Lo que nos dice el Señor hoy (Tiempo Pascual)

Tema en 'Comisión General' comenzado por Carita, 10 de Mayo de 2015.

  1. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes Santo de La Pasión del Señor
    Segundo Día del Triduo Pascual
    Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan
    Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu
    Santo Evangelio
    Salió Jesús con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, donde había un huerto, y entraron allí él y sus discípulos. Judas, el que lo iba a entregar, conocía también el sitio, porque Jesús, se reunía a menudo allí con sus discípulos. Judas entonces, tomando una cohorte y unos guardias de los sumos sacerdotes y de los fariseos, entró allá con faroles, antorchas y armas. Jesús, sabiendo todo lo que venía sobre él, se adelantó y les dijo: <<¿A quién buscáis?>>. Le contestaron: <<A Jesús, el Nazareno>>. Les dijo Jesús: <<Yo soy>> Estaba también con ellos Judas, el que lo iba a entregar. Al decirles <<Yo soy>> retrocedieron y cayeron a tierra. Les preguntó otra vez: <<¿A quién buscáis?>> Ellos dijeron: <<A Jesús, el Nazareno>> Jesús contestó: <<Os he dicho que soy yo. Si me buscáis a mi, dejad marchar a éstos>>. Y así se cumplió lo que había dicho: <<No he perdido a ninguno de los que me diste>>. Entonces Simón Pedro, que llevaba una espada, la sacó he hirió al criado del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. Este criado se llamaba Malco. Dijo entonces Jesús a Pedro: <<Mete la espada en la vaina. El cáliz que me ha dado mi Padre, ¿no lo voy a beber?>>.

    Llevaron a Jesús ante Anás y Caifás. Negaciones de Pedro

    La cohorte, el tribuno y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, lo ataron y lo llevaron primero a Anás, porque era suegro de Caifás, sumo sacerdote aquel año; era Caifás el que había dado a los judíos este consejo: <<Conviene que muera un solo hombre por el pueblo>>. Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. Este discípulo era conocido del sumo sacerdote y entró con Jesús en el palacio del sumo sacerdote, , mientras Pedro se quedó fuera a la puerta. Salió el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, habló a la portera e hizo entrar a Pedro. La criada que hacía de portera dijo entonces a Pedro: <<¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre?>>. Él dijo: <<No lo soy>>. Los criados y los guardias habían encendido un brasero, porque hacía frío, y se calentaban. También Pedro estaba con ellos de pie, calentándose. El sumo sacerdote interrogó a Jesús acerca de sus discípulos y de la doctrina. Jesús le contestó: <<Yo he hablado abiertamente al mundo; yo he enseñado continuamente en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y no he dicho nada a escondidas. ¿Porqué me preguntas a mí?. Pregunta a los que me han oído, de qué les he hablado. Ellos saben lo que yo he dicho yo>>. Apenas dijo esto, uno de los guardias que estaba allí le dio una bofetada a Jesús, diciendo: <<¿Así contestas al sumo sacerdote?>> Jesús respondió: <<Si he faltado al hablar, muestra en que he faltado; pero si he hablado como se debe, ¿porqué me pegas?>>. Entonces Anás lo envió atado a Caifás, sumo sacerdote. Simón Pedro estaba de pie, calentándose, y le dijeron: <<¿No eres tu también de sus discípulos?>> Él lo negó, diciendo: <<No lo soy>>. Uno de los criados del sumo sacerdote, pariente de aquel a quien Pedro le cortó la oreja, le dijo: ¿No te he visto yo en el huerto con él?>> Pedro volvió a negar, y en seguida cantó un gallo.

