Actualidad Reportajes

La lagartija de La Lanzada

En el simulacro de Monte Calvario del paso de Misterio de la Hermandad de la Lanzada de Sevilla, sobre una roca, próxima a los cascos del caballo que monta Longinos, remolonea una lagartija.

En estos días se está celebrando la exposición “Miraran al que traspasaron” que organiza la Imperial Hermandad de La Sagrada Lanzada de Sevilla, con motivo de los 425 años de su fundación, y dentro del marco de la XVª edición de Círculo de Pasión, que organiza el Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla en su sede social de la calle Sierpes de Sevilla.

En el Centro del patio interior del edificio se ha montado una instalación con las figuras secundarias del paso de Misterio de la Lanzada, presidiendo la escena una pintura muy buena del Crucificado titular de esta Hermandad, obra del pintor sevillano Juan Luís Aguado, hacia quien Longinos apunta su lanza, ante la mirada compasiva  de las tres Marías realizadas en 1810 por Juan de Astorga.

A los pies se ha intentado reproducir el aspecto de los montes de roca, comunes en los pasos de Cristo de antaño, y anteriores a la moda de los montes florales actuales, con lo que este bello conjunto adquiere aún mas encanto evocando la Semana Santa decimonónica.

Y entre corchos, ramas de lentiscos frescos y un roquedal de madera tallada y policromada retoza una lagartija, (a la que por cierto no le vendría mal una restauración), y que más allá de su simpática y curiosa presencia, encierra en sí misma un bello y no menos interesante simbolismo.

La lagartija tiene múltiples significados según en el contexto que aparezca su imagen, pudiendo simbolizar la Resurrección o la Fe, e incluso el Mal.

Iconográficamente la lagartija es rica en significados, ya en la antigua Roma simbolizaba el renacimiento tras la muerte, tomando como base de ello el hábito de vida de este animalito que en invierno desaparecía para invernar volviendo a reaparecer en primavera.

El Cristianismo adaptó muchos símbolos e imágenes anteriores y esto ocurrió con las lagartijas que pasaron a la iconografía cristiana como símbolo de la Resurrección de Cristo tras su Pasión y Muerte, es con este significado con el que aparece en el Monte Calvario del paso de la Lanzada.

Aparte de este significado también simboliza la Fe, siendo interpretado la búsqueda de luz solar que tiene este reptil, (como todos los animales de sangre fría), por los Padres de la Iglesia como una alegoría de la Fe, así de la misma manera que la lagartija busca el sol, el Hombre busca a Cristo, Sol Invictus.

Existe otro simbolismo de la lagartija, asociado al arte cristiano, pero con connotaciones negativas como símbolo del Mal, que tiene su base en la cita bíblica del Levítico, “De entre los que pululan sobre la tierra serán inmundos para nosotros el topo, el ratón y toda clase de lagartos“ (Lev 11, 29-30), quedando por tanto incluido entre los animales impuros

De tal manera con este significado aparece en muchos cuadros de vanitas como presencia del mal. Así en el cuadro “Cesto de Fruta” de Balthasar van der Ast, (Hacia 1632), en un cesto de frutas maduras a las que les están saliendo ya manchas, símbolo de la vanidad, aparece la lagartija junto con las moscas y las libélulas y otras amenazas para la fruta,… la vida pasa, baste decir que el cuadro ilustra una cita del libro bíblico de Amós, “Esto me mostró el Señor Yahvéh: Una cesta de fruta madura. Y me preguntó: ¿Qué ves, Amós? Respondí: Una cesta de fruta madura. Yahvé me dijo: Ha llegado el fin a mi pueblo Israel” (Am 8, 1-2).

 Con el símil del cesto de frutas, Yahvéh advierte al profeta, (y el pintor al espectador), la proximidad del final. Mirar el cesto de frutas maduras, medio pochas, es un anuncio del paso de la vida terrena, y la lagartija el mal que ayuda a la destrucción de la fruta picándola.

La iconografía de la lagartija fuera del cristianismo simboliza la Razón, en tanto que el animal busca la luz, y la luz se identifica con la Razón.  

Además la lagartija tiene una lectura iconográfica, que podríamos llamar civil, fuera del contexto religioso como atributo de la Razón, de nuevo haciendo uso de los hábitos de vida del animalito, que como decíamos buscaba la luz, e identificando luz y razón.

Graciela Conforto no Twitter: "Te paso una. Ayuntamiento de San Fernando  (Cádiz) Una lagartija que parece de verdad, debajo del león…  https://t.co/PFuP0d4jaB"
Lagartija en la fachada del Ayuntamiento de San Fernando (Cádiz)

Casualidades de la vida, ayer hablando con un amigo sobre una foto de la lagartija de la Lanzada que publiqué en las redes, me comentaba que en una pilastra de la fachada del Ayuntamiento de San Fernando (Cadiz), aparece  una lagartija a modo de firma del arquitecto iluminista Torcuato Cayón (1725-1783), del que se decía que tenía fama de ser masón. A lo que le respondí que podía ser cierto que el citado arquitecto perteneciera a la masonería si usaba tal firma, pues la identificación entre luz y Razón es muy clara, (recordemos que el siglo de auge de la masonería es el llamado Siglo de las Luces),… y el simbolismo de búsqueda de la luz también, por lo que un masón en busca del conocimiento, se puede sentir perfectamente identificado con nuestro animalito.

Normalmente resulta imposible, salvo que se colabore en la priostía de la Hermandad de la Lanzada, poder ver esta lagartija, por lo que la exposición del Mercantil es una buena ocasión para poderla admirar. No se la pierdan!!!         

Related posts

El Pajarito de San Pedro…Entre Santa Catalina y Santa Cecilia

Redacción El Foro Cofrade

El idilio entre la Escolanía Salesiana María Auxiliadora y el Vía Crucis de las Cofradías

Redacción El Foro Cofrade

Sevilla es Viernes Santo

Francisco Javier Padilla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar leer más