La comunicación de la Iglesia y las hermandades

El encuentro de  cofrades implicados en la comunicación del pasado Martes inspira esta reflexión de Beatriz Vélez

A raíz del encuentro organizado por Emergencias Sevilla con communities managers, periodistas y otros implicados en la comunicación durante la Semana Santa, se ha planteado en Twitter un intenso debate sobre la procedencia o no de compartir la Estación de Penitencia en las redes sociales encontrando opiniones de lo más diversas y, alguna vez, con claro desconocimiento de lo que las redes implican.

 

Por eso, me ha resultado interesante hablaros de las Jornadas Mundiales de la Comunicación Social, un encuentro que se celebra en la Iglesia Católica desde 1967 y que nació de la mano del Papa Pablo VI acogiendo un mandato del Concilio Vaticano II en las que se pretende dejar clara cuál es la actitud de la Iglesia frente a las diversas formas de comunicación que se han ido dando. En su primer mensaje, el pontífice nos indicaba su deseo de llamar la atención de sus hijos y de todos los hombres de buena voluntad sobre el vasto y complejo fenómeno de los modernos instrumentos de comunicación social, tales como la prensa, el cine, la radio y la televisión, que constituyen una de las notas más características de la civilización de hoy.

 

En los 52 mensajes compartidos por cuatro Pontífices, podemos encontrar una idea común que articula estas jornadas: los medios de comunicación son una herramienta útil y necesaria para la Iglesia. Desde los años sesenta, en los que se hablaba de la radio, la televisión, la prensa escrita y el cine hasta el último mensaje del Papa Francisco sobre las Fake News, se han ido recogiendo e incorporando los nuevos avances tecnológicos sin olvidar, en ningún caso, que se trata de herramientas de la comunicación, el elemento realmente humano.

Los medios de comunicación se convierten en una nueva herramienta para trasladar el mensaje de Dios a un foro cada vez mayor. Es especialmente importante en zonas donde hay dificultades para vivir la fe de forma presencial como podría ser en países donde los cristianos están perseguidos.

Pablo VI, especialmente, recoge la necesidad de que exista una formación, una educación que nos lleve a evitar el uso abusivo y con intención de manipular que se puede hacer de los medios de comunicación pero sin dejar nunca de invitarnos a su uso. Pero no sólo eso, se nos invita a que no convirtamos los medios en una fuente de desigualdades y que tratemos de acercarnos a todos mediante una escucha y un debate donde la verdad y el respeto sean el eje central.

Centrándonos en las redes sociales, aunque Juan Pablo II ya habló de Internet en el año 2000, es Benedicto XVI el que le dedica un mensaje completo en el año 2013 indicando que las redes son fruto de la interacción de las personas y dan una nueva forma a las dinámicas de comunicación. Además, señala que mostrar nuestra vida cristiana a través de los diferentes medios nos sirve también para atraer a un mayor número de personas para que participen activamente en eventos en espacios religiosos.

Francisco, invita a los creyentes a vivir la Iglesia en la calle y, dentro de esas calles, habla de la calle digital porque, aunque no sea de forma física, es un mundo en el que las personas viven y se desarrollan intelectual y afectivamente mediante relaciones de amistad.

Después de este repaso, ¿en qué lugar quedan las Hermandades? Aunque respetando las diversas opiniones que he leído, no puede dejar de sorprenderme el mensaje tan radicalmente opuesto que se da al decir que no es necesario informar sobre las Estaciones de Penitencia o cualquier otro culto de nuestras Hermandades por tratarse de momentos de intimidad y recogimiento. Como bien nos han ido recordando los diferentes Santos Padres, los cristianos tenemos la obligación de transmitir el evangelio a través de todos los medios que estén a nuestro alcance. Las escrituras, la liturgia, el arte, la música, los medios sociales, etc. deben acercarnos a Dios.

Si en otros momentos históricos se optó por crear evangelios andantes, en forma de pasos, en los que el pueblo visualmente comprendía aquello que desde el púlpito se intentaba transmitir, no veo lógico negar que las herramientas sociales del siglo XXI son, igualmente, un medio más para vivir y transmitir nuestra fe además de permitir que aquellos que, por diversos motivos, no puedan vivirla físicamente, puedan ser partícipes.

Me parece importante, además, la definición de hermandad/cofradía (puesto que ya no existen distinción) recogida en el Código Canónico puesto que se indica que una cualidad de estas es el culto público a Dios. Evidentemente, no podemos negar que la participación en las redes sociales se mueve en el espacio público aunque ese espacio no sea tangible y, por tanto, la participación de las Hermandades en ellas forma parte de su propia esencia. Uniéndolo al hecho de que la Estación de Penitencia es el momento cumbre en el culto público a Dios, no veo ningún motivo por el que no se deba hacer.

Otra cosa sería que los hermanos participantes en la Estación de Penitencia, fueran los que comunicaran, a nivel personal, durante las horas de la misma. Evidentemente, en este caso soy la primera en decir que no. Efectivamente se trata de un momento de recogimiento y reflexión personal. Pero, aunque a muchos les chirríe, la Hermandad en sí misma no tiene esas capacidades que son propias de las personas físicas y el hermano que realiza esa función específica en la Estación de Penitencia, la va realizando igual que cualquier otro.

Debemos dejar de tener miedo a las redes. Con sus riesgos y sus inconvenientes, son el medio de nuestro tiempo para acercar a Dios a los demás, para vivir parte de nuestra fe y, sin duda, no es incompatible vivir una Estación de Penitencia plena con tener una o varias personas encargadas de transmitirla.

2018-03-01T11:38:50+00:00 1 marzo, 2018|Actualidad, Opinión|

About the Author:

Beatriz Velez

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.