    Ante Pilato. Mi reino no es de este mundo

    Llevaron a Jesús de casa de Caifás al pretorio. Era el amanecer, y ellos no entraron en el pretorio para no incurrir en impureza y poder así comer la Pascua. Salió Pilato afuera, adonde estaban ellos y dijo: <<¿Que acusación presentáis contra este hombre?>>. Le contestaron: <<Si éste no fuera un malhechor, no te lo entregaríamos>>. Pilato les dijo: <<Lleváoslo vosotros y juzgadlo según vuestra ley>> Los judíos le dijeron: <<No estamos autorizados para dar muerte a nadie>>. Y así se cumplió lo que había dicho Jesús, indicando de que muerte iba a morir. Entró otra vez Pilato en el pretorio, llamó a Jesús y le dijo: <<¿Eres tú el rey de los judíos?>> Jesús le contestó: <<¿Dices eso por tu cuenta, o te lo han dicho otros de mi?>> Pilato, replicó: <<¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mi, ¿que has hecho?>> Jesús le contestó: <<Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí>>. Pilato le dijo: <<Entonces, ¿tú eres rey?>> Jesús le contestó: <<Tu lo dices, soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz>>. Pilato le dijo: <<Y, ¿qué es la verdad?>>. Dicho esto, salió otra vez adonde estaban los judíos y les dijo: <<Yo no encuentro en él ninguna culpa. Es costumbre entre vosotros que por Pascua ponga a uno en libertad. ¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?>>. Volvieron a gritar: <<A ése no, a Barrabás>>. El tal Barrabás era un bandido.

    ¡Salve, rey de los judíos! ¡Crucifícalo!

    Entonces Pilato tomó a Jesús y lo mandó azotar. Y los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le echaron por encima un manto color púrpura; y, acercándose a él, le decían: <<¡Salve, rey de los judíos!>>. Y le daban bofetadas. Pilatos salió otra vez afuera y les dijo: <<Mirad, os lo saco afuera, para que sepáis que no encuentro en él ninguna culpa>>. Y salió Jesús afuera, llevando la corona de espinas y el manto color púrpura. Pilatos les dijo: <<He aquí al hombre>>. Cuando lo vieron los sumos sacerdotes y los guardias gritaron: <<¡Crucifícalo! ¡crucifícalo!>> Pilato les dijo: <<Lleváoslo vosotros y crucificadlo, porque yo no encuentro culpa en él>>. Los judíos le contestaron: <<Nosotros tenemos una ley, y según esa ley tiene que morir, porque se ha hecho Hijo de Dios>>. Cuando Pilato oyó estas palabras, se asustó aun más. Entró otra vez en el pretorio y dijo a Jesús: <<¿De donde eres tú?>> Pero Jesús no le dio respuesta. Y Pilato le dijo: <<¿A mi no me hablas? ¿no sabes que tengo autoridad para soltarte, y autoridad para crucificarte?>>. Jesús le contestó: <<No tendrías ninguna autoridad sobre mí, sino te la hubieran dado de lo alto, por eso el que me ha entregado a ti tiene un pecado mayor>>. Desde este momento Pilato trataba de soltarlo, pero los judíos gritaban: <<Si sueltas a ese, no eres amigo del Cesar. Todo el que se hace rey está contra el Cesar>>. Pilato entonces, al oír estas palabras, sacó afuera a Jesús y lo sentó en el tribunal, en el sitio que llaman <<el Enlosado>> (en hebreo Gábbata). Era el día de la Preparación de la Pascua, hacia el medio día. Y dijo Pilato a los judíos: <<He aquí a vuestro rey>>. Ellos gritaron: <<¡Fuera, fuera; crucifícalo!>>. Pilato les dijo: <<¿A vuestro rey voy a crucificar?>> Contestaron los sumos sacerdotes: <<No tenemos más rey que al Cesar>>. Entonces se lo entregó para que lo crucificaran.

    Crucifixión. Ahí tienes a tu madre. “Entregó el espíritu

    Tomaron a Jesús, y, cargando él mismo con la cruz, salió al sitio llamado de la Calavera (que en hebreo se dice Gólgota), donde lo crucificaron; y con él a otros dos, uno a cada lado, y en medio, Jesús. Y Pilato escribió un letrero y lo puso encima de la cruz; en él estaba escrito: <<Jesús, el Nazareno, el rey de los judíos>>. Leyeron el letrero muchos judíos, porque estaba cerca el lugar donde crucificaron a Jesús, y estaba escrito en hebreo, latín y griego. Entonces los sumos sacerdotes de los judíos dijeron a Pilato: <<No escribas: "El rey de los judíos", sino: "Éste ha dicho: soy el rey de los judíos">>. Pilato les contestó: <<Lo escrito, escrito está>>. Los soldados cuando crucificaron a Jesús, tomaron su ropa, haciendo cuatro partes, una para cada soldado, y apartaron la tunica. Era una tunica sin costura, tejida toda de una pieza de arriba abajo. Y se dijeron: <<No la rasguemos, sino echémosla a suerte, a ver a quien le toca>>. Así se cumplió la Escritura: <<Se repartieron mis ropas y echaron a suerte mi tunica>>. Esto hicieron los soldados. Junto a la cruz de Jesús estaba su Madre, la hermana de su Madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al ver a su Madre y junto a ella al discípulo que amaba, dijo a su Madre: <<Mujer, ahí tienes a tu hijo>>. Luego, dijo al discípulo: <<Ahí tienes a tu Madre>>. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió como algo propio. Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, para que se cumpliera la Escritura dijo: <<Tengo sed>>. Había allí un jarro lleno de vinagre. Y, sujetando una esponja empapada en vinagre a una caña de hisopo, se la acercaron a la boca. Jesús cuando tomó el vinagre, dijo: <<Está cumplido>>. E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu.

