Actualidad Reportajes

Las antiguas huertas y los nuevos barrios

Sin esperarlo, al anochecer de un buen día, el suave viento del suroeste le traía el eco lejano de unas cornetas que se colaba por la ventana. Para aquel niño, la llegada de esos sonidos anunciaban la llegada de una nueva primavera y desde ese día, al regresar del colegio, se entretenía en buscar entre las ramas de aquel torcido naranjo del barrio los primeros brotes de azahar. Nunca le defraudó aquel viejo árbol porque siempre fue el adelantado del barrio floreciendo antes que los demás.

Le contaron que aquellos sonidos que le acompañaron desde la infancia provenían de un enclave que no era no calle, ni plaza, que lo llamaban la Barqueta y estaba situado junto a una adoquinada calle Torneo en su confluencia con la Resolana. Su nombre tendría probablemente su origen en las pequeñas barcas que en ese lugar cruzaban a diario hasta la otra orilla a los jornaleros que trabajaban aquellas tierras. Todavía quedaban años para que las tapias y las vías se transformasen en paseos arbolados y para que un puente conectase ese enclave con la reservada isla de La Cartuja, esa árida extensión orillada de juncos y eucaliptos que divisaba en casi toda su extensión desde el balcón de su casa. (…)

Seguir Leyendo Aquí.
https://www.santiagoalvarezortega.com/las-antiguas-huertas-y-los-nuevos-barrios/

Web personal de Santiago Álvarez

Related posts

Viernes Santo “maps”. Entre Triana y el Arenal

Daniel Jiménez Vergara

Así serán los estrenos del Gran Poder el próximo jueves

Redacción El Foro Cofrade

En Viernes de Vigilia…”Luna de gala”

Quid Est Veritas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más