Actualidad El Pajarito de San Pedro

El Pajarito de San Pedro… en la crisis de las bandas

Las crisis de las bandas por el Covid_19, veneraciones…¿Sí o no?, el retorno de las procesiones en 2021, el amargo 425 aniversario de la Macarena y muchísimo más en este Pajarito de Black Friday o como se diga.

¿Crisis u oportunidad musical?

Esta semana nos toca reflexionar sobre la situación actual de las formaciones musicales, uno de los colectivos más damnificados por la crisis del COVID, que ha suprimido casi en su totalidad las actuaciones. La cancelación de la Semana Santa en toda España, la ausencia de conciertos, certámenes y casi cualquier tipo de actuación, así como la dificultad para poder ensayar en las condiciones adecuadas (además de la peculiar idiosincrasia de este colectivo cofradiero), han puesto casi en jaque mate su futuro. El portal “A Pulso” celebró un arduo debate esta semana. Asimismo muchos de nuestros seguidores nos han aportado intensas opiniones al respecto al porvenir de nuestras bandas.

Si bien desde el principio ya se auguraba que el batacazo económico para las formaciones musicales iba a ser muy importante, al inicio de la pandemia todo se redujo a las negociaciones y (des)acuerdos con las hermandades para concretar los pagos de la frustrada Semana Santa 2020, así como a prever contratos venideros. Pero el paso del tiempo ha demostrado que esto sólo era la punta del iceberg: el vacío procesional -y que las procesiones, cuando vuelvan, lo harán con contratos muy a la baja-, lleva aparejada una merma de ingresos tan inesperada como acuciante que repercute en locales de ensayo, uniformes y mantenimiento, aparte de la evidente reducción de la calidad musical, tras mucho tiempo sin tocar.

Se espera que el Consejo de Bandas tome las riendas. En nuestra ciudad no estamos viviendo los problemas que otras formaciones están sufriendo por toda Andalucía –marcha de locales de ensayo o incluso desapariciones-, pero la necesidad de reinventarse y no reducir su espectro de actuaciones a actos cofrades es ya innegociable. Hasta ahora, salvo nimias aportaciones en forma de actos o “performances” siempre vinculadas a lo mismo, nunca se ha hecho.

Otro problema, igual de importante, es el balance de ingresos y gastos de las bandas, que económicamente siempre ha ido al límite, y no se ha escatimado en estreno de uniformes, instrumentos, discografía, locales lujosos, etc, impidiendo incluso el repartir dividendos entre los músicos de las propias formaciones. Las cuentas siempre han sido poco transparentes, incluso para sus miembros, algo que choca bastante en asociaciones culturales con estatutos aprobados por la administración pública. Posiblemente, las que hayan tenido una buena gestión económica sean aquellas que menos problemas tengan para sobrevivir: es hora de cambiar modelos obsoletos.

Las bandas “grandes” -sobre todo aquellas que tengan respaldo de una hermandad- son las que menos van a notar la crisis. Las pequeñas o desconocidas (incluso las vinculadas a hermandades) que no han alcanzado un alto nivel de excelencia musical o de número de contratos tampoco tienen mucho que perder. Como dice nuestro colaborador José Luis Asensio: “La clase media, como en la vida misma, es la que va a pagar más la crisis. Se requieren soluciones, si no definitivas, al menos sí que sean más sólidas que un simple apuntalamiento del edificio para que no se caiga. Pero, claro, para ello hay que pensar, trabajar y, lo que es más duro y difícil en música cofrade, buscar por primera vez de verdad un bien común y no solo salvar mis muebles y, si acaso, los del vecino cercano”.

¿Veneración o no veneración?