    Y al punto salió sangre y agua. Sepultura

    Los judíos entonces, como era el día de la Preparación, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquél sábado era un día grande, pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y que los quitaran. Fueron los soldados, le quebraron las piernas al primero y luego al otro que habían crucificado con él; pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados, con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua. El que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero, y él sabe que dice verdad, para que también vosotros creáis. Esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: <<No le quebrarán un hueso>>; y en otro lugar la Escritura dice: <<Mirarán al que traspasaron>>. Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque oculto por miedo a los judíos, pidió a Pilato que le dejara llevarse el cuerpo de Jesús. Y Pilato lo autorizó. El fue entonces y se llevó el Cuerpo. Llegó también Nicodemo, el que había ido a verlo de noche, y trajo unas cien libras de una mixtura de mirra y áloe (es un jugo de una planta medicinal). Tomaron el Cuerpo de Jesús y lo envolvieron en los lienzos con los aromas, según se acostumbra a enterrar entre los judíos. Había un huerto en el sitio donde lo crucificaron, y en el huerto un sepulcro nuevo donde nadie había sido enterrado todavía. Y como para los Judíos era el día de la Preparación, y el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús.

    Juan 18, 1 - 19, 42
     
  2. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes Santo de la Pasión del Señor
    Reflexión del Evangelio
    CRISTO JESÚS, unido a cristianos de tantos siglos, te miro con ojos nuevos clavado en la Cruz y te digo con ellos:

    Alama de Cristo, santifícame / Cuerpo de Cristo, sálvame
    Sangre de Cristo, embriágame
    / Agua del costado de Cristo, lávame
    Pasión de Cristo, confórtame
    / ¡Oh buen Jesús! óyeme
    Dentro de tus llagas escóndeme
    / No permitas que me aparte de ti
    Del maligno enemigo, defiéndeme
    / En la hora de mi muerte, llámame
    y mándame ir a ti
    / para que con tus santos te alabe
    por los siglos de los siglos
    . Amén
     
  3. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado Santo de la Sepultura del Señor
    Tercer día del Triduo Pascual
    No hay Santo Evangelio
    Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Ave María Purísima, sin pecado concebida. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Amén
     
  4. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado Santo de la Sepultura del Señor
    Reflexión del Evangelio
    CRISTO JESÚS, ayer escuchábamos tus últimas palabras antes de expirar clavado en la Cruz: “Todo se ha cumplido”. ¿Todo Jesús? Jamás tendrá la muerte la última palabra. Y, menos tu Muerte, que asestó el golpe mortal a la muerte que el hombre merecía por su pecado, que también fue derrotado en el Calvario. Tú has cumplido todo lo que el Padre te había programado, pero ese programa solo ha llegado al final de su primera parte. Dentro de unas horas irrumpirá la Vida y la Luz: tú ya habías previsto la primera parte que has cumplido y la segunda que el Padre realizará. En estas horas de espera y de esperanza, nos queda tu madre, la mujer de fe, de amor y de esperanza. Hay otras buenas mujeres que compran aromas para honrar tu cuerpo, y en cuanto lo permita la ley mosaica irán al sepulcro. Tú, Madre, permaneces en casa del apóstol Juan, tu nuevo hijo adoptivo que nos representa a todos. Allí esperas confiada en que se cumplirá la palabra de Jesús, que seguramente te ofrecerá las primicias de su victoria con su primera aparición Resucitado. Mientras, me quedo a tu lado, admirando la firmeza de tu fe, por encima de tantas calamidades que han caído sobre ti, mártir revivida del Calvario: ha sido la obra de los hombres, que culmina con la estampa de la Piedad, con tu Hijo muerto sobre tus brazos antes de ser sepultado. ¡Pero tampoco el hombre tiene la última palabra! Tú, Madre de la Palabra eterna de Dios, esperas con toda seguridad la obra de Dios que Jesús anunció en su momento cumplirá: Al tercer día resucitaré. Y yo a tu lado, comparto tu fe y tu esperanza.
     
