seriamente la imagen de la Hermandad y salpicando a otras Hermandades del mismo nombre.

 

Evidentemente, nadie duda que las Hermandades deben defenderse de las “agresiones” de terceros pero uno de los argumentos que debe valorarse es cómo afectará a la imagen de la Hermandad esa queja. Puede darse el caso de que salgamos mejor parados si no hacemos nada que si tenemos una actuación equivocada en redes sociales.

 

Lo más recomendable para intentar paralizar estos contenidos será contactar en privado con el autor de los mismos y solicitarle que detenga su actuación. Si no nos hiciera caso, no podemos lanzar reclamaciones judiciales ni comunicaciones sociales sin valorar, de forma detenida, los pros y los contras de nuestra reacción, en ocasiones será mejor aplicar una máxima ilustrada “laissez faire, laissez passer”, las aguas suelen volver solas a su cauce.

2018-02-12T13:31:08+00:00 12 febrero, 2018|Actualidad, Opinión|

About the Author:

Beatriz Velez

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.