Se acaba noviembre y llega un diciembre cargado tradicionalmente de cultos en nuestras hermandades por la festividad de la Inmaculada y de la Esperanza. Muchas incógnitas se abren sobre la posibilidad o no de realizar los sucedáneos de los besamanos tras las diferentes restricciones y medidas actuales. El término “veneración“, aparecido en nuestro diccionario cofradiero este año 2020, causa para muchos ya incluso hartazgo, aunque debemos acostumbrarnos a medio-largo plazo a él. De momento, el criterio de las hermandades no está siendo común y nos encontramos desde corporaciones que los mantienen de modo lustroso -El Valle o los Javieres-, hasta otras que lo han suprimido con una disparidad de razones (pero siempre con tendencia conservadora, como La Amargura, Las Cigarreras o Santa Marta) que van desde la imposibilidad de montar altares a los problemas de movilidad geográfica de los hermanos o el temor a provocar aglomeraciones, algo esto último bastante poco probable por la no muy elevada devoción de alguna de las imágenes en cuestión. Tampoco en otros casos los párrocos ayudan mucho. Así, el de San Pedro (que también es de San Juan de la Palma) ha invitado a la hermandad del Cristo de Burgos a que suprima la veneración a su dolorosa. Tampoco lo hará la Virgen de las Tristezas. La Inmaculada y las Esperanzas marcarán el camino de la Cuaresma 2021. Ahora anuncian que habrá policía local controlando los accesos a las “veneraciones” de las Esperanzas. No sabemos si es una medida para garantizar la seguridad en las colas o para ahuyentar a los cofrades de asistir, ya que no nos terminamos de creer que las Hermandades no sean capaces de autogestionar este asunto.

La hoja de ruta del retorno de las procesiones

¿Existe? Mucho nos tememos que tenga la misma consistencia que el comité de expertos anunciado por Paco Vélez (¿dónde está nuestro presidente?) hace ya casi tres meses, pero es algo que más pronto que tarde deberá plantearse de cara al futuro aún no inmediato de los cultos externos. Las aparentes buenas noticias procedentes del ámbito sanitario referidas a un calendario de vacunación que podría culminarse de cara al primer semestre de 2021 han permitido imaginar o intuir un regreso de las procesiones de cara al final del verano o inicio de otoño próximo. Aún es pronto para indagar en ello, porque ni existen garantías concluyentes respecto a la vacuna, ni se conoce si los eventos masivos se reanudarían de modo inmediato tras dicha campaña, pero es indudable que en los mentideros cofrades se insinúan “fechas” para la primera procesión de la próxima normalidad. Excluidas del imaginario cofradiero las de la inmediata primavera, los anhelos de que fuera el Corpus (en cuyo fin de semana tiene prevista también su salida extraordinaria la Candelaria) parecen demasiado optimistas. También existe cierta corriente catedralicia que considera que debe ser la Virgen de los Reyes el 15 de agosto la primera imagen en procesionar. Así se barrunta entre las viejas columnas catedralicias, donde incluso se plantea un recorrido que tendría tintes extraordinarios en cuanto a su discurrir por la ciudad. Luego, con el otoño, la celebración de un magno evento ya no se ve con tantas reticencias ni siquiera en la Sevilla más carcamal: 2021 coincide con el 75 aniversario de la magna mariana de 1946 por el nombramiento de la Virgen de la Reyes como Patrona de la ciudad y su archidiócesis.

Hoy el 425 Macareno

Pasamos del 0,023 a una cifra felizmente más alta. La hermandad que acoge a una (si no la que más) de las devociones más importante de Sevilla cumplió 425 años el día de San Clemente. La ausencia de fastos extraordinarios también en este día empieza a poner colofón a una celebración demasiado descafeinada por causas tantos externas como internas. Tampoco se inauguró el monumento a Joselito el Gallo el pasado jueves 26 de noviembre por las medidas de seguridad y la crisis sanitaria actual. Aun así, hay que felicitar a todos los hermanos de la corporación de San Gil por un aniversario tan importante.

Ese día se estrenó la nueva insignia dedicada a San Basilio Magno, obra de José Antonio Grande de León. No han sido positivas todas las críticas, pues el guión realizado parece no concordar en demasía con el diálogo artístico de las insignias de la hermandad. A la vez, muchos siguen sin entender cómo el artista no es ya el vestidor de la Esperanza.

Competencia desleal desde Palacio

Hace unos días sorprendía la contundencia de Francisco Carrera (alias Paquili) en unas declaraciones en defensa de los artistas por una posible competencia desleal en las que culpaba a las hermandades de caer en la trampa de trabajos baratos de mala calidad no realizados por verdaderos profesionales.