    A sitienteadAqua le gusta esto.
  5. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor
    Primera Lectura
    Pedro tomó la palabra y dijo: “Vosotros conocéis lo que sucedió en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo; porque Dios estaba con él. Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén. A este lo mataron colgándolo de un madero. Pero Dios lo resucitó al tercer día y le concedió la gracia de manifestarse, no a todo el pueblo, sino a los testigos designados por Dios: a nosotros, que hemos comido y bebido con él después de su resurrección de entre los muertos. Nos encargó predicar al pueblo, dando solemne testimonio de que Dios lo ha constituido juez de vivos y muertos. De él dan testimonio todos los profetas: que los que creen en él reciben, por su nombre, el perdón de los pecados”.

    Hechos de los Apóstoles (Los Hechos de los Apóstoles nos habla de la expansión de la Iglesia bajo la dirección del Espíritu Santo. La Religión Cristiana ya no se limita solo a las Regiones donde se vivieron los acontecimientos históricos, sino que se convierte en la Religión Universal como lo había predicho y mandado Jesús: Seréis mis testigos hasta los confines de la tierra. Todo del Nuevo Testamento) 10, 34a. 37 – 43
     
  6. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor
    Segunda Lectura
    Hermanos: Si habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto; y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida vuestra, entonces también vosotros apareceréis gloriosos, juntamente con él.

    Colosenses (Las Cartas del Apóstol San Pablo son siete; dividiéndose en dos partes Corintios y Tesalonicenses. Colosenses ocupa el sexto lugar. Nuestro querido Apóstol, exhorta a los colosenses y a todos, a que no se dejen seducir por la aparente sabiduría de unos hombres que quieren sumirlos en un mundo de ideas fantásticas e ilusorias. Cristo Jesús es superior a todo y está por encima de todo. Sólo a Él hay que servir, adorar y amar. Todo del Nuevo Testamento) 3, 1 – 4
     
  7. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor
    Este es el día que hizo el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo
    Santo Evangelio​
    El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo: <<Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto>>. Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio lienzos tendidos; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

    Juan 20, 19
     
  8. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor
    Reflexión del Evangelio
    JESUCRISTO RESUCITADO, ¡has resucitado como habías dicho! Si tu palabra se cumple siempre, las de este día de Pascua no solo se cumplió puntualmente sino que es el fundamento de nuestra fe, y nos llena de profundo gozo y de firme esperanza. La muerte que los hombres causamos no es la última palabra. La tienes tú el primogénito de entre los muertos, que, con tu Resurrección, abres ante mí la vida nueva de la Pascua. Quiero morir al pecado y vivir desde hoy esa vida nueva que me ofreces, triunfador del pecado de la muerte. ¡Enhorabuena, Señor, para ti y para todos los que te queremos como nuestro Dios Salvador! Con tu permiso, déjame felicitar también a tu madre como lo hace toda la Iglesia: Reina del cielo, alégrate, aleluya; porque el Señor, a quien mereciste llevar en tu seno, aleluya, ha resucitado, según su palabra, aleluya. Ruega a Dios por nosotros, aleluya.
     
    A INRI le gusta esto.
  9. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Lunes I de Pascua
    Santo Evangelio
    Las mujeres se marcharon a toda prisa del sepulcro; llenas de miedo y de alegría, corrieron a anunciarlo a los discípulos. De pronto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: <<Alegraos>>. Ellas se acercaron, le abrazaron los pies y se postraron ante él. Jesús les dijo: <<No temáis: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán>>. Mientras las mujeres iban de camino, algunos de la guardia fueron a la ciudad y comunicaron a los sumos sacerdotes todo lo ocurrido. Ellos, reunidos con los ancianos, llegaron a un acuerdo y dieron a los soldados una fuerte suma, encargándoles: <<Decid que sus discípulos fueron de noche y robaron el cuerpo mientras vosotros dormíais. Y si esto llega a oídos del gobernador, nosotros nos lo ganaremos y os sacaremos de apuros>>. Ellos tomaron el dinero y obraron conforme a las instrucciones. Y esta historia se ha ido difundiendo entre los judíos hasta hoy.

