Actualidad Entrevista

Manuel Luis Pazos: «Al Carmen se le exige continuamente y eso no me molesta, porque realmente lo que hace es que nos esforcemos en ir creciendo»

El reloj del tiempo se sitúa en el día 22 de junio de 1995, fecha en la que se aprobaron las reglas de la Hermandad del Carmen, que en aquel momento residía temporalmente en la antigua parroquia de Belén (actual salón de actos del colegio SAFA). Veinticinco años después, Manuel Pazos, su hermano mayor y parte activa de aquel grupo de hermanos que fundó la corporación, es el reflejo de la ilusión que se vive en la hermandad de Ómnium Sanctorum con motivo de su primer gran aniversario. En plena etapa de crecimiento, Pazos asegura que el Carmen ha encajado perfectamente en el panorama cofrade.

Motivado por la modificación de horario e itinerario que va a llevar a cabo la Hermandad de los Panaderos, el Miércoles Santo va a sufrir una reestructuración que, según Pazos, no ha deteriorado las relaciones entre las corporaciones.

La Hermandad del Carmen está inmersa en la celebración de su XXV aniversario, ¿en qué momento se encuentra la corporación?

Con el aniversario en efervescencia. Estamos celebrando la primera gran efeméride de la hermandad, por lo que nos encontramos en un momento muy ilusionante, con muchos meses de trabajo por delante por todo lo que tenemos previsto para este año. En cuanto al número de hermanos y nazarenos, la Hermandad del Carmen ha mantenido durante los últimos años un crecimiento constante, no espectacular en ningún año en concreto pero sí constante: 80, 90 o 100 hermanos y 30, 40 o 50 nazarenos más. Si se aumenta el período de referencia a cinco o diez años, el crecimiento es notable. No hay una sensación de estancamiento. Lógicamente, tanto la incorporación de la cofradía al Miércoles Santo como la del palio de la Virgen del Carmen trajeron un crecimiento importante. A partir de ahí no ha habido ningún año espectacular pero sí que el crecimiento es constante.

¿Qué recuerda de hace 25 años?

Esta misma sala (situada en la antigua parroquia de Belén, actualmente perteneciente al colegio SAFA) me trae muchos recuerdos porque hay cuestiones que tienen una trascendencia histórica, como la elección de la túnica de nazarenos, que se decidieron en un espacio como éste. Para presentar un borrador del proyecto de reglas, la junta de gobierno de la entonces agrupación parroquial tuvo que decidir muchos temas, entre ellos el hábito nazareno. Teníamos más o menos claro cómo debería ser, basada en el hábito carmelita, pero se habló de que podría ser con cola y con un cinturón de esparto, de capa, con el antifaz marrón o blanco, con guantes o sin ellos… Aquí se realizó el proyecto de reglas que finalmente se aprobó. Por lo tanto, me trae muchos recuerdos porque aquí estuvimos proyectando la Hermandad del Carmen.

Usted es miembro fundador de la corporación, ¿es hoy la Hermandad del Carmen que soñaron?

Si me habla de hace 25 años, yo no calculaba la dimensión que podría llegar a tener la hermandad. Meses antes de que las reglas fuesen aprobadas, ni siquiera éramos conscientes de que iba a ser tan pronto. Una vez que se aprueba el proyecto de reglas, ya somos hermandad de penitencia y comenzamos a procesionar el Viernes de Dolores, pero de ahí a pensar que nosotros podíamos encontrar hueco en la nómina de la Semana Santa, las dimensiones que tiene la hermandad actualmente y poder celebrar los actos del XXV aniversario con un viacrucis, una salida extraordinaria… Por muy optimista que uno pudiera ser, en ese momento no formaba parte de un pensamiento razonable. Como ilusión, siempre se dice, pero con los pies en el suelo era difícil pensarlo. Hoy día sí veo que estamos en el camino de una hermandad que ninguno imaginábamos hace 25 años.