Pero causa extrañeza, sin embargo, la poca repercusión que ha tenido en estas críticas la creación de un taller de restauración desde el propio Arzobispado orientado a sus propias obras. Los restauradores, en esto de la defensa del arte suelen ser los más olvidados y menospreciados, y eso parece haber llevado a cabo el Arzobispado con este proyecto de creación propia de un taller barato que funcionará con becarios y estudiantes a bajo precio y obviamente a mucha menor calidad y experiencia que la que dan los profesionales del sector. “Se están cargando el mercado en Sevilla”. La creación de este taller, tutelado por dos empleados de la Iglesia sevillana, ha usado toda la maquinaria de comunicación en estos días, con un despliegue de noticias inusual, para dar conocimiento de uno de los proyectos que Asenjo tenía en mente desde su llegada y que ha logrado inaugurar antes de su partida.

Se habla soto voce de prácticas invasivas, rápidas, que nunca podrán dar el resultado de un profesional, a bajos costes, sin competencia, con resultados cuestionables en manos de becarios… Es decir, la suerte de nuestro patrimonio eclesial para ejercicios de universitarios, un modelo que ya siguió el invasivo IAPH con dinero público haciéndole la competencia a los autónomos. El problema es que nadie quiere alzar la voz, porque alguna vez se quiere optar a seguir trabajando y claro, quien critica al mecenas…

En esta época ser autónomo está jodido, ser artista una aventura, pero ser restaurador y ser el patito feo del sector con poca visibilidad y nulas ayudas es ya una odisea. Ahora, encima, con la competencia eclesial hemos topado.

¿Se defenderá al sector en esto, o aquí no habrá agallas?

Piando en el Foro *

*Opiniones extraídas del Foro Cofrade o de las redes sociales
  • Esta insignia devalúa el conjunto de la hermandad.
  • Nuevo paso para el Carmen de San Leandro, del joven MarioRamos, uno de los candidatos a realizar el misterio de la Cena, por cierto.
  • Las diferencias entre la parroquia y la hermandad parecen seguir siendo abismales, llegados al punto de ni siquiera ser capaces de ponerse de acuerdo para celebrar los cultos en un lugar más amplio y por tanto seguro. El domingo la Virgen del Sol debe presidir el altar mayor, según pone la orla de cultos.
  • Pues según he podido percibir, parece que la posibilidad de una posible cesión y traslado a Los Jesuitas va bastante bien. El párroco sí que parece algo molesto por la posibilidad de que en un momento determinado los Javieres se marche.
  • Magníficamente presentado el Señor de la Salud y Buen Viaje y el montaje del equipo de priostía recreando el antiguo paso neogótico de la cofradía. Gana con la corona de espinas metálica, aunque no se entiende que no portara una de las clámides bordadas en la fiesta de su realeza.
  • No creo que las cuadrillas tengan problemas en el futuro como dijisteis la semana pasada. Salvo costaleros enfermos o ya rondando la cincuentena, los demás volverán a tope. A un costalero no lo retira una pandemia. Cambios habrá, crisis no.
  • Es de alabar el giro carmelita dado por la hermandad. Cada vez es más evidente que rectificaron y tomaron el camino correcto, ahora a seguir por ahí sin desviarse.
  • La banda que suena para Alcosa también podría ser la Agrupación Musical Lágrimas de San Fernando. Interesante formación, pero que no supera a la Estrella de Dos Hermanas.
  • ¿En qué momento pensaron que era buena idea montarle una pradera a la Virgen en el altar?

  • Hay que hacer entender que ver un culto por TV no es igual que asistir a un culto en persona: se corre riesgo de confundir al fiel. Hay que plantear si se están usando bien los fondos de una hermandad a la que le cuesta 200 o 300 euros la emisión en streaming de una misa que sólo visualizan cinco o diez espectadores.
  • “¿La caridad es solo dar garbanzos? Encargar estrenos y que los talleres de artesanos no se mueran…¿Puede considerarse caridad?

Se nos fue el Zorro Plateado cuando esta columna estaba ya redactada. Tendrá su homenaje el próximo viernes. Dos figuras legendarias de pasiones incomprendidas como el fútbol y las cofradías se suman a la larga lista de partidas de este 2020. Descanse en paz Luis León. Tengan buen fin de semana y mucha salud.

Related posts

El Pajarito de San Pedro…..de Coronación

El Pajarito de San Pedro

El termómetro de las Redes Sociales en la Semana Santa de 2019

Beatriz Velez

Los Javieres concede su galardón a las Hermanas de la Cruz

Redacción El Foro Cofrade

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más