    Hechos de los Apóstoles 2, 14. 22 – 23
    Salmo 15, 1b – 2ª. 5. 7 – 11
    Mateo 28, 815
     
  10. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Lunes I de Pascua
    Reflexión del Evangelio
    JESUCRISTO RESUCITADO: alegría, valor y misión son las palabras que hoy me dices, al dirigirte a las mujeres: Alegraos, no tengáis miedo, id a comunicar … Quiero vivir en esa dimensión esta Pascua nueva que me regalas. Alegre por tu triunfo; sin miedo a nada ni a nadie, porque tú estás conmigo, para que viva en tu gozo y anuncie tu victoria. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti (Salmo 15, 1b).
     
  11. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Martes I de Pascua
    Santo Evangelio
    Estaba María [Magdalena] fuera, junto al sepulcro, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies donde había estado el cuerpo de Jesús. Ellos le preguntan: <<Mujer, ¿por qué lloras?>>. Ella les contesta: <<Porqué se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto>>. Dicho esto, se vuelve y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Jesús le dice: <<Mujer ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?>>. Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: <<Señor, si tú te lo has llevado, dime donde lo has puesto y yo lo recogeré>>. Jesús le dice: <<¡María!>>. Ella se vuelve y le dice: <<¡Rabbuní!>>, que significa <<¡Maestro!>>. Jesús le dice: <<No me retengas, que todavía no he subido al Padre. Pero anda, ve a mis hermanos y diles: “Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro”>>. María la Magdalena fue y anunció a los discípulos: <<He visto al Señor y ha dicho esto>>.

    Hechos de los Apóstoles 2, 36 – 41
    Salmo 32, 4 – 5. 18 – 20. 22
    Juan 20, 1118
     
  12. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Martes I de Pascua
    Reflexión del Evangelio
    JESUCRISTO RESUCITADO: ¡Maestro, Señor Jesús, Dios mío! Te aclamo con María la Magdalena cuando oigo de tus labios que me llamas por mi nombre. El triunfo de la Pascua es tuyo y lo compartes con cada uno, también personalmente conmigo. Y no quiero que pase de largo. Te pido que tu presencia jamás falte en mi vida. ¿Qué sería de mí sin ti, Resucitado, siempre vivo? La misericordia del Señor llena la tierra (Salmo 32, 5b).
     
  13. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles I de Pascua
    Santo Evangelio
    Aquel mismo día, el primero de la semana, dos de los discípulos de Jesús iban caminando a una aldea llamada Emaús distante de Jerusalén unos sesenta estadios [once km]. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo. Él les dijo: <<¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?>>. Ellos se detuvieron con aire entristecido. Y uno de ellos que se llama Cleofás, le respondió: <<¿Eres el único forastero en Jerusalén que no sabes lo que ha pasado allí estos días?>>. Él les dijo: <<¿Qué?>>. Ellos le contestaron: <<Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; como lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él iba a liberar a Israel, pero, con todo esto, ya estamos en el tercer día desde que esto sucedió. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado, pues habiendo ido muy de mañana al sepulcro, y no habiendo encontrado su cuerpo, vinieron diciendo que incluso que habían visto una aparición de ángeles, que dicen que está vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como lo habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron>>. Entonces él les dijo: <<¡Qué necios y torpes sois para creer lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto y entrara así en su gloria?>>. Y, comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras. Llegaron cerca de la aldea adonde iban, y él simuló que iba a seguir caminando; pero ellos lo apremiaron diciendo: <<Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída>>. Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. A ellos se le abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció de su vista. Y se dijeron el uno al otro: <<¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?>>. Y, levantándose en aquel momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo: <<Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón>>. Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

    Hechos de los Apóstoles 3, 1 – 10
    Salmo 104, 1 – 4. 6 – 9
    Lucas 24, 1335
     
  14. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Miércoles I de Pascua
    Reflexión del Evangelio
    JESUCRISTO RESUCITADO: los discípulos de Emaús pasan del desconcierto al gozo desbordante. ¿Cómo? Por tu Palabra y por tu gesto de partir el Pan. Que se alegren los que buscan al Señor (Salmo 104, 3b).
     
