El balance musical de la Semana Santa de 2018

A continuación os presentamos nuestras reflexiones sobre las bandas de música y repertorios de esta pasada Semana Santa de Sevilla.

CORNETAS Y TAMBORES

En las bandas de cornetas y tambores, que son las que copan la mayoría de los pasos de Cristo, el pódium lo ocupan indiscutiblemente Cigarreras, Tres Caídas y Rosario de Cádiz, corroborando ésta última su grata incorporación el pasado año tras el Cristo de la Sed. En el polo opuesto, la banda del Cautivo de Santa Genoveva. A pesar de ir reforzada por músicos de otras bandas para poder cumplir con el expediente, no reúne las condiciones mínimas para acompañar dignamente a su titular. La Hermandad debe solucionar el problema sin más demora.

Tampoco convence que Cigarreras haga sólo una parte del recorrido el Jueves Santo, dejando a la banda juvenil más tiempo del necesario tras el paso de Misterio. Da la sensación de que el día más importante para la banda grande no es tal.

Los repertorios son tan dispares como las hermandades y bandas, pero notamos cierta estabilización, con estrenos más escogidos y bastantes recuperaciones, como ocurre en la banda del Sol. “Soberana” o “Silencio, ante Herodes el hijo de Dios” llamaron poderosamente la atención en el repertorio Cigarrero. Por el contrario, extraña el secretismo de Tres Caídas con sus novedades, incluso evitando que se divulguen por Youtube.

Presentación al pueblo de Dos Hermanas ha incorporado últimamente numerosas marchas de Cigarreras amén de otras como “Silencio Blanco” o “Santa Marta”, en una tendencia inhabitual en el estilo de cornetas y tambores. Quizá esté pagando demasiado caros algunos errores del pasado. En la Estrella o Cachorro se echan en falta incluso las marchas más identificativas de la banda.

 

AGRUPACIONES MUSICALES

Las agrupaciones musicales siguen siendo en la actualidad un estilo estancado, por la falta de oportunidades que le brindan las hermandades y por propia convicción. La única excepción es la Estrella de Dos Hermanas, con un repertorio inusual en Sevilla. Lástima que sólo podamos escucharla tras el Divino Perdón de Alcosa.

Pocas novedades de repertorio son destacables en este sentido. Normalmente gusta más escuchar una marcha clásica o asentada que más de una novedad. Virgen de los Reyes es experta en tal sentido.

Santa María Magdalena de Arahal, fiel a su estilo y ajena a las modas, no defrauda en su única actuación tras el Cristo de la Buena Muerte.

 

BANDAS DE MUSICA

En las bandas de música la tónica es la depuración de los repertorios y una enorme variedad. Es fácil escuchar marchas de gran valor como “Valle de Sevilla” casi en cualquier repertorio, así como “Soleá, dame la mano”, entre otras.

Difícil escuchar ya de manera regular composiciones de Paco Lola (a pesar de sus esfuerzos discográficos). En su lugar, la ya repetitiva “Mi Amargura”, marcha de efectos que está de moda y a la que auguramos escaso futuro.

Se ha escuchado con cierta asiduidad “Esperanza de vida, pero notamos cierto empecinamiento mediático en su difusión.

Sigue habiendo muchos estrenos, la mayoría de los cuales suelen ser intrascendentes, salvo contadísimas excepciones, como “El Amor Crucificado de Hurtado o varias de López Gándara, cuya La Virgen de los Desamparados” ha logrado en un solo año de existencia que se toque tras muchos palios.

En cuanto a repertorios de corte heterogéneo, destacan los de Dolores y Misericordia (Liceo de Moguer), Subterráneo (Tejera), Gracia y Esperanza (Cruz Roja), Consolación (La Oliva y Mairena del Alcor), Lágrimas (Municipal de Arahal) o Victoria (Cigarreras). Respecto a repertorios de corte más serio: Gracia y Amparo (Julián Cerdán, de Sanlúcar de Barrameda), Madre de Dios de la Palma (Tejera), Merced (La Oliva de Salteras), Mayor Dolor en su Soledad (Cigarreras) o Soledad de San Buenaventura (Mairena del Alcor).

Mejoría notable en el palio de la Virgen de los Desamparados, que parecía un caso perdido y consolidación en el de la Virgen de la Angustia de los Estudiantes.

En el apartado negativo, el palio de la Virgen del Rosario de San Pablo, Salud de San Gonzalo o Esperanza de Triana.

Otro aspecto negativo sucede en palios como el de las Penas de San Vicente o Amargura. A pesar de que las marchas que se tocan son de calidad palpable, ambos repertorios tienden a ser muy encorsetados y previsibles, pues casi siempre se interpretan las mismas marchas en los mismos sitios.

En la Amargura, además, el salto a la excelencia que dio hace pocos años se ha ido diluyendo. Tras haber incluido marchas poco comunes como “Reina de la Paz” de Castillo, “A Jesús de la Pasión” de Turina o “Victoria Dolorosa” de Font, han sido sustituidas por otras, igualmente buenas, pero mucho más convencionales, como “Macarena” de Cebrián o “Sevilla cofradiera”. Otra como “Camino del Calvario” se mantiene en el repertorio pero realmente nunca llega a tocarse.

Y por último, un aspecto que atañe a todos los estilos: no pasa nada por hacer una chicotá a tambor. O dos.

2018-04-09T11:35:37+00:00 9 abril, 2018|Actualidad, Opinión|

About the Author:

Redacción El Foro Cofrade

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.