En una fiesta con siglos de historia, 25 años no son nada. Es decir, el Carmen se encuentra en plena etapa de crecimiento: ¿es consciente de ello el cofrade; esto es, se está teniendo paciencia con la corporación?

Al cofrade no le queda otra. Me explico, se nos exige continuamente y eso no me molesta, porque realmente lo que hace es que nos esforcemos en ir creciendo con cierto sentido y criterio de excelencia desde el punto de vista patrimonial. Después, de cómo es la labor social de la hermandad, la cofradía el Miércoles Santo y antes el Viernes de Dolores no se debe tener una crítica muy negativa. En el desarrollo de los cultos también queda claro que la corporación se esfuerza día a día en que sean lo más dignos posibles. Nosotros hacemos todo lo que está en nuestra mano, pero, si ponemos como referencia las hermandades más señeras, nos queda mucho trecho para llegar. Ese es el objetivo y creo que estamos en el camino. Siempre hemos tenido el azote de la crítica cofrade, que nos ha servido para incentivarnos y no dormirnos. La Hermandad del Carmen está creciendo.

“La corporación ha encajado bien dentro del conjunto del panorama cofrade. En ese sentido, estoy razonablemente contento con la imagen que tenemos en la calle, en la prensa y, por supuesto, en la autoridad eclesiástica”

Manuel Luis Pazos, hermano mayor de la Hermandad del Carmen. / Javier Vázquez.

Ser una hermandad de penitencia en Sevilla no es fácil.

No es fácil y, probablemente, sea fácil desviarse; es decir, ir por un camino equivocado porque las hermandades de Sevilla tenemos cierta autonomía. Realmente en función de la hermandad, hay una crítica negativa o las cosas se asumen con normalidad. Somos conscientes de que la opinión de la calle es así, pero siento que la Hermandad del Carmen está entrando en una manera de hacer las cosas que se comprende. La corporación ha encajado bien dentro del conjunto del panorama cofrade. En ese sentido, estoy razonablemente contento con la imagen que tenemos en la calle, en la prensa y, por supuesto, en la autoridad eclesiástica.

Dentro de la mencionada etapa de crecimiento, la corporación inició hace unos años un proceso de rearmonización de su sello artístico.

De darle una cierta coherencia artística a la hermandad. En este sentido, quizá, habíamos estado un poco ausentes por las circunstancias de los primeros años de vida de una corporación y de las necesidades que se tienen en cuestiones patrimoniales básicas. Por ejemplo, cuando tienes que hacer los primeros cuatro ciriales, intentas adquirir los que la hermandad pueda comprar. Hay veces que se apuesta por las posibilidades más que por una línea artística. Pero es cierto que llegamos a un punto en el que decidimos que todo lo que se hiciera tuviera esa línea de coherencia. Que es difícil, insisto, porque todo no puede ser de una máxima calidad, aunque en las cuestiones importantes, como es el palio, hemos ido a por un diseñador de reconocido prestigio: Rafael de Rueda. El objetivo es que el patrimonio que va a tener visos de continuidad se haga siguiendo esos criterios de exigencia.

Ya ha nombrado al nuevo palio que cobijará a la Virgen del Carmen. Es el gran paradigma de este proceso.

Evidentemente, es el proyecto más importante que tenemos actualmente. Además, es un proyecto a largo plazo que ha requerido el estudio concienzudo durante más de un año porque el palio va a marcar el sello artístico de la hermandad. Ahí teníamos que hacer un esfuerzo en dar un paso hacia delante para encontrar un estilo que marcara el conjunto de la cofradía y que todo lo que se vaya haciendo a partir de ahora tenga coherencia con ese elemento principal. Hacer un palio que tuviera coherencia con la advocación de la Virgen. Hemos mantenido la línea de lo que es el diseño de Paco Reyes del palio actual pero adaptado a una visión de ese elemento, que es el soporte: terciopelo marrón, tisú y la malla de bolillos. Todo ello le va a dar al paso de palio ese sello que queríamos remarcar: el carácter carmelita de la hermandad.

Me ha afirmado que la hermandad está perfectamente asentada en el Miércoles Santo, ¿en qué lo percibe?

