No digas que fue un sueño

Amaneció el Sábado de pies en alto, con ánimo de revancha, el frío, la lluvia y el miedo nos dio un envite casi mortal en las jornadas anteriores. Pero Sevilla se recompuso, y se volvió a levantar. Sabedora que el regusto de los perfumes caros se encuentra de la mitad del frasco hasta el final. Unas nubes pintadas, sin aparente riegos decoraban nuestro tapiz celeste favorito, y desde bien temprano nos llegaban las buenas noticias de que ninguna de esas nubes será tan malaje como para aguarnos el fin de fiesta.

La Hermandad del Sol camina lenta y discretamente a la conquista de los corazones de quienes dudan de que sea un miembro más de esta maravillosa y extensa familia de Hermandades, no son menos que nadie, Pero parece que tienen que hacer más méritos que nadie para poder empatar con el resto. Somos, cada vez menos, muy injustos con esta cofradía que poco a poco se afianza en la casa.

Por la ronda, la dicotomía del Sábado, por un lado los rostros brillantes e ilusionados de quienes van a vivir su día grande, y por otro, músicos de la Cigarreras, Tres Caídas o la Oliva, que aparecen por María auxiliadora con muchas horas ya de sinfonía, calles pateadas y con el sueño trastornado. Sabemos todos que esa sensación solo dura unos minutos, que una vez salen los ciriales y se marca la marcha real, estos músicos se transforman y vuelve a ser en su arte y su ánimo Domingo de Ramos.

Público de Sábado Santo, muy tranquilo y localizado, la jornada es de las que se puede ver sin prisas, y sin largas esperas. Da gusto esperar cofradías como estas, en la que salvo la Soledad todas se ven en un suspiro, disfrutando de los cortejos de nazarenos y sin esperas tediosas de larguísimos cuerpo de nazarenos, que ya los días pesan para estar a pie parado.

Si hablamos estar de pie parado, cabe destacar, y ya tendremos tiempos tras la Semana Santa, que el Ayuntamiento le echó un pulso a las sillitas y lo ha perdido. En jornadas como las del miércoles o ayer sábado, que pasan hasta tres cofradías por un mismo punto seguidas, se ha hecho una carrera oficial paralela, con la policía y CECOP al tanto de ellos, ya que si lo vemos todos o se hacen los suecos o con los carteles se creen que basta.

Caía la tarde a plomo por los tejado, iban haciendo falta las rebecas para los precavidos. Las cofradías nos regalaban postales de otros tiempos. Servitas y Santo Entierro son cofradías postales de sí mismas. Todo en su sitio, todo en su justa medida, todo sencillo, todo fluye como siempre.

En los templos se celebra la Vigilia pascual, y en la calle avanza la Soledad por la noche de Sevilla. Rápida, presurosa, abatida. Una madre rota de tanto dolor, la Virgen de la Soledad es aquella que dio el SI al Ángel, ese SI que cambio nuestra historia para siempre. Esa Virgen que ahora que sabe que su hijo ha sido injustamente maltratado y crucificado, tiene dudas de si valió la pena, Virgen humana y derrotada, sola y de camino a casa entre camelias. Tiene lágrimas en la cara, pero ya no llora. No hay fuerzas para eso.  El viento ya no es viento, es brisa que mece la candelería que ilumina a la Virgen. Hay quien dice, que La Soledad guarda y custodia de la luz de una Semana Santa a otra. No seré yo quien le quite la razón.

Cae la madrugada, En la Trinidad la cofradía va barriendo emociones a su paso.

Aún queda lo mejor. Después de todas las advocaciones que hemos visto en estos días, Dolores, Tristeza, Refugio, Gracia, Amargura, Amparo, Penas…

No puede ser casualidad que la última antes del final sea la Esperanza. Un rayo de luz bajo palio entra en su templo, se vuelve al público, y sentimos como levanta ligeramente la mirada y  nos dice “tened Esperanza…confiad en Él”.

 

La noche ya no nos pertenece.

La ciudad tiene el rostro desencajado. ¿Todo esto ha sido un sueño?

“al alborear el primer día de la semana, fueron la Magdalena, y la otra María al ver el sepulcro”

En Santa Marina nos encontramos con la piedra del sepulcro de Nicodemo abierta.

Si llevamos una semana buscando a Cristo camino de su pasión y crucificado,  en Santa Marina ha resucitado.

“no busquéis al que está vivo entre los muertos”

Se confirma el acierto horario de la cofradía del Resucitado, Un mayor público, más sano, y más descansado acompaña a la cofradía por todo su itinerario. La temperatura es suave, agradable al sol y la sombra.

Concluía, pasadas las 17 horas la jornada de Gloria y con ella la Semana Santa. Llegábamos al epílogo, de nuevo a la cuenta atrás, a la nostalgia con mayúsculas.

Con el palio de la Virgen de la Aurora se iba un poco de nosotros que ya no volverá hasta el próximo miércoles de ceniza, cuando de nuevo entremos en una cuarentena que nos da la Vida a través de la muerte.

 

 

By | 2018-04-02T11:38:06+00:00 2 abril, 2018|Categories: Actualidad, Opinión|0 Comments
Francisco Miguel Jiménez Alcaide
Presentador de Golgota en SFC Radio, colaboré con artículos de opinión en varios portales cofrades. Cristiano en continuo aprendizaje de las hermandades y cofradías.

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.