Actualidad Opinión

La Fe de Sevilla

Poco a poco va pasando. Llegamos al ecuador de esta distinta Semana Santa que estamos viviendo. Terminará pasando y nunca nos habremos llegado a acostumbrar a asomarnos al balcón y ver las calles tan vacías. Un vacío que hiere. Un vacío que no da opción ni a medio llenar el latido de nuestros sentimientos.

Pero la sombra del manto de la Santísima Virgen es tan alargado que nos da Refugio y Consuelo para seguir caminando, como lo harían hoy los nazarenos de San Bernardo o la Sed en su discurrir hasta el centro de Sevilla. Y a eso, precisamente, debemos aferrarnos los cristianos. Los que vivimos todo el año preparando ese Buen Fin que nos llega cada Semana Santa que se hace Cristo en San Antonio y Virgen en San Martín.

Nos aferramos a ese halo de Paz que hoy recorre toda la calle Feria para instalarse en nuestros hogares, en nuestro interior, para sobrellevar todo lo que nos está tocando vivir junto a nuestros seres queridos.

Pero dejadme que les diga que la Semana Santa llega en el momento adecuado. Nos duele no ver cofradías en la calle, sí. Es como esa Lanzada que se nos clava a todos en el costado. Pero la Madre de Dios, de la Palma en San Pedro, en su infinita Caridad, ha querido esta Semana Santa más íntima para abrazarnos y ofrecernos su Misericordia en San Vicente y su Piedad en el Arenal con la que nos abre los ojos a un mundo que, seguro, tendrá un antes y un después de todo esto.

Hoy Sevilla, preso de su Fe, de costero, con el izquierdo por delante o siempre de frente, ve la luz al final del túnel que nos llega desde calle Orfila. Hoy, Sevilla toma su cáliz y bebe. Un cáliz sanador. Un cáliz donde encontramos la Salud que en muchos lugares falta. Hoy el Señor llena nuestros hogares con la sangre que derrama por nosotros ante las lágrimas de su madre que nos Guía en este duro caminar al que estamos haciendo frente.

Si el Señor nunca temió morir en San Pedro, si no temió a su sufrimiento única y exclusivamente por nosotros, es hora de que nosotros, los cristianos y cofrades, nos agarremos fuertes. Sujetemos la Palma de la mano de nuestra madre, no titubeemos y afrontemos, con Fe inquebrantable y sin miedos esta Semana Santa que hoy celebra su Miércoles Santo.

Related posts

La Final de la Copa del Rey podría modificar el calendario de las Glorias

Redacción El Foro Cofrade

El Cristo del Perdón y Caridad ya se encuentra en Málaga para su restauración

Redacción El Foro Cofrade

Este sábado, salida extraordinaria del Señor de la Resurrección

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más