En una cuestión bastante objetiva y que en cierta manera no solamente es el refrendo de la hermandad en sí, sino de la cofradía en la calle: basta con acercarse a cualquier punto del recorrido para ver la cantidad de público que hay alrededor del Carmen. Siendo el Miércoles Santo una jornada de cofradías señeras, te vas a la Alameda, a Santa Ángela de la Cruz, a Monte-Sión o, entre otros puntos, a la entrada y en todos los sitios ves las calles abarrotadas. Nos sentimos totalmente arropados por Sevilla, más bien, incluso tenemos dificultades para andar -sonríe-. Eso es buena señal.

No cabe duda de que el Miércoles Santo es una de las jornadas más complejas de la Semana Santa de Sevilla: ¿cuáles son los mayores problemas del día?

Sí, entre otras cosas porque somos nueve cofradías. Problemas provocados por el crecimiento propio del día y derivados de dos hermandades que vienen de lejos y que, por lo tanto, necesitan tanto una entrada como una salida ágil de la carrera oficial. El hecho de que la mayoría de las cofradías sean de la catedral hacia la izquierda da muchísimos problemas. En la zona de Francos, Salvador y Alfalfa se generan cruces o que las hermandades vayan unas detrás de otras. La realidad es que en esas calles es difícil transitar tanto por la aglomeración de público como, por ejemplo, por la propia estrechez de Francos. Todo surge de ahí. Después hay una serie de cruces que, si no fueran por un sitio, serían por otro porque cuando una hermandad quiere hacer cualquier cambio siempre lo tiene que cuadrar porque se va a encontrar a alguna otra cofradía. Cualquier solución es muy compleja.

“nosotros seguimos siendo hermandades con la cordialidad lógica. Al igual que en una familia, hay veces que hay que sentarse y hablar ciertas cosas que son un poco más delicadas, pero las relaciones siguen siendo buenas”

Manuel Luis Pazos, hermano mayor de la Hermandad del Carmen. / Javier Vázquez.

Teniendo en cuenta que es una de las jornadas más complicadas, llamó la atención el comunicado de septiembre en el que afirmaron que no iba a haber cambios importantes: ¿por qué se ‘rindieron’ tan pronto?

Realmente lo que hicimos fue trabajar sobre una serie de opciones y no se llegó a ninguna solución mejor que la situación actual. No hay más que eso. Se trabajó, se valoró sobre algunas opciones y ninguna de ellas tuvo el consenso suficiente como para que saliera. La decisión se tomó en septiembre para no meternos en el curso cofrade, pensamos tener los deberes hechos. Es más, desde el final de la Semana Santa de 2019 empezamos a trabajar con reuniones. En septiembre cerramos con esa solución que se ha abierto porque hay una hermandad que, sin cambiar de orden, decidió modificar su horario e itinerario.

¿Los cambios que se han planteado de forma unilateral (algunos no se van a poder llevar a la práctica) por algunas hermandades son el reflejo de una desunión entre las corporaciones del Miércoles Santo?

No, han sido unas propuestas individuales de mejora que, en principio, no afectaban ni a horarios de paso por carrera oficial ni al orden del día. A resultas de la reunión de septiembre, las hermandades estudiaron qué podían hacer para mejorar sus respectivas situaciones sin que esos posibles cambios afectaran a los horarios de la carrera oficial. Una vez puestas en común las iniciativas, una salen y otras no. En ningún caso ninguna de esas propuestas ha sido una imposición, sino pretensiones. Posteriormente, la jornada, el Consejo y el CECOP se pronuncian. Es decir, hay una serie de pasos para llegar al final del proceso. Cualquier cambio que se plantee debe pasar por la mesa de la jornada. Las hermandades del Miércoles Santo estamos en la misma situación que antes, lo que pasa es que la relevancia de estas cuestiones es mayor y, por lo tanto, cuesta más trabajo tomar decisiones. Pero no quiere decir que haya desunión, nosotros seguimos siendo hermandades con la cordialidad lógica. Al igual que en una familia, hay veces que hay que sentarse y hablar ciertas cosas que son un poco más delicadas, pero las relaciones siguen siendo buenas.