  15. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves I de Pascua
    Santo Evangelio
    Los discípulos de Jesús contaron lo que les había pasado por el camino y como habían reconocido a Jesús al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas cuando él se presentó en medio de ellos y les dice: <<Paz a vosotros>>. Pero ellos, aterrorizados y llenos de miedo, creían ver un espíritu. Él les dijo: <<¿Por qué os alarmáis? ¿Por qué surgen dudas en vuestro corazón? Mirad mis manos y mis pies, soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo>>. Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Pero como no acababan de creer por la alegría y seguían atónitos, les dijo: <<¿Tenéis ahí algo de comer?>>. Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: <<Esto es lo que os dije mientras estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo escrito en la ley de Moisés y en los Profetas y Salmos acerca de mí>>. Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y les dijo: <<Así está escrito: el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se proclamará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto>>.

    Hechos de los Apóstoles 3, 11 – 26
    Salmo 8, 2ª. 5 – 9
    Lucas 24, 3548
     
  16. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Jueves I de Pascua
    Reflexión del Evangelio
    JESUCRISTO RESUCITADO: sí, yo también soy testigo de tu amor que te llevó a morir por mí, y de tu misericordia al darme la vida nueva en mi bautismo. Ante las tentaciones y dudas, me sales al paso tú en persona y me invitas a compartir contigo, mi Amigo, la luz de la palabra y el Pan de la vida eterna. ¡Señor, Dios nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra! (Salmo 8, 2ab).
     
  17. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes I de Pascua
    Santo Evangelio
    Simón Pedro dice [a Tomás, Natanael, los Zebedeos y otros dos]: <<Me voy a pescar>>. Ellos contestan: <<Vamos también nosotros contigo>>. Salieron y se embarcaron; y aquella noche no pescaron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los dicípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice: <<Muchachos, ¿tenéis pescado?>>. Ellos contestaron: <<No>>. Él les dice: <<Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis>>. La echaron y no podían sacarla, por la multitud de peces. Y aquél discípulo a quien Jesús amaba le dice a Pedro: <<Es el Señor>>. Al oír que era el Señor, Simón Pedro que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron a la barca, porque no distaban de tierra más que unos doscientos codos [100 metros], remolcando la red con los peces. Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan. Jesús les dice: <<Traed de los peces que acabáis de pescar>>. Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red. Jesús les dice: <<Vamos, almorzad>>. Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado. Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos después de resucitar de entre los muertos.

    Hechos de los Apóstoles 4, 1 – 12
    Salmo 117, 1 – 2. 4. 22 – 27a
    Juan 21, 314
     
  18. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Viernes I de Pascua
    Reflexión del Evangelio
    JESUCRISTO RESUCITADO, ¡Es el Señor! Escucharlo significa que ha llegado la salvación. Y vienes cuando más te necesito, cuando me esfuerzo en vano. Como Pedro, quiero correr hasta ti, pero no mirando mis fuerzas porque me hundo en la miseria. Fijaré mis ojos en los tuyos, de donde me viene la fuerza para vivir en tu presencia, que ha de llenar mi existencia y dar pleno sentido a mi vida, con sus gozos y sus penas. La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular (Salmo 117, 22).
     
  19. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado I de Pascua
    Santo Evangelio
    Jesús, resucitado al amanecer del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios. Ella fue a anunciárselo a sus compañeros que estaban de duelo y llorando. Ellos, al oírle decir que estaba vivo y que lo había visto, no la creyeron. Después se apareció en figura de otro a dos de ellos que iban caminando al campo. También ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero no los creyeron. Por último se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado. Y les dijo: <<Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación>>.

    Hechos de los Apóstoles 4, 13 – 21
    Salmo 117, 1. 14 – 21
    Marcos 16, 915
     
  20. Benedetto

    Benedetto Forero jartible

    Se incorporó:
    2 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    15.238
    Me gusta recibidos:
    4.478
    Puntos de trofeos:
    113
    Sábado I de Pascua
    Reflexión del Evangelio
    JESUCRISTO RESUCITADO: a los apóstoles que estaban de duelo, llorando y sin creer la Buena Noticia … los eliges para que lleven esa Buena Noticia al mundo entero. Ya sé que no te equivocas al elegirlos a ellos y al elegirme a mí. Conoces mi debilidad y no te escandalizas de mis pecados. Me quieres, me envías, y me dejo querer: haz que tu amor vaya cambiando mi vida según tu corazón, para que sea un mensajero fiel del Amigo Resucitado. Te doy gracias, Señor, porque me escuchaste (Salmo 117, 21a).
     

Comparte esta página