Con respecto a este tema, se ha llegado a afirmar que la Hermandad del Carmen ha sido ‘protegida’ por el Consejo, ¿qué hay de cierto?

No le encuentro ningún sentido porque la Hermandad del Carmen no está protegida por nadie. La situación que tenemos actualmente es exactamente la misma que hemos tenido con todas las juntas superiores del Consejo que ha habido; es decir, no ha cambiado absolutamente nada. Nadie nos ha dado nada que no tuviéramos antes. Entiendo que no hay motivos para pensar nada de eso.

La cofradía va a discurrir por Ángel María Camacho en lugar de por la calle Jesús de las Tres Caídas, ¿por qué se hace y qué supone para la jornada?

Se hace para intentar colaborar una vez más con el día. La Hermandad de la Sed quería acelerar su regreso y nosotros hemos hecho el cambio para intentar facilitarlo. ¿Cómo? En lugar de continuar delante de ellos hasta Águilas, volveremos a transitar por la Alfalfa para dejarles sitio por la Cuesta del Rosario. A solicitud de un problema que tiene la Sed, hemos intentado colaborar en la medida de nuestras posibilidades. Por ejemplo, evaluamos la opción de transitar por la calle San Juan, pero el misterio no cabe, así como por Puente y Pellón, pero nos encontraríamos con el Cristo de Burgos.

La Hermandad del Carmen no ha hecho públicos los datos del conteo, ¿satisfacción con los resultados?

La decisión del día fue que cada hermandad hiciese lo que creyese oportuno. No hay ningún inconveniente porque yo no tengo que ocultar nada, pero hemos decidido reservar nuestros datos, como han hecho la mayoría de hermandades de la jornada. En la Hermandad del Carmen, los datos del conteo son el resultado de un crecimiento. En una cofradía hay tres números importantes: las papeletas, los nazarenos que salen y los nazarenos que pasan por la carrera oficial. Normalmente, son cifras que van de mayor a menor. Todas las hermandades pierden nazarenos porque no se presentan a la salida y después desde que salen hasta que llegan a la carrera oficial. Nosotros vamos creciendo en todos esos números todos los años.

Ómnium Sanctorum se va restaurar y la hermandad se va a trasladar a la iglesia de Los Terceros: ¿desde dónde saldrá la Virgen del Carmen en su salida extraordinaria?

Saldremos de Los Terceros si las obras de Ómnium Sanctorum no han terminado. A día de hoy, no tengo respuesta. Tengo una previsión, si las obras empiezan en mayo y duran los cuatro o cinco meses que están previstos, estaríamos de vuelta en Ómnium Sanctorum en septiembre u octubre. En ese caso, el 14 de noviembre, día de la salida extraordinaria, estaríamos en nuestra parroquia, pero la franja de seguridad es solo de un mes. El recorrido, horarios y si la Virgen saldrá o no bajo palio son cuestiones que no están 100% decididas, por lo tanto no tiene sentido que yo me pronuncie por una preferencia particular porque son temas que aún tiene que decidir el cabildo de oficiales.

“Con todo el respeto al trabajo que se hace durante todo el año, una banda de música es un acompañamiento y si se cambia, pues se cambia, no pasa nada. Es una relación que es contractual y dura un año”

Viacrucis extraordinario del Señor de la Paz de la Hermandad del Carmen. / R. Cobaleda.

Cada año cuando concluye la Semana Santa, se rumorea que la Agrupación Musical Virgen de los Reyes va a terminar su relación con el Carmen. ¿Hay satisfacción plena en la corporación con la formación?

Llevo años escuchando eso. Sí, hay satisfacción con la banda. La implicación de la Agrupación Musical Virgen de los Reyes con la hermandad es tremenda durante todo este recorrido de años que llevan con nosotros. No hay perspectiva de nada. Antes de Semana Santa no sé qué va a pasar, nos reunimos después de ella y evaluamos a las bandas. Creo que no hay que darle tanta trascendencia. Las bandas son proveedores de la hermandad. Nosotros llevábamos una banda de cornetas y tambores y un día decidimos cambiar a agrupación musical.

Es cierto que parece que se está creando un binomio entre el misterio y la banda.

Sí, el mismo que había con las bandas de cornetas y tambores que nos habían acompañado siempre. Con todas, especialmente con la Banda de Cornetas y Tambores Nuestro Padre Jesús Cautivo de Sanlúcar la Mayor, había un binomio. Pasamos a agrupación musical, que nunca habíamos tenido, y todo el mundo se preguntaba si iba a encajar. Hay binomio y seguramente si llegase otra banda también lo habría. Realmente es una cuestión de no ser reacio a los cambios porque las cosas son como son hasta que terminan de serlo. Las cosas parecen inalterables, pero en ningún caso lo son. Inalterable no hay nada. En nuestra Semana Santa se han cambiado hasta imágenes titulares. Con todo el respeto al trabajo que se hace durante todo el año, una banda de música es un acompañamiento y si se cambia, pues se cambia, no pasa nada. Seguramente, esa formación tendrá otras opciones. También asumo que una banda pueda marcharse a otra hermandad, ¿qué diría yo entonces? Es una relación que es contractual y dura un año.

¿Con qué se queda de lo vivido en el viacrucis extraordinario del Señor de la Paz?

Con la importante participación de los hermanos, que vivieron un día histórico. También con la emotividad de las visitas a la capilla del Carmen de Calatrava y la antigua parroquia de Belén, actual colegio SAFA.

Me gustaría que desgranase los detalles de la obra social de la hermandad con motivo del XXV aniversario.

Es una de las cosas de las que nos sentimos más orgullosos de todo lo que vamos a hacer con motivo de la efeméride. A la obra social le hemos dado muchas vueltas, teníamos varias posibilidades: reforzar las líneas de acción social de la hermandad que ya tenemos (ayuda a los conventos, el economato…) y ver qué opciones había de hacer algo específico por el XXV aniversario. Después de evaluar otros proyectos y teniendo como primera idea hacer una habitación de respiro en el Hospital Virgen Macarena para los familiares de pacientes oncológicos, damos con la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Nos abren los brazos y nos comentan que tienen varios proyectos que están en estudio y que les encantaría que la Hermandad del Carmen se implicase. Hay ciertas líneas de actuación donde uno más vale que vaya acompañado de expertos. Nos hemos puesto a su disposición y ellos nos están marcando las líneas. Fundamentalmente, apoyo a los familiares y a los propios niños enfermos, así como hacer más acogedores los pisos en los que se ubican las familias que llegan desde fuera para recibir tratamientos. También está en estudio un proyecto a medio plazo: las gafas de realidad virtual.

Para finalizar, ¿qué le pide al futuro para la Hermandad del Carmen?

Lo que le pido al futuro es que venga savia nueva para continuar el trabajo, con el perfil que cada hermano mayor le quiera dar a la hermandad. Simplemente que siga viniendo gente con ganas de trabajar y seguir dándole continuidad a la corporación. Como ha visto, llevo en la corporación toda la vida y, entonces, es el momento de dar el relevo a una nueva generación. Los hermanos que estuvimos aquí hace 25 años y que lo llevamos en la sangre tenemos que transmitir esa responsabilidad a las nuevas generaciones que ya han entrado con la hermandad en funcionamiento. Eso es lo que le pido al futuro, que tengamos esa misma idea de que a la hermandad se viene a aportar y a trabajar y no a llevarse ningún rédito de relevancia social.

Related posts

Besamanos Virgen del Rosario -La Milagrosa- (Benito M. Álvarez)

Benito M. Álvarez Acosta

Las trece frases del ex-presidente

Redacción El Foro Cofrade

El Pajarito de San Pedro…en desescalada

El Pajarito de San Pedro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más